El jesuita James Martin da por válido un matrimonio homosexual

James Martin James Martin
|

El mediático jesuita norteamericano James Martin ha vuelto a incendiar las redes con un brevísimo tuit en el que da por bueno el ‘matrimonio’ de un político de su país ‘casado’ con otro hombre.

Por qué el padre Pavone, líder de la causa provida en Estados Unidos, ha sido reducido al estado laical por desobediencia mientras el mediático padre James Martin, autodenominado apóstol de los LGTBI, sigue predicando la heterodoxia públicamente mientras mantiene su cargo de asesor vaticano es un verdadero misterio o, a lo peor, no tanto.

Pongámonos en contexto: Pete Buttigieg es un político demócrata norteamericano al que el presidente Joe Biden ha nombrado ministro de Transporte. No sabe una palabra del asunto y su gestión está siendo literalmente desastrosa, lo que lleva a muchos a pensar que buena parte de su mérito consiste en que Buttigieg está civilmente casado con otro hombre, lo que le convierte en un buen escaparate del gobierno ‘woke’ elegido por el presidente ‘católico devoto’.

En respuesta a Bill Donohue, presidente de la Liga Católica por los Derechos Civiles y Religiosos, quien propuso que el matrimonio entre personas del mismo sexo de Pete Buttigieg con su pareja Chasten no es un matrimonio real sino más bien una «ficción legal», el padre Martin respondió que «Pete Buttigieg está casado».

Ahora, la doctrina de la Iglesia en este punto no es en absoluto ambigua. No es solo que condene como el grave pecado que es cualquier acto homosexual, sino que denuncia como farsa legal el supuesto ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo aprobado en un número creciente de países y conmina a los fieles a no aceptarlo como verdadero matrimonio.

Afirmar que Buttigieg está casado porque así lo establece una ley equivale a decir que el no nacido no es persona porque la ley no le reconoce por tal, algo impropio de cualquier creyente y especialmente grave en un sacerdote que, además, cuenta con un enorme ‘foco’ mediático.

El tuit es típico de Martin, de un maniobrar que solo puede calificarse de ‘jesuítico’, en el sentido peyorativo del término. Siempre puede alegar -y lo hizo a continuación, naturalmente- que se refería a que, legalmente, ante la ley de la tierra, figura como casado. Pero al no establecer ninguna cualificación en una polémica en la que se había introducido deja entrever de forma patente su opinión favorable a esta institución imposible.

Estamos en el pontificado de la misericordia y del diálogo y la escucha atenta, y podría, en una versión mal entendida de la tolerancia pro bono pacis, aceptarse la paciencia de los prelados y Roma ante la escandalosa heterodoxia del jesuita. Pero es que en los últimos años hemos comprobado una y otra vez que la tan cacareada misericordia solo se aplica hacia un lado, justo al mismo representado por Martin, mientras que a los católicos que tratan de mantenerse fieles a la tradición se les censura y sanciona de continuo con una dureza y prontitud tan inusual como la negligencia y reticencia con que se evita castigar a los amigos de la ‘renovación’.

En el Twitter español, nuestro amigo el padre Francisco José Delgado, sacerdote de la Archidiócesis de Toledo y conductor del programa La Sacristía de la Vendée en YouTube, contestó con claridad castellana el tuit de Martin: “Te puedes ir a su ‘iglesia’ y dejar de ensuciar la de Cristo, profeta de Satanás”.

“James Martin, ante esta postura, ha respondido, en primer lugar: ‘Pete Buttigieg está casado’. Ante una declaración tan escandalosa, muchos católicos le han recordado que eso va contra la enseñanza de la Iglesia, e incluso le han preguntado si él sería consecuente y le impartiría el sacramento del matrimonio (aunque Buttigieg no es católico, sino que actualmente es episcopaliano)”, continuó el padre Delgado, en declaraciones que recoge ACI Prensa.

Como respuesta, “James Martin ha insistido en que el político ‘está casado a los ojos del Estado y de su iglesia, tanto como cualquier otro lo está’. Esto, dicho por un católico cualquiera, sería disculpable si es por culpa de la ignorancia y, simplemente, habría que proceder a explicar a dicha persona cuál es la doctrina de la Iglesia”.

Recuerda Delgado que “Martin no solo es sacerdote jesuita, sino que además ostenta un cargo al servicio de la Santa Sede como consultor del Dicasterio para las Comunicaciones. Por tanto, ante él no cabe únicamente una corrección que, por otra parte, han procurado hacerle ya muchos otros católicos”. En realidad, “lo que sentimos los católicos y especialmente los sacerdotes es una terrible indignación por la actitud de este sacerdote abiertamente contrario a la enseñanza que debería defender y comunicar”.

“Al obrar así ocasiona un grave daño a la Iglesia y a los fieles más sencillos que, atendiendo a su condición sacerdotal, piensan que lo que dice corresponde con la postura oficial de la Iglesia”, lamentó el sacerdote. El padre Francisco Delgado recordó luego lo que enseña la Iglesia Católica, más precisamente lo que establece el documento “Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales” de la Congregación para la Doctrina de la Fe. “Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva”, señala el documento pontificio en el numeral 5.

Por último, Delgado invitó “al sacerdote James Martin a que, si no está dispuesto a dejar de ensuciar con su doctrina envenenada el rostro de la Madre Iglesia, se vaya de ella cuanto antes, dado que no parece que los que tienen autoridad sobre él quieran hacer nada al respecto”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
19 comentarios en “El jesuita James Martin da por válido un matrimonio homosexual
  1. James Martin actúa y propaga apostasías con la anuencia papal, es todo un plan muy calculado en las logias, y sí, ambos son masones, el degenerado Martin y el Papa!

    1. Yo también creo que esto está calculado. El Papa promociona, calla y otorga, mientras James Martin, el cardenal Marx y otros, se dedican a propagar el lgtbi.
      En cuanto a que Francisco sea masón, eso no me parece tan claro, aunque es plausible.
      De hecho se sabe de la presencia de masones en la curia vaticana, como el que fue prefecto de la congregación de obispos, el cardenal Baggio, que era el encargado de nombrar obispos en tiempos de Pablo VI.

      1. No entiendo que si el cardenal Gagnon denunció ante Pablo VI al cardenal Baggio por ser masón, que Pablo VI no lo suspendiera de la Congregación de Obispos y que Juan Pablo I y San Juan Pablo II lo renovaran en su cargo al frente de esa congregación, que es la que más influye en el nombramiento de los obispos.
        Con un masón proponiendo obispos se comprende la debacle actual.

        1. No se puede cooperar de ningún modo ni personal ni económico con esta jerarquía, que es una timba internacional de corrupción y un foco ardiente de putrefacción moral actuando sin bridas sobre una Humanidad aletargada.

        2. Esa misma pregunta se la hice personalmente al obispo Schneider, que conocía el caso Gagnon: cómo es posible que JP2 mantuviera a los cardenales masones en sus puestos? Sin respuesta. Entonces le pregunté si JP2 era también mason, porque no le encuentro otra explicación:, y lo negó rotundamente. Le dije que teníamos que usar la razón y siempre buscar la verdad.

          1. Respecto a si Bergoglio es mason, yo tampoco lo veo claro. A veces a la masonería le gusta asignarse a más masones de los que son, pero ningún mason ha afirmado que Bergoglio pertenece a la masonería, cosa que la alta masonería francesa y mejicana lo afirmaron de Juan 23; y ningún sod omita afirmó de los papás postconciliares que lo fueran salvo varios sod omitas famosos sobre Pablo vi. Me parece mosqueante.

          2. Óscar, tu comentario sobre JP2 repugna al sentido común. Creo que la gente como tú de inocencia no tiene nada, sino «que tiran a dar» y hacen por tanto su trabajo de enturbiar y crear infusión, sembrar dudas y soltar calumnias.

          3. Pedro L, contigo he tirado y hundido porq te sales de tus casillas si te remueven de la secta juanpablera
            Yo no creo q JP2 fuera mason, pero mantener a los cardenales masones a sabiendas es como poco mosqueante. Esto no es ninguna calumnia, pero reaccionas como un sectario contra mi. Si tengo tiempo ya te daré algunos ajos para q los disfrutes, bio

          4. Yo no creo de ninguna manera que San Juan Pablo II fuera masón, ya que su defensa de la doctrina y su valiente prédica son contrarias al espíritu de la masonería. Mi interpretación es que se centró tanto en la evangelización, que descuidó arreglar la curia. Aunque reconozco que me sorprende mucho que no expulsara al masón Baggio. (Tal vez no creyera en el informe de Gagnón).

          5. En cuanto a Francisco, lo sea o no lo sea, lo que sí es evidente es que con su forma de actuar favorece a la masonería, y por esta razón, reconocidos masones han felicitado a Francisco en varias ocasiones (en su elección y en otros momentos).

          6. ¿Para qué se hizo fotos jpii con los b’nai b’rith recibiéndolos en el Vaticano? Él sabrá. Es escandaloso.

          7. Casualmente el nuevo código de derecho canónico suavizó la condena a la masonería y no lo dice claramente.
            ¿Por qué mejor no dejan de hacer ecumenismo con religiones y sociedades secretas? La iglesia lo condena. ¿Por qué no obedecen la doctrina?¿esto es ejemplo de santidad? tururú.

  2. Antonio L: Pues lo siento por usted, pero a PabloVI en determinados «ambientes» le llamaban » la Paola».Quien tenga oídos,que oiga.

    1. Los santos de Dios no cometen errores doctrinales ni escandalizan a la gente. Decir la verdad no es ni odiar ni escandalizar, es decir la verdad.

  3. ¿Pero este yeims Martín y todos los progretarios desde cuándo son curas?¿desde 2013 cuando llegó Francisco o desde antes?
    ¿Pero estamos ton tos o qué? A mí me suena que todas las estupideces eclesiales ya se decían y se difundían desde mucho antes y nadie hacía nada. ¿Dónde estaba la autoridad Papal para poner orden?
    Han renunciado a poner orden y te quieren convencer de que encima son santos.
    Están en la misericordia con el traidor y en la persecución del tradicional por decir las cosas claras en la cara. Llevan así 60 años. ¿Y la culpa es de Francisco? Venga ya, hombre.

  4. El articulo está escrito por un católico o por un predicador televisivo luterano de los que apoyan a Trump. Porque no se trasluce nada del amor de Cristo y mucho del veneno protestante…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles