El obispado de Coria-Cáceres defiende la rehabilitación de un sacerdote condenado por distribución de pornografía infantil

sacerdote no creyente
|

Este próximo mes de diciembre, Jesús Pulido cumplirá un año como obispo de la diócesis de Coria-Cáceres. Hasta entonces, el obispo deberá enfrentarse a su «primer marrón» serio como obispo de la diócesis extremeña.

El obispado se ha visto en la necesidad de emitir un comunicado a raíz de una información de El País, en la que se afirmaba que la diócesis había rehabilitado a un sacerdote que fue condenado hace años por distribuir material de contenido sexual de menores.

Desde la diócesis de Coria-Cáceres, lejos de huir de la polémica, defienden que «hace más de 20 años I.L.O. cometió un delito consistente en intercambio de material fotográfico de contenido sexual de menores por internet. El caso fue de dominio público en la diócesis y se difundió en los medios de comunicación. Nunca se ha ocultado a la opinión pública. Dado el carácter informático del delito, no hubo contacto ni comunicación con los menores».

El obispado zanja que por ese delito, el cura «ya fue juzgado y sancionado con arreglo a la legislación civil y cumplió las condenas y las penas impuestas». Además, desde la diócesis aseguran que el sacerdote en cuestión, «dispone de certificado negativo de delitos sexuales, emitido por el Ministerio de Justicia. En el mismo, se recoge que en el Registro Central de Delincuentes Sexuales no consta información penal relativa a I.L.O.»

Es por ello que «la diócesis considera al sacerdote I.L.O. apto para ejercer el ministerio sacerdotal, después de un proceso de rehabilitación y acompañamiento de la diócesis, y tal y como ha demostrado en su paulatina reinserción de los últimos años».

De todos modos, debido a la polémica generada por esta decisión de la diócesis, aseguran que se han tomado «las medidas pertinentes para que todas las parroquias sean un espacio seguro para los menores. Concretamente en las encomendadas al sacerdote I.L.O., las responsables de la labor catequética son seglares».

También afirman que «se está dando seguimiento a la situación, y se mantendrá diálogo con los fieles que lo deseen».

Por último, desde el obispado vuelven a lamentar y condenar «profundamente las acciones que llevó a cabo el sacerdote I.L.O. Y queremos manifestar nuestro firme compromiso en la lucha contra el abuso de menores y con la reparación a las víctimas de esta lacra en la sociedad y en la Iglesia».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
19 comentarios en “El obispado de Coria-Cáceres defiende la rehabilitación de un sacerdote condenado por distribución de pornografía infantil
  1. Pero esto de los progres qué es, o sea, puede ser monitor de niños porque la Policía certofica que no tiene antecedentes por delitos sexuales, la Polícia, pero el santurron del obispo no le deja ser catequista para que no esté en contacto con niños????

    Estamos locos??? Este señor, tras 20 años, estás más que curado, así lo garantiza la Policía, sin delitos. Por debilidad humana contra el Sexto Mandamiento, se la machacaba frente al ordenador cual bonobo con púberes ligeros de ropa. Ya pagó. Punto.

    No nos rasguemos las vestiduras, él ha aceptado curarse y esta curado. Como dijo Cristo, pide perdón y no peques más, yo te perdono.

    1. Está rehabilitado. Puede trabajar de fontanero, de herrero, de informatico, de vedette de vodevil o llevándole el botijo al obispo o de los que sea. De todo menos pastor de almas. Espero que no le hayan asignado nada que tenga que ver con eso.

    2. Otro «nuevo» comentarista» llevando la contraria (qué raro…)

      «Este señor, tras 20 años, estás más que curado, así lo garantiza la Policía»

      ¿En serio? ¿Y quién es la policía para garantizar tal cosa? La policía no tiene tal atribución, ni son psiquiatras, ni dispone de una bola de cristal. Está más que comprobado que ciertas desviaciones sexuales generalmente no se curan, ni se rehabilitan nunca (como es el caso de los violadores).

      «se la machacaba frente al ordenador cual bonobo con púberes ligeros de ropa. Ya pagó. Punto»

      ¡Menudo léxico! Y no intente darnos gato por liebre: tener o mirar pornografía en el ordenador no es delito y nadie sabe lo que tienes en él. Lo que es delito es traficar con ese material pornográfico a través de internet, no sólo difundiéndolo, sino también intercambiándolo con otros usuarios (a ver cómo le llegó a él si no). Pagó por un delito, lo cual no evita ni el riesgo futuro, ni el escándalo, que es lo peor.

    3. Otro «nuevo» comentarista llevando la contraria (qué raro).

      «Este señor, tras 20 años, estás más que curado, así lo garantiza la Policía»

      ¿En serio? ¿Y quién es la policía para garantizar tal cosa? Ni tiene tal atribución, ni son psiquiatras, ni dispone de una bola de cristal. Está más que comprobado que ciertas «filias» sexuales generalmente no se curan, ni se rehabilitan nunca (como es el caso de los violadores).

      «se la machacaba frente al ordenador cual bonobo con púberes ligeros de ropa. Ya pagó. Punto»

      ¡Menudo léxico! Y no intente darnos gato por liebre: tener o mirar p o r n o g r a f í a en el ordenador no es delito y nadie sabe lo que tienes en él. Y no sólo lo es distribuirlo a través de internet, sino también intercambiarlo con otros usuarios (a ver cómo le llegó a él si no). Pagó por un delito, lo cual no evita ni el riesgo futuro, ni el escándalo, que es lo peor.

  2. Me alegro muchísimo por esto. La iglesia es una escuela de misericordia, y si este hombre ha luchado, ha tenido un proceso de acompañamiento bendito sea Dios. Muy buena decisión del obispo, que sigue los criterios de Dios antes que la mundanizacion.

    1. El acompañamiento debería haber sido a la puerta. Como dice usted, bendito sea Dios; pero no por ningún «proceso de acompañamiento», que es la nada con sifón (vamos, palabras huecas repetidas porque las dice Francisco, no porque signifiquen nada), sino si se ha arrepentido de su pecado. Pero ejercer labores pastorales con esos antecedentes es motivo de escándalo. ¿De dónde se ha sacado usted que la decisión personal del obispo sean «los criterios de Dios»? ¿Dónde está escrito tal cosa? ¿O se lo ha dicho a usted Dios personalmente? Es que es matemático: quorum entre todos los comentaristas… pero siempre aparece uno nuevo (¡oh, casualidad!) para llevar la contraria. Es curioso que todos los comentaristas «nuevos» siempre lleven la contraria y, una vez que queman el nick, desaparecen. ¡Que ya nos lo conocemos!

  3. Es una vergüenza que alguien así pueda siquiera ser aún sacerdote. Recordémoslo una vez más: el atentado contra los niños es el pecado que motiva la reacción más enérgica de Nuestro Señor Jesucristo (p.e., Mt 18, 6) en todo el N.T.
    Y la justificación de la diócesis es de traca; o sea, que como no fue quien hizo las fotos ni quién se acostó con los pequeños no tuvo relación carnal con ellos. ¿De verdad que eso puede ser una disculpa en atenuar moralmente tan gravísimo pecado? ¿No se dan cuenta que esa forma de argumentar es la que maneja un mafioso, acusado de un delito de sangre, para eximirse de responsabilidad diciendo que él no manejó el arma?
    Dignos sucesores de Al Capone. Eso es lo que son al decir eso.
    Y lo subrayo: la justicia de la Iglesia en este punto -como desde luego en otros, como el aborto- no puede ser igual a la de los hombres. Es decir, que este sujeto esté rehabilitado para la vida civil no lo debería rehabilitar sin más en el ámbito eclesiástico.

  4. Se han perdido todas las virtudes; en este caso la prudencia.
    Si yo me encontrara en su caso, sería el primero en rehusar un encargo pastoral.

    Procuraría, con la Gracia de Dios, hacer todo el bien posible, con mi trabajo, con mi oración, con mi pentencia; pero evitaría cualquier situación que pudiera causar escándalo a los fieles. No será por falta de trabajo, hay muchas alternativas posibles.

    Pero desde luego no le juzgo; no seré yo quien tire la primera piedra.

  5. No se le ocurre ni al que aso la manteca. Por muy rehabilitado que esté, un tipo con esos antecedentes no puede trabajar en ningún trabajo donde haya niños a menos de 100 km. No puede ser entrenador de fútbol, ni monitor de boy scout, muchísimo menos párroco.

  6. Este sacerdote pagó penalmente por su delito y no volvió a delinquir. No tiene antecedentes sexuales según la policía, luego puede trabajar en una guardería, de niñero o de pediatra. Puede trabajar con menores.

    Su pecado fue machacársela cual bonobo frente fotografías y videos de efebos; su delito, enviar fotografías y videos a otros onanistas vía redes P2P, eso es constitutivo de ilícito penal. La descarga hace 20 años no lo era, pero el envío de archivos, sí. Punto.

    El obispo le deja ser catequista, es más, atiende a adolescentes de confirmación. Esto lo puede comprobar cualquiera que analice la parroquia en la que ejerce ministerio, es fácil, viendo lista de sacerdotes de diócesis y sus iniciales. No pasa nada. Tiene derecho como sacerdote rehabilitado. Igual que a bautizar niños.

    Pero ninguno lanzó piedra cuando Jesús pidió que lo hicieran solo quienes no tenían pecado. Pero volviéndose a la mujer el Maestro le dijo: «Ni yo te condeno; vete, y no peques más» (Juan 8: 3-11).

    1. «Su pecado fue machacársela cual bonobo frente fotografías y videos de efebos; su delito, enviar fotografías y videos a otros onanistas vía redes P2P»

      Usted no sabe lo que es la vergüenza, ¿verdad? No es que escandalice a nadie con su léxico soez (ya quisiera), simplemente queda retratado como lo que es: un TROLL maleducado que se entretiene así. Cambiese otra vez de nick y nos cuenta que va a contratar al cura pedófilo como «niñero» de sus hijos, sobrinos, hermanos, nietos o cualquier familiar de usted (si es que tiene alguno), puesto que «ya pagó por su insignificante delito». Usted no tira piedras, claro: sólo se las tira a la Iglesia y los católicos. Y si es posible, alimenta el escándalo. Lo que decía el Señor sobre el escándalo no nos lo transcribe, ¿verdad? Ya me parecía a mí.

      1. Mire, le ha dolido la cita, verdad??? Escándalo generan los que niegan a un pobre pecador arrepentido la ocasión de la redención que Dios le ofrece.

        Los niños están seguros con adultos sanos, incluso aunque fueran en su día, anterior a la expiación, pornografos infantiles.

        Por supuesto que no pienso que un sacerdote vaya a violar a niños, yo claro que le contrataría a este sacerdote, como a cualquier otro, por ser un Alter Christus.

        Los niños merecen seguridad y buena fe, peligro tienen el Cardenal Marx y Batzong y James Martin, esos sin antecedentes penales, que envenenan el alma de niños con la ideología de género.

        1. Los niños son lo bastante importantes como para no hacer de ellos carnaza o prenda de un arrepentimiento -que sólo Dios conoce- y que, pensando de buena fe, me parece muy bien que lo tenga este señor, pero que no garantiza en absoluto que no vaya a repetir lo que hizo. Rehabilitado conforme a la ley, de acuerdo, pero como ha dicho un comentarista más arriba, para trabajar de cocinero en un restaurante, de agente judicial, de bombero, etc., con tal que no tenga a niños cerca.
          Además, los criterios de moralidad de una acción no los resuelve una norma jurídica, por muy imperativa y democrática que sea. Es decir, por mucho que una ley lo diga, nunca podré tolerar una acción de esta naturaleza, hayan pasado 20, 40 ó 60 años. Que Dios, en su infinita misericordia, lo perdone; por eso es Quien es y rebasa las capacidades humanas.

  7. El obispo de CORIA, debe de ser alguien muy poco, pero muy poco espabilado. Vamos con la inteligencia justa para pasar el día. Es mas tonto que malo. Por muy rehabilitadísimo que este el sacerdote, no puede ser puesto en una parroquia donde tenga que tratar con niños.
    Con la que ha caido con el tema de abusos en la Iglesia esto es algo peor que una imprudencia culpable, es un posible negligencia criminal por parte del obispo.
    Este obispo, al cual hab´ria que hacerle unos tests de inteligencia pero ya, no se debe de haber enterado que la Iglesia no puede asumir ningun riesgo en el trato con niños por parte de los sacerdotes.
    La única rehabilitación posible sería que fuese completamente inocente de todos los cargos. Anda que no hay puestos para un cura así rehabilitado que quiera seguir sirviendo a Dios, por ejemplo en residencias de ancianos o en un convento atendiendo a frailes mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles