Monseñor Argüello pide a sus sacerdotes que vistan «de cura»

Luis Argüello
|

El pasado domingo, el arzobispo de Valladolid, monseñor Luis Argüello ordenó en la catedral de Valladolid a los seminaristas Jorge Polo y Mario Martín como nuevos diáconos de la archidiócesis vallisoletana.

“Al incorporaros a este colegio vais a hacer unas promesas que son tremendamente contraculturales, pero que en realidad son una novedad revolucionaria que nuestro mundo necesita. Vais a prometer mantener la oración de la Iglesia de la mañana a la noche (…); vivir en el celibato para toda la vida, vivir vuestra condición esponsal de manera célibe (..); vais a prometer obediencia, a mí y a gente a la que no conocéis, a los que vengan luego. Vais a poner vuestra libertad en manos de la Iglesia (…). Y además, querer servir a la misión de la Iglesia en la proclamación del Evangelio, en la cercanía al altar, en la distribución del Cuerpo y Sangre de Cristo”, les dijo Argüello a los nuevos diáconos.

Además, Luis Argüello les invitó a «vestir un vestido clerical, podéis llevar un distintivo, para que se vea en la plaza pública que sois hombres consagrados al Señor».

El arzobispo reconoce que «hubo un tiempo en donde pareció que la novedad tenía que ver con quitarnos la sotana y el cleryman. Hoy, seguramente lo revolucionario sea, lo novedoso, la presencia de lo sobrenatural en las calles y en las plazas sea que los frailes lleven hábito, que las monjas sean reconocibles y que los que hemos sido ordenados también lo sean».

Argüello contó como anécdota la cantidad de veces que, yendo en tren de Valladolid a Madrid, se le ha acercado la gente para hablar y confesar gracias a que va identificado como sacerdote, animando así al resto de curas a que no tengan recelos de vestir como lo que son, sacerdotes de Cristo.

Quizá, este mensaje de monseñor Argüello, tenga como origen el encuentro que mantuvo la semana pasada con los sacerdotes de la archidiócesis. Los sacerdotes de Valladolid mantuvieron un encuentro o «unas jornadas fraternas, en las que además de compartir experiencias y orar, han debatido con su arzobispo las líneas que marcarán el curso que comienza», dijo la archidiócesis.

En la imagen de familia publicada por la diócesis vallisoletana, se ve a Luis Argüello con los sacerdotes que mayoritariamente visten «de calle» y sin ningún distintivo que los identifique como sacerdotes. Veremos si recogen el guante de su arzobispo de volver a lo previsto, que no es otra cosa que un sacerdote vista como lo que es.

sacerdotes Valladolid
Monseñor Argüello con los sacerdotes de Valladolid (Foto: archidiócesis de Valladolid)

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “Monseñor Argüello pide a sus sacerdotes que vistan «de cura»
  1. Este presbítero se puso de perfil ante la traición de sus jefes los Omella y Osoro en la exhumación de los restos mortales del difunto Jefe de Estado FFB, para mí quedó señalado aunque no tanto como los otros dos, no recuerdo si Blández estaba también por enmedio….Como portavoz de la CEE estuvo demasiado complaciente con muchas cosas del NOM y con el gobierno social comunista haciendo a veces afirmaciones ambiguas como las que se gasta con harta frecuencia, y hasta el hastío, su jefe de Roma JMB.
    Ahora parece que ha tomado las ropas y la prestancia de un hombre de Dios, espero que así sea, que falta nos hace y que no quede nada del joven fotografiado detrás del asesino de Paracuellos en esa foto que circuló hace un tiempo en la que salía supuestamente monseñor en una plaza de toros en un mitin comunista. Lo que hizo en su responsabilidad de entonces con la aludida exhumación de un católico dejando tirada a la familia fue muy grave e inmoral, fue mucho peor lo del pérfido Osoro.

  2. Bahhhh!!!! Como si la parte de las vestiduras fuera lo más importante de la homilia del señor Obispo. Aquí escribe un par que se dicen “sacerdotes” que seguramente andan ensotanados todo el tiempo; pero tienen el corazón hediondo de odio al Papa y la boca venenosa para difamar y hacer daño. De nada sirve vestir de oveja si por dentro son lobos.

        1. ¡Ay qué troll multinicks tan ocurrente! Aunque siempre se delata con esos estúpidos cambios de nick que hace a otros comentaristas y que a usted, que es un poco «límite», le parecen tan graciosos. Ya le he dicho tropecientas veces que SÓLO escribo con un nick, que me sobra y me basta para decir lo que quiero y cuando quiero. Así que, deje de hacer el ridículo creyendo que otro comentarista soy yo. Sus infantilismos no se contagian, creame, y tengo más vida que leer sus patochadas. Pero ya veo que si no recibe su ración diaria de estopa, no se queda tranquilo. ¿Qué tal si le medican? Así no depende de mí para ser feliz ejerciendo el masoquismo. Y vaya buscando otro nick, porque de bloquear a alguien, seguramente sea a usted. ¿Quiere apostar? Hale, farsante: a escardar cebollinos.

  3. Pues me parece fuera de lugar que los curas tengan que vestir de curas especialmente por si en la calle o cuando van de viaje se les acerque alguien que quiere confesarse. Para arrepentirse y confesarse existen las iglesias y estos que se confiesan con un cura andante callejero si no se han enterado que conviene antes asistir a misa, que se lo hagan mirar por un experto. Cualquier médico o psicólogo vistiendo hábitos de su oficio también podría alargar su jornada laboral cuando pasease por la calle. ¡Absurdo! . Los profesionales de lo que sea cuando estan fuera del trabajo deben descansar, faltaría más.

    1. Lo que importa es que el hábito sirve de signo de la presencia de Dios y de su Reino. En este sentido para los fieles y para el mismo Sacerdote que no deja de serlo en ningún momento ni lugar. Aún después de sus actividades habituales.
      Doy fe de ambas cosas.

    2. Vamos, pero si siempre digo: los estúpidos se reciben de estúpidos pero no lo saben todavía.
      El médico de almas es mucho más importante que el de cuerpos.
      El sacerdote debe vistir con hábitos, porque si yo voy por la calle, y necesito auxilio espiritual, sé que podré contar con él.
      No quieren llevar sus hábitos porque son pusilánimes y cobardes.
      Cuando iba a trabajar, yo, llevaba fuera de la ropa un crucifijo, y si me apetecía besarlo en el tren o en el ómnibus, lo hacía sin importarme un ardite lo que pensara la gente. Lo mismo cuando deseaba rezar el rosario.

    3. Lo voy a resumir. Con independencia de sus argumentos, que se pueden refutar uno por uno sin mucho esfuerzo, da igual lo que a usted le parezca o no: el traje eclesiástico para los sacerdotes (talar o clergyman) es OBLIGATORIO (no optativo). Lo he explicado muchas veces con citas de los documentos correspondientes. Use el buscador y compruébelo usted mismo.

  4. Cada vez viene aquí más gente para llevar siempre la contraria a lo que se dice en el artículo o a lo que opinan la mayoría de los comentaristas. Deberían hacérselo mirar.

    1. Lo ideal sería que cada uno opine libremente sobre el artículo. Yo soy uno que agarran como trapo, y claro me defiendo. Si alguien ataca al Papa o ataca a los que estamos con el Papa es bueno según muchos acá. Pero si yo defiendo al Papa me agarran a palos. Repito: cada quien debería sentirse en la libertad de expresar sus puntos de vista, sin temor a ser ridiculizado o atacado.

      1. Tiene usted la cara de cemento armado: usted no se defiende de nada. Usted ataca y, en todo caso, son los demás los que se defienden. Y no hay nadie aquí que ataque a ningún Papa. Aquí se refutan errores doctrinales y morales, los diga usted, el Papa o Perico de los Palotes. ¿De verdad cree que engaña a alguien fingiéndose católico, sin serlo, o con sus cambios de nick? Créame: no engaña a nadie. Usted defiende los disparates de Francisco y nada más, porque está de acuerdo con ellos. Cuando Francisco afirma algo contrario a lo dicho por un Papa anterior, usted no defiende la verdad ni a ese Papa (cuyo magisterio, cuando es conforme a la fe católica, no caduca con el tiempo). Como le he dicho siempre: es usted un farsante y contrario a la fe católica. No hay más.

  5. Aunque se haya dejado de usar la sotana, da otro respeto y otra seriedad que los sacerdotes vistan el clergyman. Dudarías si el piloto de un avión sube a bordo con vaqueros u otra vestimenta. El uniforme te identifica con tu cargo y empresa.

      1. ¡Ay, Probe Migue!: el puesto de trabajo de un sacerdote es todo el mundo, todo el día (menos cuando duerme y se baña). Y es OBLIGATORIO, a ver si se entera usted de una vez: la sotana o el clergyman NO es algo optativo, así que menudo sacerdote el que en algo así DESOBEDECE. Si lo hace en lo poco, qué hará en lo mucho (por algo no querrá que le reconozcan como sacerdote…).

  6. Los sacerdotes a los que les gusta llevar el hábito me dan un plus de confianza. No se avergüenzan de su condición de ser curas, no van de «modernistas para caer bien», hay sacerdotes jóvenes que lo llevan, gente con fe y sin complejos. Así debe ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles