Benedicto XVI describe el Vaticano II como “no solo significativo, sino necesario”

Benedicto XVI pecado mortal comulgar
|

En una nueva carta, el Papa Emérito Benedicto XVI caracteriza el Concilio Vaticano II como “no solo significativo, sino necesario”.

Publicada el jueves, la carta está dirigida al padre Dave Pivonka, TOR, presidente de la Universidad Franciscana de Steubenville en Steubenville, Ohio, que concluye una conferencia de dos días el viernes centrada en la teología de Benedicto XVI/Joseph Ratzinger, informa la agencia CNA.

La carta, de casi tres páginas y media mecanografiadas, ofrece nuevas observaciones sobre el Vaticano II de uno de los pocos teólogos que quedan en la Iglesia Católica que participó personalmente en el histórico concilio, que se inauguró este mes hace 60 años. Puede leer la carta completa al final de esta historia.

“Cuando comencé a estudiar teología en enero de 1946, nadie pensaba en un Concilio Ecuménico”, escribe Ratzinger. “Cuando el Papa Juan XXIII lo anunció, para sorpresa de todos, había muchas dudas sobre si sería significativo, incluso si sería posible, organizar las ideas y las preguntas en el conjunto de una declaración conciliar y así dar a la Iglesia una dirección para su viaje posterior”, observa Benedicto.

“En realidad, el nuevo concilio demostró ser no solo significativo, sino necesario. Por primera vez, la cuestión de una teología de las religiones se había mostrado en su radicalidad”, continúa. “Lo mismo es cierto para la relación entre la fe y el mundo de la mera razón. Ambos temas no habían sido previstos de esta manera antes. Esto explica por qué el Vaticano II al principio amenazó con perturbar y sacudir a la Iglesia más que darle una nueva claridad para su misión”.

“Mientras tanto, se ha hecho cada vez más evidente la necesidad de reformular la cuestión de la naturaleza y la misión de la Iglesia”, añade. “De esta manera, el poder positivo del concilio también está emergiendo lentamente”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
48 comentarios en “Benedicto XVI describe el Vaticano II como “no solo significativo, sino necesario”
  1. ¡Benedicto XVI sí sabe!!! Desde ya pido respeto para el Obispo Emérito de Roma, si alguien no está de acuerdo con él, procure que sus argumentos sean de altura, recuerde que Benedicto XVI es digno de respeto, reverencia y admiración.

      1. Benedicto XVI es un Modernista judaizante. Por eso defiende que los judíos no necesitan convertirse porque la antigua alianza que Cristo anuló, sigue vigente porque lo dice él o porque lo ha pactado en un encuentro ecuménico. Benedicto mantiene que
        «el Vaticano II ha sido nuestro anti Syllabus»
        El anti syllabus es la antidoctrina del demonio y el antievangelio. Y quien no lo quiera ver que se dé con los cuernos en la pared.

        1. La teología de las religiones a la que alude Benedicto: si no dice lo que es para no delatarse, yo lo digo: que Dios ha puesto todas las religiones y hay que buscar lo que nos une y olvidar lo que nos separa porque la iglesia de cristo no es la iglesia católica sino la humanidad. Por eso JPII decía que Cristo por su encarnación se ha unido a todo hombre para siempre porque su sangre a todos salva.

        2. Totalmente de acuerdo. Todos lo tienen como un grandioso, pero hasta ahora no sé qué ha hecho de grandioso.
          Todo lo que digan o hagan los papas del postconcilio, es bueno, es santo, es palabra de Dios, es lo mejor. Pero ahora todos han olvidado a los Papas como San Dámaso, que de ellos se puede aprender.

    1. No te confundas, el Santo Padre ( Benedicto XVI ) quiere salvar lo poco bueno que tenga este concilio. No debe ser tan malo cuando no deja de ser un concilio de la Santa Iglesia Católica, y es muy difícil que alguien que en su juventud partici´pó en este evento renuncie al mismo. El mismo Papa reconoce que este concilio sirvió para crear confusión, y ha escrito mucho en estas últimas décadas sobre las consecuencias negativas que la aplicación de este concilio ha tenido para la fe y para la Iglesia.

      1. Del cvii solo hay que aceptar lo que sea meramente pastoral. La doctrina falsificada que aparece ni siquiera pretende estar ahí. La doctrina catolica ya aparece en los concilios dogmaticos y en el magisterio anterior que condena esas doctrinas. Interpretar el cvii conforme a la Tradición consiste en condenar los errores que contiene, denunciarlos y exponerlos.

    2. LO ESTAN MANIPULANDO!!! Benedicto XVI ha escrito y disertado sobre los errores del Vaticano II, y que coincidencia que ahora con el desmadre que hay en la Iglesia va a escribir una nota defendiendo el concilio. Lo tienen secuestrado en el sentido del aislamiento noticioso de lo que ocurre en el exterior y lo que sale de su lecho va editado y manipulado con toda seguridad!!!
      Porque no escribe sobre Summorum Pontificum? O sobre Traditiones Custodes? O los nombramientos de los abortistas en la reformulada academia por la vida? De este pontificado me espero cualquier cosa, la masoneria eclesial esta al timon!!!

    1. El Papa Benedicto habla de la «Teología de las religiones», pero lo que hizo el concilio es, contrariamente a lo definido por el magisterio pontificio, abrir un enfoque según el cual en las otras religiiones también habría bondad y posibilidad de salvación (Tal fue el caso del decreto Nostra Aetate)
      En cuanto a lo de «reformular la cuestión de la naturaleza de la Iglesia», lo que se hizo es tergiversar su naturaleza al negar su carácter de necesidad para la salvación y acentuar el diálogo en vez de la predicación. (Véase por ejemplo la Lumen Gentium).

      1. Estimado sacerdote mariano: según su planteamiento las personas no católicas no tienen posibilidades de salvarse? ¿Qué pasó con los pueblos precolombinos de America? ¿Y los musulmanes y judios que practican su religión con recta conciencia? Yo estoy con él Concilio Vaticano II,

        1. Un católico verdadero no «esta con ningún concilio», sino con la fe de la Iglesia y con TODOS LOS CONCILIOS. Y de la misma manera que debe ser crítico con los pocos papas herejes que ha habido, debe serlo con un concilio que ha intentado hacer daño a la Iglesia.

        2. Apreciado Cofrade: San Cipriano ya dijo «Extra Ecclesiam nulla salus» (que en latín significa «fuera de la Iglesia no hay salvación»).
          Y esto fue dicho por Nuestro Señor cuando habló de la necesidad del Bautismo para la salvación (Mc 16,16; Jn 3,5);
          y fue definido en el Símbolo Atanasiano del s. V;
          por Inocencio III en 1199 en la constitución «Licet Perfidia Iudaeorum»;
          por Bonifacio VIII en 1302 en la bula «Unam Sanctam»;
          por el Concilio de Trento en 1547 en la sesión séptima;
          por el Catecismo de San Pío X en 1905; etc.
          Es un dogma de fe, por lo que no pueden ahora venir el Vaticano II ni Benedicto XVI y negar un dogma.

          1. Ya Sto. Tomás de aquino sostenía la doctrina del bautismo de deseo. XVII extendió esta idea para que baste un deseo implícito. Esto es una interpretación de la doctrina tradicional. No es dogma de fé como no lo son las novedades del CVIi. Creo que Juan XXIII cometió una gran imprudencia al convocar un concilio sin suficiente deliberación y consejo. Prueba de ello es que no tenía una idea clara del que trataría el concilio más allá del así llamado aggionamento. Escribió una carta a los obispos preguntando sus opiniones acerca de qué tendría que tratar el concilio, otra imprudencia. Los obispos centro europeos se apoderaron de la agenda del concilio desde el segundo día y se tiro a la papelera toda la preparación que se había hecho. Otra imprudencia fue intentar tratar demasiados temas y por ello alargarlo excesivamente. Debia de haber escogido un par de temas y evitar declararlo pastoral sin definir lo que se comprendía por pastoral Tampoco debia declarar que no iba

          2. Extra ecclesia nulla salus. No es una afirmación confesional, ya que, la Iglesia de Cristo no se agota en la Iglesia Católica. No creo que en la puerta del cielo nos vayan a pedir la Constancia del Bautismo.

          3. «Quien no naciere por las aguas del bautismo no nacerá en el cielo».
            (Jesucristo declarándose cismático y lefebvrista).
            El bautismo de deseo es el del convertido que se va a bautizar y muere antes de bautizarse.
            La oportunidad de los no católicos para salvarse consiste en la predicación de que fuera de ella no hay salvación. Pero como ya no lo predica, se aplica: «las prost itutas os adelantan en el reino de los cielos» y los clerigos del infierno vacío y la salvación en todas las religiones son los que bajan al infierno vacio para inaugurarlo.

          4. También él ha negado la existencia del limbo, al decir que es una especulación de los teólogos. ya desde la Edad Media se creía en su existencia. Dante habla de él, cuando comienzan los cantos del Infierno.

        1. Falso Uno. La circuncisión era el bautismo de la antigua alianza a los 8 días y la presentación para las mujeres. Benedicto XVI no tiene ningún derecho a decir que el Limbo de los niños es una especulación teológica. Lo que sí es una especulación teológica es gran parte de la doctrina de Benedicto porque está condenada por la iglesia.

      2. Nos guste o no padre, es un hecho el que no hay marcha atrás. La Iglesia seguirá caminando hasta la parusía con las modificaciones del CVII. Es preciso tomar conciencia de ello para no malgastar fuerzas y recursos.

  2. Esa carta no la ha escrito él. Punto. Saben que el mundo acepta el mensaje por el mensajero y tienen falsificadores de sobra. O ni eso. ¿Mecanografiada? ¿Se piensan que somos…?

  3. ¿Chochez y gracias…? ¿Síndrome de Estocolmo…? ¿Imposición de parte de Bergo & Cía.? Benedicto XVI se equivoca plenamente en relación al CVII. Por los frutos, es evidente que el CVII es la base de una debacle innecesaria, y la causa de que las cosas estén tan mal como están.

    Pero no sólo son los frutos. Ya desde su secuestro planificado desde la primera sesión por parte de los modernistas, se olía, se palpaba y se vivía la mala dirección en la que iba. «Parad ese Concilio que desconcilia» clamaba San Pio de Pietralcina.

    Y no era necesario. Los criterios de la Iglesia católica eran ya claros y diáfanos. No había «teología de las religiones» que desarrollar. Lo que se hizo en el CVII fue rendirse incondicionalmente al mundo.

    Lo que era necesario era condenar claramente el comunismo, consagrar Rusia al Corazón Inmaculado de María, y proclamar el dogma de María corredentora. Lo que no se hizo.

  4. El CVII ya fue preparado por Pio XII, pero decidió esperar porque no era oportuno. El problema fue que Juan XXIII nombró peritos del Concilio a Teólogos condenados anteriormente. Con tales «expertos», ¿Qué podía salir mal? Por otra parte, está bien documentado que los obispos votaban a favor cualquier cosa que se les presentara, porque pensaban que venía del Papa, y la papalotria existente confundía las cosas pensando que todo lo que venía del Papa era palabra de Dios.
    Y la faena fue rematada por Pablo VI con un Novus Ordo, que nada tenía que ver con la Reforma Litúrgica que pidió el CVII con la Constitución Sacrosantum Concilium. El Novus Ordo fue contra el CVII. Pero otra vez la papalotría existente tragó con todo lo que hiciera falta.
    Incluso hoy en día hay clérigos que se escandalizan cuando alguien critica las barbaridades que suelta Francisco.

  5. Es uno de los errores de los «tradicionalistas», lanzar anatema conjunto contra todo el CVII. Además de sus conclusiones sobre la confesionalidad estatal o la más que discutible asignación de valor magisterial solemne a determinados contenidos de la Encíclica Syllabus de Pio IX o la Inmortale Dei de León XIII, contenidos que más bien parece producto de un contexto histórico muy puntual y complejo, más que magisterio pontificio infalible strictu sensu.

    Que el CVII tuviese una dimensión mayormente pastoral no significa que todo lo dicho en el CVII fuese pastoral: también hubo afirmaciones dogmáticas, y los católicos hemos de asumirlas y defenderlas.

    Que el CVII fuese producto innegable de un contexto político determinado, en el que la Iglesia hizo una valoración muy temerosa y excesiva sobre la expansión comunista, no significa que todo fruto del CVII sea intrínsecamente negativo.

    Por lo demás, debe reconocerse que el CVII ha dado frutos negativos, doloroso pero innegable.

    1. Estoy plenamente de acuerdo contigo. Apreciar lo bueno y confirmarlo, e intentar corregir lo que de origen o en su aplicación ha resultado negativo para la Iglesia.

    2. Sólo puntualizar que desde el momento en que las definiciones doctrinales de un concilio contradicen la Revelación y la Tradición, ese concilio pierde su validez.

      El CVII, no hizo definiciones claras sino descripciones literarias ambiguas, y sembrando ruptura respecto a todo lo anterior, el CVII no puede ser aceptado. La Iglesia no nació en 1960 ni nuestros bisabuelos eran oscurantistas y sus bisnietos la pera limonera.

      El CVII, en muchos de sus postulados y aplicaciones, es una fotocopia actualizada del conciliábulo de Pistoya de 1788, condenado inmediatamente. Repasar además los esquemas preparatorios del CVII, echados a la papelera en la primera sesión en 1961, muestra la degradación y el giro copernicano de rumbo que se dió. Y es de justicia decir de entrada a todo eso ‘basta’, como hizo L efe vb re y con él muchos fieles con cabeza, y hoy V iga n ò y deberían hacer otros.

      No es manía de Tradis sino justicia de cristianos.

  6. El cvii ya era conocido en el siglo XIX por el canónigo apostata Roca y sus amigos del compás. Busquen los documentos que Gregorio XVI descubrió y León XIII publicó.
    Y dejen de decir sandeces que parecéis sub humanos evolucionando al mono.

  7. “De esta manera, el poder positivo del concilio también está emergiendo lentamente”. Palabras de ss. El «poder positivo» del Concilio ha conducido al desastre actual de la muy querida Iglesia Católica. La descristianización de Europa fue una consecuencia inmediata de ese «poder positivo» del Concilio que su santidad ve emerger lentamente y al que sus santidad contribuyó tan vehementemente en su juventud. Hoy, 60 años más tarde, vemos sus nefastas consecuencias. La Iglesia decidió protestantizarse, convertir el sacrificio de la Misa en una reunión presidida por un cura que, sin ningún reparo, daba (y da) la espalda al Santísimo. Otra característica protestantizante de la Iglesia Nueva surgida del Concilio fue la introducción de lenguas vernáculas. Desde el punto de vista simbólico, el uso del latín acentúa, remarca y deja bien claro que la Iglesia no pertenece a ninguna nación, lengua o cultura y que rechaza el convertirse en la Iglesia de un país pero que es la Iglesia en ese país.

    1. Tras el Concilio, una de las tesis más repetidas de su santidad ha sido la tan manida «hermeneutica de la continuidad». Lo explico: lo que surgió tras el concilio no es una nueva Iglesia, sino una evolución de la Iglesia, se trata, pues, de la misma Iglesia de siempre. Por ejemplo, el rito de la Misa modernista no es una ruptura con el rito de la Misa de siempre, sino una evolución. Voy a pedir la venia por usar una expresión popular, tan lejos de mi forma de ser, pero cualquiera que haya asistido a la Misa y al rito paulosixtino verá que se parecen lo que un huevo a una castaña. Negar eso es negar una evidencia. Lo peor de todo es que me consta que su santidad lo sabe y que es consciente de los desastres que sus posturas teológicas de juventud han causado. Como papa, intentó acercarse al pequeño núcleo católico resistente al modernismo triunfante.

      1. Ese acercamiento ¿A qué fue debido?. ¿Mala conciencia?. El caso es que levantó la excomunión a los ordenados por monseñor Lefebvre, aunque no a monseñor, dio libertad a la celebración de la Misa de siempre con su «Summorum Pontificum», tras mentir descaradamente al decir que la Misa tradicional «nunca había sido prohibida». Como respuesta a su mano tendida recibió la espalda por parte de los tradicionalistas lefebvrianos, que exigían la retractación de los errores del Concilio y la admisión de la persecución sufrida durante esas décadas. Por parte de los modernistas, tampoco le fue mejor a su santidad, pues estaba claro que, tras haber sido un pionero de la «Nueva Teología», no estaba dispuesto a ir más lejos de lo que ellos querían. No sólo eso, volvía para atrás. No me extraña que se quedase solo y tal vez eso explique, en parte, su sonora renuncia.

  8. BXVI reconoció que el CV2 es un antisyllabus y la asunción de la Revolución Francesa por la Iglesia católica
    BXVI lejos de haberse desdecido de los males que hizo en el CV2 y su doctrina modernista, siempre lo confirmo con sus hechos y dichos
    Los neocones decepcionados que caen el las manos del «bueno» de BXVI como único papa actual, si no les cuadra lo que dice directamente niegan la veracidad de sus declaraciones y todos contentos
    Pero la realidad es que un Bergoglio no hubiera sido posible sin un BXVI ni JP2, y sus hermenéuticas continuiles.
    Nada nuevo en Ratzinger

  9. En una cosa si fue bueno el Concilio Vaticano II: dejó al descubierto a los apóstatas y masonazos infiltrados en la Iglesia. En cuanto a Benedicto XVI, suponiendo que realmente haya dicho lo que dicen que ha dicho, tampoco sería muy raro después de lo del «antisyllabus y el 1879 de la Iglesia».

  10. Benedicto XVI y sus contradicciones…

    En otra carta alaba a una vidente llamada Madre Julio Verhaeghe, que tuvo revelaciones y apariciones por sueño, en concreto, de Pío XII, que le dijo que el Concilio Vaticano II intentará imponer de manera absolutista el elemento humano para eliminar el centro de la Iglesia, que es lo sagrado y la salvación de las almas.

    O sea, en definitiva, Benedicto XVI es hijo del Concilio Vaticano II, y por tanto, sus opiniones no son neutrales ni objetivas.

    Y es que el Concilio Vaticano II será estudiado de manera rigurosa cuando todos sus participantes ya no estén en este mundo, requisito sine qua non para valorarlo de manera objetiva y no sesgada.

  11. NO HAY DERECHO ALGUNO A LA SALVACIÓN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO. Los judíos de la época sabían que iban todos al infierno del Hades greco romano. La desobediencia del pecado original provocó la muerte definitiva, tanto en la tierra como en el cielo. Solo la sangre de Cristo abrió las puertas del paraíso, pero solo para los bautizados en Cristo y para los justos. El modernismo masónico es tan soberbio, que ha pasado a considerarse de indigno el estar con Dios por el pecado original, a exigirle la entrada en tropel de toda la morralla impía y réproba del mundo. El pelotón de los torpes entrando en el cielo por la cara, al estilo de la toma del a Bastilla, es el mensaje mas palmario de la estafa conciliar, que fue como bien dijo Benedicto, la asunción de los postulados de la Revolución Francesa en la iglesia, que es lo mismo que someterse al maligno. Mientras que una candela no queme los papeles del concilio no habrá esperanza.

  12. Cuanto mal realizo la supervision de Karl Rahner en el concilio, el y todos los masones, enemigos de la Iglesia tradicional impusieron el error y la herejia que hoy se ve por todas partes.

  13. Al final no han puesto el link de la carta o yo no lo he visto.
    Por las primeras palabras que he leído que son una justificación del CVII no me parecen de BXVI. De todas formas habrá que estudiar la carta. Pero a primera vista no parecen palabras,ni expresiones de BXVI. Infelizmente no es la primera vez que desde el Vaticano hacen eso . Emitir propaganda.Cómo el Papá es uno y es Francisco. Y hay otra cuando el Papá BXVI habla de Baiden. Y la película . Lo expongo a su consideración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles