El Papa Francisco evitó que la reorganización de la curia supusiera la ruptura del Opus Dei

Francisco con el prelado del Opus Dei Francisco con el prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz
|

Según ha podido saber Infovaticana de fuentes bien informadas, el Papa Francisco evitó un Motu Proprio más duro contra el Opus Dei. Su papel habría sido fundamental para evitar “un castigo” mayor para la prelatura.

Para entender los hechos, hay que remontarse algunos meses antes a la promulgación de la Constitución Apostólica Predicate Evangelium el pasado mes de marzo, con la que Francisco pretendía llevar a cabo la reforma de la Curia, que ya le había sido encargada por los cardenales cuando le eligieron para suceder a Pedro.

Según esas mismas fuentes, una filtración de un borrador que se empezó a difundir en la curia llegó al conocimiento del Opus Dei en Roma. En dicho escrito provisional, pilotado por el jesuita y recién creado cardenal, Gianfranco Ghirlanda, se proyectaba partir la Obra en dos, como ya se intentó hace muchos años en los inicios de la institución.

En aquella ocasión, la separación que se quería hacer era de sexos, los hombres por un lado y las mujeres por otro. En este caso, la división planteada era entre sacerdotes y laicos.

Algunos expertos canonistas -el propio Ghirlanda sin ir más lejos- sostienen que la figura jurídica de la prelatura personal no tiene fácil encaje para el Opus Dei, pues parece estar más pensada y reservada a sacerdotes con una específica misión dentro de la Iglesia. Y precisamente basándose en eso los reorganizadores de la curia han pretendido dividir la Obra entre sacerdotes y laicos, cada uno dependiente de un dicasterio distinto.

A pesar de tratarse del encaje jurídico deseado por su fundador y por san Juan Pablo II, peleado por el Opus Dei como un modo de preservar el espíritu de Josemaría Escrivá, el tiempo podría aconsejar a la Obra pedir el cambio de configuración jurídica si no quiere un susto mayor como el que se le ha venido encima y que ha parado el propio Papa tras recibir una extensa y razonada misiva del actual prelado del Opus Dei, Monseñor Fernando Ocáriz.

Aunque no ha trascendido el contenido de esa comunicación de Ocáriz al Papa Francisco, sí se ha conocido que, fruto de ello, el Papa bloqueó en el borrador la posibilidad de ese cambio previsto destinado a partir en dos al Opus Dei. Tampoco conocemos las contrapartidas que ofreció el prelado al Papa, si las hubo. Bien podría haber sido la renuncia al episcopado.

¿Podría el Opus Dei dejar de ser prelatura?

Si acudimos al Código de Derecho Canónico, el punto 294, que trata sobre las prelaturas,  afirma que “con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales en favor de varias regiones o diversos grupos sociales, la Sede Apostólica, oídas las Conferencias Episcopales interesadas, puede erigir prelaturas personales que consten de presbíteros y diáconos del clero secular”.

El punto 296 es el que hace referencia a los laicos y afirma que “mediante acuerdos establecidos con la prelatura, los laicos pueden dedicarse a las obras apostólicas de la prelatura personal; pero han de determinarse adecuadamente en los estatutos el modo de esta cooperación orgánica y los principales deberes y derechos anejos a ella”.

Parece que algunos vaticanistas interpretan este punto de modo contrario a los expertos canonistas que tiene el Opus Dei.

Con el código de derecho canónico en la mano, algunos no entienden que el Opus Dei sea una prelatura, pues afirman que debería ser algo exclusivo para sacerdotes, que es como se pensó -afirman- en el Concilio Vaticano II, o que solo los sacerdotes pertenecieran a la prelatura, aunque recibieran ayuda de los laicos.

Retorciendo o interpretando con rigidez algunos artículos del Código de Derecho Canónico, los laicos de una prelatura podrían quedar relegados a un papel secundario, como de colaboradores externos sin vínculos jurídicos. Esto chocaría frontalmente con el carisma del Opus Dei, en el que cooperan orgánicamente y al mismo nivel, y con los mismos derechos y obligaciones, los sacerdotes y los laicos, tal y como reflejan sus estatutos, esos mismos que ahora Francisco les ha pedido modificar, sin que nadie por el momento tenga muy claro en qué sentido.

A pesar de todo esto, no sería fácil que el Opus Dei dejara de ser prelatura personal, puesto que esta es la figura jurídica que más se adapta a su carisma, aunque con algunas sombras, según interpretan algunos vaticanistas.

En el caso de que la Obra pasara a ser, por ejemplo, una asociación de fieles, sería un golpe en el núcleo de la Institución fundada por Escrivá, ya que sería difícil de explicar y entender la pertenencia al Opus Dei como una vocación y no como un grupo de fieles que se juntan para colaborar en lo que puedan con una institución cuyos sacerdotes serían los importantes. Y en la Obra el carisma implica a sacerdotes y laicos por igual.

Por el momento, dentro de la institución respiran aliviados, sabedores de que lo más difícil lo han sorteado con éxito, aunque el camino todavía es largo. Ahora han de enfrentarse a la reforma de sus estatutos.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
34 comentarios en “El Papa Francisco evitó que la reorganización de la curia supusiera la ruptura del Opus Dei
  1. Una Sociedad de Vida Apostólica probablemente sería la mejor figura canónica para el Opus Dei. Una prelatura personal tiene como miembros propios al prelado (que puede ser obispo o no, en el caso de las prelaturas territoriales) y a sus sacerdotes. Los laicos son colaboradores.
    La Sociedad de Vida Apostólica puede dar cabida como miembros propios tanto a sacerdotes como a laicos, hombres y mujeres.

    1. Sea como sea, el que la nueva organización no pueda tener obispos propios es un tiro en la línea de flotación: para ordenar sacerdotes deberán requerir el beneplácito de obispos fuera de la Orden. Comenzando a prevalecer los obispos progresistas, tendrá impacto en la formación de los futuros sacerdotes

    1. Pues ahí dice: «Con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o» [esta o es muy importante, porque señala que hay dos fines distintos] «de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales… etc.» Parece que el experto Ghirlanda se ha olvidado de lo segundo. La (¡innegable!) peculiaridad del Opus Dei parece (o parecía) encajar muy bien en esa forma.

      1. Por favor, no extraiga una frase del párrafo, no haga trampas.
        «puede erigir prelaturas personales que consten de presbíteros y diáconos del clero secular”.

        1. Siga leyendo (y no se ponga nervioso ni me llame tramposo, no sea mal educado). Los cánones siguientes también cuentan, sobre todo la referencia a los propios estatutos, que -no lo olvide- fueron otorgados por la Santa Sede. Y al parecer han funcionado muy bien.

          1. Exactamente, los laicos cooperan, no son miembros. Se lo pone en el artículo:
            «mediante acuerdos establecidos con la prelatura, los laicos pueden dedicarse a las obras apostólicas de la prelatura personal; pero han de determinarse adecuadamente en los estatutos el modo de esta cooperación orgánica y los principales deberes y derechos anejos a ella”

        2. Qué ganas de marear perdices: en el Opus hay curas y fieles y su dirigente debe de ser un obispo porque su territorio es el mundo y tiene a su cargo curas y feligreses.

          El Opus ya ha superado irreversiblemente a los jesuitas, los cuales ya se extinguirán el 2070.

          El Opus es jesuitas, curas universitarios, y franciscanos terciarios, los laicos consagrados con una Regla pero suficientemente preparados o especializados.

          Escribá lo mezclo y le salió la pólvora… Lo siento jesuitas, vais a morir en 50 años, y os matasteis vosotros mismo en el posconcilio al asumir el progresismo y el modernismo… Adiós…

      2. Por favor, no saques la frase de contexto, sé honesto:
        €puede erigir prelaturas personales que consten de presbíteros y diáconos del clero secular”.

    1. Exactamente, lo que no quiere entenderse es que la «prelatura personal» de la que habla el Vat. II y CIC, no es la misma de la que hablan Ut Sit, de SJPII.
      Papa Francisco está muy bien corrigiendo eso que se decidió en 1992, con rapidez antes que se promulgara el nuevo CIC 1983 y que ha creado esa confusión.
      Por si fuera poco el card. J. Ratzinger fue uno de los que ayudó a encajar mejor en la sistemática del CIC la figura de la prelatura personal, que no es una iglesia particular personal, asimilable a una diócesis.

  2. Es curioso Bergoglio y sus mariachis navajeros se proclaman partidarios de la sinodalidad y de impulsar el papel de los laicos en la Iglesia y de las mujeres.
    Curioso.
    Y resulta que con la que esta cayendo en la Iglesia, dedican una importante comisión a cargarse un estamento religoso que integra laicos hombres y mujeres con unas responsabilidades que no se dan normalmente en la iglesia y que podrían considerarse avanzadisimas en comparación con las ocurrencias de Bergoglio.
    Curioso.
    Es imposible no pensar que al GIRNALDA ese y a Bergoglio se la bufa, la sinodalidad, el derecho canónico y mas mínima decencia, porque si no no obrarían así, despreciando la intelegencia de los fieles a casa paso.

    1. Usted dice ser catolico, verdad Juan Nadie? Pues usted irá al infierno por canalla y soltar por la boca toda suerte de sapos y culebras. El infierno está esperandole.

      1. El que suelta por la boca toda suerte de sapos y culebras – y algún que otro guantazo – contra los católicos observantes es el sr. Bergoglio. No se confunda.

    2. «laicos hombres y mujeres con unas responsabilidades que no se dan normalmente en la iglesia»
      jajajaja. En el Opus mandan los curas y los laicos obedecen. ¿Qué responsabilidades tiene los laicos en el Opus que no se dan normalmente en la iglesia?

      1. El Opus Dei lo hacen cada uno de los hombres y mujeres que lo integran, haciendo de sus vidas «Opus Dei». No son sus labores corporativas (colegios, hospitales,…); va mucho más allá. Y eso no se entiende por algunos, fruto tal vez de una mentalidad corporativista y clerical. Dos características de un fiel del Opus Dei: mentalidad laical, espíritu sacerdotal.

        1. «El Opus Dei lo hacen cada uno de los hombres y mujeres que lo integran»
          Pues como la propia Iglesia, que la hacemos todos los católicos y no sólo los clérigos por lo que la frase «laicos hombres y mujeres con unas responsabilidades que no se dan normalmente en la iglesia» es una payasada.
          El problema del opus es precisamente creerse tan especiales. Cristianos «corrientes», pero unos más corrientes que otros…

      2. No es cierto lo que ud. dice. En el.O.D. no mandan los curas, porque el gobierno es colegiado, tanto de la sección de mujeres como la de hombres. Cuando se elige al Padre, por caso, primero se reúne el consejo de las mujeres, con delegadas de todas las regiones y/o delegaciones, y votan. Después lo hace consejo de hombres con el mismo mecanismo. En todo caso, antes de opinar mínimamente, entérese.

        1. «primero se reúne el consejo de las mujeres, con delegadas de todas las regiones y/o delegaciones, y votan»

          Léase los estatutos. La sección de mujeres sólo propone nombres. Eligen los hombres, sobre todo sacerdotes, que forman parte del Congreso General, que han sido nombrados por el prelado anterior. La «votación» de las mujeres para elegir prelado es un paripé.

          Además, según estatutos, al menos 4 de los cinco miembros de la comisión permanente del Consejo son curas. El quinto también puede serlo porque no se especifica que deba ser laico. Y la inmensa mayor parte de los asuntos competen a la comisión permanente, según estatutos.

          En el opus mandan los curas, como es lógico en una prelatura personal si nos atenemos a lo que dice el CDC. En lugar de tanto «catecismo del opus dei» que se va cambiando cada poco a conveniencia, lean los estatutos «santos, inviolables y perpetuos».

  3. El principal problema es que desconocemos el por qué de esta «intervención papal», qué es lo que subyace…Es un problema interno o un problema externo? Es oportuna esta revisión?
    Desconozco también si hay un estatuto propio de los laicos, que al integrarse con una «asociación» sacerdotal lo tienen que hacer como asociados o afiliados (según dice el Código Canónico) Deben numerarios y supernumerarios tener la misma consideración? (son dos diversas formas de vida) En qué medida pueden ser considerados una Sociedad de Vida Apostólica, y por tanto estar bajo la jurisdicción de otra Congregación?
    Pienso que a los laicos no les corresponde estar en la Congregación del Clero. Tendrán que buscar otra figura canónica que les permita continuar como están?
    Se ha buscado resolver o crear un problema?

    1. Para mí que es simple odio jesuítico: aparte de que los jesuitas nunca han tragado al Opus, ni siquiera cuando eran católicos, Ghirlanda, uno de los creados cardenal por Francisco hace menos de un mes, es también jesuita.

      Me río de que Fco. evitara nada: lo que ha hecho ha sido comprarse el mastín (Ghirlanda), lanzárselo al Opus a la yugular y tensar la cadena. Así pasa por bueno… pero con la amenaza implícita que le pueden sudar las manos y soltársele.

      1. ¿Los sacerdotes? Al Prelado.
        No así los laicos, que es al Ordinario del lugar (entendamos lo de “obediencia” en este caso).
        Así te lo dicen cuando pides la admisión. Personalmente, nunca lo entendí.

          1. Llamarme mentiroso es injurioso. Yo era supernumerario, no debía obediencia a ningún director. Y lee lo que hay entre paréntesis, a lo mejor te aclara algo.

  4. Justicia poética. El Opus Dei no apoyó a Benedicto XVI cuando intentó reconducir la Liturgia y con ella la Teología -díganme cuántos sacerdotes del Opus han celebrado la Misa tradicional-, es que no le hicieron ni maldito el caso, y ahora sufren a Francisco. Que lo hubieran pensado antes, por mí como si desaparecen, la Obra trabaja para la Obra, dentro de la Iglesia, sí, pero para la Obra.

  5. San Juan Pablo II otorgó al Opus Dei una figura jurídica acorde con el CIC (aunque gozara de cierta peculiaridad), y aquello funcionaba bien, por lo que no había motivo para la actual reforma.
    No nos engañemos, detrás del último motu proprio se esconde la intención demoledora de Francisco, que así quita fuerza y control a la Obra al hacerle depender de obispos externos y someterla a una inspección anual.

  6. Es una pena q con los gravísimos problemas q tiene actualmente la Iglesia, sus dirigentes se dediquen a crear problemas donde no los había. El OD estaba funcionando bien así y era bueno para la Iglesia. Por q cambiarlo?

  7. Hay quien dice que a Francisco le encanta pegarse tiros en los pies. En mi opinión, lo que sucede es que ha entregado el gobierno de la Iglesia universal a una orden religiosa desnortada y decadente, a la que él mismo pertenece. Quien lo dude que analice quién hace cabeza en los dicasterios más importantes y que revise los últimos nombramientos episcopales y cardenalicios. No son tiros al pie, no. Simplemente, se trata de episodios de un odio bien antiguo.

  8. Varias consideraciones. Primera: una cosa es un grupo de sacerdotes y laicos que se unen para promover una manera particular de vivir el cristianismo (que eso es el Opus Dei y otros muchos grupos que hay en la Iglesia) y otra bien distinta es una diócesis. Un obispo es el responsable de una diócesis con autoridad que viene de los apóstoles. Segunda: El Opus Dei está dentro de la Iglesia y no al revés, por lo que deberá someterse a las normas que dicte la Iglesia, gusten o no. Tercera: Quien determina lo que es «católico y acorde con la tradición» es la propia Iglesia a través de sus autoridades. Si cada uno de nosotros decidimos por nuestra cuenta si lo que dice la Iglesia y sus autoridades debe ser tenido en cuenta o no, pues no nos separa nada de los protestantes. Cada uno es libre de actuar según su conciencia y Dios decidirá en el más allá si hemos acertado o no, pero no nos engañemos y llamemos a las cosas por su nombre.

  9. He estado leyendo los comentarios… Si el Opus Dei ha funcionado muy bien hasta ahora con la prelatura personal en todos los campos, ¿cual es el motivo real detrás de esta intervención trasnochada? Es que están buscando justificar esta demolición del OD, con análisis canónicos jalado de los cabellos! Señores, si hasta ahora ha funcionado a la perfección, cual es el problema?

    1. Luis: suscribo totalmente tu análisis. Lamentablemente el ambiente está saturado de obsecuencia, felpudismo y rastrerismo que dan náuseas. Resulta que ni el Fundador había entendido cuál era la configuración juridica coherente con el.carisma fundacional. Tampoco lo entendieron Alvaro del Portillo ni Javier Echevarría, ni tampoco quienes hasta ahora fueron simplificando estructuras internas y unificando regiones y delegaciones, como desde los últimos años… Y de golpe… ¡SE HIZO LA LUZ PLENA SOBRE EL OPUS DEI POR OBRA DE BERGOGLIO Y DE GHIRLANDA! Ahora resulta que Bergoglio es su «benefactor» que los libró de las «garras» de Ghirlanda, cuando éste personaje es su mano derecha… No insulten a los pobres creyentes considerándolos idiotas. El enorme Chesterton decía que la Igkesia nos obligaba a dejar afuera del templo el sombrero o la gorra… PERO NO LA CABEZA, PORQUE NO NOS QUERÍA IDIOTAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles