El Opus Dei cumple 94 años bajo la atenta mirada del Vaticano

San Josemaría San Josemaría reza de rodillas acompañado de monseñor Javier Echevarría y el beato Álvaro del Portillo
|

Tal día como hoy, del año 1928, el santo sacerdote de Barbastro fundó el Opus Dei con un mensaje muy claro: «todos estamos llamados a la santidad», como recordó san Juan Pablo II el día de la canonización del fundador de la Obra.

Este año, la celebración para la prelatura se antoja agridulce. Si bien, durante estos últimos años han intentado mantener un perfil bajo, de no llamar la atención y centrarse en extender su mensaje de modo sutil, este año han visto como de manera involuntaria han saltado de nuevo a la palestra.

Tras el Motu proprio “Ad charisma tuendum”, la Obra trabaja en la modificación de los Estatutos tal y como ha ordenado Francisco. Durante todo este verano, especialmente durante el mes de agosto, el Opus Dei acaparó montones de portadas y titulares por parte de la prensa a nivel internacional.

Los medios, entendieron el Motu proprio del Papa, como un «golpe» a la prelatura por lo que fue ampliamente celebrado por muchos. El Santo Padre decretó además, que el prelado ya no volverá a ser obispo a diferencia de su antecesor, monseñor Javier Echevarría. Aunque, ¿qué pasaría si la Obra eligiese como sucesor de Ocáriz a alguien de la prelatura que sea ya obispo? Ahí queda eso.

Con la vista puesta en el centenario

Los trabajos en la oficina central del Opus Dei en Roma de cara al centenario ya han comenzado. En este contexto, esta semana la comisión que prepara este evento ha mantenido un encuentro con el prelado del Opus Dei bajo el título «Be to Care» (ser para cuidar), que pretende ofrecer un espacio de reflexión y de diálogo sobre las posibles respuestas a los retos sociales de nuestro tiempo.

A la reunión, según la web de la Obra, acuedieron unas 150 personas, en representación de 70 iniciativas de 30 países. Los organizadores han planteado a los participantes esta pregunta: ¿cómo colaborar mejor, desde el mensaje del Opus Dei hecho vida, en el servicio a la persona, a la familia, a la sociedad, a través de la política, la economía, la cultura y la educación?

Entre los aspectos propuestos para la reflexión y el diálogo se encuentran: la santificación del trabajo y sus consecuencias en la mejora de la sociedad; la transformación del mundo desde dentro; el compromiso social de los cristianos; la ciudadanía y la amistad social; el atractivo de hacer vida la doctrina social de la Iglesia; la importancia del cuidado de la casa común y de las personas, especialmente de las más vulnerables; la conexión entre la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social.

Situación actual del Opus Dei

Según los últimos datos publicados por la oficina de prensa de la organización, actualmente forman parte de la prelatura alrededor de 93.400 personas, de las cuales unos 2.300 son sacerdotes. Del total de fieles, aproximadamente el 57% son mujeres y el 43% hombres. La distribución por continentes es la siguiente: África 4%, América 34%, Asia 4%, Europa 57%, Oceanía 1%. A la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz pertenecen, además de los sacerdotes de la prelatura, 1.957 presbíteros y también algunos diáconos, incardinados en distintas diócesis de todo el mundo al igual que obispos y cardenales.

La expansión del Opus Dei llega actualmente a 68 países, donde trabajan de manera estable. Desde el año pasado, el Consejo General y la Asesoría Central, órganos consultivos masculino y femenino que ayudan al prelado en el gobierno de la Obra, empezaron a trabajar en la reorganización de la estructura interna. Estos cambios han consistido en la unificación de distintas delegaciones y regiones. Esta reestructuración tiene como fin la idea de liberar cargos orgánicos para que puedan estar disponibles para las tareas de apostolado de la Obra.

Algunos ejemplos de unificación de regiones llevada a cabo por la Prelatura durante este último año ha sido, por ejemplo, unificar Croacia y Eslovenia en una misma región o los países de América Central, bajo ese mismo nombre. A la región de España también le ha afectado esta reestructuración orgánica. Desde el pasado mes de junio, la región de España cuenta con ocho delegaciones, en lugar de diez. Se unieron las delegaciones de Santiago y Valladolid, pasando a formar la Delegación del Noroeste, con sede en Valladolid.  Se unieron las delegaciones de Zaragoza y Valencia, que conformarán la Delegación de Aragón y Levante, con sede en Valencia. Y se modifica el territorio de las delegaciones de Pamplona y Barcelona: la primera incorporará La Rioja, y la segunda Torreciudad.

Además de la reorganización en España, también se ha llevado a cabo la unificación de varios países en el norte de Europa, como Suecia, Dinamarca y Reino Unido en una misma región. Algo similar ha ocurrido con más países de Latinoamérica e incluso se ha abandonado alguno del este de Europa como Rumanía.

Además de celebrar el 2 de octubre como una fiesta importante del Opus Dei, dentro de unos días, el próximo 6 de octubre se cumplirán 19 años de la canonización del fundador.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
49 comentarios en “El Opus Dei cumple 94 años bajo la atenta mirada del Vaticano
  1. Está claro que el Opus Dei no necesita actualizarse. Porque está en el mundo y en las necesidades reales de la sociedad. Los que quizá necesitan un repaso son los que desde sus casposa cuevas quieren cambiarlo a su imagen y semejanza.

    1. Yo creo que el Opus ha durado relativamente poco, porque está acabado por falta de vocaciones como el resto del catolicismo. Que lo hubiesen pensado sus respectivas jerarquías antes de traicionar su fe y suicidarse de un modo tan desastrado.

      1. Decir que está acabado con unos 5.000 sacerdotes es excesivo porque, entonces, cómo está el conjunto De la Iglesia? Debería explicar lo que entiende usted por “traicionar su fe”. Yo creo que son fieles al espíritu fundacional de San Josemaría “la santificación de la vida a través del trabajo” y no siendo ni numerario ni supernumerario, me parece que es muy bueno que el “Opus Dei” esté y siga ahí.
        Como católico ni entiendo, ni comparto, la bofetada pública que el Santo Padre le ha propinado a quienes, con todo y con eso, siguen siendo defensores del Vicario de Cristo en la tierra y absolutamente fieles a la doctrina de la Iglesia en toda su extensión.
        Probablemente el Evangelio de San Lucas de hoy nos obligue a tener que entender cosas que ni compartimos ni entendemos.

        1. No, ni el Opus Dei ni el resto de la «Iglesia de Francisco» siguen ahí, como no sea en modo terminal. Porque prácticamente ningún joven ni ninguna joven sepultarían hoy su naciente vida consagrándose a una especie de renqueante ONG politico-social, que una mañana se levanta ecologista, la siguiente «migrante» y la siguiente ya no se levanta porque las residencias de ancianos es lo que tienen…

    2. Adaugenobisfidem: Totalmente de acuerdo contigo. El OD no necesita «aggiornarse» y muchísimo menos adaptarse al Nuevo Orden Mundial masónico, modernista y liberacionista marxistoide; le basta con ser fiel a su carisma fundacional… sin que se lo tenga que «revelar» ningún motu proprio… no vaya a ser que en realidad, lo que quieran algunos «de afuera» sea hacer explotar una «rebelión» que acabe demoliéndolo, como pasó con tantas órdenes, fundaciones, movimientos e instituciones que se «adaptaron al mundo» (el de satanás) y así terminaron…

  2. Si fuese elegido un prelado obispo, no lo sería por el cargo de prelado. De todos modos sería muy poco probable, porque no creo que fuese elegible. Ya que si es Obispo es para servir a la Iglesia en la jurisdicción que se le ha encomendado. Que no seria el Opus Dei.

  3. Lo que el PP a España eso ha venido a ser el OD a la Iglesia Católica: Conservar sí, pero la revolución. Cambiar la Verdad por la autoridad.

    1. Cuánta estupidez!!!! No hay más autoridad que la de Cristo y su evangelio y, hasta hoy, nadie podrá afirmar lo contrario.
      ¿Autoridad sobre quién? Está bien la crítica, pero la crítica con argumentos, no el cotilleo negativo por diversión y odio

      1. Mire Vd JULIAN estúpido es el párrafo que Vd escribe. ¡Claro que hay más autoridades que Cristo y el Evangelio! El resto del breve párrafo es caótico. Ni Vd lo entiende

      1. ¿Usted lee los comentarios a los que contesta o emplea plantillas ya hechas? Siempre dice alguna idiotez que nada tiene que ver con lo escrito por los comentaristas a los que odia, que son casi todos (por ser católicos). Menudo obseso.

        1. Hey perro faldero metete bajo la sotana de tu “sacerdote” y trágate sus olores. Te traigo loquita verdad. Jajajajajaja enfermo obsesivo.

          1. ¡Qué troll tan original! Le llaman obseso (a la vista está) y llama «obseso» a quien sólo señala lo evidente. El infantilismo, siendo usted ya talludito, también se lo tratan en la unidad de salud mental de su hospital más cercano. Deje de trollear y acuda, farsante.

      2. ¡Ah sí! Pues lo que es en mi caso… ¡obedezco al papa en TODO lo que diga, escriba y haga!
        ¡VÁLGAME DIOS! Pero ¿de quién es la Iglesia? ¿Del papa? NO: es de Cristo. En la Iglesia hubo papas santisimos, sabios, intrépidos y otros… que en algunos casos, mediante golpes de palacio y maffias ideológicas, asaltaron la Cátedra de Pedro. A buen entendedor…

  4. La creación del Opus Dei fue una bendición para la Iglesia. Sin embargo desde la llegada de Francisco, la Obra se ha escorado hacia las posturas del nuevo Papa, perdiendo la línea y el carisma fundacional que le dio San Josemaría.
    No obstante, en el Opus Dei todavía hay muchos que se mantienen en la verdad, y en fidelidad a San Josemaría no aceptan los errores de Francisco; aunque la mayoría de éstos prefieren callar por no oponerse al Papa. Pero en esto se equivocan, pues no oponerse al error es fomentarlo.

    1. Si usted es sacerdote, supongo que cumplirá con su voto de “obediencia debida” y el Santo Padre, le guste o no, es el Vicario de Cristo en la Tierra y ya tiene bastantes “cismáticos” la Iglesia hoy día como para revolver más. Aplaudo, sin serlo, al Opus Dei y hacen muy bien en no criticar públicamente al Papa. Como todos, y como sin duda hará usted, lo que hay que hacer es rezar por el Papa y que el Espíritu Santo lo ilumine en su difícil, compleja e ingente labor de dirigir la Iglesia Católica en la situación actual del mundo.

      1. ¿Obediencia debida al error? ¿Y éso qué es exactamente? ¿Exime de la obligación moral, so pena de pecar de omisión, de contrarrestar el escándalo y de corregir al que yerra, que además es una obra de misericordia?

        1. Y quien define si lo que enseña el Papa es error? ¿Tú? No seas estupido perro faldero, deja de dártelas de poseedor de la verdad si ni católico eres pedazo de ignorante.

    2. ¿Y tu te has opuesto a Francisco públicamente como le exiges a otros?
      ¿ tw has puesto frente tu obispo y le has señalado todos esos errores? Si no lo haces los estás fomentando.

      1. Ya está el Probe Migue con sus perogrulladas: claro, troll; si no fuera así, ¿qué es lo que tanto le crítica a Sacerdote Mariano? Porque usted no le crítica sistemáticamente por hacerle la ola a Francisco, ¿verdad? En cuanto a ponerse frente al obispo, le ha respondido tropecientas veces, aunque usted se haga el tontito para difamar a quien defiende la fe católica. Aún esperamos a que usted dé su filiación completa (nombre, apellidos, DNI, dirección, teléfono…). Para exigir a otros que salgan del anonimato al defender la verdad, empleado para evitar represalias y poder seguir defendiéndola, comience usted saliendo del anonimato, ya que defiende el mal y la mentira y no tiene excusa alguna para hacerlo anónimamente. ¿O sí la tiene?

  5. “Se escucha como un colosal non serviam! (Ierem. 11, 20) en la vida personal, en la vida familiar, en los ambientes de trabajo y en la vida pública. Las tres concupiscencias (cfr. 1 Ioann. 11, 16) son como tres fuerzas gigantescas que han desencadenado un vértigo imponente de lujuria, de engreimiento orgulloso de la criatura en sus propias fuerzas, y de afán de riquezas. Toda una civilización se tambalea, impotente y sin recursos morales.”

    “No acostumbrarse al error y al pecado. Un lamentable modo de acostumbrarse ha ocasionado la petulancia de algunos eclesiásticos que —posiblemente para encubrir su esterilidad apostólica— llamaban signos de los tiempos a lo que, a veces, no era más que el fruto, en dimensiones universales, de esas concupiscencias personales.”

    “¿Qué remedios emplearemos nosotros, cuando abunda tanta facilidad para desvariar? Hijos míos, inactivos no vamos a quedarnos. Equivaldría a desertar. El procedimiento primero se basa en la santidad individual.”

  6. “Se escucha como un colosal non serviam! (Ierem. 11, 20) en la vida personal, en la vida familiar, en los ambientes de trabajo y en la vida pública. Las tres concupiscencias (cfr. 1 Ioann. 11, 16) son como tres fuerzas gigantescas que han desencadenado un vértigo imponente de lujuria, de engreimiento orgulloso de la criatura en sus propias fuerzas, y de afán de riquezas. Toda una civilización se tambalea, impotente y sin recursos morales.”

    “No acostumbrarse al error y al pecado. Un lamentable modo de acostumbrarse ha ocasionado la petulancia de algunos eclesiásticos que —posiblemente para encubrir su esterilidad apostólica— llamaban signos de los tiempos a lo que, a veces, no era más que el fruto, en dimensiones universales, de esas concupiscencias personales.”

    1. “¿Qué remedios emplearemos nosotros, cuando abunda tanta facilidad para desvariar? Hijos míos, inactivos no vamos a quedarnos. Equivaldría a desertar. El procedimiento primero se basa en la santidad individual.”

      “Son individuos (muchos hombres de Iglesia) que han perdido, con la fe, la esperanza: sacerdotes que apenas rezan, teólogos —así se denominan ellos, pero contradicen hasta las verdades más elementales de la revelación— descreídos y arrogantes, profesores de religión que explican porquerías, pastores mudos, agitadores de sacristías y de conventos, que contagian las conciencias con sus tendencias patológicas, escritores de catecismos heréticos, activistas políticos.”

      “El cinismo intenta con desfachatez justificar —e incluso alabar— como manifestación de autenticidad, la apostasía y las defecciones.”

      1. “Si, por ejemplo, os llamaran reaccionarios porque os atenéis al principio de la indisolubilidad del matrimonio, ¿os abstendríais, por esto, de proclamar la doctrina de Jesucristo sobre este tema, no afirmaríais que el divorcio es un grave error, una herejía?”

        “Confundir a la Iglesia con una asamblea de fines más o menos humanitarios, ¿no significa ir contra el Espíritu Santo?”

        “No se relee sin gran dolor lo que San Pío X describió en su encíclica Pascendi, cuando exponía las características del modernismo, que en ese documento definía como compendio de todas las herejías. (…) En nuestros días ese mismo mal ha resurgido violento y agresivo, con el nombre de neomodernismo, y en proporciones prácticamente universales.”

        1. “No me parece ocioso transcribir aquí algunas de las afirmaciones de ese documento pontificio (Motu proprio Doctoris Angelici, San Pío X): se deben conservar santa e inviolablemente los principios filosóficos establecidos por Santo Tomás, a partir de los cuales se aprende la ciencia de las cosas creadas de manera congruente con la Fe, se refutan los errores de cualquier época, se puede distinguir con certeza lo que sólo a Dios pertenece y no se puede atribuir a nadie más, se ilustra con toda claridad la diversidad y la analogía existente entre Dios y sus obras.”

          1. “Faltan ganas de luchar, porque falta fe. Pensad, hijos, en los Santos Padres y en los grandes Santos Doctores. Todos han puesto su vida al servicio de la verdad del dogma y de la moral de Cristo: la han protegido, la han defendido de los ataques heréticos, la han difundido, la han practicado, aun a costa de sacrificios personales y persecuciones, sin miedo a llamar a los herejes por su nombre. Hay que apoyarse en la intercesión de estos celosos baluartes y conocer bien su enseñanza y sus ejemplos, para ayudar a desterrar de la Iglesia la visión que lleva a claudicar ante cualquier cosa, o a disolver el mensaje de Jesucristo en un humanitarismo adornado de preocupaciones sociales.”

          2. “A rezar, pues. A estudiar la buena doctrina, para que haya en nuestro espíritu un sereno remanso de aguas limpias, donde beban las criaturas sedientas de certidumbre.”

            “Recurramos a María Santísima y escuchemos su consejo: haced lo que El os diga (Ioann. II, 5).”

            San Josemaría Escrivá, 14 de febrero de 1974 (extractos de La tercera campanada).

  7. Para que Pío XII lo aprobara supongo que al menos debería parecer algo muy tradicional.
    ¿Cambiaron después? , ¿ya eran modernistas desde el principio? ¿o es que era una mezcla de ambas cosas?.

  8. Si San Josemaría viviera en cuerpo actualmente, estaría corrigiendo los errores de Francisco y de muchos otros obispos. Sin embargo, sus hijos espirituales se mueven entre el silencio, e incluso en el aplauso (aunque esto último cada vez menos, pues la mayoría de los pocos forofos de Francisco de la Obra, ya están abriendo los ojos y se están dando cuenta de sus equivocaciones).
    Por eso el Opus Dei tiene que recuperar el don recibido y fortalecerse en el combate contra los errores de Francisco y de los demás pastores, religiosos y laicos que se oponen a la doctrina católica.

  9. Aristocles ha publicado un fragmento de una de las famosas «tres campanadas» del fundador del OD.

    Su contenido me parece profético, muy atinado, valiente. ¡Bravo!

    Nunca he entendido por qué el OD tiene secuestrados estos escritos de su fundador y nunca los ha hecho públicos. Lo poco que conocemos es a través de filtraciones, más o menos «ilegales».

    Raro.

  10. Cada cristiano ya es santo por el bautismo. En su vida debe llevar a cabo el lema platònico: «sè el que eres». No hacen falta ni ritos, ni agua bendita ni magias de ninguna clase. Los sacramentos que Jesùs nos dejò y prou. Su santidad està ligada a la caridad y la justicia, es decir a la Bienaventuranzas y a las obras de misericordia. No Opus ni Legionarios ni lefebvrianos ni catecùmenos ni neos, ni un largo etcètera. «La religiòn verdadera es socorrer a los huèrfanos y a las viudas y no contaminarse de este mundo».

    1. Sr. Tostón. Deje de hacer el ridículo hablando de lo que desconoce. La fe en Cristo y en Su Iglesia no tiene nada que ver con «portarse bien».

  11. El OD nunca fue modernista porque el modernismo es HEREJÍA. Los grandes reformadores en la Iglesia han sido fidelísimos a las fuentes: la Escritura, la Tradición Viva y el Magisterio. Desde los Padres apostólicos y apologistas, Santos de la antigüedad, como S. Agustín, S. Benito, S. Francisco (de Asís, claro!), S. Tomás de Aquino, S. Domingo de Guzmán, Sta. Teresa de Ávila, S. Juan de la Cruz, S. Ignacio de Loyola, S. Fco. Javier y tantos contemporáneos como S. Josemaría Escrivá de Balaguer, S. Teresa de Calcuta, Chiara Lubich y tantos más… NUNCA CHAPALEARON BARRO NI DETRITUS EN LAS HEREJÍAS Y CUANDO TUVIERON QUE CORREGIR DESVARÍOS HASTA DE LA JERARQUÍA, CADA CUAL CON SU MODALIDAD PECULIAR, LO HICIERON SIN COBARDÍAS. Caso emblemático fue el de la Santa que escribió hasta con violencia al Papa de Avignon, obligándolo a ir a Roma, porque el «otro» era un falso y debía ser destituido, como finalmente lo fue.

  12. No sé de dónde sale eso de la «obediencia debida» pero no creo que venga del Derecho Canónico. Por lo demás espero que haga Vd alguna procesión con la pachamama por el interior de su parroquia. O denigre a los misioneros católicos, etc, etc, Lo que se llama cambiar la Verdad por la autoridad

  13. El Opus Dei ha sido una organización nefasta. Capta a gente de buena fe, que cae bajo el falso «carisma» (terminajo modernista) de santificarse en la vida diaria. Pero es absurdo pretender especificarse en el catolicismo, por lo que especifica al catolicismo, la vida de la gracia que es santificarse cada uno en su vocación.
    La médula de su iniquidad es su asepsia respecto del ámbito público, que no es otra cosa que el odio al Reino de Dios. O sea, una «Fe» en privado, sin fueros en la vida pública.
    Y que decir de esa aberración que priva a la Iglesia de religiosos y padres de familia, los numerarios. Sin hablar de su hostilidad a la vida contemplativa.

  14. «Entre los aspectos propuestos para la reflexión y el diálogo se encuentran: la santificación del trabajo y sus consecuencias en la mejora de la sociedad; la transformación del mundo desde dentro; el compromiso social de los cristianos; la ciudadanía y la amistad social; el atractivo de hacer vida la doctrina social de la Iglesia; la importancia del cuidado de la casa común y de las personas, especialmente de las más vulnerables; la conexión entre la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social»
    https://opusdei.org/es-es/article/be-to-care/
    El Opus Dei está ampliando sus objetivos: compromiso social, doctrina social de la Iglesia, cuidado de la casa común, cuidado de las personas vulnerables, sostenibilidad medioambiental y social.
    Se sitúa en armonía con el Papa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles