Víctor Manuel Fernández: «Los budistas nos invitan a ser como el agua porque se adapta a cualquier recipiente»

Víctor Manuel Fernández Víctor Manuel Fernández
|

El pasado tres de diciembre, el cardenal Víctor Manuel Fernández celebró la Santa Misa en la iglesia romana de san Urbano y Lorenzo.

En su homilía, el cardenal argentino centró su homilía en los conceptos de la confianza y atención que «son dos cosas que nos ayudan a vivir en paz, en alegría y en fortaleza».

Tucho Fernández subrayó que «hay gente que no se deja transformar, y dice: «Estoy así, estoy bien así, ¿qué necesidad tengo de cambiar algo?». Otros dicen: «No cometo pecados graves, no soy vicioso como los demás, ¿qué necesito cambiar?». Estas personas no son barro, son piedras duras que ni siquiera serán tocadas por el Espíritu Santo. Y luego mueren a pesar de estar vivos, porque ya no crecen ni mejoran y mucho menos ofrecen algo nuevo al Señor».

Acto seguido, el purpurado puso como ejemplo a los budistas y orientales. El ex arzobispo de La Plata dijo que «los orientales, especialmente los budistas, nos invitan a ser como el agua, porque se adapta a cualquier recipiente, se deja llevar, y si entra en un vaso toma forma de vaso, si entra en una botella toma forma de una botella, es flexible, es adaptable».

«Lao Tsé decía que debemos ser como las ramas flexibles de los árboles. Porque había notado que cuando caía la nieve, las ramas duras se rompían, pero las ramas flexibles aguantaban. Es una actitud del corazón que se derrite un poco, que se afloja, que deja de resistir», agregó el prefecto de Doctrina de la Fe.

El cardenal Fernández señaló que «el Papa Francisco nos alienta a confiar en el corazón que no se apoya sólo en sus propias fuerzas, que reconoce que necesita de Dios, que busca su mirada paternal y que así logra escapar de las medidas estrechas de este mundo cerrado en sus límites. Y nos recuerda unas hermosas palabras de Santa Teresa de Lisieux cuando dice que más allá de esta confianza «no hay otro camino a seguir para llegar al Amor», el amor que lo da todo».

«El Papa dice que «con la confianza, la fuente de la gracia desborda en nuestra vida […] La actitud más adecuada es poner la confianza del corazón fuera de nosotros mismos: en la infinita misericordia de un Dios que ama sin límites». Para Santa Teresita “El pecado del mundo es inmenso, pero no infinito. En cambio, el amor misericordioso del Redentor, sí, es infinito», continuó.

Sobre la atención, Víctor Manuel Fernández lamentó «cuantas veces nos pasamos la vida durmiendo, sobreviviendo, y pasan los años sin saber para qué vivimos, sin saborear la vida, sin vivirla al máximo. El Señor siempre nos ofrece una vida más bella, más feliz, más plena, pero a veces estamos como dormidos, no tenemos cuidado. Ya no prestamos atención a Su amor, Su voz, Su llamado. Por eso no vivimos en el presente».

Según el cardenal, «por esta misma razón dejamos de crecer. Porque para crecer hay que vivir cada momento al máximo, con el corazón y el alma. Si quieres crecer, primero que nada vive».

Además, remarcó que «muchas veces nuestra alma enferma ante una tentación llamada “idealismo”. El idealismo es exigir que todo sea perfecto para ser feliz. Pero esto no existe. Ese ser humano que es tu amigo, te quiere tanto como puede, pero no le pidas que sea perfecto. Su afecto es verdadero, aunque imperfecto».

«Hay quienes dicen: “Si viviera en otra ciudad sería diferente, pero aquí donde estoy no hay nada que hacer, nadie es sincero, todos son falsos”. Y luego con esa excusa de que no queremos a nadie, terminamos adormeciéndonos, como si estuviéramos encerrados en un mundo egoísta», dijo Tucho Fernández en su homilía del pasado tres de diciembre.

Por último, recordó que el Adviento «es un tiempo de cambios, pero para que esto realmente suceda, pidamos al Señor un corazón confiado y atento».

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
27 comentarios en “Víctor Manuel Fernández: «Los budistas nos invitan a ser como el agua porque se adapta a cualquier recipiente»
  1. Será que para Tucho hay que tener una moral flexible como las ramas que menciona el pagano idólatra de Lao Tsé ? Le pedimos a Lao Tsé que nos sane con su boca?

    1. ¡Vamos! ¡Creo que no podré dormir nunca más en mi vida! Da vueltas y vueltas como un trompo en mi cabeza una pregunta que me hago luego de leer esta homilía.
      ¿Qué es peor en el ser humano, la imbecilidad o la mediocridad?
      Por favor, que alguien me responda.

  2. Un sucesor de los apóstoles, en una homilía, debe citar a santos cristianos, no a seguidores de religiones falsas o de filosofías paganas.
    Poner como ejemplo el budismo, es una forma solapada de alentar a la idea de que las otras religiones también son buenas.

    1. Pues lleva vd. razón, pero antes estaba muy de moda que los sacerdotes en las homilías citaran algún autor marxista como Gramsci, por ejemplo , algun novelista o cosas parecidas. Parece que ahora ha pasado la moda pero, en las argentinidades y adláteres, parece que sigue en vigor. Que cuando la Iglesia en salida, la de hace décadas, ya está de vuelta, ellos siguen en salida, sin reflexionar con los que ya están de vuelta.

    2. Bien dicho Zarraute. Agrego sobre esa manía de citar constantemente al Papa reinante, sea el que sea, como si no hubiera nada más que decir.

    3. San Pablo, se estaría agarrando la cabeza al oír a semejante espécimen.
      Nungún discípulo, apóstol o santo, jamás pensó siquiera citar a Sócrates, Platón, al gran Estagirita, ni a Epicteto.

  3. Personalmente, las otras religiones no me interesan. Tengo a Cristo q lo supera todo.

    En cuanto a la confianza sí q es cierto q a medida q nos vamos abandonando en Dios recibimos màs y màs Gracias y entramos en una comunión màs íntima con Él. Esto requiere hacernos pequeños, dependientes de Dios, como un niño lo es de su Padre. Es, aunque parezca estúpido, dejar de confíar en nosotros mismos y en nuestros criterios personales y preguntàrselo todo a Dios: lo q no comprendemos, lo q no compartimos, nuestras dudas…es también reconocernos incapaces y recostarnos a los pies de nuestro Pastor.

    La atención: lo dice Jesús, no os preocupeis por el mañana, bastante teneis con el hoy ( +/- )

    No podemos confiar plenamente en un instante. Es una progresión paulatina, en la q vamos creciendo en la medida q la respuesta de Dios nos va reconfortando y convenciendo. Se inicia repitiendo nuestro fiat y olvidando nuestra voluntad.

    1. ACS, ¿reconocernos incapaces? ¿Y eso?

      Dios no pide nada imposible. Es verdad de fe asumida por todos los católicos. Nadie es incapaz de cargar su Cruz, renunciar a sí mismo y seguir al Señor.

      Por otro lado, la confianza omnipresente en que Jesucristo comanda esta nave que es la Iglesia, no es incompatible con la defensa del depósito único de la fe, deber ineludible de todo católico (canon 750 del Codex Canonicus).

      Téngase cuidado de los dilemas falaces que nos pretenden hacer elegir entre dos cosas supuestamente incompatibles: Verdad y Amor, Verdad y Misericordia, o defensa de la fe frente a la confianza en que Cristo reinará por siempre.

      1. HIDASPES,

        usted ve dilemas en todas partes. Yo hablo de una cosa y usted de otra. En fin…
        ………………………..

        Usted dice: «Nadie es incapaz de cargar su Cruz, renunciar a sí mismo y seguir al Señor.»

        yo digo: «nadie es capaz de «abrazar» la Cruz ni de renunciar a sí mismo sin la asistencia Divina, sin la Gracia, sin la acción del Esp.Santo en nosotros»

        Pero es optativo eh… si usted no quiere reconocerse así es muy libre de no hacerlo.

        1. ACS, usted no dice nada que sea lógico ni serio, sólo dislates y ocurrencias peregrinas. Y como suele pasar cuando se abunda en ello, incurre en contradicciones.

          Usted ha dicho eso, en efecto… y justo antes lo contrario. Suele pasarle. Ni se entera de las ocurrencias que suelta.

          Así es, usted habla de su credo personal, y yo de la fe católica, a la que deseamos su pronta conversión.

    2. Sí el encargado de guiarnos por la Doctrina de la Fe Católica cita a paganos ya vamos bien. En el texto ni uno sola vez habló sobre Jesucristo, Nuestro Señor. Dijo dios, pero vaya uno a saber a qué dios se refería, porque evidentemente al Dios verdadero no fue. Que sean honestos, se vayan él y todo los que lo siguen a practicar el budismo y todas esas cosa que tanto los impresiona, pero que no vengan a desorientar a los católicos que quieren vivir su fe. Que se quiten de una vez por todas la máscara de «católicos». Que paren ya de minar la iglesia y se conviertan, porque van a tener que rendir cuentas a Jesucristo, como juez justo.

  4. Este hombre está muy perdido, también metió en la Amoris creo q era, esos conceptos esotéricos orientales del aumento de la conciencia. Alguien debería hacer algo por el Tucho, unos supositorios, hay que darle algo, está muy perdido

  5. Una idiotez más que nos viene de la Pampa!!!… A mí qué me importa lo que digan estos señores teniendo la propuesta que nos hace Jesucristo.

  6. Ojo, porque este puede ser el candidato del Papa aunque no lo diga. Me recuerda a Benedicto cuando nombró unos pocos cardenales antes de dejarlo. Entre ellos Müller, a quien tenía en el dicasterio de la fe. Además era alemán y este es argentino. Otra cosa es lo que vote el cónclave.

  7. Lo único anterior a Francisco, Tucho y compañía que puede ser válido, en una predicación, es el budismo y otras filosofías no cristianas. El pasado católico es «rigorista» ¿de verdad esto está sucediendo?

  8. El profeta Isaías en cambio decía de Cristo, viéndolo en profecía, “No quebrará la caña cascada ni apagará el pábilo vacilante. Impartirá justicia”, y viene este loquillo a decirnos que seamos líquidos para adaptarnos a la moral flexible.

  9. Este hombre no puede ser más ignorante. Conoce (?) el budismo, y no conoce la Escritura Santa. ¿No ha leído el texto de Isaías 64, 8, que dice: «… oh Señor, tú eres nuestro Padre! Somos la arcilla y tú el alfarero: todos fuimos modelados por tu mano»?
    Es patético que esté al frente del dicasterio para la doctrina de la fe este pseudo-teólogo, que necesita del budismo -que dice que «nos invita» (¡manda hue…!)- a ser como el agua. Él sí que es agua: ¡agua sucia!

  10. «Sé como el agua, amigo» es una frase de Bruce Lee, que ahora parece ser un nuevo referente teológico para la Iglesia católica, ecológica y romana. También he de añadir que los politeístas nos enseñan a vivir en comunidad , tal y como lo hacen sus numerosos dioses, Zeus nos enseña a valorar la electricidad y el muñeco Vudú nos enseña a usar las agujas sin pincharnos. Como he demostrado, hay enseñanzas válidas en todas las religiones.

  11. Hay que ver qué cosas dice este hombre dizque de Dios…pero claro, si es argentino como si jefe, de vocación palabrero, vacuo, artificioso…»digno» representante del equipo del que se rodea el obispo de Roma, menuda alineación lleva consigo el hincha del san Lorenzo de Almagro, fichajes de toda índole procedentes de las canterasmasónica, globalista, bienqueda, lacayuna, zurda y woke a cual menos fiable, competente, coherente y centrado en la defensa de la fe católica, apostólica y romana. Le veo la cara de masón a Parolin, el rostro de insulso a Tucho, la faz de taimado de Omella..y se me aprietan las carnes, sin miedo desde luego porque estos burócratas religiosos no lo producen, más bien dan repelencia, son como los políticos profesionales de la izquierda reinante en el mundo: te pueden engañar una vez pero no más, en el fondo son unos indigentes peligrosos eso sí, pero se deshacen como una m…..a bajo el sol de la Verdad.

  12. Jesús es el PORTADOR DEL AGUA DE LA VIDA.

    Jesús habló de beber dicha agua, no sobre estas budistadas de «ser como el agua».

    Agua viva crística frente a budista agua sin vida y pasiva…

  13. Al final va a ser que el Trucho en vez de estudiar a Santo Tomas, estudiaba a Bruce Lee. Voy a dejar de leer libros y voy a ver otra vez Operación Dragon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles