Por qué es importante la libertad religiosa

Por qué es importante la libertad religiosa
|

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos está siendo objeto de un intenso escrutinio y ataque por parte de los liberales militantes debido a sus recientes sentencias a favor de la libertad religiosa y su decisión en el caso Dobbs contra Jackson. Como cristianos, deberíamos estar agradecidos a Dios por este valiente Tribunal , así como por el papel que está desempeñando al permitirnos practicar y vivir nuestra fe libres de la opresión e intervención del Estado. La libertad religiosa es esencial para el futuro renacimiento de esta república porque nos permite reconstruir nuevas instituciones y pastorear a una nueva élite prospectiva en medio del declive del establishment.

(Paul Krause en Crisis Magazine) – Toda la política, y la cultura, es un concurso de élites. La pregunta es: ¿qué élite dominará los salones de la política y la cultura? Contingente a esta pregunta es quién se beneficiará a causa de las élites en el poder.

Está claro que desde el final de la Guerra Fría y la euforia liberal, los cristianos han estado en el lado perdedor de esta contienda. Todo lo que apreciamos ha sido desechado y atacado, mientras nuestros enemigos se regodean con alegría de sus victorias. 

El establishment liberal tiene una relación incómoda con el cristianismo, especialmente en Estados Unidos. En el mundo occidental, los cristianos siguen teniendo un poder y una influencia notables, si consiguen organizarse eficazmente. La red de escuelas, editoriales y medios de comunicación cristianos asegura una gran presencia a la población y el acceso a los pasillos de las instituciones que mueven la ley y la cultura. 

Por ello, el establishment liberal recurre a los cristianos cuando está en apuros. Los cristianos deben ser amables con los pobres, ayudar a los refugiados y colaborar en los esfuerzos humanitarios liberales. El cristianismo que el establishment liberal acepta es un cristianismo que apoya su agenda anticristiana, velándola en el lenguaje de la caridad y tratando de culpabilizar a los cristianos en sus esfuerzos. 

Sin embargo, cuando el cristianismo se enfrenta al establishment liberal y a su agenda, se revela el verdadero corazón de la élite actual. Desprecio. Burla. Desprecio. Odio. Asociar a los cristianos con los talibanes, Al Qaeda y el ISIS es ahora muy común en las redes sociales. La ignorancia sobre el papel del cristianismo en la formación de la educación, la ley y la libertad, y los servicios de salud en los Estados Unidos es generalizada, a pesar de que el cristianismo proporcionó la base de nuestros preciados ideales en la educación, la ley, la libertad y el servicio a los pobres y los oprimidos. 

Es esencial que los cristianos comprendan la importancia de la libertad religiosa, y es imperativo que estén del lado de su defensa. No se trata simplemente de defender la Carta de Derechos y la Constitución. Se trata de la perspectiva de futuro de nuestro país.

A pesar de los términos «democracia», «república» y «poder para el pueblo», toda la política está conformada por una élite. Las élites suben y bajan. Sus instituciones suben y bajan con ellas.

Vivimos en una época de decadencia, y esta es una de las pocas cosas en las que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo. Esto significa que los cristianos también están viviendo una época de oportunidades, al igual que nuestros antepasados durante el nadir del Imperio romano en Europa occidental y el norte de África. No es la primera vez que los vientos de la historia se mueven a este ritmo. 

Preservar la libertad religiosa garantiza que los cristianos, y todas nuestras diversas instituciones -escuelas, medios de comunicación, hospitales y organizaciones benéficas- existan para contrarrestar las instituciones fallidas y en declive de la élite liberal atrincherada. Algunos de nosotros podemos incluso acabar en esas instituciones de la élite por razones pertinentes a la persona. Esto es importante porque permite a los cristianos construir y crear redes para el futuro. 

Cuando las élites y sus instituciones caen, pueden ocurrir dos cosas. En un caso, una nueva élite ocupa su lugar, heredando las instituciones que la anterior élite controlaba. Esto ocurrió en la década de 1960 en Estados Unidos, cuando los administradores cristianos y patrióticos del cine, los medios de comunicación y la educación estadounidenses fueron sustituidos por liberales, simpatizantes comunistas y feministas radicales. Desde entonces han mantenido el poder. 

Otra posibilidad es que el colapso sea tan impactante que la élite y sus instituciones desaparezcan con ella. Esto deja un vacío a partir del cual una nueva élite y sus instituciones sustituyen a las antiguas desaparecidas y vencidas. Esto sucedió con la Iglesia católica y la caída del Imperio romano en Europa occidental.

No sostengo esta última visión catastrofista. Por el contrario, las numerosas sentencias recientes del Tribunal Supremo a favor de la libertad religiosa me dan esperanzas de la probabilidad de la primera visión, al igual que mi trabajo en la educación y como editor. Los cristianos que provienen de nuestras escuelas de élite, primarias y secundarias, incluso en la educación superior, por no hablar de los que estamos repartidos por los medios de comunicación y el mundo editorial, existen sin la persecución constrictiva del establishment anticristiano y están en posiciones privilegiadas para reemplazar a la élite actual a medida que esta se desvanece.

Esto es lo que motiva el desprecio y el desdén -de hecho, el odio- de las instituciones cristianas privadas y el deseo de someterlas al Estado federal «secular». Los liberales anticristianos ven la existencia de las instituciones cristianas como una amenaza a su decreciente poder. Saben que un día ya no estarán aquí y que los cristianos son el grupo de personas más probable para reemplazarlos.

De ahí el empeño en adoctrinar al mayor número posible de estudiantes, tan jóvenes como sea posible, en la visión anticristiana del mundo. Simultáneamente, nuestras élites actuales buscan eliminar la influencia del cristianismo y de las instituciones cristianas en todo el país porque sirven de contrapeso a sus oscuros deseos. Pero mientras el Tribunal Supremo y nuestros legisladores afirmen la libertad religiosa, los cristianos y las instituciones cristianas estarán listos para guiar al país una vez más mientras la oscuridad se desvanece y el nuevo amanecer se levanta.

Por eso la libertad religiosa es tan importante. Debemos estar agradecidos por la libertad religiosa, no solo porque nos permite practicar nuestra fe libremente, sino también porque nos permite ayudar a revitalizar el corazón y el alma de nuestro país, ahora y en el futuro. La libertad religiosa garantiza que siempre pueda haber un futuro mejor y más brillante que los actuales tiempos oscuros en los que nos encontramos.

Publicado por Paul Krause en Crisis Magazine

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “Por qué es importante la libertad religiosa
  1. Hay un problema, la libertad religiosa prescinde de la verdad, es la libertad sin la verdad, y eso termina conduciendo a la mentira y a la opresión. Sin las bases liberales de la Revolución americana, liberalismo puro que va contra la doctrina católica hasta el CV2 que cambió la doctrina y se hizo modernista
    Si seguimos así un día de estos esta web nos amanece bergogliana, va por mal camino, voy a hablar con la Santa Inquisicion

      1. Con un concepto liberal protestante de cristianismo y de libertad religiosa pretende este señor combatir el liberalismo anticristiano que tiene esos mismos principios.
        Ridículo.

  2. Este señor lamentablemente tiene un concepto protestante de cristianismo y de libertad religiosa.
    Nada de lo que dice es católico, todo lo que dice es protestante.
    Quien se crea que ese texto contiene los conceptos católicos de cristianismo y libertad religiosa, está siendo engañado. Critica a los liberales sin darse cuenta de que él mismo es ya es un liberal.

    1. El único cristianismo es la iglesia católica, y la única libertad religiosa es el derecho de todos los hombres a profesar la religión puesta por Dios que es la católica.
      Como ya no son católicos, ya no creen en esto.
      Ellos lo confunden todo con la tolerancia religiosa, que consiste en tolerar las otras religiones porque es doctrina católica que no se puede convertir a nadie a la fuerza.
      Creen que Dios no tiene derecho a poner una religión concreta sino que es el hombre el que tiene derecho a inventarse una.
      Es neopelagianismo «Vaticano II.0»

      1. Magnífico Uno, enhorabuena. No han conocido otra cosa que el liberalismo, respiran todo lo liberal que es una tiranía como otra cualquiera, aunque no lo saben. Son liberales que no saben que lo son hasta la médula, Y eso le pasa a la inmensa parte de la población Americana y española, tan ufanos en que les llamen ciudadanos, es el imperio del maligno enmascarado con un trampantojo cristiano como tela de araña para captar a los incautos. Pero el reinado social de Cristo fue abolido por el concilio, la unidad católica, y un poco antes Pablo VI, se cargó a Cristo Rey destronándolo por la diosa razón. Por eso podemos decir que la iglesia del concilio fue una estafa, es herética es masónica y liberal.
        Pero los hay contumaces en el yerro, y siguen sin darse cuenta, de que el concilio no tiene enmienda salvo la abolición completa.
        NADA SIN DIOS
        Carlismo Rebelde

  3. El Tribunal Supremo está haciendo una importante contribución en favor de la libertad de los cristianos. Y esto se lo debemos agradecer al Presidente Trump, que suplió las vacantes con jueces íntegros.

  4. Es la tipica estrategia del diablo que se repite constantemente para avanzar en el Mal:

    Antes Estrategia subversiva Ahora
    ===== ===================== =======
    comunión solo de rodillas y en la boca -> de pie -> de pie y en la boca y en las mano igualmente -> solo de pie y en la mano

    solo la verdad tiene derechos, la fe Católica es la fe de la nación -> libertad religiosa -> Todos menos los católicos tradicionales tienen libertad, incluido Satanistas.

    Los medios son patriotas y decentes, Leyes para proteger instituciones -> abolición de la censura en nombre de la libertad -> censura estricta progresista

    Y vemos como ahora los Católicos alaban la situación subversiva

    1. Y eso que tiene que ver con lo que estamos tratando?
      Ni en un parvulario de infantes de padres separados sueltan tanta ocurrencia para llamar la atencion

    2. Error, ACS:
      La verdad nos hace libres.
      Dios nos hace inteligentes para razonar dónde está la verdad para poder elegirla, pero no para no elegirla.
      «Dios os hizo libres» es lo que el demonio le dijo a Adán y Eva cuando Dios les impuso una prohibición. Si tenían una prohibición, no los hizo libres.
      El demonio fue el primer liberal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles