El N.º 2 de la Secretaría de Estado admite escuchas ilegales a un banquero

Edgar Peña Parra Edgar Peña Parra
|

El ‘sostituto’ de la Secretaría de Estado -su ‘número dos’-, arzobispo Edgar Peña Parra, admite haber solicitado a la policía del Vaticano que espiara al director del banco principal del Vaticano.

Peña Parra comparecía como testigo ante un tribunal vaticano cuando confesó ante los jueces que había ordenado el espionaje electrónico no autorizado del teléfono del director general del IOR, el banco del Vaticano, Gianfranco Mammì, que había rechazó una solicitud de préstamo de la oficina de Peña Parra, informa el portal de noticias The Pillar.

La admisión de Peña Parra plantea dudas sobre el funcionamiento del estado de derecho en los niveles más altos de la curia y la responsabilidad de las fuerzas del orden del Vaticano.

El sustituto confirmó el testimonio previo de exfuncionarios de la Secretaría de Estado, en el sentido de que Peña Parra había ordenado una investigación de Gianfranco Mammì en represalia por el rechazo del banco a una solicitud de un crédito por 150 millones de euros, destinados a refinanciar la ya infame inversión en una propiedad en Londres.

El arzobispo también confirmó que contrató a un ex oficial de inteligencia italiano para poner bajo vigilancia al banquero. En 2019 el arzobispo había pedido «informalmente» al jefe de la gendarmería del Vaticano que investigara y «vigilara» al director del IOR, porque le preocupaba que Mammì estuviera trabajando con Gianluigi Torzi, el empresario designado por la Secretaría de Estado Parra para traspasar la propiedad del inmueble de Sloane Avenue, acusado de extorsionar al Vaticano por el control del edificio.

“¡Lo hice, y si fuera necesario lo volvería a hacer!” dijo el arzobispo a los jueces.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “El N.º 2 de la Secretaría de Estado admite escuchas ilegales a un banquero
    1. Y entonces, ¿por qué él mismo reconoce que «había ordenado el espionaje electrónico NO AUTORIZADO»? ¿Eso no implica que sí se necesita autorización para hacerlo? ¿Cómo se llama en el estado vaticano hacer sin autorización algo que requiere autorización (y que además viola derechos fundamentales como el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones, salvo autorización de un juez si éste presume la comisión de un delito)? En cualquier caso, retrata moralmente al personaje (lo legal o permitido no siempre es moral), ya tocado de por sí por asuntos más escabrosos.

  1. Ante este tipo de cosas me pregunto qué tiene que ver el Vaticano con los Evangelios. ¿Cómo podemos seguir dando credibilidad a esta mafia? De verdad que dan ganas de salir corriendo. Las palabras del padre Amorth no dejan de resonar en mi mente: «en el Vaticano se celebran misas negras y el papa lo sabe pero no puede hace nada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles