Arzobispo de Pamplona: «La defensa de la vida para la Iglesia no es una ideología, es una realidad»

Francisco Pérez
|

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, ha dedicado su última carta pastoral para hablar de la Virgen María, como gran defensora de la vida humana en todas sus fases.

«Me ocurre habitualmente que cuando rezo el Rosario, me viene a la mente, a aquellos niños que podían haber nacido pero no se les dejó ver la luz de este mundo. Y le pido a la Virgen que ilumine a las gestantes y a aquellas, en especial,  que tienen intenciones de abortar que no lo hagan. Las influencias ideológicas y anticulturales del respeto a la vida no les interesa, más bien abogan para considerar como normal, si uno lo desea, el poder impedir la vida al que iba a nacer. Es un dolor profundo que llega hasta el Corazón de María que puso su acento en la visita que hace a su prima Santa Isabel», escribe el arzobispo.

Monseñor Francisco Pérez, añade que «si algo hay de bello y hermoso en una madre es concebir, engendrar y dar a luz su hijo. Si no se cumple tal vivencia se rompe con lo más sagrado y de ahí viene el sentido de fracaso y de tormento permanente».

El arzobispo de Pamplona cuenta la siguiente vivencia con san Juan Pablo II: «Recuerdo en una ocasión que pude hablar durante quince minutos, a solas, con el Papa san Juan Pablo II y me dijo que llevara el evangelio asido a las manos de María. En sus manos llevaba a menudo el Santo Rosario. Con qué devoción y cómo lo rezaba en la capilla o en la terraza de su apartamento. Desde la Plaza de San Pedro -en la terraza- se le veía rezar el Santo Rosario. Y comprendo y entiendo mucho más cuando supe que su madre –al llevar un embarazo del que posteriormente fue Papa- los médicos la invitaban a abortar, pero un médico indio la indicó el método mejor para que supiera llevar adelante el embarazo. Ella no se dejó asesorar por los que la indicaban abortar y fue la confianza en la Virgen María que la ayudó a ser fuerte y firme. Dio a la luz a un niño rollizo y ese niño un día llegó a ser el Papa San Juan Pablo II. Tal fue la devoción que su madre infundió en el corazón de su hijo que al ser nombrado Papa escogió como lema: “TOTUS TUUS” (Todo tuyo María). La defensa de la vida pasa por fiarse y apreciar la devoción a la Virgen María y seguir sus pasos de sencillez y de confianza en Dios».

Además, el también obispo de Tudela insiste en que «el problema o uno de los grandes problemas de hoy y que se hace visible es cuando el ser humano pretende ponerse en el lugar de Dios. Gravísima actuación que llevará a grandes desastres y de modo especial a un humanismo deshumano donde la única salida es la desesperación y el desprecio a la vida desde sus inicios hasta en los últimos momentos de la existencia».

Francisco Pérez subraya que «es muy importante defender la vida apoyándonos en la Madre de Dios que nos indica el Camino, la Verdad y la Vida que es su Hijo Jesucristo. Bien lo decía el Papa Francisco: “Cada ser humano está llamado por Dios a gozar de la plenitud de la vida, y estando confiado a la premura materna de la Iglesia toda amenaza a la dignidad y la vida humana no puede sino repercutir en el corazón de ella, en sus ‘vísceras’ maternas. La defensa de la vida para la Iglesia no es una ideología, es una realidad, una realidad humana que involucra a todos los cristianos, por cristianos y por humanos…Toda vida humana es única e irrepetible, vale por sí misma, constituye un valor inestimable”. De ahí que no estamos hablando de algo relativo sino de la vida a la que todo ser humano tiene derecho».

Por último, sostiene el arzobispo de Pamplona, «María es defensora de la vida puesto que mira, con dolor de Madre, cómo hay una ingente cantidad de niños inocentes condenados a muerte, por hedonismo, en el mismo seno de sus madres. Niños a los que se les impide nacer despojándolos del derecho a la vida. Niños a los que se les condena al silencio de su defensa porque no pueden defenderse. Niños nacidos en el seno de sus madres, pero condenados a descubrir la luz del sol. Ilumina, Madre, a todos aquellos que creen en tu Hijo para que sepan defender el Evangelio de la vida tanto en el no-nacido como en el enfermo en momentos de sufrimiento».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Arzobispo de Pamplona: «La defensa de la vida para la Iglesia no es una ideología, es una realidad»
  1. El obispo se equivoca. La defensa de la vida en la Iglesia no es una realidad. Lo era con San Juan Pablo II y con Su Santidad Benedicto XVI, pero Francisco no es que haya abandonado esta causa, sino que se ha posicionado en contra, de modo que va contra la vida, y lo que está haciendo en la Ponificia Academia para la Vida lo demuestra. Está promoviendo para cargos a personas defensoras del aborto.

  2. El obispo de Pamplona se equivoca. La defensa de la vida en la Iglesia era una realidad en tiempos de San Juan Pablo II y de Su Santidad Benedicto XVI, pero en cambio Francisco, no es que haya abandonado esta causa, sino que se ha posicionado en contra. Basta ver como ejemplo lo que está haciendo en la Pontificia Academia para la vida con nombramientos de promotores del aborto.

  3. Que el obispo se lo diga a Bergoglio, a ver si se da por aludido, porque visto está que Bergo va por un camino muy diferente, escogiendo a gente de dudosa calaña para crear la Academia Pontificia que llaman de forma eufem´ística «para la vida», cuando está visto que la determinación que subyace es la de que sea definitivamente la «Academia pontificia para la MUERTE».

  4. Bergoglio es un hipócrita. A la gente, en los discursos y cartas, dice unas cosas pero luego no condena el aborto, no dice nada de las misas lgtb, y sacerdotes gays o nombramiento de Obispos pro ideología de género, no condena las persecuciones de sacerdotes y obispos en Nicaragua, China u otros países comunistas, y no te digo ya, los asesinatos y secuestros de los misioneros, por los islamistas. En fin…

  5. Con Mariana Mazzucato en la Pontificia Academia para la Vida, los niños por nacer pueden estar muy tranquilos.
    La jerarquía piensa que somos imbéciles.
    Ni un duro al cepillo, oiga. Esto es una estafa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles