Los obispos españoles rechazan la nueva ley del aborto y la ley «Trans»

Asamblea Plenaria obispos españoles abril 2022
|

La Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida ha emitido una nota ante la nueva Ley sobre salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo y ante la Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI.

Los obispos denuncian que «se han incoado iniciativas legislativas que, lejos de promover el bien de la persona y su dignidad, atentan gravemente contra la misma. Es por ello que queremos invitar a los miembros del Pueblo de Dios y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a reflexionar sobre estos asuntos».

«Mostramos nuestra preocupación y nuestro rechazo ante la aprobación de la nueva ley del aborto. Varios son los aspectos reprobables de esta ley entre los que podemos destacar los siguientes: promulgar el aborto como un derecho, el atentado a la igualdad que supone permitir el aborto de los discapacitados hasta los cinco meses y medio, la posibilidad de que las chicas de 16 y 17 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres, la obligatoriedad de que los médicos que rechacen realizar abortos tengan que inscribirse en un registro de objetores de conciencia o la eliminación del período de reflexión antes de abortar y de la información sobre alternativas al aborto», dice la nota.

Por otro lado, la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida ha expresado su «inquietud por la posible aprobación de la Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI que contiene en su articulado elementos realmente preocupantes de imposición de la teoría queer, teoría que cuestiona radicalmente la identidad sexual de las personas, en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, estableciendo e imponiendo arbitrariamente una única concepción antropológica».

Es por ello, que «ante este horizonte de colonización ideológica queremos recordar la antropología adecuada que nos muestra que la persona es la unión de cuerpo y alma, siendo el cuerpo un bien de la creación y expresión de la persona», afirman los obispos.

Para esclarecer la posición de la CEE en ambas cuestiones, la subcomisión ha redactado diez puntos donde tumban ambos proyectos legislativos del Gobierno social-comunista, en donde se nota la mano de monseñor Argüello detrás del texto por lo expresado por el mismo, sin ir más lejos en su última rueda de prensa.

La posición de los obispos frente a la ley del aborto y ley trans

1.- Son muchos los testimonios de familias, madres, jóvenes y adolescentes que han sufrido las consecuencias que produce la llamada teoría queer o teoría del gender. A todos ellos queremos mostrar nuestro apoyo y ayuda y tenderles la mano para iluminar la perversión de una legislación ideológica.

2.- Es preocupante la implicación directa de la Administración y de los poderes públicos en la promoción de los postulados de la ideología de género. Un estado democrático no puede imponer una peculiar y reducida visión antropológica en todos los ámbitos: educativo, jurídico, sanitario, laboral, en los medios de comunicación, en la cultura, el deporte y el ocio.

3.- Es llamativo que se haya incrementado considerablemente el número de adolescentes que piden cambiar de sexo sin presentar una auténtica disforia de género, sino como manifestación de inestabilidades afectivas propias de esa edad. Todos los estudios científicos coinciden en que más del 70% de los niños que piden cambiar de sexo, cuando pasan la adolescencia, no siguen pidiendo el cambio.

4.- La despatologización de la transexualidad se identifica con favorecer una intervención médica, pero sin criterios médicos, sino con criterios subjetivos del paciente. Despatologizar significaría poder solicitar y aplicar tratamiento médico e incluso quirúrgico de forma arbitraria, obligando al personal sanitario a obedecer los deseos de los pacientes, aunque ello conlleve graves riesgos para la persona. Estamos ante un ejemplo claro de irracional dogmatismo ideológico.

5.- Se regula por ley que la transexualidad es fruto de una elección de la identidad de género, evitando que la ciencia, a través de la medicina, estudie y determine el tratamiento más aconsejable. Podemos decir, por tanto, que se niega la posibilidad de tratamiento psicosexual e incluso la necesidad de obtener un diagnóstico de las personas con trastorno de identidad de género, confundiendo el diagnóstico médico con un intento de anulación de la personalidad.

6.- No se puede decir que la reasignación de sexo hormonal y quirúrgico soluciona los problemas que conlleva los trastornos de disforia. Son muchos los testimonios de personas que se han sometido a la reasignación y no han visto solucionado su situación. Igualmente hay que valorar bien los tratamientos y explicar las secuelas, los efectos secundarios y las complicaciones de los mismos.

7.- La comunidad cristiana y, en particular, los pastores debemos desarrollar, siempre, sentimientos de acogida hacia las personas con disforia de género, a quienes les asiste el derecho a ser respetados y a ser tratados con los medios lícitos puestos a disposición por la medicina para conseguir el nivel de salud física, psíquica y relacional más alto y satisfactorio que sea posible, en los límites de su condición y en el respeto pleno de la verdad y de la dignidad humana.

8.- Los fieles que se encuentran en esta situación son hijos amados del Padre, y como cualquier otro fiel se han convertido, a través del bautismo, en herederos de la vida eterna. Ellos están llamados por Jesucristo a la santidad y a realizar, animados por el Espíritu Santo la voluntad de Dios en sus vidas, uniendo al sacrificio de la cruz los sufrimientos y las dificultades que puedan experimentar a causa de su condición.

9.- Hay que alzar la voz con fuerza y denunciar el uso de tratamientos prematuros e irreversibles aún más cuando no se está seguro de la existencia de una auténtica Disforia de Género. Las actuaciones médicas que se lleven a cabo en los menores, después de una serena reflexión, nunca deben ser de carácter irreversible dada la incertidumbre sobre los cambios que pueden darse en el desarrollo de la personalidad durante las fases de la pubertad y la adolescencia.

10.- Hay que respetar la libertad de conciencia y de ciencia a todos los profesionales de los diversos ámbitos de la vida social sin condicionar el desempeño profesional en libertad. Nos preocupa que se quiera imponer un adoctrinamiento que condicione el desempeño profesional en el campo educativo, sanitario, función pública, judicatura, cultura, medios de comunicación.

La Iglesia es una Madre que quiere salir al encuentro de las mujeres en riesgo de abortar porque se encuentran solas y sin recursos, de las mujeres que han abortado y padecen las consecuencias de esta decisión. La Iglesia también acoge en su seno a las personas que sufren por su disforia de género y a las familias de los niños y adolescentes que experimentan confusión en su identidad y necesitan acompañamiento.

Pidamos a Santa María, Madre de la Vida y Reina de la Familia, que interceda por nosotros para que nos dé creatividad para instaurar la tan necesaria cultura de la vida y caridad para atender a las personas que permanecen heridas al borde del camino.

– Mons. D. José Mazuelos Pérez, obispo de Canarias, presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida

– Mons. D. Ángel Pérez-Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón

– Mons. D. Santos Montoya Torres, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

– Mons. D. Francisco Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos

– Mons. D. Juan Antonio Reig Pla, obispo emérito de Alcalá de Henares

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
16 comentarios en “Los obispos españoles rechazan la nueva ley del aborto y la ley «Trans»
  1. La nota me parece demasiado suave, pero creo que es aceptable. Ahora lo que hace falta es que se le dé la máxima difusión, cosa poco previsible si venos la deriva de Francisco que está apoyando el movimiento lgtbi.

    1. España es una dictadura de partidos, que legislan contra la Ley de Dios, sin control, los mismos , gobiernan, hacen las Leyes y controlan jueces, y ni rastro de representación, son diputados del partido.

      1. Lo tienes fácil…
        Crea tu partido y consigue mayoría absoluta y podrás gestionar y crear leyes a tu gusto.
        Se llama procedimiento democrático aunque por lo que he leído aquí no os veo muy de democracias más bien de nostalgias de los golpistas del pasado.

        1. No, Probe Migue, no se confunda: es usted quien se lamenta por no vivir en una dictadura, tanto del pasado como del presente, pero eso sí, de las de su cuerda, tipo Venezuela, Cuba, Nicaragua, China, Corea del Norte o la tan «democrática» (e ilegítima) II república española de cuando usted era joven. Además, la «solución» que usted da es tan absurda como todo lo que escribe, pues creando su propio partido, como usted sugiere, no cambiaría lo descrito por Yo pecador: entrar a formar parte de la dictadura de partidos descrita no hace que ésta deje de serlo, sino que sólo permite formar parte de la misma. Pero que usted entienda éso, es pedir peras al olmo.

          1. Esta gente del Vaticano II es profundamente estú pida.
            Piensan que la ley natural y la verdad se vota porque si no es obligar a la gente.
            Ahora se quejan de que se votó otra cosa y los obligan a ellos.

    2. Tenias que escupir la cara de Jesús en la persona del Santo Padre, tu oficio en esta página es diabólico, no descansás servidor del príncipe de la mentira. Curiosamente tus asquerosas palabras se parecen a las de Daniel Ortega, se nota que los endemoniados hablan el mismo lenguaje.

      1. Pues si de endemoniados hablamos, atendiendo a sus habituales mentiras o al léxico soez y blasfemo que usted emplea por norma, yo diría que el endemoniado es usted, no Sacerdote mariano, por más manía que usted le tenga por decir la verdad y defender la fe católica, a la que usted odia. Por más que recurra usted a fingir que «defiende» a Francisco (de inexistentes «ataques»), cuando usted mismo le llama mentiroso cada vez que dice algo que usted no comparte, no se lo cree nadie. No tiene usted ninguna credibilidad y sus exabruptos, lejos de afectar a quienes se los lanza, sólo le retratan a usted. Sométase a un exorcismo y déjese de gaitas, que es lo único que puede arreglar lo suyo.

  2. La nueva legislación española abortista y transexual es d i a b ó l i c a, y la Iglesia debe trabajar en todos los ámbitos posibles para combatirla.
    ¡Cuánto se añoran los tiempos de San Juan Pablo II y de monseñor Rouco Varela, que eran tan valientes en la defensa de la recta moral!

    1. Qué debo hacer para salvarme? Entra en tu celda, y ella te lo enseñará todo.

      Apotegma de los padres del desierto.

      Padres, se lo ruego, dejen de decir tonterías. Entren en sus celdas y salvense, por el amor de Dios. Para eso se hicieron sacerdotes. Dios les ayude.

      🕍🕌⛪🙏

      1. Así que, ¿se hicieron sacerdotes para estar encerrados en una celda? ¿En serio? Me temo que usted confunde sacerdotes con eremitas. Quien debería estar en una celda, en lugar de dar el tostón aquí, es usted. En una acolchada, para más señas.

          1. Hermano: un Papa debe orar y no contradecir la fe católica y a todos sus predecesores (que eran Vicarios de Cristo y su magisterio no caduca), y no echar pestes de los fieles que profesan la fe católica de forma integra, llamándoles «conejas», «papagayos», «rígidos pelagianos», «cara de momia», etc. Asimismo, un católico (ya sé que usted no lo es), no sólo no puede defender lo indefendible, sino que tampoco puede abstenerse de ejercer la obra de misericordia de corregir al que yerra, especialmente si yerra públicamente y con ello escandaliza al rebaño que debería cuidar y confirmar en la fe (no quitársela, confundirles o enseñarles cosas falsas). Cuídese usted.

          2. Aerotroll, no, un sacerdote debe ser leal a Cristo, debe amar a Dios por encima de todo. Y el amor a Dios perfectamente puede suponer una corrección fraternal, incluso al Papa. Algo que en la historia hemos visto muchas veces, sin problema alguno.

  3. ¿Y desde cuando no predican ellos que las leyes civiles de todo Estado deben inspirarse en los diez mandamientos para que Cristo reine? Pues eso. Que no sé de qué se quejan. No haber cambiado la doctrina en nombre de la libertad religiosa y de conciencia.

  4. Muy bien argumentada y muy contundente esta denuncia de las nuevas leyes del aborto y Trans por parte de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida.

    Era una denuncia necesaria que esperemos tenga eco en los medios, llegue y haga meditar a las personas y remueva las conciencias de los responsables de esas leyes.

    Pero no se entiende como es que no firma dicha denuncia la Conferencia Episcopal en pleno, o sea su presidente y todos sus miembros, puesto que se trata de temas muy claros en los que cualquiera que se llame católico no puede sino estar de acuerdo. Esa ausencia de firmas le quita fuerza a la declaración pues puede sugerir que la opinión de los obispos no es unánime porque la cosa está tan clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles