El Papa Francisco afirma que la homosexualidad no es delito pero sí un pecado

Papa Francisco audiencia (Vatican Va)
|

El Papa Francisco ha concedido la primera entrevista tras la muerte de Benedicto XVI a la agencia AP.

Uno de los temas más jugosos de la entrevista al Santo Padre ha vuelto a ser el de la homosexualidad. Según AP, el Papa Francisco calificó las leyes que penalizan la homosexualidad como “injustas”, dijo que Dios ama a todos sus hijos tal como son.

Francisco reconoció que los obispos católicos en algunas partes del mundo apoyan leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad ‘LGTB’, y él mismo se refirió al tema en términos de “pecado”. Pero atribuyó tales actitudes a los antecedentes culturales y dijo que los obispos en particular necesitan pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

El Obispo de Roma criticó las leyes de algunos países que discriminan y atentan contra la dignidad de los homosexuales. También citó el Catecismo de la Iglesia Católica al decir que los homosexuales deben ser bienvenidos y respetados, y no deben ser marginados ni discriminados.

Durante la entrevista con la agencia AP, Francisco dijo que tenía que haber una distinción entre lo que es un crimen y un pecado con respecto a la homosexualidad. “Ser homosexual no es un delito”, dijo. “No es un crimen. Sí, pero es un pecado. Bien, pero primero distingamos entre un pecado y un crimen». El“También es pecado faltar a la caridad unos con otros”, agregó.

Salud, renuncia y críticas

En otro orden de cosas, el Santo Padre ha hecho referencia durante la entrevista a que no ha considerado regular las renuncias papales de cara al futuro. “Podría morir mañana, pero está bajo control. Gozo de buena salud”, dijo sobre su salud a The Associated Press.

Sobre las críticas recibidas tras la muerte de Benedicto, Francisco no es partidario de establecer una correlación entre la muerte de Ratzinger y el aumento de las críticas hacia su gestión. La explicación del Papa es «por el desgaste de un gobierno de 10 años”, dijo Francisco sobre su papado. “Lo único que pido es que me lo digan a la cara, porque así crecemos todos, ¿no?”, añadió.

Francisco también abordó las críticas de cardenales y obispos que estallaron en público en las semanas posteriores a la muerte de Benedicto, diciendo que es desagradable, «como un sarpullido que te molesta un poco», pero que es mejor que mantenerlo en secreto.

“Prefieres que no critiquen, en aras de la tranquilidad”, dijo Francisco. “Pero prefiero que lo hagan porque eso significa que hay libertad para hablar”. “Si no es así, habría una dictadura de la distancia, como yo la llamo, donde el emperador está ahí y nadie le puede decir nada. No, que hablen ellos porque… la crítica te ayuda a crecer y mejorar las cosas”.

Francisco también elogió a Benedicto a quien calificó de «caballero» y dijo sobre su muerte: «Perdí a un padre». “Para mí, él era una seguridad. Ante una duda, pediría el auto e iría al monasterio y preguntaría”, dijo sobre sus visitas a la casa de retiro de Benedict para pedir consejo. “Perdí a un buen compañero”.

Francisco declaró que Benedicto “abrió la puerta” a futuras renuncias y volvió a abrir la puerta a una posible renuncia. El Santo Padre repitió en la entrevista que en caso de renunciar sería llamado obispo emérito de Roma y viviría en la residencia para sacerdotes jubilados de la diócesis de Roma.

Francisco dijo que la decisión de Benedicto XVI de vivir en un monasterio reconvertido en los Jardines del Vaticano fue una «buena solución intermedia», pero que los futuros papas jubilados podrían querer hacer las cosas de manera diferente.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
150 comentarios en “El Papa Francisco afirma que la homosexualidad no es delito pero sí un pecado
    1. BRAVO!!!!!!!!!!!!!!!!!
      SANTO PADRE: BRAVO!!!!!!!!!!!!
      ASÍ SÍ. Dios bendiga al Santo Padre Francisco
      El católico, con el Papa. El «católico o lo que sea», con el que quiera. Omnis cum..
      No se puede decir más claro. Ni impresentables como James Martin puede acallar la verdad de la propia naturaleza humana.

      1. Al decir que las conductas homosexuales no son delito, Francisco contradice lo que afirmó el Papa León XIII en la encíclica Libertas Praestantissimum, en la que afirmaba que “es la misma naturaleza la que exige a voces que la sociedad proporcione a los ciudadanos medios abundantes y facilidades para vivir virtuosamente, es decir, según las leyes de Dios, ya que Dios es el principio de toda virtud y de toda justicia. Por esto es absolutamente contrario a la naturaleza que pueda lícitamente el Estado despreocuparse de esas leyes divinas o establecer una legislación positiva que las contradiga.” (Cfr. nº 14).
        Luego el Estado debe considerar delito esas conductas.

        1. Por eso he afirmado antes que el Estado tiene obligación de velar por el bien común, y la homosexualidad, que es intrínsecamente mala y dañina para la sociedad, debe ser tipificada como delito.

          1. Velar por el bien común no significa que el Estado esté obligado a que todos los ciudadanos hayan de cumplir a la fuerza los mandamientos de la ley de Dios.

          2. Juan. S.S. León XIII no está de acuerdo con su afirmación:

            » Por esto es absolutamente contrario a la naturaleza que pueda lícitamente el Estado despreocuparse de esas leyes divinas o establecer una legislación positiva que las contradiga.” (Cfr. nº 14)»

            Tal y como ha escrito Sacerdote Católico.

            Mejor «sentire cum Ecclesia», no cree…..?

        2. El papa francisco en esta ocasión ha expresado la doctrina del catecismo oficial.
          Léase y medite los sabios puntos 2357-2358-2359.

          1. ¿El mismo catecismo que ahora dice, contra la doctrina católica y el magisterio de 265 Papas) que la pena de muerte es siempre inmoral? ¡Qué risa! La fe católica no se basa en el catecismo, sino a la inversa; y ya ve que ahora no lo hace. Además, el catecismo no es el código penal ni habla de delitos del derecho positivo; y que la sexualidad fuera del matrimonio es pecado (incluyendo la homosexual) ya se sabía desde hace miles de años, sin catecismo y sin Francisco. En vez de tanto rollo, menos dar carguitos a James Martin como premio a su «labor», contraria a la doctrina de la Iglesia, de hacerse el sueco con los sinodales gays alemanes, o de entorpecer la acción de la justicia para proteger a sus amigos homosexuales (como el abusador convicto Zanchetta).

          2. ¡No tan sabios y con claros olvidos! «Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado», dice el 2357. Inexplicado para Juan Pablo II y el Cardinal Ratzinger que lo editaron; para expertos psiquiatras no tiene nada de inexplicable; el problema es que cuando intentan explicarlo: 1) Les cortan la cabeza y la Iglesia se calla como una ramoneta. 2) El homosexual presume de su condición, no está dispuesto a asumir que lo suyo es una alteración psíquica, y arremete contra quien cuestiona su condición. En todo caso esto sería sólo una parte de los homosexuales, queda otra parte con una explicación muy clara en la Sagradas escrituras: «Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos; a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.

          3. Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío» (Romanos 1:24-27). ¿A estos últimos no habrá qué darles besitos, no? Y puestos a leer lea usted el Catecismo Mayor de San Pío X, que bien clarito dice que es un pecado que clama venganza al cielo; es decir, que aparte del castigo que pudiera corresponderles en la otra vida, serán castigados en esta.

          4. Es por que en su libro Benedicto denuncia las reuniones homosexuales, y quizas El papa Francisco sale a defender a los pervertidos en El vaticano, diciendo que que no han cometido delito ,solo pecaditos nada mas !

        3. Leon XIII, en el texto que cita, no dice que haya que penalizar como delito la práctica homosexual: bastaría con que no se reconociera como un derecho. Si se hace como usted parece propugnar, en nada se distinguiría la ley civil de la religiosa y el cristianismo sería similar en este punto al Islam, cuando no es así en absoluto.

          1. ¡No lo ha entendido usted bien! El derecho viene definido como un conjunto de normas que rigen conductas de alteridad; es decir, que salen de la esfera personal y afectan a terceros. Un señor, en el aspecto sexual, puede decidir que se la pique un pollo o amputársela; es su problema. Ahora bien, determinadas conductas que afectan a terceros (apología de la homosexualidad; prácticas homosexuales en presencia de terceras personas, especialmente niños; etc.) pueden ser perfectamente sancionables por el derecho, tanto administrativo como penal, como lo sería el amputársela para eximirse de una obligación social (una movilización militar, por ejemplo).

          2. No hay peor ciego que el que no quiere ver:

            «Por esto es absolutamente contrario a la naturaleza que pueda lícitamente el Estado despreocuparse de esas leyes divinas o establecer una legislación positiva que las contradiga.” (Cfr. nº 14)

        4. Todos los delitos son pecado, pero no todos los pecados son delito. Esa es la separación entre Iglesia y Estado. La homosexualidad no es delito, pero sí debería serlo la adopción por parejas homosexuales, e incluso la maternidad sin un varón corresponsable. Se están creando generaciones de madres solteras, incapaces de educar adecuadamente, como saben muy bien en EEUU con el incremento de la delincuencia en familias de negros sin padre, pero cuya madre no puede casarse porque pierde la subvención.

          1. La gula es un pecado individual que no afecta a terceros: usted no puede obligar a nadie a tener gula, ¿o sí? Pero el trolleo descerebrado, valga la redundancia, sí debería ser delito, o fingir ser idiota siendo un «listillo» (que no «inteligente»).

          2. No sea plasta, troll: es usted quien es muy «bueno» y «caritativo» y defiende la invasión musulmana. Cuando sean mayoría (y son los únicos que se reproducen) ya tendrá su querido estado islámico, que no mejorará la situación de los homosexuales precisamente, sospecho.

      2. Perdone, pero sí se puede decir más claro. De hecho, si ha escuchado la entrevista, no es el Papa el que afirma que es pecado: él se limita a admitir implícitamente la afirmación de un hipotético interlocutor que afirma que es pecado e, inmediatamente, afirma que no es delito, para después desarrollar todo su posterior discurso sobre este último punto y acusar de falta de ternura a aquellos obispos que, en su opinión, consideran que la homosexualidad sí es delito. Eso, además, sin distinguir entre tendencias homosexuales y práctica homosexual. Es en este punto en el que pone énfasis y eso ha dado pie a que todos los medios, audiovisuales y escritos, hayan aprovechado para resaltar esta afirmación, que sí es explícita. No digo que la entrevista no sea mejor que todas las otras en las que ha hablado hasta hoy, pero de ahí a decir que no se puede hablar más claro…

        1. ¿La homosexualidad no es delito? No será delito para los hombres de ahora, pero no ha sido así siempre. ¿Has oido hablar de Oscar Wilde? ¿Has oído hablar de Alan Turing? Pues bien, ellos fueron condenados por las leyes civiles de su época (Alan Turing fue el que descifró el código Enigma utilizado en sus comunicaciones por los alemanes en la 2 g u e r r a mundial). Esto revela la decadencia del hombre actual, para que se cumplan las palabras de Nuestro Señor en Mateo 12:45.

          1. La homosexualidad ha sido un tabú a lo largo de la Historia, nada más que porque no está destinada a la procreación, esta sí amparada por leyes, y preceptos religiosos, para perpetuar la especie. Ha sido tolerada, porque los impulsos sexuales de esa desviación genética, son incontrolables, pero jamás legalizada. Ahora, que todo se pretende al revés, se tolera, se ampara, se promueve, y se coacciona para que se acepte como un bien en sí mismo. La Iglesia está bien que ampare a la persona, pero no a su actividad, que sigue siendo contraria al «creced y multiplicaos».

          2. De acuerdo con su comentario, a excepción de la frase: «los impulsos sexuales de esa desviación genética, son incontrolables». Todos los impulsos sexuales son controlables; entre otras cosas porque, a diferencia de lo que ocurre con la comida, la bebida y el sueño, imprescindibles para sobrevivir, nadie se muere por no satisfacer el instinto sexual.

        2. Y si no se puede legislar sobre las TENDECIAS,por qué se legisla sobre los DESEOS de las personas.
          El matrimonio se legisla para la PROTECCIÓN DE LA PROLE.
          Dos del mismo sexo NO PUEDEN engendrar prole.
          Entonces nunca puede equipararse al matrimonio hombre-mujer por mucho que lo DESEEN.
          Por tanto hoy se legisla el deseo de ciertas minorías.
          Eso es inadmisible.

      3. Estás dando vivas a la herejía, y siendo cómplice de los que obran el mal.
        Esto es otro engaña bobos de Bergoglio, y con los bobos le sale redondo.

    2. La homosexualidad es un don de Dios, también para los heterosexuales, que la llevan en distingo grado, es el fundamento psicoafectivo del amor al prójimo como a uno mismo, del amaros los unos a los otros.
      Ni Dios en el Sinaí ni Cristo Dios la condenan. Sólo lo hace el Levítico, que es una copia del Código Hammurabi de los sumerios, una barbaridad. Y de ahí bebe Saulo de Tarso y ahí se alimenta una tradición que no pudo ser discutida porque no hubo libertad para hacerlo. Ahora la hay en parte.

      1. Lo que sí es un don de Dios es la complementariedad del hombre y de la mujer, única relación carnal mentada y bendecida por Él en la Escritura: «para que ambos sean una misma carne» . Así lo ha entendido la TRADICIÓN desde siempre, sin los equívocos que algunos quieren ahora introducir despues de 2000 años de certeza moral. Nada en los relatos de las primeras comunidades cristianas sugiere que hubiera dudas o debates sobre este tema, como las hubo sobre otras cuestiones en las que los primeros cristianos se emplearon con plena libertad

        1. Claro que la sexualidad y la procreación y la familia son dones. Claro. Eso no se discute. Pero la homosexualidad también. Los dones del Espíritu Santo son multiformes.

          1. ¿Le pagan por trollear o simplemente es usted «así»? ¿No se cansa ni se aburre? Al menos, se podría usted informar antes de decir la primera parida que se le viene a la cabeza: los dones del Espíritu Santo son sólo siete (sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios). Es evidente que usted no anda muy sobrado de ninguno de ellos, por decirlo suavemente.

          2. «Los dones del Espíritu Santo son multiformes»;
            es decir, que las perversiones sexuales en sus distintas facetas son también dones multiformes del Espíritu Santo. definidamente ese tal juan david, troll apologista de la perversion sexual, esta bien chiflado.

      2. teniendo en cuenta las locas afirmaciones del tal juan david, el apologista de la perversion sexual, se puede afirman también que la bisexualidad también es un don de Dios.

        1. una ligera corrección;
          teniendo en cuenta las locas afirmaciones del tal juan david, el apologista de la perversión sexual, se puede afirmar también que la bisexualidad es un don de Dios.

          1. Claro. Siempre que no se haga daño a los demás ni se caiga en el adulterio, que ese sí es un pecado terrible, porque destruye las relaciones indisolubles, el matrimonio y la familia.

          2. ¿Claro? Lo único claro es su trolleo infantiloide. Corte el rollo y haga algo útil, pesado.

          3. siempre que no se haga daño a los demás, se puede entonces caer en cualquier perversion sexual, excepto el adulterio que si seria un pecado terrible. que contradicción tan chiflada! definitivamente es imposible tomarse en serio a este troll apologista de la perversión sexual.

      3. Entonces, ¿las cartas de san Pablo no son palabra inspirada por Dios? ¿Es lo que quiere decirnos? Escoja usted su propio canon para la Escritura, cree su propia Iglesia y déjenos a los católicos en paz..

        1. Son Palabras de Dios en cuanto inspiradas. Pero inspiración no es revelación. No todo lo que dicen las Escrituras es dogma de fe. Hay que distinguir Fe y cultura. Como del mineral hay que distinguir la ganga y la mena. No puede ser revelación que se atribuya la homosexualidad a no haber dado culto a Dios ni reconocerle como Creador, que es lo que dice San Pablo a los Romanos. Está claro que muchos homosexuales son muy religiosos.

          1. ¿Usted finge ser inculto o realmente lo es? Las Sagradas Escrituras es una de las dos únicas fuentes de la Revelación (junto a la Sagrada Tradición). Es dogma de fe que las Sagradas Escrituras son la Palabra de Dios y que están inspiradas por Dios (en su totalidad, no unas cosas sí, y lo que no le guste a usted no).

            «Hay que distinguir Fe y cultura»

            Ese mismo cuento ya lo ha soltado varias veces con otros nicks. No sea tan descarado.

            «No puede ser revelación que se atribuya la homosexualidad a no haber dado culto a Dios ni reconocerle como Creador»

            Eso ya se le refutó en su momento: la homosexualidad no se debe a tal cosa, ni las Sagradas Escrituras (tampoco San Pablo) dicen éso, así que no mienta, que es usted muy cansino.

      4. por cierto, el tal juan david, el apologista de la perversion sexual, además de ser pésimo argumentando, también es un mentiroso con referente al levitico, al afirmar que este es una copia del código de hammurabi, aquí esta el codigo de hammurabi para que el tal juan david se lo lea completo y aprenda a no ser mentiroso. https://www.alawise.es/codigo-de-hammurabi/

        1. No es una copia literal, claro, pero se inscribe en el mismo contexto, además de otras leyes mesopotámicas anteriores en siglos al Levítico. Además, el Código Hammurabi sufrió sucesivas modificaciones, como el Derecho Romano más tarde y todas las leyes. Y como sucede con las constituciones actuales de países nuevos, que se copian o inspiran en constituciones de otros países.

          1. El único que parece no sufrir modificaciones es usted: sólo cambia de nick, pero sigue soltando en sesión continua las mismas idioteces de siempre, refutadas múltiples veces. Para desgracia de usted, tampoco hay modificación alguna en la consideración como pecado de los actos homosexuales (siempre lo han sido, lo son y lo serán). Sólo le queda a usted el derecho al pataleo (lo que no incluye el trolleo: patalee lejos, si no le importa, y no nos haga perder el tiempo con sus chorradas de siempre).

          2. primero dice que el levitico es una copia del código hammurabi, y cuando se cae su mentira, después dice que no es una copia literal, es decir donde dijo digo, dijo diego, así como dice una cosa también dice la otra. definitivamente ese tal juan david, el troll apologista de la perversion sexual, es un chiste!

      5. «Ni Dios en el Sinaí ni Cristo Dios la condenan. Sólo lo hace el Levítico, que es una copia del Código Hammurabi de los sumerios, una barbaridad. Y de ahí bebe Saulo de Tarso…).

        Viene usted a decir lo mismo que otro comentarista más abajo. Le contesto lo mismo que a él. ¿Usted qué Biblia se ha leído? Ahora va a resultar que Dios destruyó las cinco ciudades (Sodoma, Gomorra, Admá, Zeboím y Zoar​) por faltar a la ideología de género. Véase: Jueces 19:22-30 /Levítico 18:22 (aberración) / Levítico 20:13 (pena de muerte actos homosexuales) / Deuteronomio 23:18 / Deuteronomio 23: 19 (los llama perros) / Jueces 19:16-24 / 1 Reyes 14:24 / 1 Reyes 15:11-12 / Romanos 1:26-27 (dejados de la mano de Dios) / 1 Corintios 6:9 (no entrarán en el Reino de los Cielos) / 1 Timoteo 1:9-10 (la ley fue dada para ellos) / Judas 7.

        1. Lo de Sodoma y Gomorra ocurrió varios siglos antes de que se escribiera el Pentateuco, es una tradición oral adornada con elementos de todo tipo y donde a los pueblos rivales de Israel se les adornaba con toda clase de defectos para justificar su maldad y que fueran invadidos y arrojados de esa tierra. Como la escena sucesiva de las hijas de Lot emborrachando a su padre para quedarse preñadas de él y dar origen a moabitas y amonitas, sus enemigos.
          Cristo da por cierto que hubo un castigo o una suerte fatal para Sodoma y Gomorra, y dice que peor suerte correrán los que no reciban a los enviados del Evangelio.

          1. Lea las citas de Jueces 19:22-30 y
            Judas 7 (no dirá que no son posteriores al Pentateuco), que hablan ambas precisamente de Sodoma y Gomorra.

      6. La homosexualidad ha sido un tabú a lo largo de la Historia, nada más que porque no está destinada a la procreación, esta sí amparada por leyes, y preceptos religiosos, para perpetuar la especie. Ha sido tolerada, porque los impulsos sexuales de esa desviación genética, son incontrolables, pero jamás legalizada. Ahora, que todo se pretende al revés, se tolera, se ampara, se promueve, y se coacciona para que se acepte como un bien en sí mismo. La Iglesia está bien que ampare a la persona, pero no a su actividad, que sigue siendo contraria al «creced y multiplicaos».

      7. Apareció después de mucho tiempo, el que dice las mismas estupideces.
        Debieras inventarte algunas nuevas para que no se descubra que eres tú.
        ¡a desarrollar la inteligencia!

    3. NEFASTO! La sodomia es pecado y es una ABERRACIÓN! No me adhiero a esas declaraciones papales, son un error, ambiguas y pecaminosas, no son dignas de un “Santo” Padre!

      Que RELEA “Sodomah y Gomorrah!!! ambos pueblos fueron fulminados por su sodomia aunque ahora la masonería eclesial diga que fue por su falta de “hospitalidad”, obviando y manipulando antojadizamente y de manera heterodoxa las Sagradas Escrituras! Reitero ESTA PAPA ES MASON! Propaga errores doctrinales y herejías deliberadamente!

      1. El aborto en las leyes actuales “no son un crimen” pero son “pecado”.

        Que clase de mensaje erróneo y confuso envía este papado a los fieles???
        Para quien trabaja? Si si o No no!!!

  1. Francisco se equivoca como siempre. El Estado tiene obligación de velar por el bien común, y por eso la homosexualidad, que es intrínsecamente mala y dañina para la sociedad, debe ser tipificada como delito.

    1. Eso que usted, padre, ha dicho es una BARBARIDAD como la Torre de Babel. Perdone que le hable a usted en estos términos, puesto que es un consagrado, un eunuco por el Reino.

      La homosexualidad no es PECADO: NO; NUNCA lo ha sido y nunca lo será. Son tendencias. Lo que sí es pecado es el homosexualismo. Y delito….jamás. Lo que sí es delito es hacerlo con un menor de edad o con un mayor forzado a ello.

      1. Efectivamente. Este papa siempre liándola. La homosexualidad no es un pecado; el pecado es la comisión de actos homosexuales.
        En fin!.

      2. MD Renovado:
        Tanto la homosexualidad, como la pederastia que usted cita, son pecados si no se rechazan. Y no hablamos de sentir tendencias sino de consentir en ellas.
        Sentir no es pecado, sino consentir, y por lo tanto, lo que es pecado es consentir pensamientos, deseos, intenciones o actos pederastas o bien homosexuales. Por eso los que sienten esas inclinaciones, no pecan por sentirlas, pero deben luchar contra ellas, y si consienten, aunque sea sólo en su mente, entonces ya pecan.

        1. Y además, es para dar gracias a Dios el ser homosexual, puesto que una persona que lo sea, y lleve una vida casta, de oración y de perfecta y completa continencia, tiene un pasaporte a la santidad y puede salvar a muchos que practican sexo con personas del mismo sexo…a miles, a millones. Porque lo que más vale, más cuesta y Dios – que es nuestro Padre y nos ama con locura (de hecho, no sabe hacer nada más que amar y punto) – lo premiará … por supuesto que sí.
          Si lo ofrecen a Dios nuestro Señor en el Santo Sacrificio del altar, en el Banquete Eucarístico, tiene UN VALOR INFINITO!!!!!!!!!!!

          Si todos los gay y lesbianas tomaran conciencia de ello, todos se convertirían y no habría tanto vicio…sería puramente testimonial.
          Por favor, padre, si tiene algún feligrés con esta «peculiaridad» hágaselo saber.

          gracias.

          1. «…es para dar gracias a Dios el ser homosexual»

            Hombre, pues no. Como tampoco es para dar gracias a Dios padecer cáncer, nacer ciego, cojo, o ser pobre. A Dios hay que darle las gracias siempre por habernos creado, pero las desgracias hay que sufrirlas con RESIGNACIÓN cristiana, pues son males. El resto de su argumentación no es algo exclusivo de los homosexuales, pues a la castidad estamos llamados todos, no sólo los homosexuales (lea «Casti connubii» de S. S. Pío XI).

          2. Te voy a contar una anécdota personal, Cathólicvs:
            Cuando estuve en Roma, el cardenal Julián Herranz (de la Prelatura personal de la Santa Cruz y el Opus Dei) dio una charla o meditación en una mesita (práctica común en la Prelatura) y vino a decir que:
            – no hay que odiar a la Cruz (mal ladrón)
            – no ya que mirar la Cruz con resignación (buen ladrón)
            – hay que amar a la Cruz como JHS la amó.
            Y el amar no es incompatible con sentir repugnancia, miedo o angustia (Padre, si es posible…) sino que a pesar de ´esto, o sobre ´esto, debe de haber un perfecto maridaje entre el hacer lo que se debe y nuestra voluntad de hacerlo, de modo que sea tanta la identificación con ese debe o misión, que uno piense más en el beneficio ajeno que en el perjuicio propio.

          3. Conclusión: que hay que resignarse. Exactamente lo que le había dicho. «Es malo, no lo quiero, pero ‘Hágase Tu voluntad'». Hasta Cristo se lo dice, como bien ha comenzado a citar. «Hay que amar el dolor y el sufrimiento»… Pues no: hay que amar a Dios A PESAR del sufrimiento, que además nos sirve para purgar los pecados propios y ajenos. Es un medio (que no hay que buscar, pues viene solo), no un fin, salvo que uno sea masoquista.

      3. El padre le ha hablado bien y le ha contestado mejor.
        La homosexualidad -el consentir de mente, palabra y obviamente de obra- es pecado, desde siempre.
        Y si tuviésemos gobiernos justos, y sabiendo el mal que ese pecado provoca, al menos debería desalentar la práctica homosexual. Si no cree, busque en YouTube las propagandas con las que el nuevo gobierno de Colombia a través de la CRCTV alienta la homosexualidad y diga si un buen gobierno no debería -por contraste- hacer lo contrario, y no solamente “tolerar” (que es un defecto en la aplicación de la virtud de la justicia)

        1. Desde luego. Es una pena que el mundo vaya por otro lado. Estoy re-re-re … leyendo los profetas menores (impresionante Habacuc y Jonás …y Joel!!!) y veo que la humanidad, irá en coche, pero por dentro, sigue habiendo la misma podredumbre.
          Son plenamente actuales. A mi, desde luego, los encuentro más cercanos que no los libros del Pentateuco, pesados hasta decir «basta».

          1. Pues a mí me encanta también el Pentateuco, con sus muchas repeticiones y reiteraciones que son como la vida misma.
            No está pensado para novela corta amena. Es otra cosa. Leerlo con calma y sin ansias «prácticas»

          2. El pesado hasta decir basta es usted, no el Pentateuco, que es palabra de Dios (o eso es lo que le dicen a usted en misa todos los días, ahora sabemos también lo que está leyendo, imagino que no tendrá Facebook y por eso cuenta aquí su vida).

          3. Me gusta hablar sin saber el destino y las obligaciones perpetuas encarnadas en una conciencia individual.
            Punto.

      4. En los términos de la entrevista el Papa, sí incurre en una tontería, no específicamente al referirse a la cuestión penal, sino por la razón que aduce: que Dios ama los homosexuales como «SON», induciendo a pensar que la homosexualidad es una CONDICIÓN NORMAL del Sujeto. Pero no lo es, o de lo contrario su ejercicio sería legítimo. No es un tercer modo de ser, sino una condición enferma (moral o psicológica), que si se vive dentro de la castidad da lugar al ejercicio de diversas virtudes (como la fortaleza, templanza, etc.) incluso en grado heroico.
        Pero es ambiguo incluso en lo penal, pues ser homosexual en occidente no está criminalizado en absoluto (parece que bonifica), pero sí el legítimo a los Estados regular para que no se propague y castigar con pena adicional cuando involucra otros delitos sexuales, o promueve la degeneración, etc. En todo caso no ama toda condición del hombre, sino al hombre, o de lo contrario amaría su POBREZA EXTREMA, CUANDO GUERREA, ETC..

        1. «Dios ama los homosexuales como «SON», induciendo a pensar que la homosexualidad es una CONDICIÓN NORMAL».
          Es la técnica del modernista denunciada por el Beato Pío IX y San Pío X. Mucha palabrería, pseudomisticismo y hablar de forma ambigua, de modo que en caso de ser acusados de desviación puedan decir que ellos querían decir otra cosa. En sentido estricto Dios ama hasta los demonios, y al pecador aun cuando esté en pecado y le haya retirado su gracia. Es la técnica que, en parte, usó Satanás en el paraíso. 1): aparecer como bueno y preocupado por lo correcto: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?». 2): verdad sólo a medias: «De ninguna manera moriréis (mentira) Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal (verdad)»; y la que usó en las tentaciones a nuestro Señor en el desierto, cuando le citaba la Escritura.

    2. Tu comentario es producto de una enorme ignorancia jurídica. El Estado debe velar por el interés público, el interés general de los ciudadanos. El «bien común» es un concepto moral y ético. Porque no todo lo jurídico es moralmente lícito ni al revés sino que la norma estatal es de una ética de mínimos para garantizar la convivencia, y a partir de ahí la moral (que por definición es de máximos) debe criticar y complementar lo anterior.

      Pero claro, con una mentalidad medieval de confusión entre Estado e Iglesia no se puede esperar otro pensamiento.

      1. Sacerdote Católico tendrá ignorancia jurídica, pero conoce la doctrina de la Iglesia, cosa que usted no conoce o desprecia. Aparte de la «Encíclica Libertas, de León XIII», que él ha citado, pueden verse las encíclicas: «Quanta Cura y Syllabus, Pío IX» y «Pascendi, Pío X, Sobre las Doctrinas de los Modernistas». Otra cosa es que algunos obispos del CVII fueran unos traidores. Sí, he dicho traidores. Traidor es el que falta a un juramento o promesa. El 1 de septiembre de 1910 el Papa Pío X, en su Motu proprio Sacrorum Antiistitum», impuso el juramento anti modernista a pastores, confesores, predicadores, superiores religiosos y profesores de filosofía y teología en seminarios; dicho juramento no fue derogado hasta 1967.
        Usted puede ser todo lo moderno que quiera, tener la visión liberal del estado que le plazca, pero lo que ha puesto Sacerdote Católico es la doctrina de la Iglesia.

        1. Recuerde las palabras de nuestro Señor Jesucristo: «Porque quien se avergüence de mí y de mi doctrina, de ése se avergonzará el Hijo del hombre, cuando venga en su gloria, en la de su Padre y en la de los santos ángeles».

      2. Sr. Carlos Daniel, entiendo que un comentario limitado en pocas palabras es difícil explicar muchas cosas, pero usted se lía un poco. Una cosa es lo que se piense, y otra la realidad. La norma estatal no es una ética de mínimos, por ejemplo, aborto, eutanasia, divorcio, adulterio… ¿de qué ética de mínimos está hablando?. En cuanto a que la moral sea de máximos tampoco aclara de qué moral habla, la católica, la china, la musulmana… La inmoralidad se contrapone a la moralidad, pero en occidente se ha impuesto la amoralidad que no se enfrenta a ninguna moralidad.

      3. Apreciado Carlos Daniel: Lo escrito por Sacerdote Católico es correcto, y muy informado.
        La separación Iglesia-Estado como usted la formula, está condenada por la doctrina de la Iglesia.
        El Estado debe respetar la ley de Dios. Y los pecados que tienen proyección social, deben ser considerados delito, porque los estadistas han de promover el reinado social de Cristo.
        Por eso los actos homosexuales que tienen proyección social, deben considerarse delito.

      4. Me parece que el ignorante es usted, pues la diferencia entre su comentario y los de otros reside simplemente en que usted defiende una filosofía positivista del derecho mientras que los otros defienden una posición iusnaturalista clásica. Por otra parte, el bien común no es una noción meramente moral; también lo es jurídico-política. Y eso de que lo que hay que buscar es una ´ética de mínimos, es una opinión exclusivamente suya, no la de la Iglesia. Esta, habla de la ley natural como fundamento del derecho positivo (al menos en sentido negativo, es decir, que la ley no se oponga directamente a ella) y mejor garante del bien común y de la convivencia social. Quiere usted pasar por católico, pero sus enfoques no tienen nada que ver con los enfoques católicos.

    3. Entonces, según usted, ¿habría que tipificar como delito la masturbación? También es intrínsecamente mala y dañina para los individuos y para la sociedad.
      Creo que el reconocer que algo es pecado no implica que siempre deba conllevar un castigo civil. Por supuesto que no se debe promover ni se debe legislar sobre algo que no existe como es el mal llamado matrimonio homosexual, pero si todos los actos intrínsecamente malos fueran penalizados civilmente, no quedábamos ni uno en la calle.

      1. Le repito lo comentado en otro lugar. El derecho es un conjunto de normas que solo regula conductas de alteridad; es decir, que escapan de la esfera personal y afectan a terceros. Un individuo puede masturbarse lo que quiera en la intimidad y el derecho no puede actuar; ahora bien, si usted se masturba en público ante menores sus actos afectan a un tercero, atacan a un bien jurídico protegido, y ahí sí puede intervenir el derecho penal e imponerle una sanción si su conducta es típica, antijurídica, culpable y punible. Ojo, el derecho puede actuar si afecta a terceros aún cuando sea en la intimidad; en algunos estados de Norteamérica, Indiana por ejemplo, están penalizadas todas las variantes de sexo oral aún dentro del matrimonio.

    1. Creo que se refiere a la politicas de algunos Paises Musulmanes, no amonesta a nuestra Grey, sino que se pronuncia por la esferea Mundial

  2. Este señor lo mezcla todo y confunde los conceptos.. Vamos a ver, sr. Bergoglio, lo que es pecado son los actos homosexuales, no las tendencias homosexuales que es algo diferente. Y si es o no delito dependerá de la legislación de cada país. Si, como le recuerdo, los actos sí son pecado, lo normal es que las legislaciones tienden a considerarlo también delito. Lo que no puede ser considera nunca delito son las meras tendencias, cosa que sí que se hace en los regímenes islámicos y comunistas que tanto le entusiasman.

  3. Lo de si es delito o no no es cosa tuya, Bergoglio. El delito no es una categoría de las que tu hayas usurpado en el negociado que okupas. El mal se puede tolerar por diversas circunstancias, pero la sociedad puede penalizar el mal como un delito.

    Y no relativices, la sodomía es uno de los pecados mas graves, que clama al cielo, que va contra la naturaleza instaurada por Dios. No compares la sodomía con faltar a la caridad en un momento, gordinflón patagónico. Lárgate ya, payaso.

  4. Lo de si es delito o no no es cosa tuya, Bergoglio. El delito no es una categoría de las que tu hayas usurpado en el negociado que okupas.

    El mal se puede tolerar por diversas circunstancias, pero la sociedad puede penalizar el mal como un delito. Y más la sodomía.

    Y no relativices, la sodomía es uno de los pecados mas graves, que clama al cielo, que va contra la naturaleza instaurada por Dios. No compares la sodomía con faltar a la caridad en un momento, gordinflón patagónico. Lárgate ya, payaso.

  5. Lo de si es delito o no no es cosa tuya, Bergoglio. El delito no es una categoría de las que tu hayas usurpado en el negociado que okup@s.

    El mal se puede tolerar por diversas circunstancias, pero la sociedad puede penalizar el mal como un delito. Y más la sodomí@.

    Y no relativices, la sodomí@ es uno de los pecados mas graves, que clama al cielo, que va contra la naturaleza instaurada por Dios. No compares la sodomí@ con faltar a la caridad en un momento, gordinflón patagónico. Lárgate ya, payaso.

  6. La homosexualidad, como cualquier otra actividad sexual, es delito si hay actos que sean delictivos, es decir, ilícitos, antijurídicos, culpables y penados, como por ejemplo, forzar a alguien a cometer actos homosexuales contra su voluntad.

    Los matrimonios homosexuales, además, no pueden ser legalizados, como dice el Catecismo 2357: «Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación [legal como uniones o matrimonios] en ningún caso.»

    La homosexualidad es pecado grave porque así lo afirma la doctrina católica que procede del Antiguo Testamento. El pecado grave tiene un amplio rango de culpabilidad subjetiva, pueden haber excusas absolutorias, atenuantes y agravantes. Bergoglio sólo es sumiso a la doctrina nada porque si no sería hereje, excomulgado y sede vacante.

  7. Por el pecado original TODOS tenemos tendencia al pecado.
    Tener tendencia al pecado no es pecado.
    Poner en práctica y dar rienda suelta a la tendencia a cualquier pecado sí lo es.
    Y dentro de los pecados los hay leves,graves ,que claman al cielo y sacrilegios.
    Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados,pecado grave y claman al Cielo por su especial repugnancia y porque Dios dice claramente que le resultan abominables.

    1. Dónde dijo Dios que los pecados de homosexualidad le son especialmente abominables. La Biblia tiende a ser tolerante con los pecados de debilidad, en especial de la carne, que se perdonan con gran facilidad con actos de caridad, como la nieve se derrite ante la presencia del sol. Cristo ni los nombró, a los homosexuales, y cuando lo hizo en referencia a las prostitutas, afirmó, os precederán en el reino de los cielos. Por analogía, será lo justo que se aplique la misma vara de medir para todos. Aquí hay dos extremos, los que pretenden bendecir en la iglesia la homosexualidad, sacrilegio execrable, y los que en el otro extremo piden la pena de muerte por el simple hecho de serlo, no de practicarlo. Dejémoslo en la calificación de pecado, sin mas añadidos innecesarios, salvo que esté erradicado de la iglesia jerarquía. que con la actitud tibia de Francisco nunca se conseguirá.

      1. Dejando claro lo que ha dicho Sacerdote Mariano de que la homosexualidad es pecado si no se rechaza y que «… no hablamos de sentir tendencias sino de consentir en ellas» (yo añado que el simple hecho de presumir de su condición, o intentar defenderla, ya es pecado): ¿usted qué Biblia se ha leído? Ahora va a resultar que Dios destruyó las cinco ciudades (Sodoma, Gomorra, Admá, Zeboím y Zoar​) por faltar a la ideología de género. Véase: Jueces 19:22-30 /Levítico 18:22 (aberración) / Levítico 20:13 (pena de muerte actos homosexuales) / Deuteronomio 23:18 / Deuteronomio 23: 19 (los llama perros) / Jueces 19:16-24 / 1 Reyes 14:24 / 1 Reyes 15:11-12 / Romanos 1:26-27 (dejados de la mano de Dios) / 1 Corintios 6:9 (no entrarán en el Reino de los Cielos) / 1 Timoteo 1:9-10 (la ley fue dada para ellos) / Judas 7.

      2. La teología siempre ha señalado, basada en las Sagradas Escrituras (incluido el Nuevo Testamento) las diferentes formas de Sodomía, como uno de aquellos pecados que claman venganza al Cielo. Es decir, son pecados que tienen una connotación especialmente abominable a los ojos de Dios.
        Doy por descontado que es creyente, que si no, nada de lo que se le diga lo convencerá

  8. Un delito es la transgresión de una ley.
    La ley de Dios prohibe los actos homosexuales.
    Es necesario distinguir la homosexualidad de los actos homosexuales.
    Un homosexual puede, con la gracia de Dios, ser santo. Absteniéndose de realizar actos pecaminosos de cualquier índole, como se exige para todos.
    El que realiza actos homosexuales peca con un delito contra la ley de Dios. Esos actos son a la vez delito y, por lo mismo, pecado.

    1. El emborracharse no es delito, es pecado; pero conducir borracho es delito y pecado.

      Pecado y delito tienen una línea muy tenue. El problema está ahora en que en estos momentos vivimos en una era postcristiana y de mucho libertinaje.

      1. El pecado de gula que comete el borracho es un delito ante Dios, un pecado.
        No se delinque solamente con una falta contra las leyes positivas humanas, también violando la ley de Dios.
        En los salmos continuamente se establecen el paralelismo entre delitos ante Dios y pecados.

          1. Después están las circunstancias atenuantes del pecado, ante Dios. Esto entra en el tema de moral.

  9. Un pasito p’a lante y otro p’a tras.
    Para conocer a un peronista no hay mirar lo que dice, sino lo que hace.
    Son capaces de decir una cosa y la contraria en menos de 24 horas.
    Son capaces de decir que la homosexualidad es pecado y al dia siguiente, nombrar Prefecto de la Fe, a un homosexualista.

  10. «..los obispos necesitan un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos»
    Esta frase si que es una barbaridad.
    Lo demás son obviedades sobre la homosexualidad que todo el mundo que haya leído el Catecismo lo sabe

  11. Brutus a más de asesino por lo menos era honesto.
    Hay otros brutus que a más de sinedritas son deshonestos, falsos y gnósticos. Son fácil de identificarlos y uno se pregunta qué hacen en el sillón o cargo que ocupan. Merecen el desprecio y la Historia se encargará con el tiempo, de darles el lugar que merecen. No quiero estar en esos zapatos sucios y malholientes de fango y de pecado de espíritu cuando se presenten ante el tribunal Divino.
    Benedicto XVI era singularmente sabio, capaz y recto en el raciocinar, ya se presentó y no es más pretexto para esos brutus que afirman: «la crítica te ayuda a crecer y mejorar las cosas”.

  12. tanto lío para decir que aprueba la homosexualidad
    mucha parla pero omite que Dios envió diluvio universal y fuego en sodoma y gomorra por tales pecados

  13. Tiene razón el Papa ser homosexual es un pecado no un delito. Pero distingamos que promover la homosexualidad si es un delito moral y civil porque se ataca a la misma naturaleza, porque se corrompe las conciencias, porque se corrompe a la juventud enfrentandola a lo evidente y oponiéndola al orden natural. Como dice un maestro la verdad a medias es la peor de las mentiras.
    Falta que pida que los Obispos de descontruyan y listo, aunque lo haya dicho sin decirlo

  14. Un pecado es más grave que un delito.
    El pecado ofende a Dios directamente, el delito tipificado en una legislación particular, puede no ser pecado: por ej. ser católico en China sin estar inscrito en el partido comunista. O tener dólares en Venezuela sin declararlos a las autoridades chavistas.
    Francisco con su mentalidad secular quiere hacer ver que es más grave ser delincuente que pecador, como ya afirmó alguna vez “pecadores sí, corruptos no”, pero no se dan cuenta que sus propias palabras lo señalan

  15. La verdadera doctrina de la Iglesia (no la de la «Iglesia de Francisco»), enseña que hay que instaurar el reinado social de Cristo, y por lo tanto, las leyes deben adecuarse a la ley de Dios, siendo obligación de los estadistas, impedir los pecados que tienen proyección social, y por lo tanto cualquier actuación homosexual debe considerarse delito.

    1. El reinado social de Cristo no se debe imponer a la fuerza. A ver si va a acabar teniendo razón Francisco cuando distingue entre proselitismo y evangelización… Primero, se trata de instaurar mediante la evangelización una sociedad cristiana y, luego, se podrá hablar del reinado social de Cristo.

          1. Juan, perdona que te lo diga, pero eres un farsante, aquí no engañas a nadie. Pero que te has creído, que la democracia es lo que funciona en el cielo, un sistema contrario a la Ley de Dios. Eso no se lo cree nadie. Esa democracia es la impostura que ha asumido la iglesia modernista, lo dice el mismo catecismo, es la iglesia vendida al maligno, es la traición a Cristo y esa postura será objeto de un castigo terrible en la parusía. Tú sigue predicando tu religión diabólica, ya la conocemos, se ve y se oye en todos los medios de comunicación del mundo, es la nueva verdad del príncipe de este mundo, pero ya sabes cual va a ser tu premio. Por cierto, en el cielo siempre es presente. Saca las conclusiones.

      1. El reinado social de Cristo se impuso en España tras cruenta cruzada. Todas las leyes se inspiraron en la Ley de Dios. Fue estado confesional, lo que siempre fue España desde los visigodos hasta el final de las guerras carlistas en el XIX. Al hilo del concilio fue la iglesia la primera en querer desprenderse de cualquier relación con el franquismo, renegó de todo lo que fue llamado nacional catolicismo. Al final con el decreto de libertad religiosa, la iglesia se apartó del poder político en todos los países del mundo, renegando de tener cualquier influencia en los gobiernos, salvo claro está el tema crematístico, que en eso no renunciaron a nada. Fue una forma de vivir del cuento, mas cómoda, sin persecuciones, sin oponerse al gobierno laico instaurado en la transición, de ahí que se aprobaran todas las leyes contrarias a la ley de Dios empezando por el divorcio y terminando con el aborto y la eutanasia. Fueron cómplices necesarios.

  16. Hasta hace no demasiado en todo el occidente cristiano el homosexualismo y el transexualismo eran considerados pecado, delito, trastorno psicológico y vicio nefando. Desde hace poquito la cosa ha dado un giro de 180º. Hoy esas personas forman parte de la «normal diversidad sexual»y es para sentirse orgulloso de ello (!?). A nivel jurídico-social una pareja de homosexuales es exactamente igual que el matrimonio heterosexual de siempre y de todo lugar. Y esas personas son «especie protegida». Sólo en el ámbito de la iglesia permanece la calificación de pecado (y la cosa va camino de pasar a simple pecadillo si más).
    Fuera del occidente cristiano hay todo tipo de tratamientos. En algunos países incluso se van al otro extremo y los condenan a muerte. Esto es lo que hay hoy sobre este asunto………

    1. ¿Ha notado usted que escribe en una página católica? Pues a sus de hoy los actos homosexuales son pecado. Tan pecado como ayer y como mañana. No descubre nada nuevo afirmando lo que todos vemos: que actualmente las leyes positivas permiten crímenes como el aborto, siendo este asesinato tan pecado como siempre, porque aunque los códigos penales cambien, la verdad no lo hace (ni 180°, ni medio milímetro). Conclusión: Francisco metiéndose donde no le llaman, liándola más y usted aplaudiendo con las orejas. Pues muy bien: gran aportación la suya, pero no ha cambiado nada, ni va a cambiar, mal que le pese.

      1. Hay cosas que sí cambian, ya lo hablamos otra vez. Me estoy refiriendo a la cuestión -pecaminosa y delictiva al propio tiempo- de la esclavitud, que no es ninguna cuestión menor.
        Hay textos del A.T. donde se la estima como lícita; hace algunos siglos que la Iglesia, separándose de la literalidad de aquellos, comenzó a condenarla y hoy lo hace sin ambages.
        No cambian los dogmas ni las cuestiones centrales de la fe, por supuesto y está bien que así sea, pero hay asuntos donde el cambio se produce.

        1. La esclavitud jamás ha sido un dogma de fe, ni parte de la doctrina de la Iglesia, ni la manda el Decálogo, ni Cristo… Claro que lo hablamos: reléaselo, a ver si de una vez se deja de sofismas y debate seriamente (cosa que no hará, porque no le gusta no tener razón… y no la tiene). Pero, si lo prefiere, puedo volver a dejarle en evidencia (ya sabe que la verdad no cambia y una mentira repetida muchas veces… sigue siendo mentira). Le resumo la conclusión de entonces, y así se ahorra volver a hacer el ridículo: la esclavitud (hoy «condenada» por la sociedad manipulada por los medios) no atenta contra el Derecho divino (Pío IX), como sí lo hace el aborto, por ejemplo (hoy considerado un «derecho» matar a los propios hijos en gestación y perseguidos quienes piensen lo contrario). Asúmalo: los actos homosexuales son pecado, lo han sido siempre y lo seguirán siendo; tener o no tener esclavos no, ni nunca lo ha sido.

          1. No me pongo en ridículo si matizo su afirmación de que “la verdad no cambia ni un milímetro”; al menos precise qué cubre esa verdad y qué no. Por mi parte dejé claro que ni los dogmas ni lo esencial de la fe católica -expresión también algo imprecisa, debo reconocerlo- pueden cambiar. A contrario, ciertos comportamientos o acciones que no forman parte de ese contenido fundamental y que en su día fueron lícitos hoy no lo son.
            Y una cosa más: cuando usted dice que la esclavitud no forma parte del Decálogo incurre en otra imprecisión. Así, en Ex20, 17, 17 se afirma que “No codiciarás los bienes de tu prójimo…ni su esclavo ni su esclava…”. Esto es, para la sociedad de aquel tiempo resultaba perfectamente lícita la propiedad de una persona sobre otra, y por tanto tenía que respetarse. Evidentemente hoy eso ya no se sostiene porque tal derecho de propiedad no puede existir ni sería respetable por mucho que el Decálogo lo ordene. Lo pecaminoso sería consentir la esclavitud.

          2. «…precise qué cubre esa verdad y qué no»

            En el caso que nos ocupa, el sexto mandamiento del Decálogo, que no sólo prohíbe el adulterio (eso es sólo la enunciación o epígrafe del mandamiento), sino los actos sexuales de cualquier tipo fuera del matrimonio (fornicación, actos homosexuales, masturbación, incesto,bestialismo, etc., incluyendo además de los actos los pensamientos y deseos consentidos).

            «cuando usted dice que la esclavitud no forma parte del Decálogo incurre en otra imprecisión»

            No, no lo hago, como ya le expliqué en su momento. Es usted quien incurre en error y manipulación.

            «…para la sociedad de aquel tiempo resultaba perfectamente lícita la propiedad de una persona sobre otra, y por tanto tenía que respetarse»

            Eso es una cuestión sociológica, no religiosa. El Derecho Divino no considera ilícita la esclavitud (lea al beato Pío IX, que lo dejó bien claro hace poco más de un siglo, en 1866: sujeto a condiciones, no…

          3. …está en contra de la ley divina que un esclavo sea vendido, comprado o intercambiado), por más que, coyunturalmente, la sociedad la considere mala ahora. Y, como ya le he dicho, el Decálogo no manda ni tener esclavos, ni no tenerlos. Ya le expliqué en su día que lo que prohíbe ese mandamiento es desear los bienes ajenos, sean éstos buenos, malos o mediopensionistas (usted no puede desear la droga ajena, el dinero robado ajeno, la concubina de un adúltero, etc., con independencia de la valoración moral de la posesión de dichos bienes, que ni el Decálogo ni la Iglesia mandan tener; simplemente existen).

            «…tal derecho de propiedad no puede existir ni sería respetable por mucho que el Decálogo lo ordene. Lo pecaminoso sería consentir la esclavitud»

            El Decálogo NO ordena la esclavitud. La primera vez que lo dijo, colaba. Tras explicárselo, sólo cabe colegir que usted miente (decir algo falso con ánimo de engañar). Y la esclavitud…

          4. … (a diferencia de los actos homosexuales), a ver si se le mete en la cabeza, no era pecado ni antes, ni ahora. Me temo que, como Francisco, usted confunde legalidad, moralidad y aceptación social, que son cosas diferentes y que se pueden dar juntas o por separado.

            Voy a refrescarle la memoria con la que ya le dije en su momento:

            «La esclavitud no forma parte, ni jamás lo ha hecho, de ninguna doctrina. Por tanto, ese cambio moral que usted dice es una invención suya. La esclavitud era un hecho en el mundo antiguo, no algo mandado por la Iglesia. Lo que prohíbe el décimo mandamiento es no desear lo que no es de uno. Esa es su esencia. No es una lista de cosas que no se pueden desear y el resto sí, ni entra en la bondad o no del objeto deseado. Ejemplo: la droga es mala, traficar con ella también, pero si un traficante posee droga y usted la desea de la misma forma que el décimo mandamiento indica que no se debe desear lo que no es…

          5. …de uno, ¿cómo va a argumentar usted que la droga es buena, o que Dios y la Iglesia la aceptan al prohibir desearla? ¿Estamos locos o qué? […] Usted no se quiere enterar de que lo que ha cambiado es la existencia de esclavos, no la valoración moral que la Iglesia ha hecho siempre de la esclavitud, que, en sí misma, no es contraria al Derecho divino, aunque ahora se vea como algo «horrible» (eso es lo que cambia: las modas, no la verdad). Actualmente, un preso (que es un ser humano) cumple las mismas condiciones que un esclavo antes, pero siéndolo ahora del Estado, que además de restringir su libertad, tiene potestad para obligarle a trabajar e incluso de quitarle la vida (lo cual es moralmente lícito). ¿Cambiará la sociedad, movida por la propaganda a golpe de clic, y pensará que es horrible encerrar a los delincuentes en la cárcel o ejecutarles? Quizás. ¿Cambiará la doctrina de la Iglesia al respecto? No. La verdad no cambia.

          6. Por otra parte y volviendo al recurrente tema que nos trae (que no tiene nada que ver con esta noticia), la Biblia no dice en ninguna parte que sea obligatoria la esclavitud, y la Iglesia mucho menos. Por tanto, puede ahorrarse sus ridículas comparaciones: los actos homosexuales son pecado y lo han sido siempre (no tener esclavos no, ni nunca lo ha sido) y la Iglesia no va a cambiar el Decálogo para darle gusto a usted (ni va a hacerlo, ni puede hacerlo). Así que, no insista. […] Su valoración sobre la esclavitud es exclusivamente de usted, que tiene todo el derecho del mundo a equivocarse. Pero ni es tema de este artículo, ni es medianamente comparable por más que lo intente. No, la Iglesia no ha cambiado ni su doctrina, ni la moral que se deriva de la misma. La verdad no cambia: cambian las sociedades, que pueden aceptar mejor o peor la verdad. Sólo eso. Y no: no existe ningún «mandato Divino que ordene respetar ninguna esclavitud…

          7. …que el prójimo ejerce sobre otro», sino un Mandamiento que prohíbe desear los bienes ajenos (sean éstos lícitos o ilícitos moralmente: no puede usted desear el prostíbulo de otro, ni la droga de otro, ni los vibradores de látex de otro, ni el dinero robado de otro…). ¿Lo entiende ya o se lo dibujo? Y la pena de muerte es lícita moralmente, como siempre ha enseñado la Iglesia. […] no existe ninguna doctrina sobre la esclavitud, como no existe ninguna doctrina sobre la tenencia de mascotas o el reciclado de vidrio. Usted puede llamar doctrina a lo que quiera sin que lo sea. No insista: ni la esclavitud es tema del artículo, ni es comparable con la práctica de la homosexualidad por más malabares dialécticos que intente. La Iglesia no va a cambiar, ni puede, que fornicar sea pecado, agravado si se hace con alguien del mismo sexo, encima. Quien le diga lo contrario o dé falsas esperanzas le está engañando».

          8. La esclavitud o la no esclavitud no es un dogma de fe ni doctrina de la Iglesia, y el que cite a un Papa que «condena» la esclavitud, es el mismo argumento demagógico y barato que el que emplean los «animalistas» trayendo a colación que un Papa prohibió las corridas de toros. Sí: las prohibió él solo; y otro Papa posterior decidió lo contrario. Los Papas, además del cargo religioso que ocupan, son soberanos de un Estado (antes los Estados Pontificios y ahora la Ciudad del Vaticano), en el que promulgaban las leyes civiles que les parecía bien en cada momento.

            «Gregorio XVI ya condenó la esclavitud […] en 1839…»

            No: en el ‘breve’ al que usted se refiere prohibió «la TRATA INHUMANA de esclavos de negros», describiendo a continuación a qué se refiere con esa «trata inhumana»; y varias líneas más abajo lo repite: «prohibimos estrictamente a cualquier eclesiástico o laico presumir de defender como permisible este TRÁFICO de Negros».

          9. Su inmediato sucesor, el Beato Pío IX, promulgó a través del Santo Oficio, 27 años después (en 1866), lo que ya he citado: «Sujeto a condiciones, no está en contra de la Ley divina que un esclavo sea vendido, comprado o intercambiado».

            «Y cita a sus predecesores en el mismo sentido»

            Eso es una mentira como una catedral de grande: en el «breve» que usted cita, que es como se llama a ese documento menor, no cita a ningún predecesor suyo condenando la esclavitud, como usted afirma, sino que cita únicamente cinco (5) pronunciamientos papales anteriores (habiendo habido cientos de Papas anteriores), que buscaban ALIVIAR EL SUFRIMIENTO de los esclavos, no condenar la esclavitud en sí misma (cosa que no hicieron), comenzando con una carta de Pablo III al Cardenal Arzobispo de Toledo (1537); otra de Urbano VIII a el Jurium Colector de la Cámara Apostólica de Portugal (1639); otra más de Benedicto XIV a los Obispos de Brasil y algunas otras…

          10. …regiones (1741); y otros dos pronunciamientos similares de Pío II en 1462 y de Pío VII.

            ¿Dónde está la trampa en todo ésto? En la traducción. De ahí que los modernistas demoledores odien el latín y prefieran que nadie lo conozca: para poder manipular. El texto original de 1839 del breve dice así:

            «Ne quis audeat in posterum Indos, Nigritas, seu alios hujusmodi homines INJUSTE vexare» (que nadie de ahora en adelante se atreva a molestar INJUSTAMENTE a indios, negros u otros hombres de esta clase).

            Pero, en 1972, 133 años después de escrito dicho breve y ya en plena revolución posconciliar, se eliminó la palabra «injustamente» del texto para darle al documento un sentido diverso al que tenía originalmente cuando fue escrita.

            Y no estoy defendiendo la esclavitud, sino aclarando hechos históricos. A ver si dejan de desviar el tema para que no se hable de los disparates de Francisco sobre la homosexualidad, que es el tema de la noticia.

          11. Por cierto, el verbo en latín «vexare» significa, además de «molestar», «vejar» o «maltratar», lo que deja aún más en evidencia que lo que el Papa prohibía era vejar o maltratar a los esclavos (especialmente a los negros), añadiendo el matiz: «vejar/maltratar INJUSTAMENTE».

          12. «hemos considerado deber de Nuestra solicitud pastoral trabajar para desviar completamente a los fieles del indigno mercado de los negros y de cualquier otro ser humano.»
            «desde que comenzó a difundirse la luz del Evangelio, la condición de aquellos miserables caídos en una durísima esclavitud comenzó a aliviarse mucho».
            «con el paso del tiempo, habiéndose disipado más ampliamente la lobreguez de las supersticiones bárbaras y habiéndose mitigado las costumbres incluso de los pueblos más salvajes bajo la influencia de la caridad cristiana, llegó al punto de que desde hace varios siglos ya no hay esclavos entre muchos pueblos cristianos».

          13. Pero entonces, y lo decimos con inmenso dolor, han surgido, en el mismo medio de los fieles cristianos, algunos que, cegados por el ansia de una sucia ganancia, en regiones lejanas e inaccesibles esclavizaron indios, negros y otras miserables criaturas, o, con un comercio cada vez mayor y organizado, no dudaba en alimentar la indigna compra y venta de los que habían sido capturados por otros.

            Numerosos Papas de venerable memoria, Nuestros Predecesores, como obra debida de su ministerio nunca dejaron de condenar este crimen, contrario a la salvación espiritual de quien lo comete, y deshonroso al nombre cristiano, previendo que las tribus de los infieles serían siempre confirmadas. más en el odio contra Nuestra verdadera Religión.

          14. E incluso en nuestros tiempos, Pío VII, movido por el mismo espíritu de fe y de caridad, trabajó con tanto celo con los poderosos que el comercio de negros se detuvo por completo entre los cristianos.

            Estas intervenciones y estas sanciones de Nuestros Predecesores hicieron no poco, con la ayuda de Dios, los indios y demás dichos en defenderlos de la crueldad y codicia de los invasores, es decir, de los mercaderes cristianos, pero no lo suficiente para asegurar que esta Santa Sede pueda regocijarse por el pleno éxito de sus esfuerzos en este campo; de modo que el comercio de negros, aunque ha disminuido grandemente en muchas partes, todavía lo ejercen numerosos cristianos.

          15. Por eso Nosotros, queriendo hacer desaparecer este crimen de todas las tierras cristianas, después de haberlo considerado con madurez, siguiendo también el consejo de Nuestros Venerables Hermanos Cardenales de la Santa Romana Iglesia, siguiendo las huellas de Nuestros Predecesores, con Nuestra autoridad apostólica Amonestamos y exhortamos enérgicamente en el Señor a todos los cristianos fieles de toda condición a que nadie, en adelante, se atreva a usar la violencia o despojar de sus bienes o reducir a nadie a la esclavitud, ni prestar ayuda o favor a los que cometen tales delitos o quieren ejercer ese indigno oficio con el que se reduce a los negros a la esclavitud, casi como si no fueran seres humanos, sino puros y simples animales, sin distinción alguna, contra todo derecho de justicia y de humanidad,

          16. Nosotros, considerando estas atrocidades indignas del nombre cristiano, las condenamos con Nuestra autoridad Apostólica: prohibimos y prohibimos por la misma autoridad que cualquier clérigo o laico defienda como lícito el comercio de negros, con cualquier propósito o pretexto encubierto, y presuma ‘ enseñar de otro modo, en cualquier forma, pública o privadamente, en contra de lo que hemos declarado con esta Nuestra Carta Apostólica.

          17. ¿No sabe usted leer? No se esfuerce: ya he destapado la manipulación (que no es de usted, pero se la ha creído y hecho suya, incluso tras mi aclaración): el texto que ha transcrito no es lo que escribió el Papa Gregorio XVI, que lo hizo en latín y reza así (pongo únicamente el fragmento en donde se aprecia dicha manipulación, que cambia totalmente el significado del documento):

            «Ne quis audeat in posterum Indos, Nigritas, seu alios hujusmodi homines INJUSTE VEXARE, aut spoliare suis bonis, aut in servitutem redigere, vel aliis talia in eos patrantibus auxilium aut favorem praestare, seu exercere inhumanum illud commercium, quo Nigritae, tamquam si non homines, sed pura, putaque animantia forent, in servitutem utcumque redacti, sine ullo discrimine contra justitiae et humanitatis jura emuntur, venduntur ac durissimis interdum laboribus exantlandis devoventur»

            Lo que en español significa:

          18. «Que nadie de ahora en adelante se atreva a MALTRATAR INJUSTAMENTE a indios, negros u otros hombres de esta clase; o para despojarlos de sus bienes; o reducirlos a la esclavitud; o para extender ayuda o favor a otros que comentan tales actos en su contra; o para ejercer ese oficio inhumano por el cual los negros, como si no fuera hombres, sino meros animales, aunque reducidos a la esclavitud, son, sin distinción alguna, contrarios a las leyes de la justicia y la humanidad, comprados, vendidos, y condenados a veces a los trabajos más duros y agotadores»

            Como ve, el texto que usted ha copiado no es lo que S. S. Gregorio XVI escribió en el breve «In supremo apostolatus», sino una versión «libre» o traducción expurgada (manipulada) en 1972, como ya le he indicado.

            Por eso se explica que en aquellos estados donde aún había esclavismo, fundamentalmente en algunos de Estados Unidos, cuando dicho breve fue publicado el episcopado, como es…

          19. …el caso de S. E. Mons. John England, obispo de Charleston, lo interpretó en su provincia eclesiástica como una condena de la trata de esclavos a gran escala, no de la propiedad individual de esclavos. Y eso también explica que el beato Pío IX promulgara a través del Santo Oficio, 27 años después (en 1866), lo que ya he transcrito: «Sujeto a condiciones, no está en contra de la Ley divina que un esclavo sea vendido, comprado o intercambiado». ¿Quién cree que se equivoca, el episcopado estadounidense y el beato Pío IX, o usted? Creo que la respuesta es más que evidente: usted. Dicho lo cual: ¿va a decir algo sobre los disparates de Francisco sobre la homosexualidad, que es el tema de esta noticia?

          20. No veo que la palabra INJUSTAMENTE cambie el sentido del texto de Gregorio XVI en 1839-
            No he podido ver en origen el texto del Santo Oficio en 1866, que tendría un valor menor que un escrito del mismo Papa, aunque se dice que fue firmado también por Pío IX. Pero he podido leer que Pío IX, en la beatificación de Pedro Claver habló de la trata de esclavos como «suprema maldad».
            En cuanto a lo dicho por el Papa Francisco sobre la homosexualidad, él mismo ha aclarado que quiso referirse a que todo acto sexual fuera del matrimonio es pecado.

          21. «No veo que la palabra INJUSTAMENTE cambie el sentido del texto de Gregorio XVI en 1839»

            Pues si no lo ve, o es problema de la vista o de lectura comprensiva, porque no es lo mismo condenar el «maltrato injusto» de los esclavos que a decir «toda forma de esclavitud». Y sobre el documento de Pío IX, por favor, sea serio: se la mandó publicar al Santo Oficio y la firmó (una congregación tiene una autoridad delegada a la hora de emitir documentos pontificios; no los publica por su propia cuenta sino por mandato del Papa), y no tendría ningún sentido si el breve de Gregorio XVI (documento menor y en absoluto doctrinal) dijera lo que usted sostiene (que no lo dice). Como ve, cualquier parecido con el tema de la homosexualidad para sostener que la doctrina «cambia» es hacerse trampas al solitario: ni cambia, ni puede cambiar. El Decálogo pertenece al Derecho divino y no hay poder humano que pueda cambiarlo o derogarlo.

          22. Quienes engañan a la gente haciéndoles creer que sí, demuestran tener una gran falta de caridad. Y sobre lo dicho por Francisco, ya está más que comentado en ésta y otras páginas: un auténtico disparate, como casi todo lo que dice cuando concede entrevistas o agarra un micrófono.

  17. Si lo que es pecado no es delito, significa que las leyes de los hombres están por encima de la ley de Dios y, como dicen las Escrituras, «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres». También dicen esos textos que «Ante Jesús toda rodilla se doble». Es obligatorio para todo católico que los poderes públicos doblen sus rodillas ante Dios. Es lo que reflejaban las coronas de los reyes cristianos, que siempre llevaban encima una cruz para indicar la única autoridad que se hallaba por encima de la corona: Dios. La misma existencia de la frase: «La soberanía es del pueblo» es un acto de soberbia satánica máxima. ¡No!, la soberanía, el poder, el honor y la gloria es de Nuestro Dios. Lo decimos todos los domingos en Misa. Lo que ofende a Dios es un delito en el reino de los cielos y debe ser un delito en los reinos de los hombres.

  18. Tiene su intríngulis que los sodomitas usen el arco iris para reivindicarse y que la parte de la Biblia más explícita donde se hace mención del arco iris sea donde Dios manda a Noe meter en el Arca parejas de animales de MACHO Y HEMBRA.
    Ellos mismos se abanderan con un símbolo que Dios usó para recordar un CASTIGO a la humanidad por sus pecados y que encima se especifique muy claramente parejas de MACHO Y HEMBRA para repoblar la tierra.
    Ellos mismos con esa bandera encima de sus cabezas nos recuerdan a todos que: DIOS CASTIGA.
    Así les paga el demonio les hace usar un símbolo del castigo que recibirán por su abominación.

  19. Este ardid de Bergog lio de afirmar que una cosa de gravedad es ésto y a la vez, no es aquéllo, resulta ser un engañapichanga. Como acostumbra.
    Además, con esa mala y ambigua frase, él abrió el paraguas. Que los alemanes hagan como quieran. Él ya dijo algo (inentendible) de la sodomía, no los apoya…

  20. EL HIPOPOTAMO DE BUENOS AIRES DE NUEVO CON SU AMBIGÜEDAD UNA VELA A DIOS Y OTRA AL DIABLO.¿ EN QUÉ QUEDAMOS? UN SÍ ES NO SI ES NO. LA MARICONERIA ES CONTRA NATURA. LA BIBLIA LLAMA PERROS A LOS MARICAS

  21. El papa Francisco aclaró sus dichos sobre la homosexualidad, en una carta a un sacerdote cercano a la comunidad LGBT
    El jesuita estadounidense James Martin le envió tres preguntas al pontífice argentino, quien las respondió en una misiva de su puño y letra, porque al ambiguedad y no ser claros, siempre oscureciendo en vez de ser firme, los actos homosexuales son pecado y no irse por las ramas.

    1. Y tanto que lo aclaró: por un lado dice que los actos homosexuales son pecado (no puede decir otra cosa aunque él no lo crea), pero por otro sigue sosteniendo y fomentando que haya leyes civiles que reconozcan el «concubinato» homosexual (si se le puede llamar así), siendo inmoral y pecado no sólo realizar un acto pecaminoso, sino fomentar y apoyar que otros lo comentan, por ejemplo allanándoles el camino, colaborando así con el mal y causando la ruina espiritual del prójimo (que es la definición de «escandalizar» o «provocar escándalo»). Algo muy grave e impropio de quien ostenta su cargo, cuyo cometido principal es salvar almas, confirmar en la fe y llamar a conversión y penitencia a los pecadores, no confirmarles en su pecado o facilitar con su apoyo (aunque sólo sea moral) que pequen. Aparte del escándalo y del mal ejemplo que da, cada vez que este hombre habla sube el pan. Y cuando explica lo dicho previamente acaba empeorándolo.

      1. Totalmente de acuerdo. Ya ves cómo hace nada contradice lo expresado en la entrevista. Donde dije digo, ahora digo diego. Lo que tú dices: él no cree que la homosexualidad activa sea pecaminosa, no lo cree, y a la vista está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles