El Papa pide a los sacerdotes que «perdonen todo» y «no torturen a los penitentes»

Papa Francisco Papa Francisco en Verona
|

Desde Verona, el Papa Francisco volvió a exhortar a los sacerdotes que sean misericordiosos a la hora de impartir del sacramento de la confesión y sean benévolos con los penitentes.

El Santo Padre comenzó su Visita Apostólica a Verona bien temprano con un encuentro con religiosos y sacerdotes de la diócesis a las 8:30 de la mañana del sábado.

Congregados en la Basílica de san Zenón, El Obispo de Roma hizo un llamado improvisado, en medio del discurso, especialmente a los sacerdotes a perdonar siempre al penitente :»Por favor, perdonen todo», «sin causar dolor», «no torturen a los penitentes» porque – como explicó – «si no se comprende lo que dice el penitente, hay que seguir adelante: ‘el Señor ha comprendido'». «La Iglesia – señaló- necesita el perdón».

El Pontífice pidió a los sacerdotes acoger la llamada recibida que «implica también una conciencia y una memoria de que se trata de un don de Dios». “Si perdemos esta conciencia y esta memoria, corremos el riesgo de ponernos a nosotros mismos en el centro en lugar del Señor; corremos el riesgo de agitarnos en torno a proyectos y actividades que sirven a nuestras propias causas más que a la del Reino; corremos el riesgo de vivir incluso el apostolado en la lógica de promocionarnos a nosotros mismos y de buscar el consenso, en lugar de gastar nuestra vida por el Evangelio y por el servicio gratuito a la Iglesia”, dijo el Santo Padre.

Al mismo tiempo, el Papa Francisco recordó que es el Señor quien ha elegido a cada consagrado, que es Él quien está al origen de cada ministerio, hace más llevadero el peso del cansancio y las decepciones, porque “permanecemos serenos y confiados, seguros de que Él no nos dejará con las manos vacías”, “no nos dejará solos”, especialmente ante los complejos desafíos de nuestro tiempo.

Francisco insistió en señalar que en estos momentos es necesario «la audacia del testimonio y del anuncio, la alegría de una fe empeñada en la caridad, la inventiva de una Iglesia que sabe acoger los signos de los tiempos y responder a las necesidades de los que más luchan. A todos, lo repito, a todos debemos llevar la caricia de la misericordia de Dios. Especialmente a los que tienen sed de esperanza, a los que se ven forzados a vivir en los márgenes, heridos por la vida, o por algún error que han cometido, o por las injusticias de la sociedad, que siempre se cometen a costa de los más frágiles”.

El Papa reiteró que la audacia de la fe obra en la caridad y, como San Pablo, exhortó a los consagrados de Verona a no ceder al desaliento, a ser una Iglesia que se hace cercana, que se acerca a las encrucijadas, que sana las heridas, que da testimonio de la misericordia de Dios. Solo así, aseguró, la barca del Señor, en medio de las tormentas del mundo, puede poner a salvo a tantos que, de otro modo, correrían el riesgo de naufragar.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
71 comentarios en “El Papa pide a los sacerdotes que «perdonen todo» y «no torturen a los penitentes»
  1. El Papa se contradice, pues no nos deja perdonarlo todo. Hay una lista de pecados que según la normativa de la Iglesia no podemos perdonar. Así que si quiere ser coherente, que publique un decreto por el que nos autorice a perdonarlo todo, y le estaremos muy agradecidos.

    1. Sacerdote Mariano, ¿podría indicarnos cuáles son los pecados que no se pueden perdonar?
      ¿Se refiere a la blasfemia contra el Espíritu Santo?

      La pregunta es desde el respeto, sólo para esclarecer la duda.

      1. En el catecismo de San Pío X nombra siete penitentes donde el sacerdote debe ver como mal dispuestos.

        Tengo un conocido que «erre que erre» no quiere dejar a la amante, y le exige a su confesor la absolucion. Parece un despropósito, imposible, verdad?. Pues real como la vida misma.

        Por otra parte la preocupación debería ser otra:confesionario vacíos y la fila de la comunión extensa.?????

        1. Tampoco los curas (no digo todos, pero es evidente lo que cuento) colaboran en eso de que la gente se confiese. Es normal ver que no hay cura disponible en el confesionario antes de la mayoría de las misas… y si lo hay, se pone 10 minutos antes (aunque en el papelito que te ponen dice «media hora antes de las misas»), para cumplir, para quitarse de encima a la gente rapidito… Esto es lo que hay, muchos curas desganados en lo que hacen, faltos de interés, faltos de fe en definitiva…

          En las homilías que suelen ser vacuas, sin contenido más allá de la «misericordia infinita» y el «caben todos, todos, todos» (a muchos curas papólatras esta frase del Bergoglio les ha encantado) o lo de «cuidar la creación» llevándolo al terreno del timo climático, no hablan de nada de confesarse, del pecado, de la necesidad de confesión antes de comulgar, de qué pecados son mortales y cuáles veniales, del examen de conciencia, NADA de NADA.

          1. Verdad lo que dice, lamentablemente.
            Yo no se como se puede revertir todo esto. Si a la gente no le das «buen pasto» y solo sentimentalismo, poco a poco es lógico que se vaya abandonando los sacramentos y la caridad se convierta en, «buenismo».

            El cura de Ars decía que la primera caridad es llevar a la gente al cielo. Pero si no hablas del pecado, si le quitas importancia, sino formas las conciencias,… Aquí hay una responsabilidad tremenda.

            Hablar de pecado, es hablar de ley y mandamientos, y ahora todo es una «misericordia pastelera».

            Mi madre, (d. e. p) recordaba de su infancia que muchos veían a Dios como un Dios justiciero. Ahora parece un abuelito con pantuflas. El grado de deformación es terrible:no robo, no mato, ya cumplo.

            Ahora quieren añadir que si tiras una lata de sardinas, en el contenedor que no es, la conciencia te debe acusar de ello.
            En fin…

          2. Efectivamente, cada vez hay menos iglesias, casi ninguna, en que haya otro sacerdote confesando mientras se celebra la misa, pero es que no los hay, están faltos de ellos, como me dijo el que me confesó la ultima vez, hace poco, que rezara por nuevas vocaciones. Entonces en un pueblo, Villa, incluso Ciudad, deben de confesar antes de la misa porque no hay sacerdotes o a una hora en concreto, pero deberían de abrir las iglesias a todas horas para eso. Hay pueblos en que los sacerdotes son mayores y continúan oficiando por no dejar huérfanos a los feligreses, cosa que se agradece, aunque a veces nos den un susto y se caigan al suelo de un tras pies. Esos son admirables. Yo tengo suerte que a la que voy, sí hay otro sacerdote confesando y, en verano también, al pueblo donde suelo ir, en Cantabria.
            En fin… lo de perdonar está bien, pero creo que todo no se puede, Sr Bergoglio, y lo digo por propia experiencia. Pero allá cada sacerdote, él rendirá cuentas al Señor.

      2. Kerigma: Por ejemplo,( ni soy sacerdote ni entiendo), pero si te confiesas de participar en una tenida «fuertecilla» …y decides seguir en la masonería pues no te pueden perdonar …y así sucesivamente en todo. Hermano, tenemos el Catecismo.

        1. Correcto, Antonio.

          Pensaba que Sacerdote Mariano lo decía refiriéndose a otra cosa (error por mi parte). Si se trata de reincidir en el pecado sin verdadero propósito de enmienda, por supuesto que no puede haber perdón.

          Aún así, gracias por vuestra orientación.

      3. El problema es la «falsa misericoredia». La condición del perdón es el arrepentimiento y donde falta el sacerdote debe negar la absolución por el bien del confesado!!!!. Seguir acusando a los pobres curas que todavía confiesan, es humillante, cruel y sobre todo falso.

      4. Apreciado Kerygma: Hay varios casos en los que el sacerdote no puede absolver, salvo que haya peligro de muerte:
        Hay pecados reservados al obispo: herejía, cisma, apostasía, fingir ser sacerdote y actuar como tal, captar y divulgar lo que se dice en confesión, pecados que generan entredicho, pecados que generan juntamente entredicho y suspensión (para los clérigos).
        Y hay pecados reservados al papa: sacrilegios (por ejemplo profanación de especies eucarísticas); atentar contra la vida del Papa; absolver al cómplice del pecado contra el sexto mandamiento; siendo obispo, consagrar otro obispo sin mandato pontificio o atentado de ordenación sacerdotal de una mujer; para el sacerdote, violar el secreto de confesión.

        1. Le hemos entendido todos (hasta usted, que ya es decir, con lo «lento» que es). De ahí las críticas y correcciones: cuando hay obligación del confesor de retener los pecados, da igual lo que él diga, como da igual que quiera que el infierno esté vacío, o «bendecir» las parejas de adúlteros, concubinarios y sodomitas que Dios maldice.

          1. ¿Y en que parte de la biblia dice que los sacerdotes tienen la obligación de retener pecados?

          2. En Jn 21,25, donde aclara a los torpes como usted que la Revelación no está contenida sólo en las Sagradas Escrituras, pues no cabría por escrito, sino también en la Tradición Apostólica, que es la otra fuente (de las dos únicas que hay), y que es previa. Pero, ¿a usted qué más le da, si es ateo? Usted no creería ni aunque estuviera escrito con letra capital o, como dijo el Señor al explicar una parábola:

            «Si no oyen a Moisés y a los Profetas, tampoco se dejarán persuadir si un muerto resucita» (Lc 16,31).

            Y, es que, quien se niega a escuchar, creer y obedecer a la Palabra de Dios, no va a hacerlo de ninguna forma, aunque viera algo tan extraordinario como la resurrección de un muerto.
            En cambio, no tiene problemas en creer, sin prueba alguna, en mundos autocreados o eternos que no existen y que la ciencia niega.

          3. Y a ello ha llegado sólo para justificar la sodomía, que va a seguir siendo pecado aunque usted, puerilmente, siga preguntando absurdeces del tipo: ¿Y dónde dice la Biblia que no se pueda traficar con drogas; o asesinar bebés nonatos quemándoles con una inyección de solución salina o agujereando su cabeza con unas tijeras para aspirar por el hueco su cerebro, que son dos técnicas abortivas? O ¿dónde dice que no se puedan lanzar bombas nucleares sobre población civil? Tampoco dice que no se pueda violar en manada, timar por internet o decir idioteces en una página web católica. De ahí que usted deduzca, con su «lógica» de baratillo, que todo ellos debe de ser bueno, o al menos no tan malo. Es lo que tiene ser analfabeto y sectario como usted: que se cree más listo que nadie, pese a ser tan cortito. Usted siga promocionando el insano uso del aparato excretor para otros fines y creyendo en materias mágicas que se autocrean, y no dé la murga.

          4. A mi lo que me dice la lógica es que si matan a millones de niños inocentes sin que el cielo mueva un dedo, o no hay Dios o es terriblemente malo, así que puestos a elegir prefiero no creer en Dios que adorar a uno malo. Si Dios abandona a millones de niños indefensos que no espere que yo le adore. Pero usted puede seguir adorando a su Dios sediento de sangre, usted sabrá.

          5. «A mi lo que me dice la lógica es que si matan a millones de niños inocentes sin que el cielo mueva un dedo, o no hay Dios o es terriblemente malo, así que puestos a elegir prefiero no creer en Dios que adorar a uno malo. Si Dios abandona a millones de niños indefensos que no espere que yo le adore.»

            Te felicitamos todos, campeón!! Tus argumentos son dignos de los que daría un niño de 4° de Primaria.

            ¿Has oído alguna vez la historia de Job? ¿O las pruebas y penas que pasaron tantos santos en la historia, dando sin embargo ejemplo de perseverancia y de fe?

            Nada, sería inútil explicártelo.

            Venga, recoge tu premio de feria y vete pa casa a jugar a la Play.

          6. Apreciado José: Así como no hay reloj sin relojero, no hay Universo sin Dios. Parece imposible que pueda existir el orden de la naturaleza de forma casual, sin que nadie lo haya creado ni dirigido. La complejidad de la vida no puede haberse desarrollado de forma puramente casual. Además, los milagros serían imposibles sin Dios (véase por ejemplo la sábana santa, el manto de Guadalupe, el milagro del sol en Fátima ante unos 70.000 testigos, etc.).
            Hay buenos libros para ayudar a descubrir la existencia de Dios como por ejemplo:
            Bonassies- Yves Bollore: «Dios. La ciencia. Las Pruebas.» Editorial Funambulista. 2023.
            González Hurtado: «Nuevas evidencias científicas de la existencia de Dios.» Voz de Papel. 2023

          7. ¿Y quien es Job en el siglo XXI, los millones de niños exterminados?, ¿crees que los niños entenderán que su exterminio es porque Dios pone a prueba su fe? Menuda tonteria!!!

          8. Obviamente que las cosas no se caen sin la existencia de la gravedad, pero no creo que la gravedad sea consciente de si misma, y obviamente que hay una ley, del
            karma le podríamos llamar, que rige el universo de lo espiritual y lo moral, pero no es una ley consciente de si misma, Dios son leyes de la naturaleza, no un ser personal, si lo hubiera sería un ser muy malvado, basta ver lo que sucede con esos niños indefensos, si existiese un Dios personal omnipotente completamente pasivo sería un auténtico diablo, por
            fortuna no es así, el bien vence al mal y no es necesario un Dios personal para eso

          9. Pero, troll: deje de hacer el ridículo con esos argumentos de preescolar más bien «lento» («Si Dios existe y es bueno, ¿por qué permite el mal»? Eso es que no existe»), que están más que respondidos desde hace siglos, no ya en sesudos tratados teológicos (inaccesibles a su intelecto y nivel educativo), sino hasta en catecismos para niños. Explicarle a usted los distintos tipos de voluntad divina, las causas segundas, o lo qué es la divina Providencia, es una perdida de tiempo, pues le queda a usted enoooorme. Confórmese con sacarse los estudios primarios en clases para adultos (y usted es adulto desde hace décadas y décadas), que además son gratis en los centros de mayores y en algunos otros para inadaptados de los Servicios Sociales.

          10. Pues un ser tan inteligente como usted debería darse cuenta que esas cosas son las que alejan a tantísima gente de la Iglesia y no que la misa no se celebre en latín como usted cree. Estas cuestiones que usted considera respondidas, efectivamente lo están para alguien de su nivel intelectual, pero alguien con estudios se da cuenta que esas respuestas son bla, bla, bla. Su amada Summa cuando se rasca un poquito se ve claro que es esencialmente sofisma y no ciencia. El problema es que cuando uno solo lee el catecismo y vidas de los santos, no puede ir muy lejos, hay que pensar y desarrollar el sentido crítico, cosa que es difícil para quien no tiene ni el bachillerato y ya empieza a chochear.

          11. «esas cosas son las que alejan a tantísima gente de la Iglesia»

            Eso recuerda el chiste del soldadito raso, con no muchas luces: «que se joda el sargento, que no como rancho». Pues, allá ellos. Ya lo dijo el Señor, tras explicar cómo era el infierno («habrá llanto y crujir de dientes»):

            «Porque muchos son los llamados y pocos los elegidos» (Mt 22,14).

            Si a usted le consuela condenarse con multitudes (haciendo cierto el dicho de «mal de muchos, consuelo de tontos»), allá usted también. Cómo es masoquista…

            «Estas cuestiones que usted considera respondidas, efectivamente lo están para alguien de su nivel intelectual»

            Claro, para alguien que, como usted, tiene el cerebro de un mosquito y ningún estudio, como si no lo estuvieran. Total, no se iba a enterar ni aunque le hicieran un dibujo…

            «…Summa cuando se rasca un poquito se ve claro que es esencialmente sofisma y no ciencia»

            ¡Pero si usted no sabe ni de Teología ni de ciencia!

          12. «El problema es que cuando uno solo lee el catecismo y vidas de los santos, no puede ir muy lejos»

            Por eso usted no se mueve del sitio, ¿no? Porque, si leyendo sólo eso no se va muy lejos (según su propia teoría), usted, que ni eso ha leído, tiene que permanecer quieto como un leño, que es a lo que más se asemeja, y soltando sandez tras sandez sin solución de continuidad.

            «hay que pensar y desarrollar el sentido crítico, cosa que es difícil para quien no tiene ni el bachillerato y ya empieza a chochear»

            Si no hace falta que se justifique: ya sabemos de lo que carece y lo que es difícil para usted (lo demuestra a diario), por no decir imposible, y por qué: no tiene estudios y ya hace mella en usted la demencia senil, seguramente agravada por el popper que consumió en su madurez (lo descubrió tarde), allá por los años 70 del siglo pasado.

    2. Es que en realidad esas palabras del Papa de que los sacerdotes no torturen es una verdadera calumnia. Un Papa calumniando a sus sacerdotes! (Perdon: a LOS sacerdotes, porque son sacerdotes de Cristo , no de él)

  2. Me he confesado toda mi vida y nadie me ha torturado: los sacerdotes han sido bellísimas personas conmigo. Si acaso, el único mal rato que guardo en la memoria es reciente: confesándome con un jesuita progre que se negaba a aceptar los pecados que dice la Iglesia. Bergoglio desprestigia a los confesores por jactancia, como cuando se mete con los que van a misa o ridiculiza a las madres de familia numerosa.

    1. Denigrar, por cierto, a los viejecitos que siguen yendo a misa, se ha convertido en ‘leit motiv’ de estos falsos profetas. Titular gigante ayer en ‘Última Hora’ –el conocido diario de Mallorca– de la monja que se muere por ser estrella Xiskya Valladares:
      «Muchos ateos son más cristianos que los que van a misa».

      1. ¿Qué pasaría por la cabeza de esta religiosa tuitera, si alguna vez abriera el Evangelio y viera a Cristo decir «Creed en Dios, y creed también en Mí…» y otras cosas por el estilo…?

  3. Pues qué quiere que le diga, yo he agradecido siempre mucho más que el confesor me invite a la conversión (nunca mediante «tortura», sino con suma prudencia) que no que me dé el perdón sin más o que me diga que tal cosa «no es pecado» contradiciendo además la doctrina de la Iglesia.

  4. Francisco, no sufras: la máxima penitencia que me han puesto en mi vida es la de rezar un rosario.

    Pero tranqui, que no me ha dejado ningún trauma ni ningún tipo de secuela. Y si en alguna ocasión me he topado con un sacerdote «más severo» conmigo, te aseguro que no me ha trastornado de ninguna manera.

    Qué manía con hacer que la gente se vuelva blandiblú. En serio, cuanto menos caso hagamos a lo que dice este señor, mucho mejor para todos.

    1. Lo que ocurre con el Bergoglio, es que tiene obsesiones.
      Quién sabe si cuando se confesó el sacerdote lo habrá reprendido con mucha severidad por rebelde, diciendo: «¡Yo tengo razón!».

      1. Perdón. Cuando Bergoglio se confesó con el sacerdote, este individuo le dijo que él tenía razón, y que el sacerdote lo debía dejar en paz.

  5. Nuestro Señor Jesucristo, murió por nosotros, para perdonar nuestros pecados, si nos confesamos, un tesoro maravilloso.
    1. Exámen de conciencia. (El hijo pródigo examina su conciencia).
    2. Dolor de los pecados y la contricción del corazón. (Se arrepiente).
    3. Confesar todos los pecados. (Hace propósito de volver al padre).
    4. Propósito de enmienda. (Vuelve y pide perdón).
    5. Cumplir la penitencia. (Paga con buenas obras sus pecados)

  6. Veamos, el propósito de las élites modernistas que controlan la Iglesia Católica ahora mismo es que dejemos de creer en el pecado y en el infierno. Entonces ya conseguirán del todo que olvidemos a Dios y que nos concentremos en hacer un mundo mejor de fraternidad universal al estilo agenda 2030. Y las almas cayendo como una lluvia intensa en el Averno que según Francisco está vacío, mientras tanto. Es la trampa perfecta.

      1. Justo he pensado eso mismo al leer este artículo, que individuo más insoportable, que aburrimiento de su verborrea infame y siniestra en ambos sentidos de la palabra, es un sujeto obsesivo e insufrible

      2. Pues sí. Por cuestiones de estar con mi madre oigo RAdio María (España) con frecuencia y ya pienso que es una «penitencia» el tener que tragarme tanta papolatría y adulación por parte de la gente de esa radio al individuo que viste de blanco. Si no supiera quién es y de sus herejías y de sus faltas de respeto a los que no piensan como él, al oír Radio María pensaría que es una persona buena, sabia, docta, con principios, católica…

        En fin…

        1. Mientras no le afecte a su madre, paciencia. Aproveche para adentrarse en un mayor conocimiento de la fe.

          Mi madre en sus últimos años padeció demencia vasculocerebral. Pero para esto tenía una lucidez tremenda. No me explico como podía ser esto. Supongo que una buena formación , una vida coherente con su fe y el Espíritu Santo actuando, a pesar de su enfermedad. Tenía que oír y ver la Sta Misa por tv.

          Saludos Aliseya. Cristo y Maria las acompañen y protejan de todo mal, tb de Radio – Maria.

  7. A ver Bergoglio, lengua serpentina . Primero el tormento eres vd, con sus palabras, una y otra vez.

    Hay que leerse el catecismo de San Pío X 771 a 776,sobre la absolution. Así le quedan claras los cosas. Solo voy a poner el 772.

    772.los confesores no solo pueden, sino que deben diferir o negar la absolution en ciertos casos, para NO
    PROFANAR EL SACRAMENTO

    Cuando uno se confiesa de algo que le cuesta, lo normal es que pase un mal rato. Es humano, comprensible. Es lo que tiene la soberbia. Y no se puede transferir eso al confesor. A ver si no confundimos, que es lo que hace Vd. siempre. Medias verdades, medias mentiras, decir sin decir, retorcerlo todo, inventar palabras, etc.

    La confesión implica sinceridad, humildad y arrepentimiento. SI ARREPENTIMIENTO, palabra que Vd. no usa.

    1. Rapunzel, creo que lo has descrito a la perfección.

      Es lógico que, si la falta es grave, el confesor inste al penitente a no seguir pecando más, y si el penitente cae de nuevo, que siga animándole a no cesar en su empeño por luchar y pedir la Gracia Divina para que pueda volver a estar en amistad con Dios.

      En varias ocasiones, al irme a confesar, me acuerdo de algún que otro sacerdote que me decía: «¿Otra vez aquí? Te confesaste hace cuatro/cinco días», intentando de esa manera negarse a hacerlo.

      Yo les respondía: «Pues sí, padre. Soy el más desgraciado de los pecadores, y un miserable gusano. Pero quiero volver a vivir en gracia, pese a ser el que menos me lo merezca».

      Gracias a Dios que entraban en razón después y accedían a darme el Sacramento. Pero claro, llega un momento en que a uno ya le huele mal cuando le intentan quitar gravedad a lo que es grave.

      En fin, por muchos buenos y exigentes confesores, como Jesucristo lo es con nosotros, con todo el derecho del mundo.

    1. Los que llevan planeta y se pasean por debajo de la suite del hotel de lujo «Santa Marta» del Vaticano, desde cuyas ventanas él los ve pasar por centenares a diario.

        1. ¿Se refiere usted al complejo de culpabilidad que tienen los culpables? Pues, sí: es evidente que usted lo sufre. Para eso lo ha puesto Dios: para que se arrepienta de sus pecados, no para que trate de librarse de él de las formas más absurdas, como matar al mensajero.

          1. Todos los hombres son culpables puesto que tienen el pecado original que les hace pecar, por lo tanto, todos. Usted también, suponiendo que sea un ser humano y no un bot programado para hacer el ridículo , que es también muy probable

          2. «Todos los hombres son culpables puesto que tienen el pecado original que les hace pecar»

            El pecado original no hace pecar, ni lo tiene ningún bautizado. Debería dejar de soltar majaderías, siendo, como es, un total analfabeto en materia religiosa (y no sólo).

          3. El bautismo elimina el pecado original pero no la propensión a pecar consecuencia del pecado original. ¿Cómo va a discutir de teología su ni el bachillerato completó? Ni su propia religión conoce

          4. «El bautismo elimina el pecado original pero no la propensión a pecar consecuencia del pecado original»

            No se haga el listo, que no lo es. Usted no ha hablado de ninguna «propensión a pecar» (lo que todo el mundo, menos usted, conoce como «concupiscencia»). La idiotez que usted había dicho, y que yo le he corregido, es: «el pecado original que les hace pecar».

            «¿Cómo va a discutir de teología su ni el bachillerato completó? Ni su propia religión conoce»

            Sus proyecciones en otros también son tratables (lo mismo que su conocida dislexia) en Psiquiatría de cualquier hospital público (pida cita). Ya le he dicho que no discuta de lo que no sabe (vamos, que no discuta, ya que usted no sabe de nada, y menos de la Teología), y que se saque los estudios primarios, pues con su edad le salen gratis (aunque es improbable que los complete, dada su escasa esperanza de vida: estirará la pata antes de acabarlos; y más, con lo «torpito» que es usted).

          5. Me alegro de que se haya dado cuenta de que metió la pata, por querer meterse en todos los fregados y tener siempre la razón, pensando que los demás no nos íbamos a dar cuenta porque usted cree que es el más listo. Que de manera soslayada haya rectificado su error, ya es algo, no esperaba que reconociera abiertamente que metió la pata. Todos los pecados son consecuencia del pecado original, pues el hombre tiende naturalmente al bien y sin el pecado original nunca pecaría (léase su Summa además de citarla). Ya me tenía preocupado que ni lo mas elemental de su religión conociera

          6. «Me alegro de que se haya dado cuenta de que metió la pata»

            Claro que metió la pata. Es usted un auténtico metepatas, como le he recordado más veces. Y un inútil tratando de salir de los charcos en los que se mete por opinar de todo sin saber de nada (y de la fe católica, menos aún).

            «Todos los pecados son consecuencia del pecado original, pues el hombre tiende naturalmente al bien y sin el pecado original nunca pecaría»

            ¿Esta es su forma de demostrar cuánto sabe de la fe católica? Con su falta de estudios, sus nulas lecturas y su «lógica» de enajenado (porque un niño no es), no me extraña que culpe a Dios de cualquier mal: «como es el Autor de todo»… (incluso anterior al pecado original, por el cual no peca nadie, sobre todo los bautizados, que carecen de él, metepatas). Con razón se dice lo de «qué atrevida es la ignorancia». Debería usted llamarse Juan Sin Miedo, de tan audaz (exuda ignorancia a raudales).

  8. Pues en mi experiencia es justo al revés, sacerdotes que no te dicen ni mú o incluso , en algún caso concreto, hasta son capaces de encontrar alguna virtud en ese pecado confesado. Lo que debería hacer Francisco es lo contrario, exigir que en las parroquias se explique las bondades de la confesión y tengan publicado en su web un examen de conciencia por los mandamientos. Para ello tienen que tener primero publicados los horarios de las confesiones….Hoy en día la gente cree que si no roba o no mata, ya es buena.
    Y no, el sacerdote no puede absolver todo. Si no hay arrepentimiento o propósito de la enmienda ante un pecado mortal, éste no se puede absolver.

  9. Justo he pensado eso mismo al leer este artículo, que individuo más insoportable, que aburrimiento de su verborrea infame y siniestra en ambos sentidos de la palabra, es un sujeto obsesivo e insufrible

  10. Parece todo una retórica de preparación para eliminar el llamado “poder de llaves”. Lo que ocurre en la confesión, según la concepción tradicional, es lo más parecido a un proceso judicial, lo cual no choca ni con la dulzura ni con la caridad ni con la misericordia del confesor-juez. Por eso, lo que dice de que aunque no se entienda bien al penitente hay que seguir, no tiene sentido, pues el confesor debe entender el pecado para, con su razón, determinar una penitencia justa. Por no hablar de todos los casos en los que no se debe absolver al penitente mal dispuesto en el que no existe propósito de enmienda, o arrepentimiento verdadero, o que está diciendo cosas que no son pecados… en fin, otra declaración más que se añade a la lista de los sinsentidos y que choca con lo que ha enseñado siempre la Iglesia. Creo más recomendable acudir a los ejemplos no muy lejanos del Padre Pío o del Santo Cura de Ars en relación con la confesión.

  11. Si todo es perdonable, si el cura debe callar y otorgar y si no se habla de arrepentimiento ni de reparación… ¿Para qué hace falta la confesión?
    Conclusión: la ANtiIglesia bergogliana quiere eliminar los confesionarios, bastaría una «absolución general» a los que acuden a la «misa» y ya está, sin distinción de pecados, porque es que como «todos somos pecadores» (esto lo repite mucho Bergoglio y últimamente casi TODOS los curas hablan así, que ellos son muy pecadores) ¿qué más da, si mortal o venial o lo que se considere que lo es sin serlo, como ahora están haciendo ver que la sodomía hasta se puede bendecir? Si al final, vamos a ser pecadores siempre, la cosa es como para pasar el trámite de «limpiar la conciencia» hasta la próxima…

    1. Pecadores somos todos, en mayor o menor medida. Pero lo reconocemos, nos arrepentimos, nos confesamos y RECOMENZAMOS.

      Es el sacramento de la alegría,no de la tortura. Una más en la torsión de lo verdadero. Como esto, muchas más cosas.

      Lo que hay ahora es laxitud en todo caso. Quitar importancia a todo. No
      dar el sentido que tiene el pecado en nosotros y nuestro entorno.

      Si se diera doctrina, no colarian todas estas falsedades. Una Iglesia sin doctrina, es una Iglesia más ignorante (Card. Caffara). Y un ignorante es presa de la manipulación

    2. Pues eso mismo estaba pensando yo. Si hay que perdonarlo todo por fuerza, haya o no arrepentimiento, pues que el Papa redacte un Decreto de absolución general con validez para los próximos cien años (porque el fin del
      Mundo vendrá antes), y ya está.

  12. Nunca en mi vida me ha «torturado» un confesor… Nunca. Y he agradecido un buen consejo, siempre. Creo que es la regla general, no he oìdo de confesores demasiado severos, se dirìa màs bien que en general se sentìan felices de encontrar penitentes suficientemente arrepentidos como para ir a la confesiòn… Ahora, si fuera a confesarme con el Papa Francisco, seguramente serìa muy severo y desagradable si encontrara que amo la liturgia pre conciliar, la Misa Tridentina, las sotanas, la buena teologìa, el Magisterio y la Tradiciòn catòlica… Creo que buscarìa otro confesor…Es habitual oìrlo decir cosas feas como que las madres de muchos hijos son «conejas», ò burlarse de los sacerdotes que usan sotanas ò puntillas ò sombreros, ò que quienes aman la liturgia antigua tienen problemas mentales….

  13. Este Papa a veces dice algunas tonterías, pero debemos amarlo, es nuestro hermano y nuestro prójimo. Si debemos amar a nuestros enemigos, ¿cómo no vamos amar a Francisco?

    «Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en los cielos.» Mat 5;43-45

    Es mandamiento del Señor. Todos aquellos católicos que no amen a Francisco y no oren por ele, sino que lo odian y quieren seguir odiándolo, no son cristianos…

    1. Quienes no le aman son los que, viendo que va de error en error, no le corrigen (que es una obra de misericordia). Ya no sólo por él, sino para paliar el escándalo. Poca caridad muestra aquel a quien la salvación de las almas de los demás no les importa.

  14. No he conocido nunca a ningún sacerdote «torturador» ni en el confesionario ni fuera de él. Cada vez que habla el Papa resulta más sorprendente su discurso, por no decir otra cosa peor.
    Siempre creí que los Papas debían ser apoyo y defensa de sus sacerdotes ( cuando éstos no hubiesen cometido ningún delito que obligase a una pena canónica ) pero con el actual Pontífice resulta ser lo contrario. Parece que lo único que Francisco quiere es que todos bailen a su son . Son, que no se ajusta en absoluto a la ortodoxia de la Iglesia Católica la mayor parte de las veces. ! Dios nos asista!

  15. Yo cada vez que confieso, el padre cura me absuelve de mis múltiples pecados, pero no comulgo porque sé que voy a seguir pecando con los mismos pecados confesados y me parece una impostura. Y quien no reconozca que en cuanto salga por el portón de la Iglesia va a reincidir, añada el pecado de hipocresía.

    1. Lo que tiene que añadir usted es el pecado de ignorancia, pues es evidente que desconoce en qué consiste el propósito de la enmienda (causa suficiente para no poderse confesar), pese a aclararlo cualquier catecismo, y no digamos cualquier manual de Teología Moral. Además, se lo haya inventado o sea real, los masones no pueden recibir los sacramentos hasta que abandonen su secta, por lo que podría haberse dedicado a hacer sudokus en su casa o haber ido al cine, en vez de perder el tiempo con confesiones sacrílegas, cuya absolución es inválida; y, encima, va añadiendo sacrilegio tras sacrilegio cada vez que atente esas confesiones ficticias. Hace muy bien en no comulgar, para no seguir añadiendo más sacrilegios a su haber.

      1. Ahí tiene razón Cagholicvs, o eres de la secta masona o eres de la secta católica, no puedes estar en dos sectas al mismo tiempo.

        1. El de la secta absurda josefina llamando «secta» a la santa Fe Católica. Esta gente ha perdido totalmente el sano juicio, la fe y la caridad.

        2. «o eres de la secta masona o eres de la secta católica»

          Lo primero, en la iglesia católica no hay sectas (o por lo menos, lo que hay son movimientos o carismas que están aprobados y no lo son, diga lo que diga la gente ignorante.

          Y lo segundo, si tan convencido estás en tu idiotez de que es una secta, ¿Por qué no te vas con viento fresco y nos dejas tranquilos?

          Te recuerdo que el masoquismo es pecado, y que no es algo querido por Dios.

          ¡Ale, puerta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles