El vicario general de la Custodia de Tierra Santa pide responder «con amor, perdón y paz» a la violencia

vicario general de la Custodia de Tierra Santa en Jerusalén (Asia News)
|

(AsiaNews) – «No debemos responder a la violencia con violencia, sino con amor, perdón y paz». Quien lo escribe es el padre Ibrahim Faltas, vicario general de la Custodia de Tierra Santa en Jerusalén y ex director de las escuelas católicas, en una breve reflexión enviada a AsiaNews con motivo de la Semana Santa.

En el texto, recuerda los recientes episodios de violencia anticristiana en Tierra Santa: «Nuestra respuesta a estas acciones violentas -subraya el clérigo- ha sido el perdón, la oración. Desde los lugares santos, en esta semana que representa el corazón de la vida y la fe cristiana, aseguró:, «rezaremos por el mundo entero»; al mismo tiempo, en esta fase de profunda tensión pide a todos que: «recen por Tierra Santa».

«Somos cristianos”, dice el padre Faltas, y recuerda que “Jesús nos enseñó a perdonar, a tender la mano a los que nos hacen sufrir». Además, «tenemos una responsabilidad muy importante» porque somos los cristianos de Jerusalén, y aunque vivimos «una época difícil» marcada por atentados y persecuciones estamos «orgullosos de la Cruz» porque es el «signo del amor de Jesús por la humanidad». Precisamente para reforzar el mensaje de perdón, el 31 de marzo tuvo lugar un Vía Crucis de las escuelas católicas en el que participaron el Custodio Francis Patton y el Patriarca de los Latinos, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa. Más de 500 niños ondearon pañuelos «con la oración de Jesús: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».

Con el Domingo de Ramos, que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, los cristianos de Tierra Santa iniciaron las celebraciones de Semana Santa previas a la Pascua en un clima de esperanza (por la paz) y de tensión por los recientes atentados: desde las escuelas cristianas de Nazaret hasta el asalto a la Sepulcro de María, pasando por el asalto a la Iglesia de la Flagelación y los actos vandálicos contra cementerios cristianos. Cientos de personas participaron en la procesión al Monte de los Olivos, agitando ramos y palmas en señal de paz. «Mi deseo», dijo el Patriarca Pizzaballa, «es que el amor y la vida caractericen nuestras vidas más que la violencia que estamos viviendo».

El rey Abdalá II de Jordania ayer se comprometió a proteger los lugares santos de Jerusalén. Fue durante una reunión en Amán, con una delegación de líderes religiosos cristianos y musulmanes de la ciudad, acompañados por el presidente palestino Mahmud Abbas. El monarca recordó que el reino hachemita «siempre estará con ustedes» y, dirigiéndose a los musulmanes, añadió que es «deber» de cada uno evitar «la escalada de tensión israelí contra los santos lugares». Por último, el rey subrayó su compromiso personal de preservar «la paz y la armonía» en la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar santo del Islam, administrado por Jordania.

Los cristianos que participaron en el Vía Crucis de las escuelas cristianas de Tierra Santa recordaron también los recientes ataques. Iniciaron la caminata hacia la Flagelación cargando la imagen de Jesús que fue atacada y destruida por extremistas judíos hace pocas semanas. “La Vía Dolorosa estaba teñida de rojo”, con los 500 pañuelos rojos que todos vestíamos, porque representan la estatua de la Flagelación que sufrió un violento ataque, perpetrado por un fanático.

En los últimos meses, numerosas iglesias y cementerios cristianos fueron blanco de “actos de violencia por fanatismo religioso, lo cual es preocupante» y ha «sacudido a la comunidad cristiana», que ya en el día a día «no tiene una vida fácil, debido a los constantes cambios geopolíticos». «Los cristianos son los primeros en pagar las consecuencias, un verdadero vía crucis para muchos de ellos, que con valentía y resiliencia permanecen en la ciudad santa, con la esperanza de un futuro mejor» y por ello, concluye, «representan un verdadero milagro de Dios».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “El vicario general de la Custodia de Tierra Santa pide responder «con amor, perdón y paz» a la violencia
  1. Ante la violencia de los judíos en Tierra Santa, debemos responder como Cristo, perdonando, e igualmente frente a los abusos de Francisco, y de quienes atacan a los católicos de muchas maneras. También en este medio, pulula algún comentarista que agrede sistemáticamente a los demás. Para todos ellos nuestro sincero perdón, lo que no excluye que haya que ir trabajando para erradicar esas situaciones de violencia. Y precisamente para ello, INFOVATICANA debería bloquear la cuenta de Cofrade, que en vez de dar argumentos, se dedica a la violencia verbal contra los comentaristas que no pensamos como él, y se dedica al insulto sistemático. Que el director de Infovaticana permita esas vulgaridades, degrada la web y aleja lectores y comentaristas.

    1. Yo pensaba que se iba a referir a su amigo Cathólicus, que está a nivel parecido que Cofrade. Cuando la toma con alguien se convierte en un acosador y eso es inaceptable. Y mas si es una mujer. Le ruego que medie y le aconseje que una cosa es la corrección al que yerra y otra las coacciones e insultos al prójimo. La ley del embudo nunca fue cristiana. Todos somos pecadores, todos cometemos errores, usted el primero, no es caritativo instar al bloqueo de nadie salvo circunstancias excepcionales. Feliz Semana Santa

      Cristo se humilló así mismo haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de Cruz. Por lo cual Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre.

      1. «…y eso es inaceptable. Y mas si es una mujer»

        Ya se lo pregunté: ¿María qué es? ¿Un botijo? ¿Se ha disculpado usted ya con ella? Y eso que ella no ha dicho jamás ni una sola herejía (no así usted, ni su protegida).

        1. Por qué tengo que disculparme con Maria, nunca la he insultado, además creo que no he hablado con ella mas que dos o tres veces cuando dijo auténticas barbaridades sobre ACS. Creo que usted es una mala influencia para ella por que le anima en su fanatismo que tiene muy poco de cristiano. Desde luego aquí no va a encontrar en usted un director spiritual misericordioso y caritativo. Por cierto, cuales son mi herejías, yo pretendo ser ortodoxo y católico a machamartillo como todos los carlistas lo somos. Es más, pienso que soy mas radical de lo que debiera. Usted sin embargo no sabe ni lo que es, está mas influido por los predicadores protestantes americanos que por los místicos españoles, mas por los tibios neocones, herejes al fin y a la cabo, que los doctrinarios que dieron luz a Trento y a la contrarreforma.Y por último, me resulta muy sospechosa su fobia a la Tradición, ambas nacieron de un mismo tronco, la reacción anti liberal.

          1. Lo que escribe, como siempre, es un batiburrillo sin pies ni cabeza en el que mezcla cualquier cosa. Mayormente disparates. Pero sigue sin disculparse con María (que es mujer, y no una retrasada «influenciable», como usted debe de pensar que son las mujeres por el hecho de serlo). Y ya se lo he dicho: María no sostiene ni difunde herejías. Usted y su protegida, sí. Así que, ahórrese sus milongas, sus falsas «caridades», y sus batallitas de hace día siglos que no interesan a nadie. A nadie le importa si es usted carlista o lo finge. De hecho, salga a la calle y pregunte a alguien si sabe qué es éso: ni lo saben, ni les importa. Y déjese de paridas sobre si a mí me afectan los predicadores protestantes, a quienes jamás he oído ni leído. Tampoco le interesa a nadie. ¡Menudo vidente! Que tiemble la Bruja Lola ante la competencia que usted le hace. En fin…

    2. Menos mal que también hablas de «perdonar» al Papa y sus «abusos», cuando te dedicas a denigrarlo diariamente.
      En algo tienes razón: hace falta una renovación profunda de los seminarios, no hay más que ver algunos de los presbíteros que han salido de sus aulas.

      1. «no hay más que ver algunos de los presbíteros que han salido de sus aulas»

        Sin que sirva de precedente, coincido con el troll: sólo hay que ver a los sinodales gays alemanes o a todos los altos cargos vaticanos. Menos mal que se mueren (ley de vida) sin reemplazo generacional.

    3. Señor «sacerdote católico»: el perdón, en los evangelios, va dirigido al igual, no al enemigo de la fe. Si usted coge ese libro muy citado pero poco leído llamado Biblia, verá usted que hay dos «enemigos», el interno y el externo. Al externo se le combate, como hacían los templarios. Al enemigo interno, al igual, se le perdona. Ahora bien, todo este pacifismo ramplón y repugnante del que hacen gala estos cobardes, ¿es realmente evangélico? Yo creo que no. «Perdonan» porque tienen miedo y no quieren ser mártires.

      ¿Usted se imagina a los apóstoles perdonando a las legiones romanas paganas? Por favor, no nos toméis más por tontos. Vuestra cobardía está destruyendo la iglesia. Hay una falta de virilidad impresionante.

      1. Tendría que haber elegido «Incoherente» en vez de «Indecente» (que quizás también; usted sabrá). Eso sí: deje tanto la exégesis bíblica, como el psicoanálisis: no es lo suyo (ninguna de las dos cosas).

    4. Sacerdote católico,

      Aquí el q más insulta es Robustiano matamoros.

      Se le ha olvidado a usted referirse a él, sacerdote católico. ¿ porqué se le ha olvidado verdad?

      1. Como siempre, ACS mintiendo y fingiendo ceguera. Al troll anticatólico multinicks no le ha superado nadie, ni le superará, ni en cantidad, ni en «calidad» de sus insultos. Lo que ocurre es que usted considera que cuando alguien le llama a usted mentirosa por mentir, eso es un insulto. Mire, no: insultar es llamar «puta» a la comentarista Spes. O llamar «rata» y decir «ojalá te mueras» (literalmente) a un sacerdote. O decirles a todos los comentaristas de esta página «perros y perras rígidos», y así podría ponerle una lista escrita en un rollo de papel higiénico y faltaría papel. Y ante esos insultos usted no ha dicho ni pío. De hecho, hasta hay felicitaciones suyas a su autor por «defenderla» a usted cuando le corrigen sus errores doctrinales. Con ese proceder, no sería raro que diera las gracias al mismísimo Belzebú sólo por recibir «apoyo».

    1. ¿Eso no lo ha dicho ya usted más arriba? ¿Cree que si lo repite mucho se convertirá en algo cierto? Pues mire, se equivoca: el problema es la fe, no la falta de valentía. Los herejes valientes no sirvan para nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles