Eritrea: Tras pasar las Navidades en prisión, monseñor Hagos ha sido liberado

Fikremariam Hagos Abune Fikremariam Hagos
|

(Leone Grotti en Tempi)-Tras más de dos meses de encarcelamiento bajo el régimen de Isaias Afewerki, el obispo católico de Saganeiti está por fin en libertad. Según fuentes de Tempi, la intervención del nuncio apostólico Muñoz Cárdaba ha sido crucial.

Tras pasar las Navidades en cautiverio, monseñor Abune Fikremariam Hagos, obispo católico de Saganeiti, fue liberado el miércoles 28 de diciembre en Eritrea. El padre Mihretab Stefanos, párroco de la iglesia de San Miguel de la diócesis de Saganeiti, detenido como el obispo el 15 de octubre, también fue puesto en libertad. La tercera persona que el régimen ha hecho desaparecer, el padre Abraham, fraile capuchino, ha sido reclutado a la fuerza por el ejército para ser enviado a luchar a Tigré.

La liberación de monseñor Hagos

Al igual que se desconocían los cargos contra el obispo católico, el primero detenido por el régimen de Isaias Afewerki, también se desconocen los motivos de su liberación. Según cuanto sabe Tempi, la intervención del Vaticano y, más concretamente, la del arzobispo Luis Miguel Muñoz Cárdaba, nuncio apostólico en Sudán y Eritrea, habría sido fundamental para su liberación.

En un vídeo publicado por Avvenire se puede ver a monseñor Hagos y al padre Stefanos finalmente libres en la catedral de la capital, Asmara, donde fueron recibidos por los sacerdotes y monjas de la diócesis.

Persecución religiosa en Eritrea

Por desgracia, la persecución religiosa no es una novedad en Eritrea, aunque este caso es único. Como explicó a Tempi el padre Mussie Zerai, sacerdote eritreo, fundador y presidente de la agencia de noticias Habeshia, «ha habido casos en el pasado de sacerdotes detenidos, pero siempre había una razón, aunque fuera distorsionada, quizá relacionada con el servicio militar. Si nos fijamos en otras confesiones religiosas, el patriarca de la Iglesia ortodoxa, Abune Antonios, fallecido el 9 de febrero a la edad de 94 años, pasó los últimos 16 años de su vida, hasta su muerte, bajo arresto, primero en prisión y luego en arresto domiciliario. Varios sacerdotes ortodoxos siguen en prisión, al igual que dirigentes de otras confesiones religiosas, que han desaparecido».

Es probable que monseñor Hagos fuera detenido por denunciar la violación de la libertad religiosa de los cristianos por parte del gobierno tras el cierre de las clínicas y las escuelas católicas, que comenzó en 2019. El prelado, además, según explicó el padre Zerai, «no pudo evitar hablar en el último periodo de los jóvenes eritreos enviados como carne de cañón a una guerra (la de la región etíope de Tigré – nde) que no nos concierne. El obispo solo llamó a trabajar por la paz, la justicia y la dignidad de las personas».

El dramático caso del padre Abraham

El caso del padre Abraham también es bastante peculiar. La ley eritrea exime a los consagrados del terrible servicio de reclutamiento que teóricamente debería durar 18 meses, mientras que para algunos dura 20 años o incluso más. Con esta excusa, el régimen de Afewerki, de facto mantiene en condiciones de esclavitud a cientos de miles de jóvenes, que prefieren arriesgarse a huir del país y cruzar el Mediterráneo antes que someterse al servicio militar obligatorio.

El padre Abraham debería haber disfrutado de una exención como los demás consagrados, pero como había servido en el ejército antes de hacer los votos, fue de nuevo reclutado a la fuerza y enviado a luchar a Tigré.

«Ningún obispo había pasado nunca la Navidad en la cárcel»

A pesar del alivio por la liberación de monseñor Hagos y del padre Stéfanos, sigue preocupando un régimen que ya no tiene reparos en utilizar cualquier medio para silenciar a la Iglesia católica y a los cristianos. «Nunca antes había ocurrido que un obispo católico pasara la Navidad en la cárcel», subraya el padre Zerai, lamentando el manto de silencio e indiferencia que ha envuelto el caso desde octubre. Puede que los cristianos se alegren de la liberación del obispo, pero el drama de un pueblo reducido a la esclavitud durante más de treinta años por el dictador Afewerki permanece.

Publicado por Leone Grotti en Tempi

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles