Agreden por la calle a un sacerdote en Granada

sacerdote Granada José Gabriel Martín Rodríguez, sacerdote agredido en Granada
|

El sacerdote José Gabriel Martín, consiliario de la Real Federación de Hermandades de Cofradías de Semana Santa de Granada y copárroco de San Gil y Santa Ana, y de San Pedro y San Pablo fue insultado y agredido el pasado lunes por la calle en Granada.

El periódico Ideal de Granada, informó que el cura tuvo que ser atendido por lesiones leves y los agentes de la Policía Nacional localizaron al individuo en la calle San Juan de los Reyes quien pasó la noche en los calabozos.

El individuo al ver su alzacuellos, primero le insultó, después lo persiguió hasta un bar donde intentó refugiarse José Gabriel, y allí le propinó un puñetazo en un ojo causándole lesiones. Ante este suceso, el propio sacerdote agredido ha manifestado que lo acontecido «no levante odio entre nosotros, sino la mayor muestra, de cariño, afecto y misericordia que tenemos que tener de acuerdo con nuestra fe».

Por su parte, La Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada lanzó un comunicado en sus redes sociales para «manifestar su repulsa ante la agresión que sufrió en el día de ayer nuestro Consiliario el Rvdo. Padre D. José Gabriel Martín Rodríguez».

«La violencia no tiene cabida en nuestra sociedad y menos aún en el corazón del cristiano. En palabras de nuestro Consiliario, lo ocurrido es una ocasión «para dar gracias a Dios y alabar siempre al Señor y a su bendita Madre, la Virgen María por la muestras de cercanía, Es un momento para la plegaria y alabanza, compromiso y misión renovada de ser siempre unidos artesanos de misericordia, instrumentos y testigos de perdón y puentes de reconciliación».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
23 comentarios en “Agreden por la calle a un sacerdote en Granada
  1. Estar constantemente hablando de abusos para difamar a la Iglesia, y fomentar la invasión musulmana, están consiguiendo que la persecución anticlerical crezca.

  2. Mucho ánimo José Gabriel, ya sabes que el cristiano debe tener el signo de la persecución. Un abrazo de un amigo del Bar León. Nos veremos.

        1. Ramiro, hay que ser miserable para decir que un sacerdote vestido como tal va provocando. La realidad es que los que Provocan, y hablo de asco, son la gente siniestra como tu que tienen una mente torcida.

    1. Cosas malvadas como predicar a Jesucristo. Eso para ti y los tuyos es algo malvado. Así empezasteis en el 36, bueno antes…a dar lo suyo a los malvados y a quemar iglesias. No ganaréis está vez tampoco, subcampeones.

  3. Una cosa es el perdón cristano y otra la justicia. El tipo agresor debe sentir que su actitud no puede quedar impune, sea sacerdote o diputado a quien agrede. Si el sacerdote no pone una denuncia debería ser el ministerio fiscal quien lo haga pues se trata de un hecho delictivo que debe ser castigado. Cristianos sí, pero no tontos. Hoy que se habla tanto de igualdad, de justicia, de derechos, pues para todos o para ninguno. Y si el castigo que se le impone le hace más rebelde será su problema no del sacerdote.

  4. Pedro: tienes razón. El mal que ha hecho el sacerdote, es pedir amor para un hermano equivocado cono tú. Si tienes idea del ridículo, medita, si eres capaz, en que plano está el sacerdote y en cual estás tú. Creo que por mucho esfuerzo que hagas, no lo entenderás.

  5. Pues yo creo que lo que debe pedirse para un injusto agresor es que reciba la pena prevista por la ley. Es el bien común. No seamos ingenuos porque si tipos como ese no son castigados van a seguir agrediendo. Incluso habría que ver si no lo ha hecho ya otras veces. Con todo mi respeto hacia ese sacerdote.

    1. El perdón cristiano que es capaz de ofrecer la otra mejilla como Cristo nos enseñó y que pretende llevar al arrepentimiento al que nos ofende o agrede no está reñido con la justicia terrenal que sanciona conductas delictivas que atentan contra las personas. El sacerdote hace muy bien en ofrecer el perdón y dar testimonio del amor cristiano. Ahora que la justicia haga correctamente su parte. Y ojalá que el agresor se arrepienta delante de Dios.

  6. Es un castigo de Dios,porque la mayoría de los sacerdotes CALLAN LA VERDAD,Malaquías 2:
    6 El levita enseñaba la verdadera doctrina y nada perverso salía de sus labios; me servía, traía paz y justicia y apartaba a muchos del mal.

    7 Porque los labios del sacerdote guardan el conocimiento y en su boca se debe encontrar la ley, pues es el mensajero de Yavé de los ejércitos.

    8 Pero ustedes se han desviado del camino, dice Yavé de los ejércitos, y han hecho que muchos tropiecen en cosas de la Ley.

    9 Por eso yo permití que todo el pueblo los despreciara y los considerara indignos, debido a que ustedes se separaron de mí y dieron fallos para cada cual según a ustedes les convenía.

  7. Hay dos planos, el personal del sacerdote y el social.
    Respecto del primero hay que alabar la respuesta del sacerdote, su cariño, afecto y misericordia para con el agresor y la alabanza a Dios.
    En cuanto al segundo, la ley tiene que cumplirse y por tanto, a no haber mediado ninguna provocación previa -como todo apunta-, este acto debe ser castigado y posiblemente con el agravante del odio hacia el agredido.

  8. Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. El perdón., siempre (cosa de Dios); la justicia, siempre (cosa del César). Ya vamos hartándonos de que porque el agredido, casi siempre sacerdote, o cosa sagrada otorgue el perdón, el agresor se vaya de rositas. Además, en estos casos, sí que se evidencia el «delito de odio», ¿o no?. Pues eso, que diría Antonio

    1. Pedro:”Algo malo habrá hecho tu p madre con parir un engendro semejante”. Alguien capaz de decir eso que has dicho es un asesino en potencia. Este cura es un buen cristiano. Yo soy un mal cristiano por eso de gente como tú me defenderé con uñas y dientes, canalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles