¿Debería el Vaticano abandonar el acuerdo con China?

Papa acuerdo China
|

(Catholic Herald)-A finales de este año expirará el acuerdo firmado en 2018 entre el Partido Comunista Chino (PCCh) y el Vaticano. El acuerdo inicial de dos años -cuyos términos siguen siendo secretos- ya fue renovado una vez, en 2020.

Ahora, tras dos años de COVID-19, las revelaciones sobre el genocidio de los uigures musulmanes en el oeste de China, el colapso de las libertades de Hong Kong y la creciente preocupación por los planes de China sobre la democrática Taiwán, ¿será octubre el momento de desechar el acuerdo por completo?

Aunque el texto es oficialmente secreto, sabemos que el PCCh y el Vaticano han acordado cooperar en la selección de los obispos (formalmente nombrados por el Papa) de una Iglesia católica unida en China. Como señaló Wang Linbin en The Diplomat, Pekín ahora elige y nombra a los obispos a través de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica en China (BCCCC). El objetivo es una fusión gradual de la Iglesia católica clandestina en la Asociación Católica Patriótica China (CPCA).

Tanto la CPCA como la BCCCC estaban bajo la Administración Estatal de Asuntos Religiosos (SARA), hasta que se incorporaron al Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFD) en 2018. Ahora, el catolicismo chino está totalmente bajo la jurisdicción del PCCh. La aprobación del Vaticano para esto es cuestionable dado que la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con Taiwán. El Estado de la Ciudad del Vaticano es, de hecho, uno de los pocos países que reconoce a Taiwán, oficialmente República de China.

Los críticos sostienen que el Vaticano ha permitido que el PCCh -que no reconoce la distinción entre religión y Estado, y busca «sinicizar» los credos dentro de China- imponga el control estatal sobre una institución religiosa. El PCCh no ha ocultado nunca su hostilidad hacia la religión en general, especialmente hacia el cristianismo y el islam, considerados como importaciones extranjeras en lugar de credos autóctonos. Ha habido una historia de persecución de cristianos en el país -como durante la Rebelión de los Bóxers-, y el PCCh suele relacionar la fe cristiana con la influencia imperial occidental.

Aun así, las religiones populares chinas, el confucianismo, el daoísmo y el budismo también han sido reprimidos por temor a que amenacen la autoridad del PCCh. La persecución de Falun Gong (que llegó a ser practicada por hasta 70 millones de chinos) -con relatos de extracción de órganos- ha sido especialmente horrible, además de la persecución de los budistas tibetanos y los musulmanes uigures. En todos los casos, el control de la lealtad de la gente es un factor clave para el PCCh. Quizá no sea de extrañar que Pekín haya buscado el control de la Iglesia católica, dado que se calcula que los 97 millones de cristianos de China superan en número a los miembros del propio Partido Comunista.

Es en este contexto donde se producen las críticas al acuerdo entre China y el Vaticano. En 2020, cuando las partes renovaron el acuerdo sobre el nombramiento de obispos por otros dos años, la Santa Sede dijo que ambas partes tenían la intención de mantener «un diálogo abierto y constructivo». El Vaticano declaró: «La Santa Sede considera que la aplicación inicial del acuerdo -de gran valor eclesial y pastoral- ha sido positiva, gracias a la buena comunicación y cooperación entre las partes sobre los asuntos acordados».

Sin embargo, existe la sensación de que el Vaticano tenía la oportunidad de adoptar una postura moral, libre de consideraciones económicas. Al fin y al cabo, la Iglesia Católica – y su Papa polaco, San Juan Pablo II – fueron decisivos en la desaparición del comunismo en Europa central y oriental. Las cifras son difíciles de determinar, pero ahora hay pruebas creíbles de la persecución de los cristianos en toda China, con la demolición de iglesias y el encarcelamiento de sacerdotes; el más destacado ha sido el cardenal Joseph Zen, de Hong Kong, sospechoso de «connivencia con fuerzas extranjeras». Su juicio está previsto para septiembre.

El cardenal Zen no es un caso aislado. El obispo Joseph Zhang Weizhu, de la diócesis de Xinjiang, detenido en mayo de 2021, sigue en paradero desconocido. Por su parte, el obispo Augustine Cui Tai -antiguo obispo coadjutor de la diócesis de Xuanhua, en la provincia de Hebei- lleva en la cárcel de forma intermitente desde 2007, y al parecer ha sido sometido a torturas. El obispo Cui Tai es un «objetor de conciencia» que se negó a afiliarse a la Asociación Católica Patriótica China (CPCA). Aunque esta actitud está permitida por el Vaticano, continúa detenido. El Vaticano ha pedido su liberación, pero la Santa Sede podría hacer de su liberación (entre otras) una condición previa para cualquier renovación del acuerdo con el PCCh.

Se estima que entre 20 y 50 millones de cristianos chinos han sufrido persecución en los últimos años y un informe de 2020 de la Comisión Ejecutiva del Congreso de los Estados Unidos sobre China encontró que los católicos chinos sufrieron «una creciente persecución» después del acuerdo de 2018. En China, la educación religiosa de cualquier fe también es ilegal para los menores de 18 años, lo que significa que las clases de catecismo se han cerrado, mientras que a los menores no se les permite entrar en los lugares de culto. Todas las iglesias católicas registradas ante las autoridades son ahora vigiladas por cámaras y los sacerdotes son obligados a asistir a las sesiones de formación del gobierno.

Uno se pregunta cómo el Vaticano puede permanecer impasible mientras las iglesias se ven obligadas a retirar las imágenes de los Diez Mandamientos en favor de los dichos del Presidente Mao y del actual líder, Xi Jinping, con estatuas sustituidas por imágenes del partido, y crucifijos arrancados. Además, a pesar de la condena internacional por el trato que China da a los uigures, el Vaticano ha hablado poco, aunque el Papa Francisco se ha referido a los uigures como «perseguidos». Antes de su detención, el cardenal Zen atribuyó este hecho al diálogo en curso entre el PCCh y el Vaticano, diciendo: «Parece que para salvar el acuerdo, la Santa Sede está cerrando los ojos ante todas las injusticias que el Partido Comunista inflige al pueblo chino».

El PCCh, por supuesto, tiene soberanía sobre China. Pero al aceptar y actualizar el acuerdo con Pekín, el Vaticano dio a Xi Jinping una victoria con aparentemente poco a cambio. El hecho de que sean muy pocos los católicos que asistían a las iglesias clandestinas que ahora sigan a los obispos patrióticos lo dice todo. De hecho, en contra de lo que el Papa Francisco podría haber esperado, muchos han abandonado la Iglesia por completo. Lo más importante es que el modelo establecido en el acuerdo entre el PCCh y el Vaticano no se ha reproducido en otros países comunistas, como Cuba (de mayoría católica) o Vietnam (con un 7% de católicos). El acuerdo puede haber sido un intento de acercamiento, pero en su lugar ha alienado a millones de personas. Este mes de octubre, el Vaticano tiene la oportunidad de enviar un poderoso mensaje, que se escuchará en todo el mundo católico, desde África hasta América Latina. Como mínimo, podría decidir no renovar el acuerdo a menos que se establezcan nuevas condiciones. ¿Aprovechará la oportunidad?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “¿Debería el Vaticano abandonar el acuerdo con China?
  1. El Papa se llena la boca de decir que hay que escuchar y ser dialogantes, pero él no escucha al cardenal Zen ni a los católicos fieles de China, que le están pidiendo que revoque ese acuerdo con la dictadura china que les está perjudicando gravemente.
    Y es que Francisco tiene una gran habilidad para aliarse con la iniquidad, y por ello apoya a los abortistas Biden y Pelosy, a los promotores del lgtbi, a la ONU, y por supuesto a los comunistas chinos.

  2. Un acuerdo que nunca debió firmarse, por ser una traición a los católicos fieles chinos y una bajada de pantalones ante el mayor dictador del mundo, que encima es un furioso ateo.

  3. Con el pacto con China, Francisco ha traicionado a miles de mártires y confesores de la fe, que bajo esa dictadura comunista han padecido y padecen persecución.

  4. Bergoglio seguirá con su cooperación con el régimen genocida de Pekín y romperá sus relaciones con Taiwán. Al tuyo.

  5. No. Es obvio q se va a renovar. Ya no hay bien ni mal, sino “discernimiento “ subjetivo. Lo importante no es la verdad ni el bien, sino lo políticamente correcto.

  6. El infame pacto ha servido para intensificar aún más la persecución a los católicos. Como las casualidades son escasas y en política, según Roosevelt no existen, hay que ponerse en lo peor. Y lo peor, dada la trayectoria vaticana, y según la lógica de los hechos, es que la asquerosa dictadura china está haciendo el trabajo sucio de persecución de cristianos rígidos al vaticano. De no ser así, ¿cómo se explica la renovación del acuerdo después de dos años horrorosos de destrucción de símbolos cristianos y de prohibición de catequesis y formación cristiana?…
    Seguimos tapándonos los ojos ante la terrible realidad de la actual Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles