El Papa: «El Evangelio no es una ideología»

Papa Francisco (Vatican Media)
|

El Papa Francisco ha continuado esta mañana con el ciclo de catequesis de todos los miércoles.

El ciclo de catequesis, que versan sobre «la pasión por la evangelización: el celo apostólico del creyente»,  en el día de hoy, el Pontífice ha centrado su discurso en hablar sobre «el protagonista del anuncio: el Espíritu Santo.

El Papa de nuevo ha incidido en la idea de cuando se habla de la evangelización, no se trata de adoctrinar o hacer proselitismo, sino de «dar a todos la oportunidad de entrar en contacto con Jesús, de conocerlo y amarlo libremente».

Por otro lado, el Santo Padre también ha afirmado que «toda tradición religiosa es útil si facilita el encuentro con Jesús, toda tradición religiosa es útil si facilita el encuentro con Jesús». Unas declaraciones que llegan el día después de haber recrudecido su persecución contra la Misa Tradicional.

Además, el obispo de Roma ha señalado en la audiencia que «en la Iglesia todo debe ser conforme a las exigencias del anuncio del Evangelio; no a las opiniones de los conservadores o los progresistas, sino al hecho de que Jesús llegue a la vida de las personas. Por tanto, toda opción, todo uso, toda estructura, toda tradición debe ser evaluada en la medida en que favorezca el anuncio de Cristo».

Les ofrecemos la catequesis completa pronunciada por Francisco:

Catequesis. La pasión por la evangelización: el celo apostólico del creyente 5. El protagonista del anuncio: el Espíritu Santo

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días y bienvenidos!

En nuestro itinerario de catequesis sobre la pasión de evangelizar reflexionamos hoy sobre las palabras de Jesús que acabamos de escuchar: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Santo Espíritu» (Mt 28, 19). Id —dice el Resucitado—, no a adoctrinar, no a hacer proselitismo, no, sino a hacer discípulos, es decir, a dar a todos la oportunidad de entrar en contacto con Jesús, de conocerlo y amarlo libremente. Id bautizando: bautizar significa sumergir y, por tanto, antes de indicar una acción litúrgica, expresa una acción vital: sumergir la propia vida en el Padre, en el Hijo, en el Espíritu Santo; experimentar cada día la alegría de la presencia de Dios que está cerca de nosotros como Padre, como Hermano, como Espíritu que actúa en nosotros, en nuestro propio espíritu. Bautizar es sumergirse en la Trinidad.

Cuando Jesús dice a sus discípulos —y también a nosotros—: “¡Id!”, no comunica sólo una palabra. No. Comunica también el Espíritu Santo, porque es sólo gracias a Él, al Espíritu Santo, que se puede recibir la misión de Cristo y llevarla adelante (cf. Jn 20, 21-22). Los Apóstoles, en efecto, permanecen encerrados en el Cenáculo por miedo hasta que llega el día de Pentecostés y desciende sobre ellos el Espíritu Santo (cf. Hch 2, 1-13). Y en ese momento desaparece el miedo y con su fuerza esos pescadores, en su mayoría analfabetos, cambiarán el mundo. “Pero si no saben hablar…”. Pero es la palabra del Espíritu, la fuerza del Espíritu que les lleva adelante para cambiar el mundo. El anuncio del Evangelio, por tanto, se realiza sólo en la fuerza del Espíritu, que precede a los misioneros y prepara los corazones: Él es “el motor de la evangelización”.

Lo descubrimos en los Hechos de los Apóstoles, donde en cada página se ve que el protagonista del anuncio no es Pedro, Pablo, Esteban o Felipe, sino el Espíritu Santo. También en los Hechos se relata un momento neurálgico de los inicios de la Iglesia, que también nos puede decir mucho a nosotros. Entonces, como hoy, junto a las consolaciones no faltaron las tribulaciones —momentos buenos y momentos no tan buenos—, las alegrías se acompañaban de las preocupaciones, ambas cosas. Una en particular: cómo comportarse con los paganos que se acercaban a la fe, con los que no pertenecían al pueblo judío, por ejemplo.  ¿Estaban o no obligados a observar las prescripciones de la Ley mosaica? No era un asunto menor para aquella gente. Se forman así dos grupos, entre los que creían que la observancia de la Ley era irrenunciable y los que no. Para discernir, los Apóstoles se reúnen en lo que se llama el “concilio de Jerusalén”, el primero de la historia. ¿Cómo resolver el dilema? Se podría haber buscado un buen acuerdo entre tradición e innovación: algunas normas se observan y otras se ignoran. Sin embargo, los Apóstoles no siguen esta sabiduría humana para buscar un equilibrio diplomático entre una y otra, no siguen esto, sino que se adaptan a la obra del Espíritu que les había anticipado, descendiendo tanto sobre los paganos como sobre ellos.

Y por eso, quitando casi toda obligación ligada a la Ley, comunican las decisiones finales, tomadas —y escriben así—: “el Espíritu Santo y nosotros” (cf. Hch 15,28), hemos decidido, el Espíritu Santo con nosotros, así actúan siempre los Apóstoles. Juntos, sin dividirse, a pesar de tener sensibilidades y opiniones diferentes, escuchan al Espíritu. Y Él enseña una cosa, que también es válida hoy: toda tradición religiosa es útil si facilita el encuentro con Jesús, toda tradición religiosa es útil si facilita el encuentro con Jesús. Podríamos decir que la histórica decisión del primer Concilio, de la que también nosotros nos beneficiamos, estuvo movida por un principio, el principio del anuncio: en la Iglesia todo debe ser conforme a las exigencias del anuncio del Evangelio; no a las opiniones de los conservadores o los progresistas, sino al hecho de que Jesús llegue a la vida de las personas. Por tanto, toda opción, todo uso, toda estructura, toda tradición debe ser evaluada en la medida en que favorezca el anuncio de Cristo. Cuando se encuentran decisiones en la Iglesia, por ejemplo, divisiones ideológicas: “Yo soy conservador porque… yo soy progresista porque…”. ¿Pero dónde está el Espíritu Santo? Estad atentos que el Evangelio no es una idea, el Evangelio no es una ideología: el Evangelio es un anuncio que toca el corazón y te cambia el corazón, pero si tú te refugias en una idea, en una ideología ya sea de derechas, ya sea de izquierdas, o de centro, tú estás haciendo del Evangelio un partido político, una ideología, un club de gente. El Evangelio siempre te da esta libertad del Espíritu que actúa en ti y te lleva adelante. Y qué necesario es hoy tomar de la mano la libertad del Evangelio y dejarse llevar adelante por el Espíritu.

Así el Espíritu ilumina el camino de la Iglesia, siempre. En efecto, no es sólo la luz de los corazones, es la luz que orienta a la Iglesia: esclarece, ayuda a distinguir, ayuda a discernir. Por eso es necesario invocarlo a menudo; hagámoslo también hoy, al comienzo de la Cuaresma. Porque como Iglesia podemos tener tiempos y espacios bien definidos, comunidades, institutos y movimientos bien organizados, pero sin el Espíritu todo queda sin alma. La organización no basta: es el Espíritu que da vida a la Iglesia. Si la Iglesia no le reza y no le invoca, se encierra en sí misma, en debates estériles y agotadores, en fatigosas polarizaciones, mientras se apaga la llama de la misión. Es muy triste ver a la Iglesia como si fuera un parlamento; no, la Iglesia es otra cosa. La Iglesia es la comunidad de hombres y mujeres que creen y anuncian a Jesucristo, pero movidos por el Espíritu Santo, no por las propias razones. Sí, se usa la razón, pero viene el Espíritu a iluminarla y a moverla. El Espíritu nos hace salir, nos empuja a anunciar la fe para confirmarnos en la fe, nos empuja a ir en misión para encontrar quién somos. Por eso el apóstol Pablo recomienda: «No extingáis el Espíritu» (1 Tes 5,19), no extingáis el Espíritu. Recemos a menudo al Espíritu, invoquémoslo, pidámosle cada día que encienda en nosotros su luz. Hagámoslo antes de cada encuentro, para convertirnos en apóstoles de Jesús con las personas que encontremos. No extingáis el Espíritu en las comunidades cristianas y tampoco dentro de cada uno de nosotros.

Queridos hermanos y hermanas, partimos y volvemos a partir, como Iglesia, desde el Espíritu Santo. «Sin duda es importante que en nuestras programaciones pastorales partamos de encuestas sociológicas, de análisis, de la lista de las dificultades, de la lista de expectativas y quejas. Sin embargo, es mucho más importante partir de las experiencias del Espíritu: este es el verdadero punto de partida. Y por eso es necesario buscarlas, enumerarlas, estudiarlas, interpretarlas. Es un principio fundamental que, en la vida espiritual, se llama primado de la consolación sobre la desolación. Primero está el Espíritu que consuela, reanima, ilumina, mueve; después vendrá también la desolación, el sufrimiento, la oscuridad, pero el principio para regularse en la oscuridad es la luz del Espíritu» (C.M. Martini, Evangelizar en la consolación del Espíritu, 25 de septiembre 1997).  Este es el principio para regularse en las cosas que no se entienden, en las confusiones, también en tantas oscuridades, es importante. Tratemos de preguntarnos si nos abrimos a esta luz, si le damos espacio: ¿yo invoco al Espíritu? Cada uno se responda dentro. ¿Cuántos de nosotros rezamos al Espíritu? “No, padre, yo rezo a la Virgen, rezo a los santos, rezo a Jesús, pero a veces, rezo el Padre Nuestro, rezo al Padre” – “¿Y al Espíritu?” ¿Tú no rezas al Espíritu, que es lo que te hace mover el corazón, que te lleva adelante, te lleva la consolación, te lleva adelante las ganas de evangelizar y de hacer misión? Os dejo esta pregunta: ¿Yo rezo al Espíritu Santo? ¿Me dejo orientar por Él, que me invita a no cerrarme sino a llevar a Jesús, a testimoniar el primado de la consolación de Dios sobre la desolación del mundo? Que la Virgen, que ha entendido bien esto, nos ayude a entenderlo.


Saludos:

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Hoy, miércoles de ceniza, comenzamos la cuaresma. En este tiempo de gracia, invoquemos con frecuencia al Espíritu Santo, para que nos ilumine y nos ayude a dar testimonio de la primacía de Dios en nuestra vida; Dios que nos ama y nos consuela, venciendo toda desolación. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Muchas gracias.


LLAMAMIENTO

Queridos hermanos y hermanas:

Pasado mañana, 24 de febrero, se cumplirá un año de la invasión de Ucrania, del inicio de esta guerra absurda y cruel. ¡Un aniversario triste! El balance de muertos, heridos, refugiados y desplazados, destrucciones, daños económicos y sociales habla por sí solo. ¿Podrá el Señor perdonar tantos crímenes y tanta violencia? Él es el Dios de la paz. Permanezcamos cercanos al martirizado pueblo ucraniano, que sigue sufriendo. Y preguntémonos: ¿se ha hecho todo lo posible para detener la guerra? Hago un llamamiento a los que tienen autoridad sobre las naciones, para que se comprometan de forma concreta en poner fin al conflicto, alcanzar el alto el fuego e iniciar negociaciones de paz. ¡No será nunca una verdadera victoria la que se construye sobre los escombros!

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
52 comentarios en “El Papa: «El Evangelio no es una ideología»
    1. Tiene en el Vaticano un centro político de poder personal que demuele lentamente lo hermoso y puro que aún quedaba en la Iglesia, y encima lo riega todo de su nauseabunda hipocresía. Mientras todos los monseñores sin fe callan, sonríen y siguen engordando…

    2. «no se trata de adoctrinar o hacer proselitismo…».

      Bergoglio sigue el guión de sus predecesores. «Todos los pájaros comen trigo, y las culpas van al gorrión».
      «Sin duda el Secretariado [Secretariado para los no creyentes] no ha surgido con la intención de hacer proselitismo entre los no creyentes, aunque éste se entienda como algo positivo, y ni siquiera con intención apologética, sino más bien con la de promover el diálogo entre creyentes y no creyentes». (Osservatore Romano [OR] del 21 de agosto de 1975). La razón la proclamaba, sin ponerse colorado, Armand Le Bourgeois, Obispo de Autun: «Mientras que la unidad no se realice, ninguna Iglesia puede pretender ser ella sola la única auténtica Iglesia de Jesucristo» (ICI, n. 585, p. 20, 15 de abril de 1983).

      1. Otro pájaro, el Cardenal Sergio Pignedoli, aceptaba en el punto XVII del seminario islamocristiano de Trípoli (1976), la condena de toda misión que se proponga la conversión, al considerar a todos los fundadores de religiones como mensajeros de Dios (OR, 13 de febrero de 1976).
        El padre jesuita Charles Boyer,fundador en Roma de la revista Unitas y el Centro en Favor de la Unidad, en OR del 9 de enero de 1975: «Se pretende que todas las Iglesias son iguales, o casi. Se condena el proselitismo, y para huir de él se evita la crítica de los errores y una clara exposición de la verdadera doctrina. Se aconseja a las diferentes confesiones conservar su identidad alegando una convergencia que se hará espontáneamente».

      2. La declaración del Pastor Potter, Secretario del Consejo Ecuménico de las Iglesias [en 1968, Joseph Ratzinger pasó a formar parte de la Comisión de Fe y Constitución de este consejo] a la asamblea ecuménica de Vancouver en julio de 1983: «De la desconfianza, del rechazo al reconocimiento mutuo de ser Iglesias, del proselitismo, de una confesión apologética de la propia fe particular, se ha pasado a desalentar el proselitismo para hacer más fiel y más convincente el testimonio común de Cristo (OR, 28 de julio de 1983, que no hace crítica alguna sobre la declaración).
        «Lo que fue, eso será; lo que ya se hizo, eso es lo que se hará; no se hace nada nuevo bajo el sol» (Eclesiastes 1:9).
        ¡Sigamos alabando a los que promovieron esta basura!

      3. «Bergoglio sigue el guión de sus predecesores»

        Hombre, claro: igualito, igualito; porque lo dice usted, naturalmente, que lo ha deducido tras ver «Barrio Sésamo» (que tanto recomienda a los demás pero que, como ya le he dicho en la noticia sobre los masones, no cura el sectarismo; a la vista está).

        «Sin duda el Secretariado [Secretariado para los no creyentes] no ha surgido con la intención de hacer PROSELITISMO entre los no creyentes, aunque éste se entienda como algo POSITIVO»

        ¿Igualito, igualito? ¿En serio? ¿A usted le parece «el mismo guión» que el de Francisco, que dice JUSTO LO CONTRARIO? A mí no me lo parece. Y no me lo parece porque no lo es. Para Francisco el proselitismo es «muy malo», no algo positivo. Se lo hemos oído todos en docenas de declaraciones, recogidas puntualmente en las noticias de todas las páginas de información religiosa (todos… menos usted, que sólo se entera de lo que le interesa; y de lo que…

        1. …no se entera, directamente se lo inventa o lo retuerce como el pie de la hermanastra de Cenicienta para que encajase en el zapato de cristal; en su caso, para amoldarlo a sus manías persecutorias).

          ¿Alguien le ha dicho alguna vez que es usted un pésimo manipulador? ¡Si hasta sus corta-pegas le delatan! Menuda forma tan burda y torticera de autoengañarse y/o de tratar de engañar a los demás. Hay que ser muy deshonesto y tener una gran laxitud moral (el fin no justifica los medios) para emplear sus trucos de vendedor de crecepelos:

          «La razón la proclamaba, sin ponerse colorado, Armand Le Bourgeois, Obispo de Autun»

          ¿La razón de qué? ¿De la creación del Secretariado que usted menciona? ¡Pero si la razón la da el mismo texto que usted ha transcrito previamente! Lea: «promover el diálogo entre creyentes y no creyentes», y no la memez dicha por el obispo que usted cita, que claramente está sacada de contexto y que no pega ni con…

          1. …cola, pues habla de una «unidad» entre «iglesias». ¿Desde cuándo los no creyentes, que son el sujeto por el que se creó el mencionado Secretariado, son una «iglesia», y qué tiene que ver la pretensión de ser la «única auténtica Iglesia de Jesucristo» con dialogar con los mencionados NO CREYENTES, que no pretenden ser «la única auténtica iglesia» de nada? ¿Usted se ha pensado que quienes leen sus repetitivas peroratas son idiotas o qué? Quien no parece muy listo es usted, que últimamente se ha echado al monte y cada vez dice más disparates, empleando recursos tan chuscos (y deshonestos) como éste.

            Por cierto: no precisa el buscador de internet para buscar disparates episcopales del pasado y hacer sus corta-pegas: ¿le parece que hoy en día dicen pocos disparates? Lo que ocurre es que antes se contaban con los dedos de una mano y ahora faltan manos para contarlos. Aunque es comprensible que si no busca con lupa en el pasado y copia…

          2. …cosas que no vienen a cuento, ¿cómo iba usted a culpar a los «predecesores» de Francisco de decir lo mismo que él, aunque realmente dijeran lo contrario? El problema es que los dos prelados que cita (y 80 más que encontrase, que no es el caso) no son «predecesores de Bergoglio», que es a quienes achaca ser igualitos, igualitos para exculpar a Francisco por «seguir el mismo guión».

            «…Secretario del Consejo Ecuménico de las Iglesias [en 1968, Joseph Ratzinger pasó a formar parte de la Comisión de Fe y Constitución de este consejo…»

            ¿Otra vez la misma canción, so pesado? Esa asociación privada que cita (el CMI), como ya le informé, no tiene NADA que ver con la Iglesia católica, que JAMÁS ha formado parte de la misma. En vez de seguir con sus burdas manipulaciones, sea honesto y diga la verdad, en vez de hacer corta-pegas de cualquier web, son tener ni idea de casi nada (así le pasa), para sostener y justificar sus patológicas…

          3. …fobias: al CMI, como ya le expliqué no hace mucho (aunque ya ha tenido tiempo más que suficiente para corroborarlo, por lo que su fingida ignorancia, que ya nadie se cree, es culpable y no justifica lo que hace), pertenecen las «iglesias» ortodoxa, anglicana, metodista, bautista, luterana… hasta un total de 350 iglesias miembros. Pero la Iglesia Católica JAMÁS ha formado parte del Consejo Mundial de Iglesias (CMI). Ni en 1968, ni antes, ni después, ni ahora, ni NUNCA. La Iglesia Católica NO se unió al CMI cuando se creó este organismo, ni en la década de 1960, ni después, debido a «razones teológicas y prácticas», como declaró el representante del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. La Santa Sede únicamente envía observadores para participar en los comités del CMI que se ocupan de cuestiones como la promoción de la paz, los emigrantes y los refugiados, la doctrina religiosa y la educación.

          4. ¿Entiende usted lo que significa «observadores»?

            Y para los que fingen no saber leer (pero que luego recomiendan Barrio Sésamo creyéndose muy locuaces y graciosos), les recomiendo un repaso a un documento del año 2000 poco citado por ellos (no les cuadra, claro): la Declaración «Dominus Iesus», promulgada por JPII a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, presidida por el Card. Ratzinger, en la que recuerda que las comunidades protestantes «NO SON IGLESIA en sentido propio».

            Y en cuanto al «pastor» Potter, al que ya van por lo menos dos veces que cita usted, pese a que aquí no le conozca nadie, es tan «pastor» como usted, por lo que a nadie le interesa lo que dijera o dejase de decir. Y esta noticia no trata sobre su monotema, cansino. Ya sabemos que JPII y BXVI eran malíiiiiisimos. Lo ha repetido tanto que aburre hasta a las ovejas.

          5. “señor” CATHOLICUS.
            No le voy a decir que es usted un faltón porque sin duda lo sabe, es más, empiezo a sospechar que forma parte de su estrategia. A usted le falta tiempo para acusar de troll a los demás, pero, si se analiza su comportamiento, es usted la viva imagen del troll perfecto. Casi nunca abre los comentarios, siempre está como don Cicuta y los tacañones a retaguardia, esperando para lanzarse a pontificar sobre cualquier comentarista. Rápidamente recurre a la descalificación personal (quizá como provocación) y aunque haya que ser subnormal para no entender algo tan evidente como que si una ley en vigor impone una pena no puede aplicarse una pena anterior derogada, mira con lupa las fuentes citadas por el otro y trata, por cualquier medio, incluida la descalificación personal, de que dejen de contestarle para atribuirse, de la forma psicológica enfermiza propia de los trolls, una supuesta victoria por abandono.

          6. «aunque haya que ser subnormal para no entender algo tan evidente como que si una ley en vigor impone una pena no puede aplicarse una pena anterior derogada»

            Subnormal será, en todo caso, quien no entiende que el propio legislador le ha aclarado ya, oficialmente, que no se ha derogado nada con respecto a los masones, sino que es sólo una cuestión de redacción del texto (lo sabría él mejor que usted, ¿no cree?). De hecho, la Santa Sede sigue declarando excomuniones hasta el día de hoy por tal motivo, cuando la pertenencia a la masonería, que implica excomunión «latae sententiae» (automática), precisa también tal declaración (que en sí misma es innecesaria) para evitar el escándalo, como en el caso referido del cura francés que le he puesto de ejemplo, y al que no se excomulgó por «maquinar contra la Iglesia», sino por el mero hecho de ser masón y haber trascendido este hecho. En cuanto al resto, ni medio segundo voy a perder en comentarlo.

        2. Mire, o necesita usted un psicólogo o es imposible que alguien que ha defendido en estas páginas, con más rigor que la misma Iglesia, que “fuera de la Iglesia no hay salvación”, pueda leerse Dominus Iesus, que es una exaltación de documentos del Concilio como Dignitatis Humanae y Nostra Aetate, y no encontrar nada que le rechine: “Existe, por lo tanto, una única Iglesia de Cristo, que SUBSISTE en la Iglesia católica, gobernada por el Sucesor de Pedro y por los Obispos en comunión con él. Las Iglesias que no están en perfecta comunión con la Iglesia católica pero se mantienen unidas a ella por medio de vínculos estrechísimos como la sucesión apostólica y la Eucaristía válidamente consagrada, son verdaderas iglesias particulares. Por eso, también en estas Iglesias está presente y operante la Iglesia de Cristo, si bien falte la plena comunión con la Iglesia católica al rehusar la doctrina católica del Primado (¿solo del primado?)”.

          1. Lo anterior, referido a las Iglesias ortodoxas, ya rechina, pero habría que examinarlo con lupa. “las Comunidades eclesiales que no han conservado el Episcopado válido y la genuina e íntegra sustancia del misterio eucarístico, no son Iglesia en sentido propio; sin embargo, los bautizados en estas Comunidades, por el Bautismo han sido incorporados a Cristo (¿Se puede estar incorporado a Cristo fuera de la Iglesia? ¿La Iglesia no es el Cuerpo Místico de Cristo?) y, por lo tanto, están en una cierta comunión, si bien imperfecta, con la Iglesia… Por consiguiente, aunque creamos que las Iglesias y COMUNIDADES separadas tienen sus defectos, no están desprovistas de sentido y de valor en el misterio de la salvación, porque el Espíritu de Cristo no ha rehusado servirse de ellas como medios de salvación, cuya virtud deriva de la misma plenitud de la gracia y de la verdad que se confió a la Iglesia…

          2. La falta de unidad entre los cristianos es ciertamente una herida para la Iglesia; no en el sentido de quedar privada de su unidad, sino «en cuanto obstáculo para la realización plena de su universalidad en la historia (¿?)». “Dios no deja de hacerse presente en muchos modos «no sólo en cada individuo, sino también en los pueblos mediante sus riquezas espirituales, cuya expresión principal y esencial son las religiones, aunque contengan “lagunas, insuficiencias y errores”». Por lo tanto, los libros sagrados de otras religiones, que de hecho alimentan y guían la existencia de sus seguidores, reciben del misterio de Cristo aquellos elementos de bondad y gracia que están en ellos presentes”.
            ¿Esto no es al pie de la letra la idea postconciliar de que la Iglesia no debe atraer hacia si a las demás confesiones, sino solo concurrir con las otras confesiones en la convergencia hacia un centro que está fuera de ella y de todas las demás?

          3. La falta de unidad entre los cristianos es ciertamente una herida para la Iglesia; no en el sentido de quedar privada de su unidad, sino «en cuanto obstáculo para la realización plena de su universalidad en la historia (¿?)». “Dios no deja de hacerse presente en muchos modos «no sólo en cada individuo, sino también en los pueblos mediante sus riquezas espirituales, cuya expresión principal y esencial son las religiones, aunque contengan “lagunas, insuficiencias y errores”». Por lo tanto, los libros sagrados de otras religiones, que de hecho alimentan y guían la existencia de sus seguidores, reciben del misterio de Cristo aquellos elementos de bondad y gracia que están en ellos presentes”.

          4. «sobre la presencia de otras experiencias religiosas no cristianas y sobre su significado en el plan salvífico de Dios, la teología está hoy invitada a explorar si es posible, y en qué medida, que también figuras y elementos positivos de otras religiones puedan entrar en el plan divino de la salvación… El Concilio Vaticano II, en efecto, afirmó que « la única mediación del Redentor no excluye, sino suscita en sus criaturas una múltiple cooperación que participa de la fuente única ». Se debe profundizar el contenido de esta mediación participada, siempre bajo la norma del principio de la única mediación de Cristo: « Aun cuando no se excluyan mediaciones parciales, de cualquier tipo y orden, éstas sin embargo cobran significado y valor únicamente por la mediación de Cristo y no pueden ser entendidas como paralelas y complementarias » (Dominus Iesus).

          5. Evidentemente, no pretenderá usted que haga un analisis exhaustivo de la «Dominus Iesus», que no es el tema, ¿verdad? Lo que es evidente es que sus peroratas, llenas de presuposiciones falsas, y por tanto con conclusiones igual de falsas, se deben a su falta de conocimientos (que no suple Google, por más que usted se esfuerce), como se ve en sus preguntas absurdas, que usted debe de creer que evidencian grandes fallos que sólo ha detectado usted y algún que otro iluminado que le ha dado la idea, como cuando comenta una frase totalmente cierta preguntando retóricamente, entre paréntesis, la siguiente perogrulla:

            «…los bautizados en estas Comunidades, por el Bautismo han sido incorporados a Cristo (¿Se puede estar incorporado a Cristo fuera de la Iglesia? ¿La Iglesia no es el Cuerpo Místico de Cristo?)»

            Respuesta a sus preguntas chorra y mal planteadas: Sí, se puede estar incorporado a Cristo en las comunidades heréticas y cismáticas.

          6. Pero no porque se pueda «fuera de la Iglesia», sino porque el sacramento del Bautismo, válido si se usa la fórmula trinitaria (como hacen herejes y cismáticos y que SIEMPRE ha reconocido la Iglesia, por eso no re-bautiza a los ya bautizados), incorpora a la Iglesia Católica, que es la única Iglesia que existe, que sí es el Cuerpo Místico de Cristo, y de la que sólo dejan de formar parte cuando adhieren voluntariamente al error tras dicho bautismo. Por eso cuando algunos de ellos vuelven a la Iglesia Católica a la que fueron incorporados por el bautismo, no se les bautiza de nuevo, como sí se hace con los paganos. Para que usted lo entienda: todos los niños de padres anglicanos, ortodoxos, luteranos, etc., son católicos desde que son bautizados hasta que adhieren voluntariamente a la herejía o el cisma una vez llegados al uso de razón.

          7. «Respuesta a sus preguntas chorra y mal planteadas: Sí, se puede estar incorporado a Cristo en las comunidades heréticas y cismáticas».

            ¡Lo dicho, no tiene usted ni pajolera idea! Va a resultar que es usted modernista y todavía no lo sabe. Usted solo se contradice en su comentario, sí se puede pero no se puede.
            El texto dice literalmente: «los bautizados en estas Comunidades, por el Bautismo han sido incorporados a Cristo (no dice la iglesia ¿?) y, por lo tanto, están en una cierta comunión, si bien imperfecta, con la Iglesia». Puesto que la Iglesia es el Cuerpo místico de Cristo, nadie puede estar incorporado a Cristo si no está incorporado a la Iglesia. El texto se refiere A TODOS, menores sin uso de razón y mayores, ya que evidentemente el niño bautizado en tanto no tenga uso de razón ESTÁ EN COMUNIÓN PERFECTA CON LA IGLESIA, independientemente de que sus padres sean protestantes, musulmanes o ateos.

          8. No puede haber «comunión imperfecta», como dejó claro Gregorio XVI en Mirari Vos: ”No se hagan ilusiones porque están bautizados; a esto les responde San Agustín que no pierde su forma el sarmiento cuando está separado de la vid; pero, de qué le sirve tal forma, si ya no vive de la raíz?». ¡Se está en comunión, o no se está en comunión! No hay medio vírgenes.

            «Evidentemente, no pretenderá usted que haga un analisis exhaustivo de la «Dominus Iesus», que no es el tema, ¿verdad?».

            Es el tema desde que usted lo ha utilizado como arma contra mí; en segundo lugar es el tema cuando en la lectura de la totalidad del documento se encuentran burradas como las relativas a la mediacion participada en otras religiones, que le dejan a usted, y a su defensa rígida de fuera de la Iglesia no hay salvación, con el culo al aire.

          9. Por cierto, sobre que los mencionados en mi primer comentario no eran papas anteriores a Francisco: 1) beben en la misma fuentes doctrinales. 2) la mayoría de las afirmaciones expuestas están hechas en el Observatore Romano 3) los que las afirman eran personas de autoridad en la iglesia, bien orgánica o bien doctrinal. 4) busque usted lo que significa responsabilidad «in vigilando» (una cosa es no ver algunas, y otra cosa es estar ciego).
            En cuanto a su argumento de que la finalidad del secretariado era el diálogo con los no creyentes, el diálogo promiscuo con los no creyentes condenado por Pío XI (Mortalium Animos) ha sido el punto central de los dos papados anteriores; y la misión de corregir a tiempo y a destiempo las desviaciones, que yo sepa, no ha decaído ni puede decaer en la iglesia. Le garantizo que en las sectas protestantes no decae, solo hay que ver como estamos por la dejadez y/o anuencia de sus defendidos.

          10. «¡Lo dicho, no tiene usted ni pajolera idea! Va a resultar que es usted modernista y todavía no lo sabe»

            Lo dicho: qué atrevida es la ignorancia. No es que yo sea modernista: es que usted es un inculto y todavía no lo sabe (y lo peor es que cree que no lo es).

            «Usted solo se contradice en su comentario, sí se puede pero no se puede»

            No es problema de contradicción alguna, sin problema de manipulación por su parte, ya que, como ya he dicho, no es que no entienda lo que lee, sino que lo retuerce para darle un significado que no tiene con ánimo de engañar.

            «El texto dice literalmente: «los bautizados en estas Comunidades, por el Bautismo han sido incorporados a Cristo (no dice la iglesia ¿?)»

            Fíjese qué puntilloso nos ha salido el inculto. ¿Y cuál es la única forma de incorporarse a Cristo, si no es a través de la Iglesia por el bautismo? A usted se lo tienen que dar todo masticado, porque si no, se inventa cualquier rollo para seguir…

          11. …creyendo (o aparentando) que tiene razón, cuando no la tiene nunca. Es tan absurda e infantil esa actitud…

            «…y, por lo tanto, están en una cierta comunión, si bien imperfecta, con la Iglesia».

            ¿No ve usted las comas en el texto? ¿O no sabe lo que son y lo que indican? Por el bautismo han sido incorporados a Cristo. Ahí se termina la frase que yo he comentado y que usted no entiende: todos los que reciben el bautismo son católicos, entran en la Iglesia, son incorporados a Cristo… ¿Necesita más frases o palabras sinónimas para entenderlo? Si quiere se lo dibujo. Y en cuanto a la «cierta comunión», ya se lo he explicado también: que usen una forma eufemística, para no ofender, muy propia de los textos posconciliares, no significa nada que se establezca una triple posición: los qu están en la Iglesia, los que no, y los mediopensionistas que están con un pie dentro y otro fuera. ¿En serio ha entendido usted éso? Pues es menos…

          12. …listo de lo que ya aparenta. ¿La realidad? Que o se está en la Iglesia, o no se está. Pero no es lo mismo no estar porque nunca se ha estado (caso de los paganos), que no estar porque uno se ha salido (caso de los herejes, cismáticos o apóstatas). Estos últimos tienen cierta relación con la Iglesia, pues fueron incorporados a Ella (y a Cristo a través de Ella) por el bautismo, por lo que no son como los paganos, que no tienen relación alguna y jamás han sido incorporados a Él. Eso es lo que significa la «cierta comunión», sin tener que marear tanto la perdiz como usted hace, buscando tres pies al gato, igualito que con lo del CDC («pero es que no lo pone, pero es que no lo pone») y pataletas varias, siendo además tan deshonestos su actitud y comentarios.

            «Puesto que la Iglesia es el Cuerpo místico de Cristo, nadie puede estar incorporado a Cristo si no está incorporado a la Iglesia»

            ¿Otra vez se lo tengo que explicar? Los he visto…

          13. …lentos, pero es que usted casi está parado. Va a necesitar que le haga un mapa: no existe nadie incorporado a Cristo que no esté incorporado a la Iglesia; los bautizados, todos, en ese momento ya están incorporados a la Iglesia y, por tanto, a Cristo. Métaselo en esa dura mollera que tiene: los hijos de herejes y cismáticos son incorporados a la IGLESIA CATÓLICA en el momento en que reciben el bautismo (usando agua y la fórmula trinitaria, sin los cuales sería inválido). Se lo puede creer o no, pero es así, don «pajolera-idea».

            Paso de comentar su siguiente párrafo: una cosa es repetirle las cosas una vez, y otra el pitorreo. Si sigue sin entenderlo, a clase de alfabetización para adultos, que son los únicos que pueden ayudarle (salvo que precise educación «especial»).

            Y no sé para qué cita a Gregorio XVI, para decir una obviedad que nadie ha negado. Si sigue sin entender lo que significa «cierta», ni por qué se usa en el…

          14. …texto, diccionario y las clases antes recomendadas.

            «NO SON IGLESIA en sentido propio».

            «Es el tema desde que usted lo ha utilizado como arma contra mí; en segundo lugar es el tema cuando en la lectura de la totalidad del documento…»

            ¡Ay, pobrecito mártir! No es el tema porque no es el tema, que decide IV, no usted ni yo. En segundo lugar, yo no he utilizado nada contra usted, y menos la «Dominus Iesus», que sólo he citado para recordar que dice, literalmente, que las comunidades protestantes «NO SON IGLESIA en sentido propio». ¿Es mentira que lo dice? Entonces, ¿de qué habla y en qué consiste el ataque a su humildísima persona decirle algo que ciertamente pone el texto y que es totalmente verdad? Y le reitero que me importa un pimiento si usted quiere comentar la «totalidad del documento»: escriba un libro o un blog y no dé tanto la plasta con su monotema. ¿Va a decir usted algo sobre las palabras de FRANCISCO, que es de lo…

          15. …que trata el tema, o va a seguir con su «Ay qué malo es JPII y BXVI también»? Para que luego hable usted de tontos y lindes… (usted sigue, y sigue, y sigue, pese a no haber linde).

            «…el diálogo promiscuo con los no creyentes condenado por Pío XI (Mortalium Animos)»

            Pero no sea usted zoquete: ni Pío XI, ni ningún Papa, ha prohibido jamás a los católicos hablar con nadie. Relea lo que dice la encíclica que cita, y luego infórmese de qué hacen los observadores católicos en el CMI, así no dira tanto disparate. ¿Qué cree que mandó Cristo a sus apóstoles? El diálogo con los no creyentes es lícito cuando se habla de barcos, de fútbol, de economía, o de cualquier otra cosa. Y cuando se hace proselitismo, tres cuartas de lo mismo. ¿O cómo cree que se convierte la gente a la fe católica? ¿Por un rayo fulminante e irresistible enviado por el Altísimo desde el cielo? ¿Qué hizo el apóstol San Pablo en el Areópago? Dialogar con los…

          16. …paganos (que no significa ceder en la fe, sino establecer una comunicación con alguien, hablar, platicar, discutir). Hasta el mismo Evangelio se lo dice: «Disputaba en la sinagoga con los judíos y los prosélitos, y cada día discutía en la plaza con los que le salían al paso. Ciertos filósofos, tanto epicúreos como estoicos, conferenciaban con él» (Hch. 17,17-18). ¡Vaya por Dios: el apóstol San Pablo hecho todo un modernista!

          17. «Y en cuanto a la «cierta comunión», ya se lo he explicado también: que usen una forma eufemística, para no ofender, muy propia de los textos posconciliares».

            ¿Cómo el subsiste? Ja ja ja. Se lo he dicho en otro comentario: usted de abogado se iba a comer los mocos. No siga defendiéndolos, que los condena. Utilizan el lenguaje ambiguo que siempre han utilizado los modernistas para verter su veneno, de lo que ya nos avisaron los papás anti modernistas.
            «Con la expresión « subsitit in », el Concilio Vaticano II quiere armonizar dos afirmaciones doctrinales: por un lado que la Iglesia de Cristo, no obstante las divisiones entre los cristianos, sigue existiendo plenamente sólo en la Iglesia católica, y por otro lado que « fuera de su estructura visible pueden encontrarse muchos elementos de santificación y de verdad » ya sea en las Iglesias que en las Comunidades eclesiales separadas de la Iglesia católica» (Dominus Iesus, 54).

          18. Era lo que decía Michael Schmaus, el catedrático profesor de Ratzinger que le suspendió su tesis postdoctoral: “Ratzinger sabe cómo envolver las cosas en formulaciones florales, pero ¿dónde está el núcleo del asunto?… Solo hablas y evitas definiciones precisas”, y Alfred Läpple, profesor suyo en el seminario: «No le gustan las definiciones estrictas, pero quiere expresar las cosas de una manera nueva y las arma como un artista arma una pintura [el ejemplo del artista y la pintura lo saca de San Pío X en Pascendí, de cómo argumenta un modernista]. Y al final uno se pregunta: ¿qué dijo realmente?».

          19. Mire que clarito habla un Papa de la Iglesia Católica, SIN OFENDER A NADIE: “[La Santa Iglesia romana] firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irán al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mat. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella… Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica” (Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441).
            Sobre el trasfondo del asunto, lea usted algo de la visión modernista de la coincidencia en un Cristo común, externo a todas las iglesias.
            En cuanto a Mirtalium Ánimos, ¿qué parte de promiscuamente no ha entendido?

          20. «¿Cómo el subsiste?»

            ¿Está usted de broma? ¿En serio cree que va a abrir ese melón? Usted parece que no sabe leer: no se va a abrir porque usted padezca TOC y se le haya emperejilado que se hable de lo que a usted le dé la gana. Hay montooooones de webs donde se habla de ese tema, tanto a favor, como en contra. Vaya al lugar correspondiente y les suelta la charleta.

            «Se lo he dicho en otro comentario: usted de abogado se iba a comer los mocos. No siga defendiéndolos, que los condena»

            ¿Quién le ha dicho que aquí estamos dirimiendo lo bueníiiiisimo abogado que es usted o lo malíiiiisimo que soy yo? Usted es tan buen abogado (o fiscal) que, tras soltar su perorata ante el juez, pensando que es impecable y que el encausado va a salir absuelto (o acusado, en caso de ejercer de fiscal), el juez le tiene que decir: «Muy bien, señor letrado: el problema es que se ha equivocado usted de sala y aquí no se juzga a la persona que usted cree…

          21. …Así que, ya se puede ir, porque ha perdido el tiempo con su charleta». Y, encima, ni siquiera era tan buena su exposición como usted creía. Pues eso es lo que le ocurre aquí: va de sala en sala… equivocada. Y claro, no gana ni un solo juicio. Pero, no se preocupe: le dejaré algunos mocos para que coma usted también, porque por ese camino se va a morir de hambre.

            «Mire que clarito habla un Papa de la Iglesia Católica, SIN OFENDER A NADIE»

            Ahórrese citar una definición dogmática de un Papa hablando ‘ex cathedra’ en un Concilio dogmático (que conozco de sobra y yo mismo he transcrito tropecientas veces en los comentarios de IV), comparándola con lo dicho en una «declaración» (usted, sobre los diferentes grados en los documentos, parece que nada, de nada), que únicamente he citado para mostrarle que en ella se dice que los herejes no son una «iglesia» propiamente dicha (vamos, que el que lo escribe le está reconociendo que emplea…

          22. …esa palabra en el texto, pero no en el sentido en que usted la entiende -o malinterpreta, en realidad-. Lo sabría él mejor que usted, ¿no cree?).

            «En cuanto a Mirtalium Ánimos, ¿qué parte de promiscuamente no ha entendido?»

            En cuanto al CMI, ¿qué parte no entiende de «la Iglesia Católica jamás ha pertenecido a esa asociación privada y cuando manda a algún representante lo hace en calidad de observador», lo cual no tiene nada de ‘promiscuo’ y, por tanto, emplea usted la encíclica de Pío XI impropiamente?

          23. “En cuanto al CMI, ¿qué parte no entiende de «la Iglesia Católica jamás ha pertenecido a esa asociación privada y cuando manda a algún representante lo hace en calidad de observador»”.

            A esto ya le contesté en otro comentario, ¿se le ha olvidado?
            Dejando aparte la visita de Francisco al CMI, sus manifestaciones y cartas sobre el tema, y los observadores de los que habla:
            Véase: “Contribución del Pontificio Consejo para la promoción de la Unidad de los cristianos al proyecto del documento ` Hacia una concepción y visión comunes del Consejo Ecuménico de la Iglesias¨. Al principio de este documento verá algunas participaciones católicas en este Consejo:
            -Grupo Mixto de Trabajo que Ia Iglesia Católica y el CEI crearon en 1965.
            -Participación de teólogos de Ia Iglesia Católica en Ia Comisión de «Fe y Constitución» desde 1968 (Ratzinger formó parte de esta comisión, y su trabajo fue muy alabado por ese pastor que usted dice que cito tanto).

          24. -Colaboración en Ia Unidad II «Iglesias en misión» gracias a Ia presencia de una religiosa católica en el seno del CEI en Ginebra desde 1984.
            -La Iglesia colocó un profesor católico en el personal docente del Instituto Ecuménico de Bossey.

          25. «A esto ya le contesté en otro comentario, ¿se le ha olvidado?»

            No, no me he olvidado: en este artículo no lo ha contestado, como puede comprobar usted mismo. Y en el que ya no aparece en portada, lo que ha contestado no tiene nada que ver con ello, aunque si ha soltado una bonita herejía que, por supuesto, ha tenido cumplida respuesta. Ahora resulta que quien me llamaba a mí modernista ni siquiera es católico.

            Y no sé por qué se esfuerza tanto en hacer corta-pegas de internet sobre cosas que son de dominio público. Lo que ocurre es que a usted (que no profesa la fe católica, no sé si es consciente de ello, pero es así) confunde el ecumenismo condenado en la «Mortalium animos» con todo eso que cita, que se parece como un huevo a una castaña.

          26. En vez de preocuparse tanto en difamar a JPII y a BXVI, desviando siempre el tema de cada noticia o artículo, más le valdría informarse de en qué creemos los católicos, comenzando por leerse de pé a pá el Concilio de Trento, que usted ha contradicho públicamente con sus erróneas creencias sobre la justificación (que no coinciden con Trento, siento decírselo).

          27. ¿Qué parte de la doctrina de Trento sobre la justificación he negado yo, y dónde? Usted se ha leído dos renglones de la «declaración conjunta luterano católica sobre la justificación» (promovida por Benedicto XVI), y viendo que los luteranos en la declaración dicen estar de acuerdo con unos renglones de Trento, que vienen a decir que nadie «per se» hace méritos suficientes para salvarse, cosa que sabe hasta un niño de teta y que jamás negó Lutero, entre otras cosas porque pensaba que el bautismo no quitaba el pecado original y hasta las supuestas obras buenas eran pecaminosas, ya han aceptado el Concilio de Trento. Seguramente ha aplicado usted el mismo razonamiento para decir que niego Trento, que utiliza para sostener que los masones siguen excomulgados aunque el código en vigor establezcan una pena justa para el afiliado y entredicho para los que promueven o dirigen la organización.

          28. A otro, menos de listo que usted, se le podría explicar que no es lo mismo estar excomulgado que no poder comulgar, que es una de las consecuencias de la pena de entredicho (canon 1332).

          29. «¿Qué parte de la doctrina de Trento sobre la justificación he negado yo, y dónde?»

            Se lo expliqué ayer. Lo tiene todo, con pelos y señales, en la noticia donde usted lo hizo justo un día antes, titulada: «Obispo alemán cree que la prohibición del sacerdocio femenino ‘bloquea’ el mensaje evangélico». No se lo voy a repetir aquí de nuevo.

            «viendo que los luteranos en la declaración dicen estar de acuerdo con unos renglones de Trento […] ya han aceptado el Concilio de Trento»

            No sea liante: en ningún momento he dicho yo que los luteranos hayan aceptado Trento. He dicho que quienes firmaron esa declaración, que no son todos los luteranos (y le especifiqué expresamente que la mayoría rechazaron tal declaración), han aceptado ÉSO (y sólo éso) que han firmado, no todo el Concilio de Trento. Antes NINGÚN luterano aceptaba NADA, por lo que algo se ha mejorado (lo que no les convierte en católicos, pero desde luego no convierte a la Iglesia…

          30. …en luterana).

            «Seguramente ha aplicado usted el mismo razonamiento…»

            Cierto: empleo la Lógica para razonar, además de aceptar las explicaciones de quien escribe un texto o una ley sobre lo que ha querido decir (y no como usted, que lo interpreta como le da la real gana; exactamente como los luteranos).

            «…sostener que los masones siguen excomulgados aunque el código en vigor establezcan una pena justa para el afiliado y entredicho para los que promueven o dirigen la organización»

            La «pena justa» el legislador ya aclaró en su momento que era la excomunión, como antes. Y la sigue aplicando (caso del cura francés en 2013, que no sólo le lleva a usted la contraria en la teoría -explicación de la CDC-, sino también en la práctica). No es que usted no lo entienda: es que no lo acepta (antepone su soberbia y su afán por tener razón por encima de la verdad y a cualquier precio).

          31. …»A otro, menos de listo que usted, se le podría explicar que no es lo mismo estar excomulgado que no poder comulgar»

            A otro, algo más listo que usted, se le podría explicar -y lo entendería y aceptaría- que por lo que los masones no pueden comulgar es por estar excomulgados, no como el caso de los adúlteros, que tampoco pueden comulgar, pero no por estar excomulgados.

  1. Ideología es la iglesia conciliar contaminada por las ideas de los filosofastros de la Enciclopedia y de la masonería. Están tan contaminados que utilizan su mismo lenguaje, el masonés. El antiguo lenguaje de la iglesia no solo en latín, sino el místico en español, está en peligro de extinción como el litúrgico que quedó mutilado por Pablo VI en su Novo ordo protestante. El lenguaje litúrgico es patrimonio de la humanidad en muchas iglesias cristianas. Hay términos que no están en los evangelios pero sin embargo los utilizan a todas horas, véase, Fraternidad, Filantropía, ciudadanía, sinodalidad, ecologismo, sincretismo, democracia, soberanía popular, ecumenismo, orgullo gay, etc, etc, etc,…..en resumen es la lengua del diablo que en general utiliza el francés el idioma oficial de la masonería. VADE RETRO FRANCISCO

  2. «El Evangelio no es una ideología». Totalmente de acuerdo. Si algo me sorprende enormemente en los evangelios, estando Israel gimiendo el por el yugo de la ocupación pagana, es la indiferencia absoluta de Jesús por la política. Sólo le hacen una pregunta sobre el tema de la ocupación romana y, ante el asombro de todos, responde : «paga los impuestos». Su primo, Juan el Bautista, tiene una actitud parecida. Había muchas cosas que echarle en cara a Herodes: «colaborador de los ocupantes, cobrador de tasas abusivas, falso judío, etc…», pero lo único que le recrimina es una cuestión moral «esa mujer no te está permitida». Jesús llega incluso a decir que cuando ataquen Jesrusalén, donde está el lugar Santo, en vez de defenderla, que salga huyendo todo el mundo. Cristo habla de Dios, de la actitud moral y el comportamiento de los hombres. «El evangelio no es una ideología», cierto, pero hay ideologías que van contra el Evangelio.

  3. «Quien como Dios», deje de difamar a S.S.Benedicto XVI y al Beato Juan Pablo II para justifica las tropelías del pachapapa Paco. Su torpeza no se sostiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles