El auge del protestantismo en Iberoamérica

Protestantismo
|

(Catholic Herald/Gavin Ashenden) «El Vaticano está perdiendo el mayor país católico del mundo: es una pérdida enorme e irreversible», declara José Eustáquio Diniz Alves, un demógrafo brasileño de renombre y ex profesor de la agencia nacional de estadística. Al ritmo actual, calcula que los católicos representarán menos del 50% de los brasileños el año que viene.

Según una nueva encuesta del Pew Research Centre sobre la religión en 18 países iberoamericanos y Puerto Rico, decenas de millones de latinoamericanos han abandonado la Iglesia Católica Romana en las últimas décadas y han abrazado el cristianismo pentecostal. De hecho, casi uno de cada cinco iberoamericanos se describe ahora como protestante.

El contexto más amplio es que durante la mayor parte del siglo XX, desde 1900 hasta la década de 1960, al menos el 90% de la población de América Latina era católica. En los últimos cincuenta años, esa cifra se ha reducido al 69% y sigue disminuyendo.

Esto puede interpretarse de muchas maneras. Los sociólogos pueden decirnos que el protestantismo pentecostal refleja mejor la cultura de la comunidad local indígena. Los teólogos podrían señalar que todo el énfasis en la Teología de la Liberación fue un fracaso, y que se basaba en un error de categoría y en un malentendido teológico.

El padre Martín Lasarte, sacerdote uruguayo presente en el sínodo sobre la Amazonia, cree que el movimiento de la Teología de la Liberación ha antepuesto a menudo las cuestiones políticas y sociales a la experiencia religiosa. “Se propuso tratar de obtener respuestas políticas de personas hambrientas de una experiencia de Dios. Sustituyó la espiritualidad por el marxismo. Le falta el sentido existencial de la alegría de vivir el Evangelio, ese encuentro personal que tantas iglesias pentecostales dan a la persona», señala.

En la encuesta se preguntó a antiguos católicos convertidos al protestantismo por las razones que les habían llevado a hacerlo. De las ocho posibles explicaciones, la más citada fue que buscaban una experiencia o relación más íntima con Dios. Muchos ex católicos también dijeron que se hicieron protestantes porque querían un estilo de culto diferente o una iglesia que ayudara más a sus miembros.

Lo que resulta especialmente trágico en esta situación es que la Iglesia católica ha sido siempre revivida, restaurada y revigorizada por el Espíritu Santo, que actúa a través de los santos en particular en cada generación. Que una Iglesia cuya existencia y vigor dependen totalmente del Espíritu Santo haya sido incapaz de proporcionar una experiencia de participación en la vida del Espíritu es una mezcla de tragedia y quizá de ineptitud clerical.

No es que la Iglesia no esté preparada para la dimensión del Espíritu. Joaquín de Fiore (1135-1202) fue un monje italiano convertido en místico profético. Fue famoso por predecir que habría tres edades de la Iglesia. La primera era del Padre, la segunda del Hijo y la tercera del Espíritu Santo. Pensaba que la era del Espíritu llegaría en su generación. Como tantas otras figuras proféticas, puede que acertara en el análisis, pero no en el calendario. No es que ninguna época carezca del Espíritu Santo, pero la explosión del pentecostalismo a principios del siglo XX puede indicar una especial presencia.

Philip Jenkins, el conocido historiador de la Iglesia, también sugiere que la historia podría clasificarse de esta manera, pero con la retrospectiva de un historiador sugiere que la era del Padre podría ser desde la Iglesia primitiva hasta la Reforma; la del Hijo, desde el siglo XVI hasta el XX; y la del Espíritu, la línea divisoria marcada por el estallido del pentecostalismo en 1905. Se estima que, desde entonces, una cuarta parte de los casi dos mil millones de cristianos son o se han hecho pentecostales o carismáticos.

A la crisis de la Reforma respondió la Contrarreforma con una respuesta creativa y redentora. ¿Cómo ha respondido la Iglesia católica a este estallido de espiritualidad restauradora global?

El Papa Pablo VI acogió oficialmente el Movimiento Carismático Católico como elemento integrante de la Iglesia católica en 1975. El cardenal Suenens supervisó la siguiente etapa de su crecimiento a través del Servicio Internacional de Renovación Carismática Católica (ICCRS). No se trata de un movimiento pequeño. Se calcula que hay unos 160 millones de personas implicadas en la Iglesia. San Juan Pablo II ofreció una afirmación y un análisis teológico, diciendo en marzo de 1992:

«En este momento de la historia de la Iglesia, la Renovación Carismática puede desempeñar un papel significativo en la promoción de la tan necesaria defensa de la vida cristiana en sociedades donde el secularismo y el materialismo han debilitado la capacidad de muchas personas para responder al Espíritu y discernir la llamada amorosa de Dios. Vuestra contribución a la reevangelización de la sociedad se hará, en primer lugar, mediante el testimonio personal de la inhabitación del Espíritu y manifestando su presencia a través de obras de santidad y solidaridad.»

Durante Pentecostés de 1998, el Papa se propuso tender un puente entre la coherencia de la estructura y el dinamismo pneumático:

«Lo institucional y lo carismático son, por así decir, coesenciales en la constitución de la Iglesia. Contribuyen, aunque de manera diferente, a la vida, a la renovación y a la santificación del Pueblo de Dios». Es a partir de este providencial redescubrimiento de la dimensión carismática de la Iglesia que, antes y después del Concilio, se ha establecido un notable patrón de crecimiento para los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades».

¿Por qué se ha convertido esto en una crisis en la Iglesia católica, y en particular en Sudamérica?

Tal vez de la misma manera que los generales siempre están combatiendo la última guerra (en lugar de la actual) hay una propensión en la Iglesia a malinterpretar la triangulación que une lo que Dios ha hecho en el pasado, integrándolo con lo que está haciendo en el presente, y lo más difícil de todo, lo que se le pedirá a la Iglesia mañana. Vivir en el pasado es demasiado fácil y cómodo para una institución. El espíritu de entropía nunca es el mismo que el Espíritu que da vida.

Pero de la misma manera que los católicos cedieron el paso al marxismo hace una generación con el callejón sin salida de la Teología de la Liberación, que pasó totalmente por alto los apetitos y las necesidades de aquellos a quienes se dirigía, el mismo error está siendo perpetuado por los marxistas culturales de esta generación. Han ingerido el espíritu de la época y están convencidos de que una mayor integración con las categorías secularistas -lo que casi podríamos llamar «Sexualidad de la Liberación»- son lo que la Iglesia necesita para revivir.

La forma en que el pentecostalismo está satisfaciendo legítima y satisfactoriamente las necesidades de esta generación de acceder a una experiencia vívida y transformadora de Dios debe ser reconocida y correspondida.

¿Por qué debería la Iglesia limitarse a la experiencia de la absolución en el confesionario cuando, como describe San Pablo, los Hechos de los Apóstoles y las vidas de los santos sugieren que hay mucho más que recibir de manos del Espíritu Santo?

¿Cómo puede una Iglesia que reconoce el poder del Espíritu para cambiar milagrosamente los elementos de la Misa apartar su mirada de la capacidad del Espíritu Santo para cambiar el corazón humano y equipar al Cuerpo de Cristo con los dones espirituales para proporcionarle la fuerza espiritual que transforme la sociedad?

En lugar de ver el surgimiento del pentecostalismo como un desafío o una amenaza para la Iglesia (aunque claramente lo es), podría verse como un ejemplo de cómo la Iglesia católica puede hacerlo mejor. Una analogía que se ha hecho es que la institución de la Iglesia católica es un motor exquisitamente desarrollado que requiere y puede aprovechar al máximo el combustible de mayor octanaje. El Espíritu Santo y la Iglesia católica están hechos el uno para el otro, a menos que la Iglesia opte por la política, el poder y la sexualidad como alternativa a la pneumatología de la renovación espiritual.

Del mismo modo que la Iglesia respondió con una Contrarreforma cuando la era del Hijo se convirtió en una realidad histórica, podría plantearse responder a lo que, al menos en términos de espiritualidad, se ha convertido en la era del Espíritu Santo.

En esta trágica hemorragia de católicos de la Iglesia, ésta tiene la misión de recuperar a su pueblo perdido con un contrapentecostalismo.  Es necesario un movimiento en la Iglesia que reintegre la vida y la experiencia del Espíritu Santo en la Iglesia sacramental y sobrenatural.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
32 comentarios en “El auge del protestantismo en Iberoamérica
  1. Soy Católico nacido y criado en República Dominicana y soy testigo de que todo lo que dice ese artículo es Verdad… El pentecostalismo literalmente se está tragando a el catolicismo en América Latina. Y la Iglesia no hace nada para evitar ese avance.

    Las iglesias evangélicas se multiplican cómo hongos en un tronco podrido. En una misma cuadra no es raro encontrar varias iglesias evangélicas y todas llenas de fieles. Fieles que si HACEN PROSELITISMO Y DE A DURO…. mientras la pobre parroquia y varios kilómetros a la redonda no llega ni a la mitad de los fieles en la capacidad del templo.
    El Católicismo no hace nada por revertir esa situación de apostasía generalizada…cuando hablan de los evangélicos es en son del ecumenismo de amor y paz que ya conocemos… Falso de lo más falaz.

    Y mientras tanto los curas y demás que no hacen PROSELITISMO los pastores y todo el que vive en esas iglesias evangélicas se dedica a captar miembros mediante una propaganda proselitista Ferrea.

    1. A la actual jerarquía católica le importa literalmente un rábano que la gente se vaya a otra iglesias, ella sigue con sus tostones carentes de formación y trascendencia
      ¡Pero si en los funerales no pide nique se rece por el alma de los muertos! ¡ pero si en sus colegios y universidades no se enseña ni el catecismo!

  2. La Renovación Carismatica si bien a crecido no ha logrado frenar la ecatombe, el problema es que literalmente no hay Evangelización Católica, no hay misiones no hay PROSELITISMO Católico en las calles. Y como literalmente en los barrios y sectores la iglesia literalmente es muday ni se siente, ese nicho vacío lo han ocupado los pentecostales, que si saben hacer lío y PROSELITISMO.

    Lo de Brasil es se hacerse una verdadera devastación apocalíptica, lo que era una joya ahora es literalmente un hervidero de pentecostales, solamente hay que ir a las favelas y se darán cuenta.

    Y lo más triste es que el episcopado para ellos eso no es un problema todos somos hermanos…. Los hermanos evangélicos.

    Y me pregunto yo ante esa devastación apocalíptica latinoamericana que de está viviendo , para que rayos existe el CELAM ?

    OH MARIA TEN PIEDAD DE TU IGLESIA.

    1. La jerarquía apóstata y el pontífice endiosado se desayunan al menos cada día con la amarga confirmación sobre el terreno de que no se puede engañar a todos todo el tiempo.

      1. Y, por cierto, no habrán visto que el organigrama jerárquico ni el número de arzobispos, obispos y auxiliares haya descendido ni adelgazado con tan brutal caída de fieles, sino al contrario: todo eso sí ha crecido y se ha multiplicado.

  3. El Vaticano en las últimas décadas ha conseguido espantar a los que buscan a Dios. Todo es política en Roma, corrupción de película. Y, por la configuración del catolicismo, la gran pantalla del catolicismo es Roma y su Papa ¿creen que es seria la imagen que ofrece al mundo? Por otra parte, la decidida postura de la jerarquía eclesiástica de evitar la predicación de conversión, no como moralina si no a la Verdad de Cristo, conduce a los creyentes a beber en otras fuentes. Y, mientras tanto, destrozar, comisariando, a todas la comunidades evangelizadoras y perseguir la riqueza litúrgica tradicional latina o malabar o maronita.

  4. Pero vayan ustedes a misa, qué predica el sacerdote, los textos un poco problemáticos de las primeras lecturas se las pasan como si no existieran. Del pasaje de la tentación en el paraíso que era un mito. Del Nacimiento de Jesucristo, en la misa dominical, acoger al niño, y la pobre María en el portal y bla bla bla. Pero señores que Jesucristo vino a quitar el pecado del mundo por todos nosotros que no somos más que viles pecadores y que muchas veces no somos más malos, porque no podemos ser peores . Que nadie se puede salvar por sí mismo sin la sangre de Cristo. Ahora todas las navidades endulcoradas con el niño y la Virgen, y haced hermanos obras de caridad, cosa que está bien. La Biblia se la pasan por ese sitio, si pudieran la quemarían, que ustedes no van hacerle cambiar a Dios el episodio de Sodoma y Gomorra. Que el ser humano es un ser caído sin redención de ningún tipo, si no es por la preciosa sangre de Jesús. Dejen de criticar al gobierno que todos los iguales.

  5. El pentecostalismo protestante legalizado dentro de la iglesia católica no hace a la gente más católica sino protestante. Y como el dato mata el relato, he aquí el resultado: que lo que la iglesia tradicional construyó, la iglesia modernista lo desmonta. ¿Y cual sería el problema, si hemos quedado en que fuera de la Iglesia hay muchos caminos de salvación santidad y Gracia porque lo dice el concilio fundacional? Pues el problema son los dineros. La libertad religiosa por la cual todos se salvan, les trajo dolor de bolsillo. Y eso es lo único que sienten, pues no creen que fuera de la Iglesia no haya salvación.

    1. Duelen los Hojos viendo cómo al culpable lo llaman santo continuamente.
      ¿Hemos entendido que para el culpable no es un problema que los católicos se hagan protestantes porque Cristo se ha unido a todo hombre para siempre desde su encarnación? Lo dice en Redemptor hominis.

      1. 9 La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo,
        ilumina a TODO hombre.
        10 Ella estaba en el mundo,
        y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció…
        12 Pero a TODOS los que la recibieron, a los que creen en su Nombre,
        les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios…

        1. La herejía de la salvación universal asoma las orejitas escudándose en un supuesto «inocente lenguaje ambivalente». Por eso San Pío X condena hablar así.
          Porque la palabra «todos» puede referirse a la totalidad de la humanidad o a «todos los que reciben a Cristo», es decir, a «muchos».
          Pero como la palabra «muchos» se quitó, todo hace pensar que se refiere entonces a la salvación universal.
          Cristo se ha unido a todo hombre para siempre significa perfectamente que nadie está separado de Cristo en el infierno. Si significa otra cosa, que lo diga bien.
          Hay obligación de especificar el lenguaje de la iglesia y no quedarse en un limbo conceptual.

          1. El prólogo del Evangelio de. Juan no habla de salvacion universal, habla de la luz de la Palabra (Cristo), que ilumina a TODO hombre. No hay ambigüedad alguna

          2. «Pero a TODOS los que la recibieron, a los que creen en su Nombre,
            les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios…»

            La mayúscula la ha puesto mal:

            «Pero a todos LOS QUE LA RECIBIERON, A LOS QUE CREEN en su Nombre,
            les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios…»

            Eso es lo que dice. No habla de ninguna «iluminación» a todo hombre, como usted dice, sino de todos los que reciben la Palabra (que es Cristo) y creen en Él, lo cual es acorde con las propias palabras de Cristo: «el que crea y se bautice se salvará y quien no crea se condenará». Es el bautismo, como siempre ha enseñado la Iglesia, el que nos convierte en hijos de Dios.

  6. El eje es la eucaristía y cumplir los diez mandamientos , amén, que la cizaña , y el mundo , lo invade todo, pero nuestro Señor Jesucristo, no nos abandona.

  7. Intentamos convertir a los protestantes en católicos, convirtiéndonos en casi protestantes… Y ahora son los católicos los que se convierten en protestantes. Vamos, un exitazo más.

    Un católico mal formado es un futuro protestante. Y los católicos están muy pero que muy mal formados

  8. Este artículo es un despropósito de arriba a abajo, no sé qué pinta aquí
    Lo de la era del Espíritu de Joaquín de Fiore fue condenado, recondebado, es falso, no existen tales eras.
    El gran impulsor e introductor del movimiento carismático, el cardenal conciliar Suenens, era mason, mason, documentado, por eso impulso está payasada histérica protestante en la revolución conciliar.
    Aún con el plan useño de hace un siglo de terminar de destruir Hispanoamérica (donde esta Latinoamérica? no conozco) poniendo fondos para ello, jamas habrían penetrado los herejes si el Vaticano no hubiera destronado a Cristo retirando la confesionalidad de los estados, y de paso la lista de libros prohibidos.
    Este artículo refleja la chaladura mental en que está sumida la iglesia conciliar

    1. Pongo un ejemplo, el arzobispo Hass de Lichtenstein ha cancelado la misa del parlamento como protesta por haber aprobado el matrimonio homosexual. Y todos los neocones aplaudiendo con las orejas
      Pero que querías, Haas, si fuisteis los obispos del país quienes impulsasteis la retirada de la confesionalidad del Estado de Lichtenstein en 2012, ahora que esperabas, que no se aprobaran todo tipo de aberraciones? La chaladura conciliar

    2. Catholicus:
      Aquéllos que no han tenido oportunidad de conocer a Cristo sin dolo (sin ser culpables en absoluto de tal desconocimiento), pero han vivido cumpliendo la Ley Natural (que podemos pensar que es, precisamente, la luz que llega a TODO hombre por medio de la Palabra de la que habla el prólogo del Evangelio de San Juan), ésos han creído en el nombre de Cristo y, por lo tanto, 9 el poder de hacerse Hijos de Dios.
      Cuando antes escribí:
      .. «Pero TODOS los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios…» las mayúsculas entiendo que son correctas, pues se sobreentiende que van supeditadas a «creer en su nombre», y que esto último es justamente lo que también hacen aquellos que cumplen la Ley que resuena en su corazón

      1. No hay un sólo católico que no cometa pecados, y ¿quienes no lo son no los cometen? ¿Son fieles cumplidores de la ley natural sin tacha alguna? ¡Anda ya! Que el papel lo soporta todo, pero la realidad es muy otra. Si no fuera por los sacramentos, apañados íbamos. Además, en la era de las redes sociales, ¿quién no ha tenido oportunidad de conocer a Cristo? Quien no ha querido. Más bien se le rechaza, comenzando por la mayoría de los bautizados.

  9. Si el mismísimo papa va diciendo que te puedes salvar aunque seas ateo, la gente hace de su capa un sayo y como tenemos en nuestro interior sed de Dios, muchos se van a buscar en fuentes que parecen muy guays y súper diver.
    ¿Desde lo de Asís se puede esperar otra cosa? No culpemos a Francisco porque ya hay papas hechos «santos» que han dicho lo mismo.

  10. Estoy que no puedo parar de llorar al ver esta noticia. Vamos, vamos… ¡qué gran desgracia!. ¡Cómo puede ser! ¡Qué mala suerte, oigan!

    Hale, majetes. A recoger lo sembrado. Y puestos a decir algo positivo, es mejor que un católico se haga protestante a que se haga ateo o indiferente. Al menos seguirá siendo cristiano. Algo que dudo que se pueda decir de gran parte de la jerarquía en ese continente y en buena parte de Europa. Más que pastores al servicio de Cristo y su Iglesia son agentes eficaces del Nuevo Orden Mundial. Con el jefe de todos ellos en Roma a la cabeza.

  11. yo soy más pragmático, y mi experiencia personal me inclina a pensar otra cosa. Varias son las causas, pero hay dos para mí fundamentales: 1) Han elevado a dogma la estúpida idea «del buen nativo», de modo que han idealizado lo que era un mundo degenerado. Bernal Díez del Castillo (lo vivió en primera persona), hace una semblanza de lo que encontró en la Nueva España: un pueblo de posesos, entregados a las mayores aberraciones: sacrificios humanos por cientos de miles; engordaban a indios e indias en jaulas de madera para comérselos como si fueran vacas; incestos madres hijos, hijas padres, hermanos hermanas, tíos sobrinas; niños que se vestían de niñas y salían a los caminos para vender sus cuerpos; borrachos hasta el punto de que se metían pulque por el culo con un embudo para emborracharse, etc, etc.
    Sigue..

    1. Pues bien, se ha vendido la idea, algunos todavía la defienden, como el impresentable de Obrador (nieto de españoles cántabros), de que los españoles, IDENTIFICADOS CON LA IGLESIA CATÓLICA, fuimos allí a destruir y esclavizar una civilización que, poco menos, eran los griegos de América. Hay pues, un odio, alimentado por la exaltación de lo indígena, hacia todo lo que huela a Iglesia Católica; circunstancia alimentada de siempre por la leyenda negra protestante, que no ha desaprovechado la ocasión.
      Sigue ..

      1. 2) Otro motivo lo explica bien el poeta Ambrosio de Valencina:
        «Refieren de un sectario de Lutero/
        Que su madre,llorosa y afligida,/
        En las últimas horas de su vida/
        Le llamó y dijo así:-¡Hijo yo me muero!/

        Mas antes de mi muerte,saber quiero/
        Si da lo mismo terminar la vida/
        Muriendo protestante o convertida/
        De la Iglesia Católica al sendero./

        Melancton, aunque siempre fué embustero,/
        Esta vez contestó la verdad pura:/
        -En la protesta-respondió sincero-/
        SE VIVE CON BASTANTE MÁS SOLTURA,)
        Más para bien morir,¡ pese a Lutero!/
        La católica, madre, es la segura».

        Le va más al espíritu latino el protestantismo que la senda estrecha que predica la Iglesia Católica como condición por alcanzar el Reino de los Cielos.

  12. Vivo en Venezuela, desde niño fui monaguillo hasta entrar al seminario, ahora estoy casado. Siempre he estado sirviendo en la Iglesia y les voy a contar mi punto de vista. Soy de pueblo y mi experiencia es con ese gran porcentaje de gente pobre. 1, la teología de la liberación hizo que los curas hablaran de política y sociología y no de Dios, ese terreno abandonado fue aprovechado por los pentecostales, 2, La renovación carismática son los mismos pentecostales tratando de ser católicos, y no ayuda en nada. 3, Los obispos de latinoamérica (la mayoría) suelen ser unos príncipes muy distantes de la gente. Pero lo que realmente ha hecho que muchos se pasen a pentecostales es que ellos hablan mucho del infierno, de la condena, de los demonios, de los malos espíritus, atienen a gente con problemas espirituales (aunque sea engañándolos) mientras que, en la Iglesia católica no se habla nada de esas realidades. Un terreno abandonado desde el V2 y bien aprovechado por los pentecostales

    1. Adicionalmente, los pentecostales son muy oportunistas y andan al acecho de personas en dificultad, en vulnerabilidad, para convencerlos. Así entonces en Venezuela vas a cualquier hospital y ves a grupos de evangélicos visitando habitación por habitación ofreciendo oraciones y charlas a los enfermos y familiares. Pero no ves a un cura en el hospital, aunque en la nómina figure un capellán. Incluso hay hospitales con capilla y párroco propios y nunca ves al cura en las habitaciones. Vas a buscar a un cura para que te asista a un enfermo y tienes que tocar hasta 10 puertas, y con suerte, alguno te visita al enfermo. Ante esa realidad, no es de sorprender que la gente se vaya a los pentecostales. Los hospitales son un buen lugar de evangelización, pero para eso no hay curas, y laicos tampoco porque están ocupados en oficios destinados a los curas, así las cosas, no es de sorprenderse.

  13. ¿Cuál es el problema con que todos se hagan protestantes?
    Pero si la misa ya es protestante y te hace pensar como protestante, qué más da. ¿No había muchos caminos de salvación fuera de la iglesia y te salvabas con tu buena intención?
    Pues eso, que va a ser el dolor de bolsillo.

  14. Por cierto, ayer en el seminario de La Reja sólo se ordenó un sacerdote para la FSSPX. Para reflexionar, teniendo en cuenta que ése es el seminario donde debieran formarse los sacerdotes tradicionalistas de lengua española.
    Pero la cuestión del por qué muchos «católicos» ahora se hacen «pentecostales» es la misma en América que en Europa: la falta de testimonio de los católicos que creen que su fe y, sobre todo, su moral, ya es antigua y no responde a las necesidades del hombre de hoy. Siendo así, por qué transmitir aquello que ya quedó antiguo.
    Pero no se confundan. También en América Latina el gran enemigo de la Iglesia Católica no van a ser los pentecostales. Va a ser el secularismo y la vida sin Dios. Eso lo he visto yo en directo en casi tres años de vivir en México. Aunque el país azteca sea el menos afectado por esta protestantización de América Latina. Y tengan en cuenta que muchos que dicen ser pentecostales casi nunca van por el culto. Es lo que hacían cuando eran católicos.

    1. Sobre la reja me parece que han seguido una pastoral vocacional muy equivocada que no es ni mucho menos la de Lefebvre. Muchos son curas gracias a que Lefebvre no seleccionaba a nadie, sino que los ordenaba a todos y el que tenía que perderse se perdía luego él solito.
      Se supone que la técnica de seleccionar gente de pata negra muy «selecta» para luego ir echándolos progresivamente a casi todos era una técnica modernista para limpiar la iglesia de tradicionalistas. ¿Cuál modernista se acerca a un seminario tradicionalista? Tal cosa no existe. Error garrafal.

      1. ¿Y al final qué pasa con esto? Pues que la vocación se convierte en un tinglado consistente en un premio o indulto que se otorga y se retira siempre a los mismos, a los del propio corrillo, y en donde Dios ni pincha ni corta nada en ningún momento. Por eso los que son sobrinos casualmente nunca tienen ningún tipo de problema. Qué casualidad y qué forma más providencial tiene Dios de responder a todo esto.

  15. A mi entender el gran mal de l< Iglesia, o sea de los cat´olicos, es que hemos puesto en el centro de toda l la vida religiosa al hombre en lugar de Dios. Nos hemos endiosado, y no hay más que ver que la gran preocupación de todos es el antropocentrismo, los problemas del hombre absorben la mayor parte de la vida de la Iglesia. Creo que sólo la vida consagrada (de la que queda muy poco) consagrada a la alabanza de Dios es el reflejo de la verdadera Iglesia. Adorar, dar gracias, bendecir, cantar al Señor porque es nuestro Dios, porque sólo El merece toda alabanza. Somos piezas prescindibles en todos los sentidos – Nos pasamos lavida mirándonos el ombligo, hablando de "nuestras" preocupaciones. Qu iás necesitaríamos un viaje más allá de las estrellas para entender lo poco que somos, lo poco que valemos y lo grande que es nuestro Creador y de vuelta a la tierra tratar de c omprender la otra grandeza: el amor de Dios que quiso redimirnos y hacernos hijos suyos.

  16. Y yo que me alegro. A ver si desaparece de una vez ese clero efecto dedicado a la política y al buen vivir, que ha quitado la fe verdadera del pueblo. Quedarán las iglesias locales tradicionalistas y los buenos curas fieles a la sana doctrina, ellos, si Dios así lo quiere, serán los encargados de que resurja la Santa Iglesia Católica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles