El cardenal Tscherrig reconoce que es posible que el diaconado femenino se discuta en el Sínodo de octubre

Emil Paul Tscherrig Cardenal Tscherrig
|

El ex Nuncio en Italia y San Marino ha concedido una entrevista a Kath.ch en donde reconoce que el tema del diaconado femenino estará con casi toda seguridad encima de la mesa en la última sesión del Sínodo de la sinodalidad que se celebrará en octubre de este año en Roma.

El 11 de marzo de 2024 cesó en su cargo de nuncio apostólico en Italia y en la República de San Marino por lo que Emil Paul Tscherrig, creado cardenal en septiembre del 2023, pasa ahora más tiempo en su país natal: Suiza.

Tras haber recorrido medio mundo yendo de nunciatura en nunciatura, el cardenal Tscherrig reconoce que ha echado de menos estar presenta en la infancia de sus sobrinos.

Preguntado sobre la posible inminencia de un Cónclave, el cardenal suizo espera que no llegue pronto y pone de relieve la intensa agenda que mantiene el Pontífice a pesar de su edad y dificultades físicas. «Está siempre en plena actividad y también realiza viajes apostólicos al extranjero. Sus días están llenos de reuniones y audiencias», añade el cardenal.

Sobre el Sínodo de la sinodalidad, el cardenal espera que todo este proceso «nos lleve a una mayor cooperación dentro de la Iglesia». Emil Paul Tscherrig habla de una mayor cooperación entre laicos y sacerdotes. Pone el ejemplo de los ministros extraordinarios de la Eucaristía,» que pueden ser de gran ayuda en todas partes, pero especialmente allí donde el sacerdote no puede estar presente todo el tiempo».

Sobre el diaconado femenino (del que el Papa Francisco parece haber cerrado la puerta en la última entrevista concedida) recalca que «en la situación jurídica actual, las mujeres están excluidas del diaconado permanente» pero que «es posible que esta cuestión vuelva a ser tema de discusión en el actual sínodo» aunque matiza que él piensa que «no todos en la iglesia tienen que hacer todo» al mismo tiempo que llama a «no convertir a los laicos de la Iglesia en clérigos».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “El cardenal Tscherrig reconoce que es posible que el diaconado femenino se discuta en el Sínodo de octubre
  1. El diaconado femenino e incluso la ordenación sacerdotal de mujeres en la Iglesia Católica no son totalmente descartables. Quienes desean implantar esta última disponen de varios medios posibles para ello, como son una adecuada fundamentación bíblica y teológica, el apoyo de la Comisión Bíblica Pontificia y la Comisión Teológica Internacional, que hace unos años no encontraron impedimentos para la ordenación femenina, y una reforma de los cánones 750-754 del Código de Derecho Canónico para modificar los grados del magisterio con objeto de cambiar el estatuto magisterial de la carta “Ordinatio sacerdotalis”, de Juan Pablo II, contraria a la ordenación de mujeres y, de paso, otras enseñanzas papales. Existen medios para introducir grandes reformas en la Iglesia. Pablo VI lo hizo con la misa del novus ordo. La misa de Pio V era irreformable y permanente, pero Pablo VI se las apañó para sustituirla, creando una nueva sin tocar la anterior y no prohibiendo ésta, sino poniendo limitaciones.

    1. ¿Cómo que no la prohibió?
      ¡De Dios no se ríe nadie!
      Como ya he comentado otras veces, dentro de las normas limitadoras de derechos las más restrictivas no son las prohibitivas, pese a ser las más odiadas (¡Prohibido prohibir!), sino las obligatorias. Si usted, conduciendo, llega a un cruce y se encuentra en una de las tres vías alternativas una señal de prohibición tiene dos opciones para poder circular, pero si se encuentra una señal de dirección obligatoria no tiene elección posible.
      Pablo VI no prohibió la Misa tradicional, simplemente declaró obligatoria la nueva.
      ¡Qué inteligente!
      ¿Pensaría que así engañaba a alguien?

  2. Ministros extraordinarios de la Eucaristía No! Donde existen (permitidos por el voto de 2/3 de los Obispos de cada Conferencia Episcopal, de cada lugar o país), son y ejercen la tarea de ser ministros extraordinarios de la Comunión —el Ministro ordinario y único de la Eucaristía es el Sacerdote (sea Obispo o Presbítero), válidamente ordenado y debidamente autorizado por la Santa Madre Iglesia Católica! Que Jesús, María y José nos ayuden! La oscuridad es cada vez más grande!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles