Las Misioneras de la Caridad no abandonarán su hábito para conseguir entrar en China

India Misioneras Caridad
|

(National Catholic Register)-La superiora de la congregación de las Misioneras de la Caridad no está dispuesto a renunciar a su sari de algodón blanco con rayas azules, el hábito característico de la congregación prescrito por la fundadora, Santa Teresa de Calcuta, para abrir una casa en China.

«Tenemos luz verde para abrir una casa en China. Pero insisten en que dejemos el hábito. No podemos hacerlo», declaró la hermana Mary Joseph, superiora general de la congregación, al National Register en una entrevista concedida el pasado 6 de septiembre en la casa madre de la congregación en Calcuta.

La Hermana Mary, que fue elegida en marzo como la cuarta superiora general al frente de la congregación, que cuenta con más de 5.000 monjas en todo el mundo que prestan servicio en 139 países, dijo esto al hablar del «sueño» de la Madre Teresa de entrar en China.

En una entrevista concedida en 1995, la Madre Teresa reveló su deseo de que su congregación entrara en China. «Sí, fui a Pekín, y vamos a abrir una casa allí para Semana Santa», dijo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “Las Misioneras de la Caridad no abandonarán su hábito para conseguir entrar en China
  1. Bravo por las Misioneras de la Caridad. Esta claro que el objetivo de China es hacer desaparecer el distintivo religioso de estas monjas, para que sean solo una ONG.
    Es curioso que, lo que tienen claro los ateos (que el habito importa mucho), no lo tienen nada claro miles de religioso y curas de Occidente.

    Adivinan de donde viene la idea que tanto gusta a los progres de que «el habito no hace al monje»?

  2. El hábito junto al testimonio es la forma más eficaz de evangelizar, que es a lo que debe dar prioridad un religioso que está convencido de que el Evangelio es la mayor riqueza que se le puede dar a un hermano y que es lo que Jesucristo nos pidió que hiciéramos.

    Cuando los religiosos dan testimonio con sus buenas acciones pero sin llevar su hábito, el efecto evangelizador es mucho menos efectivo pues el observador exterior no se da cuenta en general que es su Fe cristiana la que impulsa a ese religioso a comportarse de forma altruista.

  3. Por eso los modernistas eclesiales lo primero que hicieron en su programa de reformas fue el despojar de las sotanas a los sacerdotes. Era como despojarlos de Cristo, por que eran otros cristos, los representantes de Dios en la tierra. El negro recordaba que habían muerto al mundo. Pero con la llegada del concilio, la iglesia se abrió al mundo y a sus obras, y ya la sotana estorbaba. También era signo de pobreza, pero la iglesia al abrazarse al mundo se abrió al aspecto crematístico mas que nunca obsesionados por el dinero. Fue el principio del fin de la iglesia de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles