¿Sigue siendo «soberana» la Orden de Malta?

Orden de Malta El juramento de Frey Dunlap, nuevo Lugarteniente de Gran Maestre de la Orden de Malta, el pasado mes de junio (Vatican News)
|

(The Pillar/Ed Condon)-El Papa Francisco ha completado su reforma de la Orden de Malta, después de un proceso de cinco años destinado a revisar las estructuras de gobierno en la orden religiosa, que también funciona como una organización de ayuda mundial reconocida como una entidad soberana en el derecho internacional.

Se esperaba que el Papa anunciara su decisión sobre la forma de una nueva constitución para los caballeros el pasado fin de semana, allanando el camino para que un Capítulo General Extraordinario de la orden adoptara formalmente su propuesta.

Pero al final, Francisco fue mucho más allá de lo que se esperaba. El Papa decidió no presentar un borrador para que la orden lo aprobara. En su lugar, el sábado promulgó una nueva constitución para los caballeros, sin que pudieran votarla antes de entrar en vigor

Al mismo tiempo, el pontífice anunció un completo cambio de guardia en la sede de la orden, disolviendo y reconstituyendo por completo el Consejo Soberano de la orden y sustituyendo a todos los altos cargos excepto al actual superior de la orden, el Lugarteniente del Gran Maestre.

Con ello, Francisco ha culminado su participación en la reforma de los caballeros de una manera tan dramática como la que comenzó hace cinco años, cuando obligó a abdicar al entonces Gran Maestre de la orden, Frey Matthew Festing.

Las acciones del Papa tienen amplias implicaciones para la organización interna de la orden, y parecen resolver un largo estancamiento entre campos rivales entre los propios caballeros.

Pero en un nivel más básico, la decisión de Francisco de imponer su decisión a los caballeros, en lugar de permitirles tomar sus decisiones a través de un proceso interno, ha planteado una cuestión fundamental sobre el estatus legal de la orden, tanto dentro de la Iglesia como en el derecho internacional: “¿Es la Soberana Orden Militar de Malta realmente soberana? De hecho, ¿lo ha sido alguna vez?

La respuesta es, como todo lo relacionado con el proceso de reforma de la orden, complicada. Mientras que los partidarios y los opositores de las reformas del Papa insisten enfáticamente en un claro «sí» o «no», una mejor respuesta podría ser: «tanto como lo ha sido siempre».

Pero, sea cual sea la respuesta, la cuestión de la soberanía de la orden se ha planteado repetidamente a lo largo del proceso de reforma: el estatus diplomático de los caballeros sustenta su trabajo humanitario en todo el mundo y es considerado por la propia orden como esencial para su misión, historia y carácter.

Una breve historia

La Orden de Malta ha existido durante 900 años en un espacio jurídico único. Fundada como una orden hospitalaria de nobles caballeros durante la Edad Media, con el tiempo se convirtió en soberana de varios territorios, incluidas las islas de Rodas y Malta, y finalmente perdió el control de su territorio homónimo durante las guerras napoleónicas.

En el siglo XIX, los caballeros, ahora con sede en Italia, seguían siendo reconocidos por varias potencias europeas -incluido el papado- como una entidad soberana, aunque sin un territorio propio.

En la actualidad, la orden se considera una entidad soberana según el derecho internacional; emite sus propios pasaportes y sellos, mantiene relaciones diplomáticas plenas con los Estados nacionales y tiene el mismo estatus que la Santa Sede en las Naciones Unidas.

Además de su red diplomática, los caballeros dirigen una red internacional de misiones de ayuda, que proporcionan ayuda en caso de catástrofes y apoyo médico en todo el mundo. El estatus de soberanía de la orden, que significa que no está afiliada a ningún gobierno, le ha permitido estar presente en muchos lugares, como Birmania, donde otras organizaciones internacionales tienen dificultades para ser admitidas.

Pero aunque la orden tiene una larga historia de independencia soberana (más antigua que muchos de los países con los que tiene relaciones diplomáticas), es y siempre ha sido una orden religiosa católica.

Los caballeros de primera clase, llamados Fras, hacen votos de pobreza, castidad y obediencia.

Los caballeros y damas de tercera clase, que constituyen la gran mayoría de los miembros de la orden, no poseen los mismos derechos y obligaciones dentro de la orden que los profesos, pero supervisan gran parte del trabajo humanitario de la orden a través de las asociaciones nacionales en todo el mundo.

Los caballeros de segunda clase ocupan puestos diplomáticos y algunas funciones de alto nivel en la dirección de la orden, incluyendo los consejos de soberanía y gobierno, mientras que los cargos más importantes, incluido el de Gran Maestre, están reservados a los religiosos profesos. Los caballeros de segunda clase, extraídos de la tercera clase, suelen ser hombres casados y hacen promesas temporales de obediencia religiosa a la orden, normalmente por períodos de cinco años.

El grado en que la orden puede ser religiosa y obedientemente católica y al mismo tiempo soberana ha sido durante mucho tiempo una curiosa cuestión de debate para abogados, canonistas y eclesiólogos.

Los propios caballeros siempre han insistido en que son plenamente ambas cosas: su anterior constitución establecía la obediencia religiosa al Papa a través del Gran Maestre, pero la independencia de gobierno respecto al Vaticano mediante el nombramiento de un embajador ante la Santa Sede.

Un año dramático

Aunque Francisco se involucró por primera vez en la reforma constitucional de la orden en 2017, gran parte de su implicación actual en la reordenación interna de los caballeros se ha centrado en los últimos 12 meses.

El pasado mes de octubre, el papa Francisco otorgó al cardenal Silvano Tomasi, su delegado especial en la Orden de Malta, un amplio poder para hacerse cargo del proceso de reforma constitucional y, si fuera necesario, gobernar él mismo la orden, bajo mandato papal.

Aunque la decisión de nombrar a Tomasi provocó preocupación entre los altos cargos de la orden, muchos de sus miembros han reconocido que era necesaria.

Durante años, los caballeros han estado divididos en cuanto a la dirección futura de la orden, con campos rivales en desacuerdo sobre quién debería tener el control efectivo de la gestión diaria del trabajo humanitario global de la orden.

La disfunción interna se ha visto exacerbada por la falta de un liderazgo estable dentro de la propia orden; el último Gran Maestre, Fray Giacomo Dalla Torre, fue elegido en 2018 pero murió en 2020. Después de eso, la orden fue dirigida por el lugarteniente del Gran Maestre, Fray Marco Luzzago.

Cuando la delegación de Tomasi en la orden propuso un proyecto de constitución que parecía someter expresamente a la orden a la Santa Sede, la cúpula de los caballeros -encabezada por el influyente Gran Canciller Albrecht von Boeselager- denunció públicamente el proyecto como un ataque a su soberanía, algo que Tomasi negó repetidamente que fuera la intención, pero que dio lugar a una ruptura total del trabajo del comité de reforma.

Después de esto, el Papa anunció que asumía la responsabilidad personal de decidir la futura dirección de la reforma de los caballeros.

Mientras las diferentes facciones de la orden continuaban presionando al Papa, los asuntos llegaron a un punto crítico cuando Luzzago murió repentinamente en junio y Francisco intervino para nombrar al canadiense Fray John Dunlap como nuevo Lugarteniente por decreto papal, pasando por alto los órganos y procesos de gobierno internos de la orden.

Aunque la dirección de la orden acogió públicamente la acción de Francisco, muchos, incluidos los miembros del Consejo Soberano, se enfurecieron en privado por el hecho de que el Papa hubiera actuado unilateralmente, sin consultar ni informar al Gran Maestrazgo antes del acontecimiento y sin tener en cuenta las formalidades legales de los propios procesos de la orden.

La situación se agravó aún más cuando, a finales de julio, Dunlap y Tomasi firmaron conjuntamente un decreto por el que se reorganizaban las asignaciones de los caballeros profesos entre los prioratos de la orden en todo el mundo, y se nombraban nuevos priores en lugar de varios procuradores especiales, a menudo no profesos, que habían estado sirviendo, en algunos casos durante años, como líderes temporales pero estables.

Varios miembros protestaron contra la medida, señalando que los prioratos tenían derecho, según sus propias leyes, a elegir a sus priores, y cuestionaron la legitimidad del acto y, en algunos casos, incluso del nombramiento de Dunlap por el Papa.

Ahora, dicen, Francisco ha ido más allá: ha promulgado una nueva constitución para la orden y ha sustituido a todos los altos cargos, excepto a Dunlap.

Varios caballeros han dicho este fin de semana que ahora no hay manera de pretender que la orden siga siendo soberana si el Papa puede ejercer una autoridad directa y total sobre su orden constitucional y sus cargos de gobierno.

Pero, ¿es eso cierto?

Ni una cosa ni la otra

Como entidad soberana y orden religiosa católica, la Orden de Malta ha sido legalmente tanto pez como ave durante siglos. La credibilidad de esa doble identidad ha dependido mucho de la percepción externa, y los caballeros suelen saber nadar o graznar según la situación.

Desde el punto de vista diplomático, la orden siempre ha sido distinta e independiente de la otra entidad soberana no territorial del derecho internacional: la Santa Sede.

De hecho, la orden nombra un embajador y mantiene relaciones formales con la Santa Sede, y esa realidad, y de hecho gran parte del lenguaje constitucional anterior sobre la soberanía, se mantiene en la nueva versión promulgada por el Papa y entregada el sábado.

¿Pero cómo es posible que la orden tenga al mismo tiempo independencia soberana de la Santa Sede y obediencia religiosa al Papa?

En cierto sentido, esa pregunta no tiene una respuesta teórica perfecta.

Aunque la orden ha sido y sigue siendo -al menos sobre el papel- independiente y soberana en todos sus asuntos de gobierno interno, su clase gobernante de caballeros profesos y, a falta de un término mejor, su clase administrativa de caballeros de segundo grado siempre han debido obediencia religiosa al Santo Padre.

Como todas las órdenes religiosas católicas, la vida religiosa de los caballeros profesos siempre ha estado sometida a la jurisdicción suprema, ordinaria, inmediata y universal del Obispo de Roma.

Como tal, hay una justificación perfectamente coherente -que ha sido repetidamente presentada por el cardenal Tomasi- para la propia intervención del Papa en el proceso, el papel del propio Tomasi, el nombramiento de Dunlap, la reestructuración de los prioratos de la orden, e incluso la promulgación de una nueva constitución.

Estas intervenciones, según este argumento, se refieren a la vida religiosa y a la identidad de la orden, y como tales, son prerrogativas de la autoridad papal.

Por otro lado, es cierto que en el pasado las intervenciones papales han sido más sensibles a la necesidad de la orden de nadar y guardar la ropa al mismo tiempo.

Por respeto al estatus legal internacional soberano de la orden, los papas anteriores solían adoptar el método de hacer peticiones o sugerencias más o menos puntuales a los líderes de la orden, que los caballeros luego promulgaban formalmente a través de sus propios procesos legales.

Esa moderación matizada y respetuosa, dicen los críticos más acérrimos de Francisco dentro de la orden, es exactamente lo que ha faltado en la participación del Papa en los asuntos de la orden en los últimos 12 meses.

Aunque esa crítica no niega la autoridad religiosa del Papa para hacer lo que ha hecho, es, en conjunto, probablemente que tenga fundamento, aunque también hay que atender a un contexto más amplio.

El contexto importa

Los críticos más acérrimos de las recientes intervenciones del Papa han sido los gobernantes establecidos de la orden en el Gran Maestrazgo y en el Consejo Soberano, todos los cuales fueron despedidos y sustituidos por Francisco hace pocos días.

Ese grupo, normalmente reconocido como cercano a las influyentes asociaciones alemanas y bohemias de la orden (presentes en gran parte de lo que fue el imperio austro-húngaro), se agrupa en torno al antiguo Gran Canciller Boeselager, quien durante mucho tiempo se ha enfrentado a críticas dentro de la propia orden.

Este grupo fue una de las causas del estancamiento de los esfuerzos de reforma, argumentando que una mayor parte de las funciones de gobierno y el poder de la orden deberían delegarse en cargos abiertos a los caballeros de segunda clase, con los caballeros profesos continuando en posiciones de liderazgo, pero con una responsabilidad reducida en el día a día para dirigir los esfuerzos diplomáticos y humanitarios de la orden.

El borrador constitucional preferido por Boeselager incluía disposiciones que habrían convertido su cargo de Gran Canciller en un «primer ministro» de facto, mientras que el Gran Maestre habría asumido el papel de un monarca constitucional en cuestiones de gobierno, y se habría centrado más en dirigir la vida espiritual de la orden.

El mismo grupo se ha opuesto repetidamente a las críticas internas que le acusan de querer «secularizar» la orden, o «convertirla en una ONG», restando importancia a la identidad católica de los caballeros mientras promueve sus obras humanitarias en todo el mundo.

Pero también se ha denunciado que la influyente asociación alemana de la orden, y líderes como Boeselager, se coordinaron durante años en la selección de las listas de candidatos a los altos cargos, y trabajaron con éxito para sesgar la representación en los capítulos generales de la orden para favorecer su propia agenda.

Esto, según los críticos internos, hizo necesaria la decisión de Francisco el sábado de imponer una nueva constitución, en lugar de recomendarla a un futuro capítulo general, y reemplazar de golpe todo el gobierno central de la orden por debajo de Dunlap.

Esos críticos dicen que la orden estaba tan dividida que no era posible ningún compromiso.

Lo que algunos de los líderes destituidos están llamando en privado un golpe de estado papal, otros dentro de la orden están diciendo que fue un cambio necesario y repetidamente bloqueado en el Gran Maestrazgo, sin el cual la nueva constitución no podría ser implementada.

Y, aunque la decisiva acción de Francisco ha provocado la protesta de muchos de los que de repente han dejado el cargo, y ha suscitado advertencias de que ha destruido la credibilidad de la orden como entidad soberana, esas afirmaciones deben evaluarse en el contexto de las anteriores intervenciones papales, que se produjeron por invitación expresa de los dirigentes ahora destituidos.

Tan soberano ahora como antes

La implicación de Francisco en los asuntos internos de la orden -y, de hecho, en la crisis constitucional de los caballeros- se remonta a 2017, cuando se pidió al Papa que resolviera una disputa dentro del gobierno de la orden.

Tras un informe interno sobre cómo un proyecto humanitario acabó distribuyendo preservativos en Birmania, el entonces Gran Maestre Fray Matthew Festing ordenó la dimisión del entonces Gran Canciller Boeselager.

Para forzar la dimisión, Festing invocó la promesa de obediencia religiosa de Boeselager como caballero de segunda clase. Cuando Boeselager se negó, Festing lo despidió por violar su promesa religiosa.

Pero Boeselager y sus partidarios dentro de la orden acudieron al Vaticano, primero al Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y después a Francisco en persona, para pedir la intervención papal.

Tras una investigación ordenada por el Papa, Francisco, para alegría de los partidarios del Gran Canciller, ordenó la restitución de Boeselager y obligó a Festing a abdicar como Gran Maestre.

Los partidarios de Boeselager dicen ahora que Francisco ha pisoteado su soberanía y ha puesto en peligro el estatus diplomático internacional de la orden. Pero esas quejas deben sopesarse con la petición anterior de ese mismo grupo de que el Papa se involucrase en sus asuntos.

En cierto modo, la intervención del sábado es menos dramática que los sucesos de 2017, en los que el aparato de gobierno de la Santa Sede, a través de la Secretaría de Estado, participó en la destitución de un jefe de Estado. En los acontecimientos más recientes, Francisco nombró en cambio a un «delegado personal» de la orden, fuera del aparato curial. Teniendo en cuenta esto, parece justo decir que los caballeros son, en conjunto, al menos tan soberanos hoy como lo fueron después de la abdicación de Festing.

El riesgo ahora

Sin un territorio que gobernar, y con su gobierno interno y su ley inextricablemente ligados a su identidad como orden religiosa católica, la independencia de los caballeros siempre ha sido una cuestión de función, apariencia y percepción, tanto como un estatus estructural claramente definido.

A pesar de lo dramático del acontecimiento, la orden pudo finalmente superar la abdicación de Festing en 2017 sin que su red internacional o su estatus legal sufrieran daños duraderos, en gran medida porque sus miembros -sobre todo sus altos cargos de gobierno y diplomáticos- fueron capaces de asegurar al mundo que todo estaba bien.

Sí, el Papa había obligado a su Gran Maestre soberano a abdicar, dijeron, pero se trataba de un asunto interno que implicaba la relación de Festing con el Papa como religioso profeso, no como jefe de Estado.

En 2017, los partidarios de Festing, aunque en privado estaban furiosos por el resultado, tendían a mantener sus objeciones en secreto, en parte por deferencia religiosa hacia el Papa y en parte por la preocupación práctica por el estatus internacional de la orden.

Pero ahora que la zapatilla papal está en el otro pie, ¿harán lo mismo los oficiales y miembros del consejo destituidos?

Si no lo hacen, las quejas de que el Papa ha borrado el estatus diplomático y la soberanía de los caballeros podrían convertirse en una profecía autocumplida.

Si la nueva constitución y el nuevo liderazgo ven cuestionada su legitimidad, o se oponen abiertamente al antiguo gobierno de la orden, podría desencadenarse el tipo de crisis diplomática de credibilidad que ambas partes han acusado a la otra de provocar en diferentes momentos de los últimos cinco años.

El riesgo será especialmente grave en cualquier esfuerzo futuro por reformar las asociaciones nacionales y los Grandes Prioratos regionales de la orden, muchos de los cuales están incorporados al derecho civil local o reconocidos por concordatos internacionales de pleno derecho entre el Estado y la orden.

Tanto si se considera un esfuerzo por reformar una orden religiosa como por imponer una nueva constitución de gobierno a una entidad soberana, las acciones de Francisco el sábado fueron tan dramáticas como definitivas. La medida en que todos los caballeros las acepten ahora, tanto en privado como en público, demostrará probablemente el grado de catolicismo de la orden y determinará hasta qué punto seguirá siendo soberana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
17 comentarios en “¿Sigue siendo «soberana» la Orden de Malta?
  1. No es comprensible que si la Orden de Malta se considera una entidad soberana según el derecho internacional, pueda ser controlada de la forma autoritaria que lo hace el Papa Francisco.
    Coincido con el Gran Canciller Albrecht von Boeselager, en que desde el Vaticano se ha atacado su soberanía. En concreto, el nombramiento del Lugarteniente Dunlap fue un abuso por parte de Francisco, que en mi opinión carece de validez legal, y por lo mismo, los actos consecuentes no son vinculantes.
    Pienso que, de forma análoga a como ya desde antiguo hacían los monarcas católicos, la clave estaría en preservar la independencia soberana frente a la Santa Sede y al mismo tiempo la obediencia religiosa al Papa, lo que implicaría que la Orden mantuviera su soberanía mientras obedece en asuntos religiosos al pontífice (en todo lo que no se aparte de la doctrina de la Iglesia).

    1. Y ya que hablamos de todo un poco, también sería interesante que la Orden se replanteara la posibilidad de recuperar su identidad original, ya que cuando se fundó en Jerusalén en el s. XI, era una Orden Militar de Caballería, que defendía a los cristianos frente a los ataques de los musulmanes. Cuando hoy se padece tanta persecución por parte de los musulmanes contra los cristianos, sería muy oportuno que esta orden promoviera operaciones militares defensivas para los cristianos perseguidos

      1. ¿Y que te parece las intervenciones de otros papas pre co ciliarws en órdenes similares a las de malta y que los papas intervencionistas disolvieron?

        1. La orden de Malta no esta disuelta.
          Si nadie defiende a los cristianos perseguidos, seria legitimo que la orden de Malta, se organizara para defenderlos, incluso con las armas. El buenismo de algunos apesta, mientras miles de cristianos son asesinados cada año por su fe.

          1. ¿También te apesta Jesucristo cuando dijo amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen? ¿ También te apesta cuando dijo que hay que perdonar 70 veces siete?¿ También te apesta cuando pidió que nos amaramos como el nos amó,
            Creo que te apesta mucho Jesucristo.

          2. Probe Migue: ¿le apesta a usted cuando Cristo dijo «Yo no he venido a traer paz, sino espada? Ande, deje de trollear, que siempre hace el ridículo. Un troll ignorante como usted, que no sabe hacer la O con un canuto, no debería ponerse a dar lecciones de exégesis bíblica, que al final sale escaldado, como siempre.

          1. Y tu a parte de creer que soy un cretino…

            ¿ que piensas de la disolución que han llevado a cabo otros papas de órdenes similares?

          2. «Y tu a parte…»

            Probe Migue: «aparte» no se escribe aparte, sino junto. Además, existe la puntuación, que no hay quien le entienda (gracias a Dios). Ya sólo falta que, con lo bien que sabe usted leer y escribir, se ponga a disertar sobre Órdenes Militares y su historia. Igual su intención es que muramos de un colapso por culpa del ataque de risa que nos iba a entrar, para dejarle a usted el campo libre para trollear sin que le repliquen.

      2. Ojalá fuese así. Necesitamos verdadera defensa de la fe católica, que está siendo atacada por demasiados frentes (también dentro de la propia Iglesia).

      3. Sí, pero ser cruzado hoy día, para Bergoglio significaría la intolerancia hacia nuestros hermanos menores los musulmanes con su bien famosa y conocido respeto hacia los cristianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles