El obispo Schneider califica la represión de la Misa Tradicional como “abuso de poder” del Papa

Obispo Schneider El Obispo Schneider y el Papa Francisco en el encuentro con obbispos y religisos de Kazajistán (Foto: @Andrew Medichini)
|

Las restricciones del papa Francisco sobre la misa tradicional son un “abuso grave del oficio papal” que “viola la tradición de 2000 años” de la Iglesia católica, ha afirmado el obispo Athanasius Schneider en la Conferencia de Identidad Católica en Pittsburgh.

Centrándose en las recientes restricciones “drásticas” impuestas por el Papa Francisco y el cardenal Arthur Roche a la Misa Tradicional de la Iglesia, el obispo Schneider afirmó que “una restricción o prohibición de la forma tradicional de la liturgia carece de fundamento”, ya que “el Espíritu Santo no puede contradecirse a sí mismo”.

En referencia al motu proprio Traditionis Custodes y, sobre todo, a la responsa ad dubia del cardenal Arthur Roche, prefecto para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Schneider calificó los documentos como “un grave abuso del oficio papal”.

Schneider, obispo auxiliar de Astaná, em Kazajistán, se ha destacado desde hace años como uno de los líderes de la oposición a la ‘renovación’ dentro de la Iglesia, con abundantes declaraciones en contra de determinadas decisiones papales, como el pacto para la hermandad de las religiones de Abu Dabi, pero en ninguna ocasión ha sido tan tajante como en esta reciente alocución. Schneider libra una «lucha contra el rito tradicional consagrado de la Santa Misa», que todos los santos -desde hace al menos un milenio- han amado, y en el caso de los sacerdotes y obispos, ha celebrado con reverencia y con gran provecho espiritual”.

El apego al rito tradicional no es, dijo Schneider, una expresión de “rigidez”, sino un acto de “amor” a la Iglesia. “Por fidelidad y amor a la Santa Madre Iglesia y por el honor de la sede apostólica, los obispos, sacerdotes y fieles se sienten obligados en nuestros días a conservar la forma tradicional de la Santa Misa y de los sacramentos”.

“Los poderes fácticos odian lo santo, y por eso persiguen la misa tradicional”, afirmó. “Sin embargo, nuestra respuesta no debe ser la ira y la pusilanimidad, sino una profunda seguridad en la verdad, la paz interior, la alegría y la confianza en la Divina Providencia”.

Schneider señaló que igual que el Papa no puede abolir el Credo de los Apóstoles, tampoco puede “prohibir el uso de la Misa tradicional”, porque hacerlo sería “un abuso de poder”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
61 comentarios en “El obispo Schneider califica la represión de la Misa Tradicional como “abuso de poder” del Papa
    1. El abusivo es él, ratos hace que rompió la comunión con el Papa, debería ser suspendido y tú también, porque son verdaderos estorbos en la construcción del Reino de Dios.

        1. Qué cómico: el troll anticatólico multinicks diciendo chorradas y contestándose a sí mismo (para reforzar ideas propias será, porque no convence a nadie).

          1. Qué cómico: el troll anticatólico multinicks, en otra muestra de su infantilismo patológico, pidiendo cuentas a otros para que le digan lo que él sabe de sobra (y los demás también). No sé qué es peor, si las idioteces que escribe o que finja que ni siquiera son suyas, sino que las calca de otro troll más «consolidado», incluyendo giros idiomáticos y hasta faltas de ortografía y gramaticales (no sólo frases idénticas repetidas «ad nauseam»). Si el original ya demostraba ser un troll incompetente, la copia ya es la repanocha.

        2. Y quién eres tú para llamar a nadie «cerrado de mollera»?
          ¿No serás acaso de los «abiertos de mollera» que piensan que la Iglesia siempre ha estado equivocada pero ahora, gracias al relativismo, está encontrado la Verdad?

        3. TONTERAS rafael
          Hay que ser retrasado mental para definir la misa autentica desarrollada durante mis quinientos años mas o menos en un proceso cuidadisimo y depuradisimo como un invento.

          Hay un pasaje evangelico donde Cristo nos recomienda no echar la joyas de la familia a los cerdos.
          El problema es cuando los gorrinos se cuelan en el dormitorio y asaltan la cómoda donde se guardan las alhajas, lo dejan todo hecho un albañal. Es su naturaleza.

          1. ¿Misa auténtica? Mira tía qué eres sectaria y estrecha de mente. Ni te enteras de lo que dices.

      1. Enseña San Roberto Belarmino, Doctor de la Iglesia: “Así como es lícito resistir al Pontífice que ataca al cuerpo, es también lícito resistir al Papa que ataca a las almas o que perturba el orden civil, y a fortiori, al Papa que intenta destruir la Iglesia. Yo digo que es lícito resistirle no haciendo lo que él ordena e impidiendo la ejecución de su voluntad. No es sin embargo admisible, juzgarle, sancionarle o destituirle.” (De Romano Pontifice, Tomo I, Libro II, Capítulo 29).
        Por eso yo no juzgo al Papa Francisco (por eso no le llamo h e r e j e ) ni le combato personalmente, pero sí resisto frente a sus errores corrigiéndole con caridad cristiana, para que no haga daño a las almas.
        Por amor a la Santísima Trinidad, por amor a la Iglesia, y para defender su unidad, estoy convencido de que ésta es la mejor actitud que podemos adoptar.

        1. Una posible c o n d e n a contra Francisco sólo podrá hacerla un pontífice posterior, como hizo por ejemplo el Papa San León II que confirmó los decretos del Concilio de Constantinopla III, declarando el a n a t e m a sobre el Papa Honorio I.

    2. «El Espíritu Santo no puede contradecirse» afirma oportunamente el obispo Schneider. Es evidente que cuando Francisco contradice a sus predecesores, sus postulados no sólo no obligan, sino que deben ser rechazados, luego no debemos secundar al Papa argentino sino refutarle.

      1. Francisco comete abusos cuando prohibe la misa tradicional, cuando cambia el Catecismo, cuando contradice la doctrina católica en Desiderio Desideravi, en Amoris Laetitia y en otros textos y discursos.
        Ante los abusos del Papa, los católicos debemos reaccionar rechazando esas actuaciones que son inválidas de efecto.

        1. Rechazamos los errores del Papa pero no rompemos con el Papa, pues la comunión y obediencia deben mantenerse en todo lo que no se oponga a Dios.
          Debemos esperar a un futuro pontífice que c o n d e n e a Francisco, pero mientras ese día llegue, no podemos hacer más.

    3. No recuerdo quien fue el que dijo que en estos tiempos decir simplemente la verdad era revolucionario. Bergoglio es el rey Mirdas de la misa.

          1. Pues no sé por qué usted se pone tan estupendo insultando a todo el mundo cuando alguien dice que a ver si se jubila Francisco. ¿Acaso él no va a cobrar pensión? Si según usted es mejor, ¿no? (para los fieles, sin duda). Quien seguro que no le va a pagar pensión, ni a Francisco, ni a Mons. Schneider, va a ser usted. Así que, mejor siga trolleando, que es gratis (obviamente no tiene derecho a pensión, y menos con lo incompetente que es usted como troll: no se merece ni sueldo, ni mucho menos pensión).

  1. Cierto, intentar suprimir el inmemorial rito romano es un abuso de poder.

    Abuso de poder en el cual ya incurrió Pablo VI en su discurso del 24 de mayo de 1976, en el consistorio para el nombramiento de veinte cardenales. En la página web del Vaticano se encuentran el original latino y la traducción al italiano.

    Allí se dice que la misa nueva era obligatoria y había remplazado a la antigua, con la única salvedad del indulto concedido a sacerdotes ancianos, con autorización del obispo, pare celebrar misas en privado.

      1. ¿Dos siglos? ¡Esto es nuevo!

        Suele afirmarse equivocadamente que la misa romana tradicional tiene cuatro siglos y medio, porque fue codificada y extendida a toda la Iglesia latina por San Pío V en 1571.

        Pero en realidad San Pío V se limitó a codificar y extender a toda la Iglesia latina el rito romano, que se remonta por lo menos, en forma sustancialmente idéntica, a San Gregorio Magno en el siglo VI.

        Aunque sus orígenes son incluso más antiguos, llegando hasta San Dámaso en el siglo III y, según alguno autores doctos como Fortescue, hasta tiempos apostólicos.

      2. Pero mira que es ignorante el Probe Edu… La Misa que ya se oficiaba en Roma en época apostólica (la de San Pedro), resulta que sólo tiene 2 siglos segú él, ¡casi nada! Estoy por hacer una cuestación popular para regalarle un ábaco y que aprenda a sumar y restar con las bolitas, a ver si así se entera de algo (el sectarismo anticatólico no suple sus carencias matemáticas, ni su falta de conocimientos de historia).

        1. ¿Pero sabrá utilizar un ábaco? En caso negativo, se le debe explicar que las bolillas que hay en la parte superior, equivalen a 5, y las ubicadas en la parte inferior que están encolumnadas de cuatro en cuatro, equivalen a 1.

      3. Estos pobres diablos viven con la cara metida en el baúl de los recuerdos. Pobrecillos, no les da su estrecha cabeza para entender la riqueza del Concilio Vaticano II.

  2. «L’adozione del nuovo «Ordo Missae» non è lasciata certo all’arbitrio dei sacerdoti o dei fedeli: e l’Istruzione del 14 giugno 1971 ha previsto la celebrazione della Messa nell’antica forma, con l’autorizzazione dell’ordinario, solo per sacerdoti anziani o infermi, che offrono il Divino Sacrificio sine populo. Il nuovo Ordo è stato promulgato perché si sostituisse all’antico, dopo matura deliberazione, in seguito alle istanze del Concilio Vaticano II. Non diversamente il nostro santo Predecessore Pio V aveva reso obbligatorio il Messale riformato sotto la sua autorità, in seguito al Concilio Tridentino.»

  3. «Il nuovo Ordo è stato promulgato perché si sostituisse all’antico, dopo matura deliberazione, in seguito alle istanze del Concilio Vaticano II. Non diversamente il nostro santo Predecessore Pio V aveva reso obbligatorio il Messale riformato sotto la sua autorità, in seguito al Concilio Tridentino» (Pablo VI, discurso del 24 de mayo de 1976).

    Exactamente lo mismo que afirma Francisco en el motu proprio Traditionis custodes: el Novus Ordo se promulgó, en aplicación del Concilio Vaticano II, para sustituir al Vetus Ordo, del mismo modo que hizo San Pío V en aplicación del Concilio de Trento.

    Pablo VI y Francisco: las mismas falsedades, el mismo abuso de poder.

      1. Falso, San Pío V no fabricó e impuso un nuevo misal, a diferencia de Pablo VI.

        San Pío V codificó en 1570 el inmemorial rito romano, que se remonta a los primeros siglos de la Iglesia y tiene incluso orígenes apostólicos, y lo extendió a toda la Iglesia latina.

        Además San Pío V permitió que se siguieran utilizando los demás ritos con al menos dos siglos de antigüedad, como por ejemplo el ambrosiano, el mozárabe, el lionés, el cartujano etc.

        En cambio Pablo VI tuvo la osadía e impiedad de suprimir el rito romano tradicional y remplazarlo por el misal montiniano-bugniniano.

        1. No se puede decir que Pablo VI suprimiera el rito romano tradicional, aunque sí que su decisión fuera imprudente, y si hubiera conocido las consecuencias que iba a acarrear probablemente no hubiera aprobado el Novus Ordo. El que sí se ha empeñado en acaba con la Santa Misa es el sr. Bergoglio, y es a quien hay que plantar cara.

          1. Claro que Pablo VI no suprimió el rito romano, que sigue oficiándose a día de hoy, como lo ha estado haciendo en los últimos dos milenios. Pablo VI se limitó a imponer a toda la Iglesia latina el novus ordo, creado «ex nihilo» cinco años después del CVII (y contra lo dictado por éste en el documento sobre liturgia), prohibiendo por la vía de los hechos (que no por la del derecho) celebrar el rito romano. Tuvieron que pasar décadas para que otro Papa (Benedicto XVI) reconociera ante todos los fieles católicos lo que cualquiera que conociera el tema ya sabía: que el rito según el misal de San Pío V jamás fue abrogado (ni siquiera se puede) y que todo sacerdote puede celebrarlo sin pedir permiso, pues así lo establece la Constitución Apostólica por la que, de acuerdo con lo decretado en el Concilio de Trento, se reconoce dicho derecho a perpetuidad, anatemizando solemnemente a quien lo vulnere u ose decir o hacer cualquier cosa en contrario.

  4. Con la única diferencia de que Pablo VI ha sido ya canonizado, a diferencia de Francisco.

    San Juan XXIII, San Pablo VI, Beato Juan Pablo I, San Juan Pablo II. Y Benedicto XVI y Francisco en lista de espera, como dijo el propio Francisco con ocasión de la canonización de Pablo VI.

    Todos los papas del Vaticano II han sido y serán tan grandes papas como San Gregorio Magno y San Pío V, y tan grandes santos como San Agustín y San Francisco de Asís.

        1. Cree este troll que con el cambio de nick ya nos ha engañado a todos (pese a decir las mismas sandeces en bucle). Se dio un buen golpe de pequeño, sin duda.

      1. TONTERAS
        Estas desatao, vas lanzado a por el segundo premio de bobo del año. A este paso lo ganas fijo. Es dificil soltar tantas majaderías en menos palabras.
        Creo que deberías ir a la universidad a que te estudiasen, y te mirasen el ADN para prevenir ciertas carencias congénitas. Podrías haber un gran bien a la humanidad.

    1. Le recuerdo que S.S.Benedicto XVI redactó el Summorum Pontificum en virtud del cual la Santa Misa – el rito romano tradicional – recuperaba su plena vigencia, y que por este motivo fue acosado y obligado a renunciar por la camarilla de Bergoglio, aunque no consiguieron que abdicara.

      1. Realmente no fue así: «Summorum Pontificum» no volvió a «dar vigencia» a un rito inderogable, y por tanto con la misma vigencia de siempre, sino que estampó negro sobre blanco que dicho rito jamás se derogó (porque no se puede, no por falta de ganas de algunos). Se limitó a denunciar el engaño de varias décadas (quienes sabían que no se podía derogar dejaron que se creyera que sí), y recordó el derecho de todo sacerdote a celebrarlo sin pedir permiso. Ahora, Francisco y sus mariachis pretenden volver al mismo engaño con la derogación de «Summorum Pontificum», como si dicho motu proprio fuera el que concedía tal privilegio, cuando en realidad era un mero recordatorio de un derecho que no proviene de tal recordatorio. Pero les funciona: la mayoría de los fieles sólo saben lo que leen, ven u oyen en las noticias, que todos sabemos el sesgo que tienen y la imprecisión, cuando no falsedad, de la que adolecen en todo lo relativo al catolicismo.

  5. Benedicto XVI dijo algo con todo el sentido común: la Misa Tradicional que ha sido sagrada durante cientos de años, no puede ahora considerarse dañina, esto descalifica totalmente a quien quiere prohibirla o restringirla.
    Por otro lado, es evidente que el Novus Ordo, no es la Misa que quería el CVII, ya que contradice en bastantes puntos la constitución «Sacrosantum Concilium».
    Los que quieren imponer el Novus Ordo a la fuerza no tienen un discurso honesto y veraz. Con esto ya se le ve el plumero.

  6. “Reprender a la cara y en publico” sobrepasa el modo de la corrección fraterna; por eso no hubiera reprendido así Pablo a Pedro de no haberle sido de alguna manera igual en la defensa de la fe. Empero, amonestar oculta y reverentemente puede hacerlo aun el que no es igual. Así, el Apóstol escribe sobre los súbditos que amonestan a su prelado, cuando dice: “Decid a Arquipo: Cumple tu ministerio”.

    Con todo, hay que saber que, cuando hubiera peligro en la fe, aun en público han de argüirlos. Por donde Pablo, que era súbdito de Pedro, por el peligro del escándalo sobre la fe, le reprendió públicamente; y como dice la Glosa de San Agustín: “Pedro mismo dio ejemplo a los mayores en no desdeñarse en ser corregidos aun por los inferiores de haber abandonado el camino recto”.

    Suma Teológica del Santo Doctor Angélico Tomás de Aquino. 2-2 q.33 a.4.

  7. Este obispo està bastante perdido en el asunto del rito de la misa. Ni dos mil años ni mil. Si acaso unos quinientos desde el Concilio de Trento. Acusar al papa Francisco de abuso por mantener las reformas introducidas desde el Concilio Vaticano II es no conocer el oficio del sucesor de San Pedro. Nada cambia en lo sustancial; sì en lo accidental, que logra que el ritual cobre pleno sentido para la comunidad que celebra la Eucaristìa.

    1. Sr. Tostón, no hable de lo que desconoce. El CVII no deroga la Santa Misa, como muy bien recuerda S.S.Benedicto XVI. Es el sr. Bergoglio es el que pretende cargársela ahora.

    2. «Este obispo està bastante perdido en el asunto del rito de la misa»

      JAJAJAJAJA. Mons. Schneider, que le da mil vueltas a usted, está «muy perdido»… Pues apañado estaría si se dejase orientar por usted, que lo está aún más, y no sólo en la cuestión litúrgica, sino en la fe católica en general, que usted ni siquiera profesa. Un «guía ciego», con total desconocimiento de la historia, dando lecciones. De traca. A ver si por lo menos aprende matemáticas: derivado del mandato del Concilio de Trento, en la Iglesia latina se suprimieron TODOS los ritos con menos de 200 años, lo que, aun siguiendo su ridículo y falso argumento, supondría que el rito romano (el celebrado en Roma desde tiempos apostólicos) tiene que tener, a la fuerza, más de 700 años, porque si no habría sido suprimido en el siglo XVI. Además de un libro de historia y un catecismo, le recomiendo encarecidamente que se agencie una calculadora antes de decir chorradas.

    3. Oye, estimado Tongón de la calle… ¿Qué rito se celebraba antes de Trento? Además de Tostón, eres un pobre tontón que repite como un loro lo que oyes decir a otros.
      Aprende a razonar.

  8. Hay grandes mayorías de fieles que no entienden mucho y tampoco quieren entender, porque olfatean que es controvertido. Prefieren en apariencia vivir la Misa como una fiestita, donde el lobo con piel de cordero que dice más banalidades buenistas se lleva cálido aplauso, literal.
    Buscan el líder más buenista, charlatán y meloso.
    No quieren saber nada de enseñanzas, porque eso no es pacifista. Los ratones que siguen la flauta, van a donde los lleven por ignorancia consentida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles