El obispo de Barbastro abre la causa de beatificación de 252 siervos de Dios mártires de la Guerra Civil española

Mártires Barbastro
|

En el día de hoy festividad de los Mártires del siglo XX, la S.I. Catedral de Barbastro acoge la ceremonia de apertura de la fase diocesana de la Causa de Beatificación de 252 siervos de Dios: 210 sacerdotes, cinco seminaristas, tres clarisas y 34 laicos.

Su testimonio de fe, entrega y perdón se suma al de nuestros 79 beatos mártires de la Guerra Civil, con su obispo, Florentino Asensio a la cabeza: 51 claretianos, 18 benedictinos, cinco escolapios, los dos curetas de Monzón -José Jordán y José Nadal-, el sacerdote Vicente Montserrat -beatificado en Almería-, y el laico Ceferino Giménez Malla, «el Pelé».

El obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, considera que «se lo debíamos». La Causa de Beatificación quiere responder a tanta «muestra de fidelidad, gracia y perdón, de reconciliación y reconstrucción de un mundo diferente que solo se hace desde el amor más radical, entregando la propia vida. Esto es el martirio: una gracia, un don; sentirse cautivado por Aquel que llena de vida frente a la muerte», añade. Por eso, no duda en calificar esta jornada de «día histórico» para esta diócesis martirial.

Este domingo, además de la apertura de la Causa prevista a las 12 horas en la Capilla de los Mártires, La2 de Televisión Española retransmitirá la eucaristía dominical desde la S.I. Catedral de Barbastro, dentro del programa El Día del Señor (10,30 horas). La misa, presidida por el obispo de Barbastro, estará concelebrada por la mayoría de nuestro presbiterio diocesano, parte actora en la Causa. «Sacerdotes y animadores de la comunidad han hecho un esfuerzo por intensificar las celebraciones el sábado y domingo por la tarde, facilitando la participación tanto en la misa como en la apertura de la Causa», afirma la diócesis.

Además, está prevista la asistencia de familiares de los siervos de Dios en el proceso martirial y la participación en la liturgia de fieles de todos los arciprestazgos, así como de una formación musical con intérpretes de toda la diócesis. Así mismo, y como viene siendo habitual en las celebraciones martiriales, el tomillo tendrá un protagonismo especial, como humilde símbolo que «perfuma la mano del que le quita la vida».

Por desgracia, la diócesis de Barbastro fue una de las que sufrió con mayor crueldad la persecución religiosa por parte de los socialistas, comunistas y anarquistas. Se estima que durante la persecución religiosa del año 1936, esta diócesis perdió el 88% de su clero.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “El obispo de Barbastro abre la causa de beatificación de 252 siervos de Dios mártires de la Guerra Civil española
  1. No existen mártires de la guerra civil, existen caídos y represaliados. Si son mártires no fue la guerra quieres les dió martirio sino aquellos que los persiguieron por su fe.

    1. «Mártires DE la guerra civil» no alude a los autores de los crímenes, sino al período en el que fueron martirizados éstos en concreto (que a su vez son sólo una parte de las víctimas de la persecución religiosa DE la II República, que dio más mártires que no son DE la guerra civil, como los mártires de Turón, Asturias, DE 1934). Los autores de esos crímenes todos sabemos quiénes fueron: los rojos (sus nietos también lo saben, aunque finjan «desmemoria» histórica).

      1. Poco tiempo antes de morir, pidió perdón si alguna vez pudo ofender a alguien. Eso lo dijo en tono suave, lejos de ser el tirano que nos quieren hacer creer que fue.

  2. Hoy, como ayer, se miente , es persecución religiosa, la guerra es otra,
    SI mueres en la guerra, eres caído, lo demás Asesinatos. Distinguir la guerra, con el régimen, una oportunidad más perdida,
    Un saludo de paz.

  3. La misma cobardía de siempre. Los mártires lo fueron como «una gracia de Dios, un don», dice el obispo. Se omite, no esperaba menos, decir en todo momento quienes los asesinaron, esto es quienes les otorgaron esa «gracia de Dios, ese don», que dice monseñor. Lo peor de la frase del mitrado es que al decir que el maririo que sufrieron nuestros hermanos fue «una gracia de Dios, un don», está considerando a la macabra patulea de socialcomunistas el título de «instrumento de Dios», pues son los que les concedieron a los nuevos beatos esa «gracia» que, de nuevo con palabras de monseñor, es un «don». Así pues, sacerdotes, religiosos y laicos fueron premiados con la gracia de Dios del martirio, siendo las milicias rojas instrumentos de Dios para otorgarles esa gracia, ese don. ¡Bravo, monseñor!.

  4. Si, acabo de participar en la Santa Misa como oyente de televisión, y me he llevado una gran sorpresa por su celebración que abre la causa de casi trescientos mártires de la diócesis más castigada que ninguna, en proporción de habitantes del Alto Aragón. Es de justicia que estos mártires perseguidos y asesinados en el período de la II REPUBLICA, encuentre la gloria de ser elevado a la veneración de los santos en los altares. No murieron como «mártires del siglo XX», sino como mártires durante una república atea y criminal, que persiguió a la Iglesia con sala infernal y así deben ser recordados. Ellos murieron por la fe en Cristo Redentor y murieron perdonando, lo mismo que hizo el Señor. Pero es una cobardía que se intente disfrazar lo ocurrido para no molestar a la hiena; pensando que así los dejarán sin molestarlos a ellos. Miren las pruebas de lo ocurrido y piensen.

  5. Los martires de la persecución anticatólica de España de los años 30, mostraron una santidad ejemplarísima, y debemos dar a conocer sus gestas. Basta ya del silencio sobre el tema y de la tergiversación histórica por parte de muchos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles