El obispo Stika asegura que pidió al Papa que aceptara su renuncia por un tema de salud

obispo Richard Stika obispo Richard Stika
|

El pasado martes 27 de julio, la Santa Sede hizo pública la renuncia antes de tiempo del obispo de Knoxville quien fue investigado por encubrir casos de abusos en su diócesis.

Aunque diversos medios e informaciones apuntan a que se trata de una renuncia forzada y provocada por parte del Vaticano ante su controvertido mandato al frente de la diócesis de Knoxville, el obispo Stika trata de justificar su renuncia por una cuestión de salud.

“Recientemente envié una carta al Santo Padre, el Papa Francisco, pidiéndole que conceda mi petición de retirarme como obispo de esta gran diócesis”, dijo el obispo Stika. “Estoy agradecido de que haya aceptado esta solicitud”, añadió.

El ya obispo emérito de Knoxville, ha escrito en su carta de despedida que «la gente especulará sobre por qué estoy haciendo esto». El obispo Stika asegura que ha estado lidiando «con problemas de salud que amenazan mi vida la mayor parte de mi vida adulta». «He estado viviendo con diabetes tipo 1 desde 1980. Estuve a punto de morir de un coma diabético en 2009 y, como resultado, perdí la visión en uno de mis ojos. Fui hospitalizado por otro susto grave de diabetes en 2015. He sobrevivido a un ataque cardíaco, a una cirugía de derivación cardíaca y tengo cuatro stents cardíacos. Yo también sufro de neuropatía. El mes pasado, me trasladaron a un hospital en el este de Tennessee por otro problema de salud», relata el prelado.

El obispo también reconoce que el cuestionamiento de su liderazgo al frente de la diócesis estadounidense «ha pesado física y emocionalmente» y que por estas razones, «pedí al Santo Padre un relevo de mis responsabilidades como obispo diocesano».

Asegura que a partir de ahora su deseo es permanecer en el ministerio activo, «pero a un ritmo más lento». «Me gustaría hacerlo cerca de mi ciudad natal, St. Louis, y seguir viviendo con el cardenal Justin Rigali, a quien conozco desde hace casi 30 años y que vive conmigo en Knoxville desde hace 12 años».

Así mismo, desvela que aunque no fue intencional, «creo que no es una coincidencia que tomé mi decisión el mes pasado, en un momento en que nuestras lecturas bíblicas, que se encuentran en Hechos de los Apóstoles, se enfocaban en el crecimiento turbulento de la Iglesia. Leer las Escrituras es bueno. Nos recuerda que la Iglesia no es perfecta, es humana, pero sigue creciendo en bondad, gracias a Dios».

Por último el obispo Stika se despide ofreciendo sus disculpas «genuinas y sinceras a cualquiera que haya decepcionado a lo largo de los años. Tengo un tremendo respeto por todos, incluso por mis detractores. Les pido que oren por el Arzobispo Fabre mientras supervisa esta diócesis a corto plazo y por su nuevo obispo cuando sea seleccionado. Finalmente, les pido humildemente que oren por mí”.

El Papa cesa al obispo Stika tras ser investigado por encubrimiento

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles