¿”Juan XXIV”? ¿Y por qué no Pío XIII?

Juan XXIII y Pío XII Juan XXIII y Pío XII
|

No es la primera referencia que hace Francisco a su supuesto sucesor llamándole ‘Juan XXIV’, aunque sea con ánimo jocoso. Pero la referencia es un indicio de que el Papa no espera demasiadas sorpresas del ‘Dios de las sorpresas’.

«En cuanto al viaje a Vietnam, si no voy yo, seguro que irá Juan XXIV”, ha dicho el Papa Francisco durante la última de sus temidas ruedas de prensa en vuelo de vuelta de su visita apostólica a Mongolia.

Y sí, de acuerdo, es una referencia sin demasiada importancia, dicha de forma humorística. Pero no deja de ser enormemente significativa. ¿De qué? De que, para Francisco, no hay realmente una ‘necesidad de estar abiertos a los cambios’, no se espera al ‘Dios de las sorpresas’, ni siquiera hay condena genérica al machacón ‘indietrismo’.

Si Francisco estuviera verdaderamente abierto a las sorpresas, no cabe duda de que la mayor sorpresa de un futuro cónclave no sería que eligiera a un Juan XXIV, sino a un Pío XIII.

Si Francisco creyera realmente en la bondad del cambio, en general; si de verdad lamentara la actitud de los ‘católicos rígidos’ por su incapacidad de aceptar el cambio, no se me ocurre cambio más radical en este momento que la recuperación de todo lo que ha significado durante siglos ser católico.

Si Francisco abominara de un ‘indietrismo’ genérico, de ese ‘mirar atrás’ que paraliza, no estaría tan empeñado en resucitar ese entusiasmo eclesial tan de su juventud, la espera de la primavera del posconcilio. De algún modo, los nostálgicos son quienes quieren recuperar algo que no conocieron, mientras que no es nostalgia desear volver a lo que se vivió en la propia juventud.

El Papa quiere cambios, pero en una dirección muy concreta, casi diríamos ‘rígida’, lo que es un modo de no querer realmente cambios, sino resultados concretos, tenerlo todo “atado y bien atado”, una de las obsesiones que muchos observadores han reconocido en Francisco.

Y esa es una de las grandes paradojas del Santo Padre, quizá la más llamativa: que el mismo Pontífice que no se considera condicionada por nada que hayan hecho sus predecesores -ni siquiera cuando siguen vivos- se empeñe con tan visible firmeza en hacer inmutable su ‘reforma’.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
43 comentarios en “¿”Juan XXIV”? ¿Y por qué no Pío XIII?
      1. Un Pio XII I que vuelva a condenar herejías concretas del modernismo y algunas más, gracias a la colaboración estelar o «pontifical» de este señor vestidito de blanco. SACERDOTE CATÓLICO es Ud un flagelo contra el «imán» del Vaticano. No sé qué galimatias tendrá que hacer en su ministerio para evangelizar, predicar, celebrar Misa orando por el susodicho sin que le dé un chungo. Ya no digamos si los feligreses le preguntan por las obsesiones, paridas y animaladas del interfecto, rectificar sus errores sin ser amonestado por obispo o superior. Tiene Ud mérito, si señor!

      2. Pues pensando en español, yo abogaría por un Dámaso III. El problema es que tal y como están los Cardenales españoles, sólo nos salvaría la estrella fulgente de Madrid al 🤭🤭🤭

        1. Más bien un Pedro II, que devuelva la catolicidad perdida al cuerpo eclesial, tirando por la borda en su totalidad el Concilio, nueva misa y movimientos conciliares, partiendo por los conservadores.
          Lo peor sería un Juan Pablo III, un heresiarca de Europa del Este, que se diera a consolidar teológicamente la revolución. Para eso prefiero, mil veces, un Francisco II, aunque yo creo que este Papa terminará su tarea de hacer polvo la “iglesia” conciliar.

          1. «Para eso prefiero, mil veces, un Francisco II»

            Como todos los impíos, a los que la salvación de las almas les importa un cuerno (de forma no distinta a Francisco y sus mariachis).

      3. Yo realmente apuesto por que el nuevo pontífice que venga,si es fiel a la fé de siempre,utilice un nombre nuevo y significativo que nos lo haga saber,como «Tomás»(por el Doctor Angélico) o «Matías» (por el elegido para cubrir el lugar que perdió el Iscariote por traidor y avaro).

    1. Yo espero , una mayor sorpresa: !!!!!! ATENCIÓN !!!!
      Y porque no Francisco II ?.
      Como paso con Juan Pablo I.
      No querían ni a Juan, ni a Pablo, pues toma Juan Pablo I, Eda di que fue buena sorpresa

      1. ¡»Eda di» que es buena! Pero para que fuera igual que el ejemplo que pone, tendría que ser, en todo caso, «Fran Cisco I» (porque no sé si se habrá fijado en que Juan Pablo es un nombre compuesto), y el numeral sería, por tanto, I, no II, pues no ha habido ningún «Fran Cisco I». Eso sí que sería una buena sorpresa, como también lo sería el hecho de que a alguien le hiciera gracia su «ingeniosa» ocurrencia.

  1. Qué ridiculez escribe don Carlos Esteban. Solo es una broma del Papa; en el próximo cónclave puede salir cualquier nombre, eso es lo de menos. Puede haber un Pío XIII que continúe las reformas impulsadas por él Concilio Vaticano II, o puede haber un Francisco II que ponga reversa a la Iglesia, para gozo de los integristas.

  2. Con verdadera fe en la Divina Providencia, confiemos en que sea el Espíritu Santo quien dirija el próximo cónclave, y no las maquinaciones humanas…

  3. Por probabilidades, está más cerca un Juan XXIV, que un Juan Pablo III o un Pío XIII.

    «De los 120 cardenales electores actuales, la mayoría (81) han sido nombrados por Francisco. Y el resto de electores los crearon Benedicto XVI (30) y Juan Pablo II (9).»

    1. En el caso de la elección de un Papa esa lógica no funciona, pues cuando salió Francisco la mayoría habían sido elegidos por Juan Pablo II (que no era precisamente de su cuerda). Y lo mismo puede decirse de la elección de Juan XXIII o Pablo VI, donde eran mayoritarios los cardenales creados por Pío XII. A lo mejor el «Dios de las sorpresas» nos sorprende con un Papa católico, pese a los deseos en contrario de los demoledores.

  4. …..O el AC que esta profetizado que se sentara en la silla de Pedro, al paso que vamos….ya le abrieron todo el camino posible para que se siente con tranquilidad

  5. No pasaria de ser «ocurrencias» del Papa a menos que intervengan los ya excomulgados del Grupo de San Gallen. (San Gall) del último Conclave.

  6. Que » Ala » lo elija el no vive en casa hecha por los hombres, la tumba y en tres días la levanta.
    » El » nos libre de un Gregorio IX.
    ( Mira circa nos )
    Exodo. 34. 27 – 32…35
    2 Cor. 3. 7 – 13 – 16
    Amen.

    1. No se entiende nada de lo que dice. Aunque, lo que sí se entiende, por las citas que pone, es que de exigésis bíblica no entiende ni un pimiento. Así que, le voy a transcribir, directamente, a los Padres de Salamanca (que un poquito más que usted, sí sabían):

      «En los v.12-18, con razonamientos muy del gusto rabínico, San Pablo hace numerosas aplicaciones del hecho de cubrirse Moisés la cara con el velo después de hablar con Dios (cf. Exo_34:29-35). Presenta ese velo como destinado, no tanto para ocultar una claridad que no podían soportar los israelitas, cuanto para impedir que se diesen cuenta de que el resplandor de su rostro iba desapareciendo a medida que pasaba el tiempo desde su última conversación con Dios (v.13). Evidentemente, San Pablo está pensando en el carácter transitorio de la Ley mosaica: ese resplandor del rostro de Moisés que los israelitas creen permanente, pero que desaparece bajo el velo, representa la gloria de…

      1. …la Ley, la cual es transitoria, aunque los judíos no se den cuenta. Y es que también ellos tienen un velo tendido sobre sus corazones cuando leen el Antiguo Testamento, CUYO CARÁCTER TRANSITORIO, QUE DESEMBOCA EN CRISTO, NO COMPRENDEN (v.14-15; cf. Rom_13:8-10). Cuando se vuelvan al Señor, aceptando el Evangelio, ya como individuos, ya como nación (cf. Rom_11:1-27), será removido ese velo, al igual que lo removía Moisés cuando volvía a hablar con Dios (v.16; cf. Exo_34:34). Eso, en cuanto a los judíos. Por lo que toca a los cristianos con conciencia de pertenecer a la economía IMPERECEDERA del Evangelio, no necesitamos, como necesitaba Moisés, tapar nada, sino que procedemos con absoluta franqueza de lenguaje y de acción (v.12); y, a cara descubierta siempre, reflejando a manera de espejos la gloria del Señor, nos vamos asemejando más y más cada día a la imagen reflejada, conforme va operando en nosotros el Espíritu (v.18). ¡Gran…

        1. …dignidad la del cristiano! Nada de velos ni de ocultaciones. Sin velo, como Moisés al hablar con Dios, estamos reflejando en nuestras almas el resplandor o gloria de Cristo, el cual a su vez es imagen de Dios (cf. 4:4; Col_1:15). Y este reflejo de la gloria de Cristo en nosotros es permanente, no transitorio, como era el de Moisés, haciéndonos cada día más conformes a su imagen (cf. Rom_8:29; 1Co_15:49; Flp_3:21), a través de la fe y de la CARIDAD, movidas por el Espíritu»

          Y el mismo Cristo aclaró en qué consiste la caridad, lo que luego reiteró el apóstol San Pablo:

          «El que recibe mis preceptos y los guarda, ése es el que me ama; el que me ama a mí será amado de mi Padre y Yo le amaré y me manifestaré a El […] Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y en él haremos morada. El que no me ama no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre, que me ha enviado» (Jn 14,21;23-24).

          1. «Conocemos que amamos a los hijos de Dios en que amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues ésta es la caridad de Dios, que guardemos sus preceptos. Sus preceptos no son pesados» (I Jn 5,2-3).

            PALABRA DE DIOS.

            Y en cuanto al resto de sus citas, siguen los Padres de Salamanca:

            «En cuanto a la frase: El Señor es espíritu, y donde está el espíritu del Señor, está la libertad (v.17), hay gran variedad de interpretaciones entre los autores. Desde luego, el texto no es claro. Lo más probable es que el término Señor se refiera a Jesucristo, como es lo ordinario en San Pablo (cf. 1Co_8:6), del que se dice que es espíritu, en el mismo sentido en que este término está contrapuesto a letra en el v.6. Es decir, Jesucristo es el sentido espiritual y profundo que late bajo la letra del Antiguo Testamento, verdadero espíritu vivificador de la antigua economía, en contraposición a la letra inerte que mata; y donde está el espíritu del Señor…

          2. …está la libertad, esa libertad de que gozan los hijos de Dios independizados de la esclavitud del pecado y de la Ley (cf. Rom_8:1-17; Gal_4:21-31)».

            Me temo, pues, que la frase «mas cuando se vuelvan al Señor, será corrido el velo» (II Cor 3, 16), además de a los judíos, le queda como un guante a más de un «primaveral» iluminado (no precisamente por la luz divina) y a su libre interpretación de las Sagradas Escrituras, que parece no ser patrimonio exclusivo de los Testigos de Jehová o los mormones: a los modernistas también les encanta tergiversarlas y retorcerlas, para adecuarlas a sus desvaríos, como bien dijo San Pablo:

            «Vendrá un tiempo en que no sufrirán la sana doctrina, antes, deseosos de novedades, se rodearán de maestros conforme a sus pasiones, y apartarán los oídos de la verdad para volverlos a las fábulas» (II Tim 4,3-4).

  7. Me quedo horrorizada. Ya para empezar, y prescindiendo de todo lo demás, es una banalidad monstruosa y falta de respeto total, que un Papa bromee sobre el futuro nombre de su sucesor. Es quitarle libertad a la Iglesia. Quitarle espontaneidad y autenticidad a la libertad de su sucesor.

    1. En 1999, en la revista 30 Giorni, salió publicado un brevísimo artículo después de la muerte de J. Guitton en el que este reconocido intelectual, amigo de san Pablo VI, revelaba que Juan Pablo II le había dicho que “el primer papa latinoamericano sería argentino”. A los obispos argentinos en el 2003, cuando le preguntaron por Juan Pablo III, les respondió que “todavía no era obispo”. Con el tiempo se verá si san Juan Pablo II era también profeta.

    2. No, no es broma; creo que sabe bien lo que está diciendo. En la obra de Benson, «Señor del Mundo», que trata precisamente del advenimiento y encarnación del anticristo, el nombre del Papa en esa novela, es precisamente Juan XXIV. Y cito esta novela, porque es una de la preferidas del destructor de almas que está sentado en el trono de San Pedro. Y creo que está todo «armado» para que el que lo suceda, sea precisamente el «segundo cuerno» del que hace mención Apocalipsis 13:11 cuando el apostol ve surgir a la «bestia que emerge de bajo de la tierra y que tiene dos cuernos (el primero es el que está ahora) como cordero pero que habla como dragón». En lo personal creo que el sucesor de Francisco (no me atrevo a llamarlo Papa) es el que perfeccionará la impostura religiosa de la que habla el art. 675 de Catecismo y que da pie a la gran apostasía (que en parte ya estamos viendo).

      1. Efectivamente fue uno de los libros que recomendó en el 2013.

        Un libro inquietante, no pude acabar de leerlo. En esos tiempos trataba de «entenderle», recuerdo que pensé «que libro más raro para recomendar».

        Lo que Vd. aporta Rubén me confirma muchas de mis cavilaciones en torno a este hombre.

  8. Un Pio XII I que vuelva a condenar herejías concretas del modernismo y algunas más, gracias a la colaboración estelar o «pontifical» de este señor vestidito de blanco. SACERDOTE CATÓLICO es Ud un flagelo contra el «imán» del Vaticano. No sé qué galimatias tendrá que hacer en su ministerio para evangelizar, predicar, celebrar Misa orando por el susodicho sin que le dé un chungo. Ya no digamos si los feligreses le preguntan por las obsesiones, paridas y animaladas del interfecto, rectificar sus errores sin ser amonestado por obispo o superior. Tiene Ud mérito, si señor!

  9. Todo lo que ate en la tierra, será atada en el Cielo. Palabra del Señor. Por eso tiene todo bien atado, para que no vengan unos desatados con sus «cambios» hacia atrás y hacia abajo, deshaciendo el CVII y el magisterio de los últimos Papas post conciliares.

    1. ¡Pero si quien lleva una década «deshaciendo el magisterio de los últimos Papas» es precisamente Francisco! Usted parece que vive en Marte, lo cual es normal, pues, al no ser usted católico, no tiene ni idea del «magisterio de los últimos Papas» y, por tanto, tampoco se entera cuando Francisco les trata de enmendar la plana diciendo justo lo contrario que ellos. ¡Si hasta lo hace con el mismo Cristo!

      «Por eso tiene todo bien atado»

      Es usted un troll de lo más cómico: ¿qué tendrá que ver la frase hecha «tener algo bien atado», con el «Poder de las Llaves», que se refiere a la potestad dada por Cristo a los apóstoles para perdonar los pecados, no a los tejemanejes de los cardenales modernistas para elegir un sucesor que siga demoliendo la fe católica? Está claro que usted jamás se cansa de soltar disparates y hacer el ridículo. Con razón alaba a Francisco: parecen Pili y Mili (o Zipi y Zape).

    1. Largo lo fía. Con el panorama actual, y al paso que vamos, antes llegará la Parusía. Con que los próximos Papas sean católicos, nos podemos dar con un canto en los dientes.

  10. Hasta cuando esa idolatría de los peridistas? Quien dijo que habia que llevar a un monton de gente de viaje en viaje. Por que no dejan que el Papa viaje tranquilo, ore y descanse. Que ganas tambien de que el Papa hable y hable y hable de todo y al final de nada.

    1. Desde luego, mejor un Juan Pablo III que un Atila I que finalice la demolición emprendida por su predecesor. Y no digamos que un Mortadelo I, que es el nivel cómico al que están llegando algunos con sus disparates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles