Sacerdote de EEUU muerde el brazo de una mujer para evitar un sacrilegio

El sacerdote momentos antes del incidente con la mujer El sacerdote momentos antes del incidente con la mujer
|

Un sacerdote de Florida se enfrenta a cargos de agresión al enfrentarse a una lesbiana violenta que aplastó varias hostias y trató de administrarse la Sagrada Comunión después de que él padre se la negara.

El padre Fidel Rodríguez, de la Iglesia de Santo Tomás de Aquino en St. Cloud, Florida, podría responder a cargos de agresión por defender físicamente el Santísimo Sacramento, mordiendo el brazo de una profanadora.

El padre Rodríguez actuó como debía, según la doctrina de la Iglesia, cuando la mujer intentó quitarle lo que luego describió a la policía como “la galleta” en una Misa.

La agredida, Jetty Nique, dejó una reseña sobre la iglesia en Google en la que explica que es una “mujer orgullosamente gay” y que asistió a la Misa porque era la primera Comunión de la sobrina de su “novia”. Expresó su enojo por el hecho de que el Padre Rodríguez le “faltó el respeto” al intentar inicialmente darle la Comunión en la lengua.

El padre Rodríguez reconoció a Nique cuando se presentó para comulgar en la misa de las 12:00 horas, momento en el que dijo que no la estaba juzgando pero que necesitaba saber si se había confesado. Nique le dijo que “no era asunto suyo”, luego extendió el brazo y “aplastó” varias hostias consagradas, derramándolas por el suelo.

“No me quiso dar la galleta”.

“La mordí, no lo niego. Me defiendo a mí mismo y al sacramento”, informó el sacerdote a las autoridades.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
7 comentarios en “Sacerdote de EEUU muerde el brazo de una mujer para evitar un sacrilegio
  1. El sacerdote actuó con rectitud coherencia católica y aún se quedó corto. Hubiera exigido que tres o cuatro fieles de complexión fuerte la hubieran sacado a patadas de la Iglesia entre risas.

  2. ¿En una mezquita hubiera hecho lo mismo esta marrana profanadora?
    ¿Quién la ha llevado a la convicción de que ella puede exigir la comunión?
    ¿Y qué hacían los aguerridos católicos/as mientras pasaba esto?
    En la Iglesia rígida, cuando tanto hombres como mujeres debían de comportarse en la Casa de Dios (no la casa del pueblo donde se reúne la asamblea), cuando la Casa de Dios era sagrada y casa de oración y no se utilizaba para conciertos de zambomba y flauta en «re» menor tras retirar el Santísimo al rincón de los ratones, cuando por respeto las mujeres entraban con velo (no luciendo nalgas y ubres) y los hombres no entraban con bermudas ni pantaloncito corto con las patas peludas al aire, cuando ningún usurpador de la sede de Pedro aplaudía comportamientos desviados: ¡ESTO NO PASABA!

  3. Muy bien hecho, aunque lento de reflejos, cuando intentó agarrar las hostias consagradas debió el cura administrarle una, sin consagrar y a mano abierta que la dejase tumbada y con las orejas zumbándole.

  4. La noticia está sesgada en su presentación. Quien agrede es la señora al querer quitar algo que no le corresponde. El sacerdote actuó en defensa propia, aunque la nota lo pone como agresor. Cuidado con esto: es como ser acusado de resistirse a un asaltante en el living de tu casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles