García Magán: «La minoría cristiana en Europa tendrá que apuntar a la calidad»

César García Magán César García Magán
|

En una reciente entrevista con Eccclesia, César García Magán, secretario general de la Conferencia Episcopal Española, ofreció una visión profunda sobre los retos y oportunidades que enfrenta la Iglesia en Europa, destacando la diversidad y la necesidad de una respuesta unificada ante los desafíos contemporáneos.

García Magán subrayó la importancia del diálogo y la sinodalidad en los encuentros eclesiásticos, resaltando cómo las interacciones informales entre los participantes son «muy enriquecedoras». Refiriéndose a los desafíos específicos, indicó que, a pesar de las variaciones entre países, hay problemas comunes como «el desafío de la familia, la iniciación cristiana y el reto de los jóvenes, especialmente en relación con las vocaciones». Añadió que cuestiones como «las migraciones o la guerra» también son preocupaciones importantes, destacando que estos desafíos no respetan fronteras y requieren una respuesta global y unificada.

En cuanto a cómo responder colectivamente a estos desafíos, García Magán hizo referencia a su experiencia en América Latina, señalando que «el Consejo del Episcopado Latinoamericano (CELAM) tiene un gran peso» y que las conferencias episcopales allí han dado grandes frutos que ahora influyen en toda la Iglesia. Sin embargo, reconoció que en Europa, debido a la «fragmentación del idioma y de la propia historia», no se ha alcanzado el mismo nivel de cohesión.

Abordando la cuestión del papel del cristianismo en la construcción de Europa, García Magán recordó que «la matriz de Europa es la unión de la filosofía griega, el derecho romano y la tradición judeocristiana». Subrayó que, aunque la sociedad europea contemporánea pueda parecer alejada de sus raíces cristianas, estos valores siguen siendo fundamentales. «La libertad, la igualdad y la fraternidad son valores evangélicos», afirmó, y destacó que estos principios han sido cruciales en momentos históricos clave para Europa.

Frente a la secularización, García Magán citó al filósofo Tomáš Halík, quien describió la secularización como «un hijo pródigo del cristianismo», señalando que, aunque la sociedad europea puede haber renunciado a la Iglesia, sigue profundamente influenciada por sus raíces cristianas.

En cuanto al futuro de la Iglesia en Europa, García Magán afirmó que es necesario adaptarse a una nueva realidad en la que la Iglesia será una minoría cuantitativa, pero debe aspirar a ser una «mayoría cualitativa». Esto implica «hacer cristianos convencidos y testigos», siguiendo el ejemplo de las primeras comunidades cristianas que, a pesar de enfrentar grandes dificultades, lograron transformar la sociedad a través de su fe y convicción.

Finalmente, García Magán insistió en la necesidad de «inculturar la fe y evangelizar la cultura», adaptando el mensaje del Evangelio a diferentes contextos culturales sin perder su esencia. En sus palabras, «el reto que tenemos es que el Evangelio sea buena nueva para todos los hombres y todas las mujeres de todos los tiempos y culturas».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
20 comentarios en “García Magán: «La minoría cristiana en Europa tendrá que apuntar a la calidad»
  1. «el reto que tenemos es que el Evangelio sea buena nueva para todos los hombres y todas las mujeres de todos los tiempos y culturas»

    Y para todos los niños, hay que mencionar también a los niños. Hombres, mujeres y niños, todos de todo, todos, todos, todos. La Iglesia toda bien sinodalizada para revivir y compartir con sinodal eficacia el Evangelio adaptado a los tiempos, cualquier tiempo, y a las culturas, cualquier cultura. No importa si la Iglesia Católica y Apostólica tiene que perder su catolicidad y apostolicidad para transformarse en la gran ISR, la Iglesia Sinodal Romana. Se tiene que adaptar, se tiene que multipersonalizar, multiplicando su diversidad de imagen, diversificando su múltiple forma se ser y de presentarse al mundo. ¡Es la Iglesia poliédrica plural multifacética y ultra-inclusiva! ¡Es para TODOS, j o d e r! Que TODOS se sientan a gusto en la Iglesia Sinodal.

    1. Y a no olvidarse eso de judeo-cristiano.
      Es una novísima cultura ignorada hasta que llegó el conciliábulo del Vaticano I (porque fue el primero en su tipo) donde la mandilería campó a sus anchas.

  2. Hermanos, tenemos que oponernos y resistir a los cambios de la meta Iglesia Sinodal Romana, ese espantajo que están intentando crear los católicos desviados, heterodoxos y mundanos con apariencia de buenos, justos y santos. Es la gran apostasía interna de nuestro tiempo, plagada de herejías y desvíos que tratan de vendernos como algo sano y necesario. Que si poliédrico, que si sinodalidad, que si apertura, que si callejeo, que si en salida, que si ecuménico, etc. etc. Tenemos que hacernos fuertes y sabios en la Sagrada Escritura, Sagrada Tradición y Sagrado Magisterio. ¡Lo santo para los santos!, y lo falso para los falsos. Que se note la diferencia. Aquí estaremos para hacerles frente y servir de dique de contención y muralla de protección.

  3. Una sarta de moder nismos sinodales que solo llevan a la apost asía. Esto no es católico, pero como está cum Petro sub Petro y a todas horas en Petro, entonces ya es católico de toda catolicidad. Iros a freír espárragos, poltro neros, tra idores.

  4. No, es venderse al mundo, con el disfraz de colores.

    Es la semilla de la palabra de Dios, lectura de la Biblia, con la catequesis de niños y mayores.

  5. Cristo nos dice que confiemos en el Creador, en Su Altísimo Padre Celestial, Dios Presente Eterno, en las decisiones nacidas en Sus Mandamientos, Él hará crecer Su Reino entre nosotros, en este breve sueño terrenal

    Dios Creador nos da todas las pistas, todos los indicios, con el único límite en nuestra libertad para decidir

    nacidos en y por el Mérito, veremos las pruebas conclusivas aún estando aquí

    construidos y destruidos, con nuestras decisiones

  6. Yo soy católico pero no soy sinodal. Es que son cosas incompatibles, hay que optar por una cosa o por la otra, y rechazar la otra o la una.

  7. No sé preocupe, señor García Magán, que no haremos ni pajolero caso a ninguna de las chorradas que ha dicho.

    Los que queremos ser fieles, seguiremos la doctrina de siempre, sin cambiar una coma de lo establecido.

    Ale, con viento fresco!

  8. La situación moderna de la Iglesia se puede exponer fácilmente en un esquema. Desde hace ya muchos años hay un proceso de infiltración para destruirla desde dentro. Este proceso se puso en marcha de forma intensa con el «espíritu conciliar»: se celebró un concilio en 1961-65 que ya la ha dejado muy maltrecha. Ahora la estrategia se pretende rematar con el «espíritu sinodal»: se propone un sínodo de la sinolidad para 2024 que puede rematar la tarea destructiva. En eso andan los señores jerarcas eclesiásticos.

    Pero habrá sorpresas. Atentos.

  9. «la-minoria-cristiana-en-europa-tendra-que-apuntar-a-la-calidad»

    Màs q a la calidad, creo yo, donde hay que apuntar
    es a la.santidad.

  10. Calidad, me suena a producto¡¡¡Soy argentina y los españoles me parecen»ESPECTACULARES», me encanta su forma de ser «a lo santa Teresa, eso sí, cuando apoyan a nuestro presidente Milei, , pienso …..QUE CATÓLICOS DE BAJA CALIDAD¡¡¡¡(perdón si a algunos les parece que no tenga mucha relación, pero para mí, si).

  11. Calidad en lugar de cantidad …

    Es la excusa con que la Iglesia conciliar lleva décadas defendiéndose de una evidencia aplastante: la hecatombe que se remonta ya a hace más de medio siglo.

    La cantidad era la del supuesto catolicismo sociológico y popular del preconcilio.

    Y calidad la del cristianismo maduro y adulto del posconcilio.

    Pero lo cierto es que ni cantidad ni calidad: hundimiento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, ruina de la vida religiosa, ruina del Estado, de la sociedad y de las familias católicas, secularización de la enseñanza de los colegios en manos de órdenes y congregaciones etc.

    Estos son los frutos de la primavera de la Iglesia.

  12. No todos los españoles apoyamos a Milei. Lo que pasa es que como andan con peleítas ridículas Milei y Sánchez, es difícil decidir cuál de los dos es más impresentable.

  13. «La libertad, la igualdad y la fraternidad son valores evangélicos».

    ¿Te traiciona el subconsciente?
    Aunque no eres el primero ni el de mayor rango que lo dice.

    «afirmó, y destacó que estos principios han sido cruciales en momentos históricos clave para Europa».

    ¡Que se lo digan a Luis XVI, a la Iglesia y a los católicos franceses!

    «adaptando el mensaje del Evangelio a diferentes contextos culturales sin perder su esencia».

    Que viene a ser la gilipoll.z del pastor con olor a oveja, pero con otras palabras.
    ¿No será mejor que huela el pastor a Cristo y las ovejas a pastor?
    ¿No se trata de que los diferentes contextos culturales se adapten al Evangelio?
    ¿Lo que propones no es antropocentrismo disfrazado de aggiornamento conciliar?

    1. «la Iglesia será una minoría cuantitativa, pero debe aspirar a ser una «mayoría cualitativa».

      Estoy de acuerdo.
      Para que no haya más jefes que indios, dos o tres obispos de calidad y el resto a trabajar con pico y pala.
      «Lastima de pan que se comen algunos habiendo perros esmayaos», que decía el castizo.
      ¡Dios nos pille confesados!

  14. Empezando por despedir a tanto clérigo lameculos del poder. Que no se enteran que iglesia nace del martirio , y no de los que se arrodillaban ante el cesar, la han prostituido.

  15. Los principios evangélicos de Libertad ( el hombre puede elegir entre obrar el bien o el mal). Igualdad (todos estamos llamados a ser Hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús ) y Fraternidad ( la unión entre todos los seres humanos basada en la dignidad de la persona ) utilizados por los autores católicos franceses sin ningún afán revolucionario, fueron más tarde adoptados por la Revolución Francesa con una connotación muy diferente : Libertad (derecho a vivir libremente , sin opresión y sin restricciones) , Igualdad (fin de los privilegios de la nobleza y el clero: todos iguales ante la ley) y Fraternidad ( unión de los hombres para alcanzar un mismo fin ).La toma de la Bastilla, el asesinato de la Familia Real francesa, «El Terror», las masacres masivas de los estamentos sociales ( clero, nobleza y plebeyos) , el genocidio de la Vendée y el radical anticlericalismo y odio a la Iglesia Católica , marcan el inicio de la descristianización de Francia y de Europa. ¡ Desgraciadamente !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles