El episcopado alemán redobla los ataques contra los partidos soberanistas ante las europeas

Alternativa para Alemania
|

En nada está tan unida la jerarquía católica alemana como en su odio a Alternativa para Alemania, el partido soberanista que sube como la espuma en vísperas de las elecciones europeas.

El episcopado alemán es famoso por su amor a la inclusión: todos, todos, todos. Queremos decir, protestantes, ateos, trans, homosexuales, divorciados y ese tipo de cosas, porque en lo ideológico tienen su grupo anatemizado y en entredicho eclesiástico: los partidos soberanistas y, muy especialmente, Alternativa para Alemania.

«No puedo aceptar que un funcionario de AfD sea miembro de un comité», asegura el cardenal arzobispo de Múnich, Reinhard Marx, en una entrevista concedida al diario alemán Süddeutsche Zeitung. “El diálogo con funcionarios empecinados en su ideología no tiene sentido”. Cero diálogo, acompañamiento o escucha atenta para los soberanistas, pues.

Pero no es una rareza de Marx, es la postura común, oficial y tajante de toda la Conferencia Episcopal Alemana, de la que, por otra parte, no dejan de hablar últimamente, quizá porque sea de las pocas certezas que les quedan.

Así, Ulrich Neymeyr, obispo de Erfurt, declara a Die Zeit, orgulloso de su contención, que no reza contra AfD, pero admite esperar que el partido, para el que se espera una victoria del 30% del voto en las europeas -el partido más votado, pues-, se dé un batacazo en las urnas. «Rezo por la paz social en nuestro país. Pero no rezo por el resultado concreto de las elecciones», dijo.

La victoria pronosticada de AfD, dice Neymeyr, representaría un gran peligro para la democracia. Sus políticos, asegura, “demuestran con su comportamiento que no les interesan las formas democráticas de formación de opinión». ¿Y qué hay más importante para un católico que la democracia?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
11 comentarios en “El episcopado alemán redobla los ataques contra los partidos soberanistas ante las europeas
  1. Esos obispos deberían fomentar partidos como Alternativa para Alemania por ser de los más próximos a las virtudes cristianas, pero en vez de ello, encima lo atacan y promueven a quienes conculcan la moral católica. Esos prelados están al servicio del nuevo orden mundial.

  2. La absolutizacion de la democracia que hacen algunos obispos en Alemania y en otras naciones occidentales no parece muy cristiana. La democracia es sólo un medio para alcanzar el Bien Común, lo que presupone leyes justas. Las leyes inicuas que vienen implementando nuestras democráticas sociedades occidentales (contra el no nacido, contra la familia, individualistas, transexualistas, hedonistas, mantenedoras de una distribucion de los bienes radicalmente injusta…) ignoran los fundamentos antropológicos del hombre, y son signos de la cultura de muerte que quiere imponer el nuevo orden mundial

  3. Cuando lo del César prima sobre lo de Dios en la Iglesia, los creyentes dejaremos la Iglesia.
    Mejor harían con no obligarnos a ellos o, al menos, a elegír.
    A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César

  4. Los libros de historia sobre la iglesia de Alemania (que no «en» Alemania), llevarán un título parecido a «hacerse uno con el mundo» o «haciendo política negra la peor de las políticas».

  5. Más les valdría a estos jerarcas alemanes que dejaran de hacer el idiota con sus memeces de sacerdotas, malabarismos lgtbi, protestantismos varios y todo eso que les ha licuado de tal modo que son un esperpento. Nadie en su sano juicio que ame la raíces cristianas de Europa, que esté en contra del aborto, el adoctrinamiento a niños, que quiera conservar la naturaleza sin fanatismos estúpidos, agricultores y ganaderos que quieran vivir de su modo de vida hasta ahora puede votar a partidos que han llevado al traste a Europa. Defienden el globalismo y a Soros que les paga unos, otros al loby de Qatar, otros al marroquí, los hay comprados por Putin pero ninguno o casi ninguno parecen defender al ciudadano europeo que es para lo que parece fueron elegidos.
    Harán el ridículo pues los que les sostienen votaran muchos a partidos soberanistas.

    1. Ojalá los partidos soberanistas tengan muchos votos. Sería la salvación de Europa que ellos ganasen las elecciones. En España no hay nada que hacer; los que votan al PP, globalitario, no saben ni que lo es. Sólo votan a una siglas.

      1. CREO QUE NINGUN VOTANTE, EN SU SANO JUICIO, CONSIDERARA AL PARTIDO ¿POPULAR? – VERSION AZULADA DE LA PESEBRE- COMO PARTIDO SOBERANISTA.
        SI TENEMOS A V O X, FORMACION POLITICA QUE DEBERIAMOS VOTAR LOS CATOLICOS TRADICIONALISTAS

  6. Es una prueba más de la corrupción moral, ética y pastoral de este conjunto de gentuza alemana que es la conferencia episcopal de esa republica federal. Empezando por el vividor Batzing, siguiendo por el orondo Marx y terminando por los otros herejes, protestantes y sulfurosos obispuchos, es evidente que el pueblo católico alemán, o lo que quede de él, está dejado de la mano de Dios. Fallecido el papa alemán, este gran pueblo europeo está pudriéndose dentro de la UE gracias al socialismo y la masonería, tanto monta, que ha infectado a esta gentuza de los obispos que se dicen católicos. Ojalá los alemanes disciernan bien y elijan a quienes pueden defenderlos del globalismo, de la invasión africana e islámica y de la agenda 2030. Y a esos obispuchos, que el Señor les pida cuentas, porque será terrible cuando hayan de zanjarlas cada uno en la responsabilidad que le fue atribuida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles