Guerras y elecciones

Guerra y elecciones
|

Uno de los tropos más irritantes de esta época en la que la consigna ha sustituido a la argumentación es la supuesta distinción entre «guerras de elección» y «guerras de necesidad». Esa antinomia distorsionada y deformante se desplegó por primera vez en la izquierda política con respecto a Afganistán e Irak. Ahora ha migrado al lado de estribor de nuestra política, especialmente entre los así llamados «conservadores nacionales», algunos de los cuales la aplican a la guerra en Ucrania, que ahora entra en su séptimo mes.

(George Weigel en First Things) – La distinción es falsa (e inútil desde el punto de vista analítico, tanto desde el punto de vista moral como político) porque todas las guerras implican opciones: incluida la opción más básica, que es ir a la guerra. Todas las guerras son «guerras de elección», incluida la que ahora se denomina la paradigmática «guerra de necesidad», la Segunda Guerra Mundial. ¿No lo cree? Pruebe este experimento mental (cuya premisa recuerda a la novela de Philip Roth La conjura contra América).

Los republicanos aislacionistas que enarbolan pancartas con el lema «América primero» designan al héroe de la aviación Charles Lindbergh como su candidato en las elecciones presidenciales de 1940. Lindbergh derrota a Franklin D. Roosevelt, que rompe la «regla de George Washington» al buscar un tercer mandato y cuyo New Deal no resolvió la Gran Depresión. El Águila Solitaria lleva consigo un Congreso aislacionista.

¿Y qué ocurre? No hay Ley de Préstamo y Arriendo ni convoyes subrepticios de barcos mercantes estadounidenses a Gran Bretaña. No hay servicio militar obligatorio y el ejército estadounidense se desmantela. No hay embargo estadounidense sobre la exportación de petróleo y otras materias primas a Japón, no hay refuerzo de las Filipinas y la Flota del Pacífico estadounidense sigue teniendo su base en San Diego en lugar de Pearl Harbor. Estados Unidos ha optado por no entrar en la guerra mundial entonces en curso, imaginando que la libertad americana puede coexistir con una Europa dominada por los nazis y una Esfera de Coprosperidad del Gran Este Asiático dominada por los japoneses.

¿Y qué ocurre? No hay Ley de Préstamo y Arriendo ni convoyes subrepticios de barcos mercantes estadounidenses a Gran Bretaña. Ya no hay servicio militar obligatorio, y el ejército de Estados Unidos queda efectivamente desmantelado. No hay embargo estadounidense sobre la exportación de petróleo y otras materias primas a Japón, no hay refuerzo de las Filipinas y la Flota del Pacífico estadounidense sigue teniendo su base en San Diego en lugar de Pearl Harbor. Estados Unidos ha optado por no entrar en la guerra mundial entonces en curso, imaginando que la libertad americana puede coexistir con una Europa dominada por los nazis y una Esfera de Coprosperidad del Gran Este Asiático dominada por los japoneses.

Del mismo modo, tras la derrota de Francia en junio de 1940, Gran Bretaña podría haber optado por aceptar la oferta de Hitler de una paz negociada que preservara el Imperio británico y al mismo tiempo diera vía libre a Alemania en la Europa continental. La mayoría del Partido conservador parlamentario, entonces en el poder, bien podría haber aceptado ese trato, y el duque de Windsor (al igual que Lindbergh, un aficionado a Hitler) se habría alegrado de volver a casa y retomar su trono.

La falsa disyuntiva de «guerras de elección» y «guerras de necesidad» se aplica incluso a la Ucrania de hoy. Frente a la manía imperial de Vladimir Putin, la toma de Crimea por parte de Rusia y la ocupación de partes del este de Ucrania en 2014, y lo que muchos imaginaron como el poder abrumador de las fuerzas armadas rusas, los ucranianos podrían, hace seis meses, haber optado por llegar a un acuerdo con el autócrata ruso, conformándose con un estado ucraniano en bruto garantizado internacionalmente y centrado en la ciudad de Lviv, mientras dejaban que el resto del país fuera absorbido por Rusia. Esa opción estaba, en teoría, disponible, y sin duda algunos en Occidente deseaban que Ucrania tomara esa opción, aliviando así la carga moral de tomar sus propias decisiones para enfrentarse a la agresión.

Pero el pueblo ucraniano no eligió renunciar a su nación y a su soberanía. Y con una mayoría de más del 90% sigue despreciando esa opción, a pesar de la ruina y el dolor provocados por la salvaje guerra de Putin, a pesar de los consejos de «realistas» de la política exterior poco realistas como John Mearsheimer, y a pesar de los políticos estadounidenses acobardados por la acusación de que los «elitistas» están involucrando a Estados Unidos en lo que no es una guerra de «necesidad», sino de «elección».

La elección que han hecho los ucranianos -la de defender su nación y su democracia- plantea opciones para el resto del mundo. A 50.000 pies de altura sobre la realidad, las opciones incluyen un «diálogo» con Vladimir Putin (moderado por el Vaticano, según algunas mentes) que, tras un alto el fuego, restablecería el statu quo anterior a la invasión rusa del 24 de febrero. Sin embargo, la historia sugiere con fuerza que dictadores como Putin consideran esas pausas como un mero respiro estratégico antes de reanudar su agresión y tal vez extenderla (en este caso, a los Estados bálticos).

Además, lo que sería una insensatez estratégica es también una cobardía moral: la aquiescencia con un tipo de maldad que no se ha visto en Europa en más de siete décadas. Los ucranianos no nos piden que luchemos con ellos. Nos piden que les proporcionemos los materiales necesarios para defender su soberanía (que Estados Unidos garantizó cuando Ucrania renunció libremente a sus armas nucleares) y para la asistencia humanitaria. Negar cualquiera de estas cosas es hacerse el cobarde.

También es, podrían señalar los «conservadores nacionales», ignorar la advertencia de ese gran conservador que es Edmund Burke: «Cuando los hombres malos se combinan, los buenos deben asociarse; de lo contrario caerán, uno por uno, como un sacrificio sin mérito en una lucha despreciable».

Publicado por George Weigel en First Things

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
26 comentarios en “Guerras y elecciones
  1. Este neoconazo de enfermedad de George Weigel sigue desvariando cada vez, como buen neoconazo pinta el mundo al revés, aunque se haya revisado la sentencia Roe Vs Wade sigue detestando a Trump, en vez de reconocer sus errores neoconazos
    No da una, Usa aboco a Japón a la guerra al cortar acceso al petróleo. Stalin hizo lo mismo q Hitler en Polonia pero los aliados solo fueron contra Hitler. Ucrania es la carne de cañon de NOM y su otan para hostigar y matar rusos. Este Weigel demuestra q la neoconia suele degenerar en enfermedad de la razon

      1. Eso se lo han contado «los buenos», ¿verdad? Pues no se esfuerce, que para propaganda y manipulación nos ponemos el telediario en la tele. Ya sabemos que Rusia es muy mala y Ucrania muy buena (sobre todo tras el golpe de estado de 2014). Pero, ¡oh casualidad!, el único beneficiado de la guerra de Ucrania es… ¡EE.UU.! (que es el que la ha liado parda; que se lo pregunten al hijo de Biden «El Católico» y sus oscuros intereses en Ucrania).

  2. No estoy de acuerdo. «Los ucranianos no nos piden q luchemos con ellos, sólo nos piden armas». ??? Dar armas a un beligerante es luchar con él. Aparte: también piden soldados.
    Años y años de pacifismo buenista («la guerra es mu mala» era la consigna de homilías, clases de religión y de ética.. «No a la guerra no a la guerra no a la guerra» era el continuo refrán simplista, sin analizar nada, como si las guerras se hicieran por gusto, porque la humanidad no se entera de que es «mu mala»). Y de repente, por las buenas, ¡que hay que mandarle ARMAS – ¡armas¡, ¿no quedamos en que no hay que fabricar armas, viva la paz la paz la paz? a Ucrania ???

  3. Vaya, vaya, menudo articulito nos ha colocado hoy InfoVaticana.
    Veo bastante maniqueísmo en las tesis del autor que viene a defender que los rusos (que mayoritariamente apoyan a Putin) son malos, muy malos y los ucranianos son buenos, muy buenos por lo que hay que apoyarles militarmente y alargar el conflicto hasta el infinito.

    1. Eso de que los rusos apoyan a Putin puede presumirse, pero no constatarse con unas elecciones libres. Si algo caracteriza a Putin es el envenenar y/o encarcelar a sus oponentes políticos, de modo que en Rusia no hay un régimen de libertades con una opinión pública libre, o al menos que permita formular reproches en público al poder político; tengo varios amigos rusos que residen allí y me confirman este extremo.
      Ucrania entregó todas sus ojivas nucleares a Rusia con la garantía de su indemnidad, algo que se ha vulnerado. Lo que protagoniza Rusia es una guerra de agresión contra un estado soberano.
      Me parece, en suma, acertada la visión del articulista.

      1. «Si algo caracteriza a Putin es el envenenar y/o encarcelar a sus oponentes políticos»

        Pues como ocurre en Occidente. pero no esperará que las televisiones subvencionadas se lo cuenten, ¿verdad? Menudo espectáculo está dando Biden persiguiendo a Trump para tratar de encarcelarle para que no sea su contrincante en las próximas elecciones. Y Weigel es un nacionalista estadounidense que según le vaya cuenta la historia: cuando es EE.UU. la que invade países le parece estupendo (lea sus artículos dando sus bendiciones a Bush por la guerra del golfo, o sobre los ataques por las inexistentes «armas de destrucción masiva». Menudo hipócrita. Si el «país soberano» del que usted habla no llevara 8 largos años bombardeando a sus propios ciudadanos por no aceptar el golpe de estado de 2014, nadie tendría que DEFENDERLOS. Que los atacantes se quejen de que les atacan es de broma.

        1. Mira Putin le dio armas a separatistas ucranianos el año 2014 y robando Crimea. Esos causando la muerte de los inocentes del avión malaso.Tu comentario carece de verdad.Putin es ASESINO.Crimea pertenece a todos los ucranianos y no es de separatistas. Cómo ejemplo Nueva York no solo pertenece a neoyorquinos sino a todos los estadounidenses.

          1. «Mira Putin le dio armas a separatistas ucranianos el año 2014 y robando Crimea»

            ¿Pero qué dice? ¡Si los ucranianos votaron mayoritariamente al presidente al que el golpe de estado de 2014 echó ilegalmente porque no le gustaba a EE.UU. y a Soros, que ha presumido de su financiación públicamente! ¿Eran todos «separatistas»? Será por eso que el ilegítimo gobierno ucraniano lleva bombardeando a los ciudadanos ucranianos del Dombás desde 2014. Y sobre Crimea, ¿qué dice que ha robado? Usted parece desconocer que en Crimea (que SIEMPRE fue rusa hasta anteayer (a finales de los años 50 Nikita Khrushchev, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, se la «regaló», sin encomendarse a Dios ni al diablo, a Ucrania, que entonces era una región del mismo país: la U.R.S.S.), se hizo un referendum y la mayoría votó la anexión a la Federación Rusa. Ni por historia, ni por voluntad popular, hay robo alguno.

  4. George Weigel miente cuando pretende disfrazar de justificación moral una justificación ideológica. La historia no empieza donde a Weigel le parece. Putin no es bueno, pero Biden o Johnson tampoco. Putin solo es menos cínico. Putin tiene la misma razón para ir a la guerra en Ucrania que los Ucranianos para repeler el ataque. Putin no hace mas que lo mismo que hizo Kennedy en 1962, solo que como Kennedy era de los suyos es bueno y PUTIN muy malo. Kennedy además intento invadir Cuba, pero se le ha olvidado.
    Este cínico del Weigel debería mirarse mas a si mismo, y a su país, que ha empezado guerras con falsos motivos, desde la de Cuba solo para poder justificar la entrada.
    Lo que subyace al artículo de Weigel es que EEUU puede hacer todas las guerras que quiera y son buenas, pero si las hace PUTIN no aunque sea con los mismos motivos que ellos. Es alucinante. Es de consumo para tontos.

    1. Y lo que es peor Weigel miente por omisión cuando no explica las razones por las que se han llegado aquí. EEUU rompe la promesa de no cercar las fronteras de Rusia, y desarrolla todo un proyecto de desestabilización de UCRANIA a traves de Soros. Hay pruebas, como sus conversaciones con Poroshenko. Es una guerra busada y provocada a propósito por EEUU, con el único fin de desgastar a Rusia, eso si con los muertos ucranianos, y provocando un destrozo de generaciones.
      Cualquiera que sepa un poco, incluso el cínico de Weigel, sabe que las maniobras de EEUU iban a llegar a un punto que iban a provocar exactamente esto, que es lo que buscaban. Y cuando afirma que PUTIN tiene manías imperiales por ocupar Crimea miente otra vez por omisión, cuando elude explicar de donde viene Crimea y la necesidad de seguridad que supone para Rusia. Lo que propone Waigel es que nosotros los buenos acorralemos a un posible adversario y lo criminaliza por defenderse. Muy católico, si señor.

  5. Pues sí. He admirado mucho a Weigel como teólogo, gran biógrafo de Juan Pablo II y analista agudo de muchas cosas, pero desde hace unos años (¿coincidiendo con la pandemia?) … pues veo difícil darle la razón
    Aquí, ni por asomo

    1. Weigel siempre fue un neoconazo de cuidado, la venida de Bergoglio y el virus los ha dejado expuestos.
      De la Real Acamdemia:
      Neocon moderado: Dicese del catolico conservador liberal, esto es, hermeneutico-continuil, novus ordino, y de la «sana laicidad» de separacion Iglesia Estado
      Neocon grave: Ademas se traga, y le gusta, las trolas de los Estados masonicos que nos gobiernan (incluido el Vaticano): Occidente y sus democracias liberales son libres y buenas, lo mismo que Ucrania, Rusia la mala; abrazan estas vacunas aborteras; clima climaticos, detestan a Trump, y mas provida es mas le detestan. El Weigel pertenece a este grupo, necesitan tratamiento urgente.

  6. Weigel se equivoca, lo que se puede ver, entre otras razones, en estas tres:
    1- Rusia está defendiendo a los ucranianos del Dombass que desde el 2014 están sufriendo las tropelías de los totalitarios Poroshenko y Zelensky.
    2- Rusia se defiende ante la amenaza de que Ucrania instale misiles nucleares contraviniendo los acuerdos de su independencia.
    3- Rusia se defiende de la asfixia económica que le quieren provocar desde EEUU y la UE (a través del cierre del Nord Stream 2 y otras sanciones económicas).

    1. Le ha faltado decir, que de paso, Europa quedará hecha unos zorros y seguramente se volverá a los estados nación en lucha permanente. Eso nunca se menciona, pero es algo que, salvo milagro, va a ocurrir. Con la inestimable colaboración de los gobiernos Uropeos.

      De momento los useñeos están haciendo negocio vendiendo el gas a precios disparatados.

      Respecto a la guerra, parece que hay tranquilidad, los rusos avanzan poco a poco, procurando no tener bajas. Estamos tan acostumbrados a los guerras actuales, con avances espectaculares, que lo que ocurre nos sorprende. Pero recordemos la I GM con los frentes estancados.

    2. Tu comentario carece de verdad,!.Rusia defiende a ucranianos ?no es cierto .Rusia entregando armas a prorusos para atacar a los no prorusos para robar la soberanía .La amenaza nuclear ? Ucrania NO TIENE armas nucleares . Que pobre de ti engañado por el monstruo Putin.

      1. Ya he respondido a sus disparates más arriba (léaselo). Vamos, que llamar «prorrusos» a la mayoría de los ucranianos, que en 2013 votaron un presidente que no le gustó a EE.UU. y por éso montó el golpe de estado de 2014, no se le ocurre ni al que asó la manteca. ¿Ucrania no tiene armas nucleares? Pero centrales nucleares sí, ¿no? Igual que pasó en Cuba en los años 60: no tenía armas nucleares… pero las iba a poner la URSS. ¿Permitió EE.UU. que las pusieran a las puertas de su casa? No. Y la URSS no montó una guerra como ahora la han montado «los buenos» en Ucrania. ¿Qué firmaron en los Acuerdos entre Biden «El Católico» y Zelenski en diciembre de 2021? ¿Plantar árboles en Ucrania? ¡Anda ya! Que usted sea una ignorante y se trague la propaganda es una cosa; que nos venga aquí a soltarla y llamar mentirosos al resto, otra muy diferente. A ver si no repite como un loro lo que le cuentan «los buenos», que son juez y parte y nada objetivos.

  7. Infovaticana se ha puesto a explicar el bien y el mal en la ciudad terrenal y nos recuerda las enseñanzas de la Segunda Guerra Mundial aplicadas al conflicto entre Rusia y Ucrania mientras habla de cobardía y de valor términos que ocultan las muertes injustificadas si se trata de una guerra preparada que siguió a la falsa pandemia lo mismo se dijo en la guerra de Malvinas y los que lo dicen no participaron.
    Muchos de Infovaticana se han enlistado en los frentes ucranianos y marchan poniendo el pecho a las balas en sentido metafórico y alegórico nunca literal.
    Lo importante en toda guerra es tomar partido, por supuesto, uno debe olvidarse de que toda guerra es hoy un gran negocio.
    Allí vamos confiados siguiendo a la valiente Infovaticana y a Zelensky que se lo ve muy preocupado ha bajado mucho de peso y se lo ve angustiado.
    El fuego del demonio llega a todos los sitios.

  8. En la moral católica, la distinción se da entre guerra justa y guerra injusta. Y como se desprende de la opinión expresada por destacados pastores como el patriarca de Moscú y el nuncio Viganó, la operación militar rusa en Ucrania entra dentro de la categoría de guerra justa, ya que Rusia se está defendiendo.
    Como dijo el ex nuncio en EEUU: «cuando la civilización cristiana está siendo atacada, lo que hay que hacer no es combatir a Rusia sino aliarse con ella.»
    Putin es uno de los últimos bastiones de valores cristianos, y debemos saber escoger nuestras aianzas.

      1. Y si Putin miente (cosa que usted no ha demostrado aún, ni ha dicho en qué miente), ¿eso ya justifica las mentiras que cuenta usted? ¿O es que usted tiene bula para mentir? Además, si robar soberanía no es cristiano, ya está tardando usted en condenar al actual gobierno de Ucrania, salido de un golpe que, obviamente, se pasó la voluntad soberana de los ucranianos por el arco de triunfo. Me parece mí que a usted la soberanía le importa más bien una higa. Usted ha venido aquí a soltar el rollo que ya nos sabemos todos, porque ya nos bombardean con desinformación desde todos los medios de comunicación oficiales, pero usted en mal escrito. Qué pérdida de tiempo.

  9. En la américa de Biden mueren muchisimos mas inocentes que los que morirán en la guerra de Ucrania, crimenes que no solo quedan impunes sino que son alentados y financiados por su gobierno y lo que busca occidente es implantar esa misma política en Ucrania, ¿estos son los buenos?

    1. Lo que busca occidente es un aliado que implique una posición de debilidad inasumible por Rusia, así como tener facilidad para explotar los inmensos yacimientos de litio de UCRANIA, que todavía estan sin explotar.
      EEUU y UK sabían perfectamente que de continuar así estaban forzando un ataque preventivo de Rusia, y llevaban mucho tiempo prepara´ndose para la guerra armando Ucrania. Es la primera guerra con barra libre de misiles contracarro y antiaereos unipersonales. Algo que nunca había ocurrido hasta ahora. Eso junto con los drones ha dejado sin efecto la superioridad aerea rusa y ha desactivado a sus fuerzas acorazadas.
      Lo de la agenda LGTBI vendrá despues de desangrar a Rusia si es que lo consiguen, que esta por ver, porque a China no le interesa una Rusia derrotada y cuando metan mano en los recursos de Ucrania.

  10. Ucrania, tras el golpe de estado de 2014 pro-occidental, comenzó una guerra «de elección» contra su propia población ruso-ucraniana, buscando su exterminio, lanzando batallones nazis apadrinados por el «padre de la patria ucraniana» (así declarado por el gobierno ucraniano salido del golpe de estado), para exterminar a los ruso-ucranianos.

    Rusia intentó moderar la situación, promoviendo los acuerdos de Minks: Ucrania mantiene su integridad territorial, pero permitiendo autonomía y derechos civiles a los ruso ucranianos.

    La junta de Kiev burló los acuerdos y se preparó para un ataque exterminador. Rusia no pudo tolerar más la alianza entre nazis y la organización terrorista OTAN, de ahí la guerra de necesidad rusa contra el mal.

      1. Qué troll tan cansino y repetitivo es usted. ¿No se cansa de repetir lo mismo a modo de SPAM? ¿O cree que, como usted es bastante iletrada (vaya forma de escribir), los demás tampoco saben leer? Si por más que lo repita no va a convencer a nadie que no pensara lo que usted antes de que lo escribiera; porque si tiene que convencer a alguien con su elocuencia y buena ortogrfía, apañada va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles