La nunciatura báltica ha sido el fin de un “exilio” para el arzobispo Gänswein

Georg Gänswein Georg Gänswein
|

El arzobispo Georg Gänswein ve su nombramiento como embajador papal para los países bálticos como el fin de su «exilio». Su expulsión del Vaticano por orden de Francisco fue «una amarga experiencia personal», declara el ex secretario privado del Papa Benedicto XVI.

“No me dejé desanimar y esperé y recé para que un día me esperara una nueva tarea”, señala el antiguo jefe de la Casa Pontificia, luego caído en desgracia, arzobispo Georg Gänswein en declaraciones al Die Tagespost de Wurzburgo. “Y ya ha llegado. Es muy posible que detrás del nombramiento como Nuncio Apostólico haya una lógica divina, consistente con la pedagogía papal.»

Ahora espera con interés su nuevo cargo de nuncio para Lituania, Letonia y Estonia , «un signo de la confianza del Papa en mí», afirma Gänswein. La misión representa un «desafío delicado» dada la situación política actual. Previamente viajará al Vaticano para recibir la información, los consejos y las instrucciones necesarias de las autoridades competentes, en particular de la Secretaría de Estado.

El Vaticano anunció el lunes el nombramiento de Gänswein como nuncio para los países bálticos. Hace un año, el Papa Francisco ordenó que el exsecretario privado de su difunto predecesor Benedicto XVI volviera a su archidiócesis de Friburgo sin tarea alguna.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “La nunciatura báltica ha sido el fin de un “exilio” para el arzobispo Gänswein
  1. Me recuerda esto a cuando el Rey David enamorado de la mujer de Urias le mandó al frente más peligroso a perder la vida, como así fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles