La Iglesia de hoy necesita un Papa renacentista

Capilla sixtina Capilla sixtina
|

(Auguste Meyrat/Crisis Magazine)-Después de muchas conferencias, acompañamientos y diálogos, finalmente concluyó el tan esperado Sínodo sobre la Sinodalidad. Como dijo un comentarista católico, el sínodo y los comentarios que lo rodearon fueron una «nada apostólica».

Como para reforzar esta nada burocrática, el Papa Francisco escribió un nuevo motu proprio poco después del sínodo que llama a un «cambio de paradigma» en el estudio de la teología. ¿En qué consiste exactamente este cambio? Evidentemente, la teología debería alejarse de abstracciones aburridas y acercarse a las experiencias vividas por la gente de hoy, o algo por el estilo.

Nadie sabe cómo se abordarán los problemas a los que se enfrenta la Iglesia católica hoy en día. En muchos sentidos, los mundos secular y religioso están en llamas, y el Papa Francisco y sus compañeros obispos están jugando con sínodos inútiles y escribiendo exhortaciones e informes que nadie quiere leer. Bueno, nadie excepto quizás cierto obispo preocupado de Tyler que fue posteriormente destituido por razones descaradamente políticas.

Lamentablemente, todo esto se ha vuelto muy predecible. Los líderes actuales, empezando por el Papa Francisco, prometen revitalizar su institución y reformar la sociedad con políticas progresistas y «volviendo a lo básico», pero acaban siendo mediocres y desconectados que intentan en vano gestionar el declive que ellos mismos ayudaron a crear. Su única habilidad consiste en generar tanto tedio y confusión que se protegen eficazmente de cualquier crítica seria.

Aun así, por muy tentador que sea bostezar ante la noticia de otro sínodo, motu proprio o «comentario improvisado» durante el pontificado de Francisco, los católicos deberían tomar en consideración lo que todo esto está haciendo a la Iglesia. En conjunto, esta absoluta vacuidad ha hecho más daño colectivo que cualquiera de los escándalos del Vaticano o sus simpatías con el radicalismo izquierdista.

Ahora mismo, la Iglesia necesita líderes dedicados a preservarla. Lo que no necesita son demagogos pusilánimes empeñados en buscar la aprobación, acomodarse y aislarse de la realidad. En cuanto a los grandes alardes de virtud personal y piedad, son secundarios frente a la necesidad de competencia y confianza.

Este es uno de los principales argumentos que el escritor y editor H.W. Crocker expone en su fenomenal historia, Triumph: The Power and the Glory of the Catholic Church. Aunque Cristo y sus santos constituyen los cimientos del cristianismo, son los discípulos audaces, aunque imperfectos, los que explican el crecimiento y la vitalidad de la Iglesia. Aunque la Iglesia necesitaba hombres como san Atanasio y san Jerónimo para mantenerse firme contra la herejía y conservar y aclarar la doctrina cristiana, también necesitaba emperadores como Constantino y Justiniano, que no temían ensuciarse las manos para mantener a su pueblo en el buen camino.

Esta valoración se aplica especialmente a los papas del Renacimiento, a quienes Crocker defiende en general como hombres cultos que afrontaron con habilidad los numerosos retos de su época. Aunque los cristianos modernos suelen difamar a estos papas por su (a menudo exagerada) venalidad, impiedad y bajeza general, estos hombres eran expertos diplomáticos, generales, gestores y administradores que dirigieron campañas militares, negociaron alianzas, celebraron juicios, supervisaron la creación de órdenes religiosas, enviaron misioneros al Nuevo Mundo, encargaron obras de arte, organizaron programas sociales y supervisaron la reconstrucción de Roma, todo ello mientras intentaban sobrevivir al tumulto de la política italiana de la época. Por algo el célebre teórico político Nicolás Maquiavelo fue el candidato perfecto para ser consejero de dos de los papas del Renacimiento, León X y Clemente VII.

Salvo contadas excepciones, los papas renacentistas menos eficaces fueron los más piadosos, sacados del monasterio, que se resistían naturalmente a la mundanidad del cargo. Debido a su falta de previsión y a sus posturas intransigentes, Crocker explica cómo estos papas moralmente rectos a menudo tenían dificultades para mantener la paz, inspirar a sus rebaños y mantener el orden general. A pesar de su admirable ascetismo y pureza de corazón, el Papa Eugenio IV tenía la mala costumbre de enfurecer a los líderes mundiales, perder guerras y organizar concilios que no interesaban a nadie (¿les suena familiar?). Por el contrario, papas más mundanos, como Calixto III o Alejandro VI, podían presumir de haber restaurado Roma, reconciliado reinos en guerra, ganado batallas y patrocinado a los más grandes artistas del mundo, además de haber engendrado varios hijos ilegítimos.

Todo esto es importante porque la Iglesia de hoy se encuentra en una posición muy similar a la de hace cinco siglos. Al igual que ocurrió con la desintegración de la cristiandad en Europa, los cristianos de hoy son testigos de la desintegración del orden mundial liberal liderado por Estados Unidos. Nuevas sectas y religiones, principalmente de la variedad neopagana secular, amenazan la cultura occidental. Incluso Internet ha actuado como una especie de imprenta, ofreciendo una plataforma a las voces disidentes, así como una poderosa herramienta de propaganda para los regímenes autoritarios. Lo que Crocker dice del Renacimiento puede aplicarse fácilmente al siglo XXI: «el frenesí del caos y la cultura, el crimen y la majestuosidad».

Como entonces, este tipo de mundo exige un Papa formidable que encarne lo mejor de la civilización y tenga la capacidad de comprender el momento actual y responder a él consecuentemente. En las últimas décadas, los católicos han sido bendecidos con papas así en los predecesores de Francisco, San Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ambos fueron genios intelectuales que se enfrentaron respectivamente a la «Cultura de la Muerte» y a la «Dictadura del Relativismo». En ningún momento se doblegaron ante estas fuerzas embruteciendo la Fe, complaciendo a los activistas progresistas o disculpándose sin cesar por su existencia. Lucharon contra la mediocridad de sus oponentes simplemente siendo mejores que ellos y animando a sus compañeros cristianos a hacer lo mismo.

Es cierto que su santidad personal contribuyó a su éxito, pero su excelencia personal fue esencial para mantener unida a la Iglesia católica y convertirla en una fuerza del bien en el mundo. Por el contrario, la confusión, la fragmentación, la inseguridad y la estulticia general que ahora caracterizan al cristianismo en el mundo moderno serán el legado de Francisco y sólo de él.

Si el Sínodo sobre la Sinodalidad ha servido para algo, ha sido para demostrar que la Iglesia y el mundo necesitan más personas con talento en la cima. De lo contrario, el cristianismo seguirá desvaneciéndose y la sociedad se hundirá en la mediocridad y el caos. Aunque los cristianos puedan consolarse con la promesa de Cristo de que su Iglesia sobrevivirá a todo hasta el fin de los días, no por ello deben renunciar a luchar por lo que es verdadero, bello y bueno.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
16 comentarios en “La Iglesia de hoy necesita un Papa renacentista
  1. Y necesitamos otro papa ya, no podemos esperar ni aguantar esta situación. Es insostenible. Ven Señor Jesús y salva tu Iglesia

  2. Con un Papa que profese la Fe Catòlica, ya me doy por contento.
    Pero si viene otro con las mamarachadas de la Pachamama, de ecologismo barato, de picharte un experimento genico mortal por amor, de financiar la invasion musulmana de Europa, o cancelar los buenos obispos, ya se puede ir a hacer puñetas.

  3. Este necio que tenemos como Papa, y que Dios sabrá por qué se cubrió de gloria el día en el que negó a asisitir a un concierto alegando que él no era un «príncipe del Renacimiento». Ya se no ta, ya…

    1. ¿De qué habla? Nadie está diciendo nada de los prefectos de dicasterios puestos a dedo por Francisco, ni de sus ecos mediáticos y corifeos habituales.

  4. Si no he entendido mal el artículo viene a decir: pongamos un hombre menos bueno, mejor que uno bueno para conseguir lo bueno. Es la tentación ya denunciada en la Escritura de «hagamos el mal para que venga un bien» y condenada en la Escritura. Una cuestión es que Dios saque el buen a pesar de la maldad y otra es que lo quiera .

    1. Con «lo que esperan», ¿se refiere usted a esa primavera primaveral que nunca llega? Pues, puede esperar sentado: mejor haga caso a Machado y goce del gélido invierno nuclear que personajes como usted han provocado. Total, es lo único que les queda, porque tiempo, ya poquito (la Parca no perdona).

  5. Los papas renacentistas hicieron mayor bien a la Iglesia que no Francisco. De hecho, en la Historia nunca hubo un papa tan dañino como Francisco.

  6. ¿Qué más tiene que pasar para que aprendamos? Necesitamos un Papa católico, qué renacentista ni ochos cuartos. A ver si con Maquiavelo vamos a salir del pozo en que estamos, por favor.

  7. El artículo que motiva esta entrada incurre a mi juicio en un anacronismo miope al comparar en su primera parte el esplendor de las obras papales renacentistas con las actuales. Pasa por alto que hace 500 años el papa era gobernante de los Estados Pontificios (Estado de la Iglesia), lo que demandaba un gobierno temporal comparable al de otro estado europeo de mediano tamaño de la época. Ello condujo a inmensas obras de arte de las que podemos enorgullecernos, desde luego. Y como los papas eran hombres, sucumbían como todos los gobernantes de entonces a los errores, vicios y prácticas corruptas que no deberían haber ensuciado el ministerio de Pedro.
    Una de esas prácticas era la venta de indulgencias, que fue uno de los ingredientes del malestar político que condujo a la Reforma protestante.
    En cambio, la comparación con los papas del siglo XX es más prudente y pertinente.

    1. «Una de esas prácticas era la venta de indulgencias, que fue uno de los ingredientes del malestar político que condujo a la Reforma protestante»

      Pero hombre, que a estas alturas usted justifique la mala excusa que dio Lutero para poder dar rienda suelta a su lujuria, no tiene un pase. Nada menos que tenemos al Concilio de Trento para reivindicar las indulgencias, negadas por los herejes protestantes. Haría bien en leer sus actas.

      «como los papas eran hombres, sucumbían como todos los gobernantes de entonces a los errores, vicios y prácticas corruptas que no deberían haber ensuciado el ministerio de Pedro»

      Para eso no tiene que remontarse al Renacimiento: lo tiene en la actual pontificado, pero sin lo bueno del Renacimiento como compensación.

      1. La sesión XXV del concilio de Trento reconoció que había abusos en las indulgencias. Y no debió ver muy claro al tema el papa san Pío V, quien en 1567 canceló todas las indulgencias mediando estipendio o transacción financiera.
        En cualquier caso, yo he hablado de uno de los ingredientes, no de la causa eficiente de la Reforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles