Presidente de la Orden de Malta en el Líbano: «Me avergüenzo de lo que hemos llegado a ser»

Orden de Malta Líbano Marwan Sehnaoui, líder de la Orden de Malta en el Líbano con Francisco
|

(The Pillar)-Un alto miembro del comité constitucional de la Soberana Orden Militar de Malta ha declarado que la dirección de su orden no ha protegido su soberanía durante el proceso de reforma que están viviendo y que la casi milenaria orden está al borde del colapso constitucional.

Tanto las expectativas como las preocupaciones son altas entre los caballeros de Malta en previsión de la reunión con el Papa Francisco la próxima semana sobre el futuro de la orden.

Antes de esa reunión, Marwan Sehnaoui, presidente de la asociación libanesa de caballeros de Malta y presidente del comité directivo de reforma constitucional de la orden, escribió el viernes a los miembros más antiguos y a los dirigentes, diciendo que «cuando veo en lo que nos hemos convertido, me avergüenzo».

Sehnaoui advirtió al Consejo Soberano de los caballeros de Malta en una carta fechada el 26 de agosto que la actual «pesadilla viviente» de división y crisis constitucional en la orden la ha dejado «al borde de la desintegración, la ruptura e incluso la disolución».

La carta fue enviada una semana antes de la reunión del 3 de septiembre en la que se espera que el Papa Francisco anuncie su plan para la renovación constitucional de la orden.

La dirección de la orden en Roma pidió a Sehnaoui que representara al Gran Maestrazgo en el proceso de reforma constitucional, después de que se rompieran las relaciones entre el cardenal Tomasi y la dirección de la orden. Sehnaoui es amigo de Tomasi y se sabe que tiene una relación personal buena con el Papa Francisco.

Se le pidió que sustituyera al Gran Canciller de la orden en las conversaciones con el Vaticano, con la esperanza de restablecer lo que se había convertido en un proceso de reforma conflictivo. Pero por el contrario, el Papa Francisco anunció que decidiría personalmente la forma de la reforma constitucional de la orden.

El presidente de la Asociación Libanesa de la Orden ha declarado que, por muy receptivos que sean los caballeros a la visión de Francisco, el carácter único de la Orden podría no sobrevivir al proceso de reforma.

En su carta del viernes, Sehnaoui acusó a Tomasi y al consejo de gobierno de la orden de «pisotear» la soberanía de la orden y de «abusar» de la confianza del Papa en el proceso de reforma de la orden.

La Orden de Malta es una orden religiosa católica que se remonta a 1048. También tiene un estatus único en el derecho internacional, con capacidad para mantener relaciones diplomáticas plenas con las naciones y un asiento como observador permanente en las Naciones Unidas. La orden participa en actividades de ayuda humanitaria en todo el mundo.

La orden se encuentra en un prolongado proceso de reforma constitucional desde 2017. El pasado mes de octubre, tras años de bloqueo, el papa Francisco otorgó a Tomasi amplios poderes para cambiar la vida religiosa y el gobierno interno de los caballeros, a pesar de la preocupación de que esto pudiera violar el estatus soberano de la orden en el derecho internacional.

En su carta, Sehnaoui hace referencia a los recientes y controvertidos cambios en la cúpula de los caballeros, que según los críticos de la orden van en contra de su actual constitución y código legal.

Sehnaoui señaló la decisión del Papa de nombrar a Dunlap como Lugarteniente del Gran Maestre por decreto, sin referencia al Consejo Soberano de la orden o al proceso constitucional, diciendo que el Consejo Soberano había «fallado» en su responsabilidad de proteger la soberanía constitucional de la orden.

«Como grupo, estáis divididos, incapaces incluso de predicar con el ejemplo y de mostrar la unidad y el amor fraternal que tanto necesita la Orden en estos momentos», dijo, y les acusó de no haber «salvaguardado la dignidad» del Gran Comendador de la Orden, Fray Ruy de Villas-Boas.

Según los estatutos de la orden, Villas-Boas debería haber asumido el mando temporal de la orden tras la repentina muerte del anterior lugarteniente del Gran Maestre, Fray Marco Luzzago, en junio. En cambio, el Papa Francisco actuó unilateralmente para instalar a Fray John Dunlap como Lugarteniente del Gran Maestre, informando al Consejo Soberano del hecho al mismo tiempo que se hacía público el nombramiento, algo que Sehnaoui acusó al Consejo de no haber impedido.

Sehnaoui también apuntó a un reciente decreto, firmado por Dunlap y Tomasi, que reordena la dirección de los Grandes Prioratos de la orden en todo el mundo, diciendo que el cardenal, que es amigo personal de Sehnaoui, «sólo está dividiendo aún más la Orden» y que «el Santo Padre nunca habría actuado de esta manera y no puede haber tenido la intención de que Su Delegado Especial abuse de su posición de tal manera».

«Recemos para que Su Eminencia redescubra el sentido de la fraternidad, la conciliación y la verdadera comprensión de la identidad y los requisitos fundamentales de la Orden de Malta», escribió.

La carta de Sehnaoui ha suscitado tanto apoyos como críticas dentro de la orden, con algunos caballeros aplaudiendo lo que consideran una evaluación franca de la crisis y otros distanciándose de sus críticas puntuales a Tomasi y, dicen, por extensión al Papa.

Fray Ruy de Villas-Boas, el Gran Comendador, respondió directamente a Sehnaoui en una carta fechada el 27 de agosto, diciendo que estaba «sorprendido» por la intervención del caballero libanés. «Una cosa es recibir una carta personal», dijo, «y otra muy distinta es recibir una que ha sido compartida con una larguísima lista de cofrades».

Distanciándose de las críticas de Sehnaoui a la decisión papal de nombrar un Lugarteniente del Gran Maestre, Villas-Boas dijo: «Sigo siendo LEAL a Su Santidad el Papa Francisco y a su Delegado Especial Su Eminencia el Cardenal Silvano Tomasi».

El Gran Comendador continuó diciendo que, tras el fallecimiento del anterior Lugarteniente del Gran Maestre, «no había tiempo que perder», y que la orden necesitaba un líder estable lo antes posible, en lugar de ocupar el papel temporalmente mientras se celebraba una elección formal.

«Acogí con satisfacción el nombramiento de Su Excelencia Fray John Dunlap», dijo Villas-Boas, «y estoy feliz de servirle, tanto a él como a nuestra querida Orden».

Sehnaoui, por su parte, ha comentado a la respuesta de Villas-Boas que nunca quiso cuestionar la lealtad del Gran Comendador al Papa, ni la suya propia.

«El Gran Comendador dice que es devoto del Papa, pero quiero ser claro, es muy importante decirlo, que yo también soy devoto del Papa». «Pero», dijo, «ser devoto del Papa no significa pasar por encima de nuestro código y constitución».

«La cuestión es que sí entiendo que el Santo Padre quiera acabar con todo este lío [de la reforma constitucional], pero acabar no significa destruir la orden. Y estoy seguro de que el Santo Padre no quiere destruir la orden, soy testigo de ello. He sido testigo de hecho muchas veces de que ha dicho ‘no quiero no tocar la soberanía de la orden'».

«Pero», dijo Sehnaoui, «creo que lo primero para no tocar la soberanía de la orden es no pasar por encima de sus reglas, su constitución y su código. Y aquí es donde creo que, intencionadamente o no, hay un error muy triste».

Senhaoui añade que decidió escribir a la dirección mundial de la orden por un sentido de «conciencia y deber», y afirmó que sin su estatus internacional soberano, la orden quedaría reducida al nivel de «una ONG», y no podría realizar gran parte de su labor humanitaria.

A pesar de sus críticas a las recientes intervenciones de Tomasi en las estructuras internas de la orden, Sehnaoui afirma que sigue considerando al cardenal como un amigo e insistió en que no tenía «ninguna posición» sobre los nombramientos individuales o las propuestas de reforma. En cambio, dijo, le preocupa que el proceso de reforma se haya convertido en algo «teórico» y no esté vinculado al apoyo de la labor humanitaria de la orden.

«Nuestra prioridad deben ser los enfermos y los pobres del Señor», dijo Sehnaoui, «estamos llamados a ser pacificadores y en cambio todos [en la orden] estamos luchando».

Haciendo hincapié en que cree que todas las partes del debate sobre la reforma de los caballeros tienen «buenas intenciones», Sehnaoui dijo que «no quiero decir que la gente sea mala o buena».

Pero, dijo, es una cuestión de «humildad que lucha contra el ego» para todos los que participan en los debates.

«Cualquiera puede estar convencido de lo que cree si sus intereses se anteponen a los de la orden, al servicio de los pobres. Hemos olvidado el sentido de luchar por una causa tan maravillosa. Ser caballero no es un privilegio. Es un deber que cumplir».

En los debates sobre la preservación de la soberanía de la orden, Sehnaoui dijo que en algunos de los esfuerzos de reforma no se aprecia lo crucial que es para la labor humanitaria de la orden, y se tiende a dar por sentado su estatus en el derecho internacional.

Señalando la labor de la Orden de Malta en su propio país, el presidente de la Asociación Libanesa dijo que se trata de «un país en el que hay 18 comunidades [étnicas y religiosas] diferentes y en el que muy a menudo está de moda aceptar que las comunidades no pueden vivir juntas».

«El trabajo de la orden, bajo el signo de la cruz, es respetado en todas partes, y por todas las comunidades – la soberanía de la orden como sujeto internacional, con derechos internacionales, hace que sea mucho más fácil desarrollar de forma inteligente, y de forma convincente, esta, capacidad de los demás para confiar en nosotros y, creo, en los demás.»

«Hoy en día, la cruz de la orden puede ir a algunos países árabes o islámicos, y nuestra soberanía juega un papel muy grande para que eso sea posible», dijo Sehnaoui. «Podemos hacer algo que otros ministerios y organizaciones no pueden».

«Creo que siendo una ONG puedes hacer cosas maravillosas», dijo Sehnaoui, «pero siendo soberano, puedes ir incluso más allá».

«Cuando tienes una soberanía que te ayuda a difundir tus valores cristianos, es más fácil servir a los pobres, y más útil para la misión. La realidad de la soberanía no tiene que ver con el estatus y los uniformes: es un instrumento de servicio hermoso y único».

Gran parte del debate de la reforma entre los líderes de la orden, los miembros y el Vaticano se ha centrado en el futuro papel de los caballeros profesos, aquellos que hacen votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia.

El Papa Francisco ha subrayado que quiere ver reformada la vida espiritual de esos caballeros, como religiosos profesos, pero manteniéndolos en el centro de la vida de la orden. Las funciones de gobierno más importantes de la orden, incluido el Gran Maestre, están reservadas a los caballeros profesos, aunque en la actualidad hay menos de 40 con plenos derechos.

Pero, según Sehnaoui, incluso la reforma espiritual de los profesos debe estar informada por los trabajos de primera línea de la orden al servicio de los pobres y los enfermos.

«La orden no es un convento», dijo, sino una vocación de servicio a los pobres y enfermos del mundo, que, según Sehnaoui, «funciona estupendamente».

«¿Por qué hay que perturbar esta capacidad que tiene la orden de actuar al servicio de lo que llamamos los pobres del Señor en los enfermos, donde reside Cristo?», preguntó.

El sábado, el mismo día que inauguró el actual consistorio del Colegio Cardenalicio, la Santa Sede confirmó que el Papa Francisco se reunió con Fray John Dunlap y el Cardenal Tomasi. Sehnaoui dijo que desconocía si se había hablado de su carta, pero confirmó que sabía que tanto Tomasi como Dunlap la habían recibido.

Al preguntársele si había enviado su carta también al Papa Francisco, dijo que aunque no incluyó al Papa en su propia lista de distribución, cree que se le entregó una copia. «Tengo la tendencia a creer que ha leído la carta», dijo Sehnaoui, y expresó su esperanza de que pueda provocar un debate entre Francisco, Tomasi y Dunlap, antes de una segunda audiencia con el Papa, prevista para la próxima semana.

«En lo que a mí respecta, por lo poco que conozco al Santo Padre, lo respeto, y me resulta difícil creer que haya sido bien informado [sobre las implicaciones constitucionales de las recientes acciones]».

Me resulta difícil creer que el Santo Padre haya optado por desconectar nuestra espiritualidad de nuestro servicio», dijo Sehnaoui, al tiempo que subrayó su intención de acatar cualquier decisión que Francisco anuncie finalmente.

«No se puede desconectar la espiritualidad de la orden de sus obras de servicio, entonces ya no es la orden. Si finalmente se hace, se convertirá en otra cosa, quizá mejor que la orden, pero no la orden».

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “Presidente de la Orden de Malta en el Líbano: «Me avergüenzo de lo que hemos llegado a ser»
  1. Este alcahuete es ademas incoherente y no dice nada.

    Que es lo que han llegado a ser ?
    No dice NADA de eso.

    Ademas, si han llegado a ser algo vergonzoso, deberia dimitir.

    Otro lameculos del Capanga.

  2. A la vista de los sucesivos «comisariatos» Lenin-oglio esta buscando la forma de meter mano en el patrimonio de esa Orden.

    Nada nuevo bajo el Sol.

  3. Aparte de meter mano a la Orden por su patrimonio, como alguno ya ha dicho (aún sigue sin aclararse aquel lío con una cuenta en Suiza), lo que se pretende es despojarla de su vertiente espiritual y convertirla en una mera ONG, a semejanza de lo que algunos se han empeñado en convertir a toda la Iglesia. De «soberana» le ha quedado únicamente el nombre. Y eso de que Francisco no se entera nunca de nada y las personas que él nombra directamente hacen de las suyas, no se lo cree nadie, por lo que no sé por qué algunos insisten tanto en algo que es obvio que no es así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles