El abogado canonista de Zanchetta se convierte en investigador de los abusos

Javier Belda Javier Belda, abogado canónico de Gustavo Zanchetta
|

Uno pensaría que hay cierto conflicto de intereses en nombrar al abogado de un obispo condenado por abusos en investigador oficial de los mismos abusos, por no hablar de un premio a la incompetencia. Pero ese parece ser el caso de Javier Belda, abogado canonista del obispo emérito Gustavo Zanchetta, que cumple ya condena, según informa El Tribuno de Salta.

El Tribuno afirma que el clero de la diócesis argentina que gobernara Zanchetta, Orán, ya habla en voz baja de represalias contra los que testificaron contra el obispo nombrado y protegido por Francisco. Sea como fuere, testigos del caso que terminó con la condena del exobispo fueron citados en el marco de una “investigación preliminar” por Belda Iniesta, que actuaría con la autoridad de un decreto de la Santa Sede.

Javier Belda Iniesta, el abogado canonista que defendió a Gustavo Zanchetta, llamó a declarar a testigos del juicio contra el ex obispo condenado por abuso de poder y abuso sexual. Belda, actuando como investigador preliminar, asegura contar con un decreto de la Santa Sede que lo avala. Según el diario, la finalidad sería reabrir la causa.

Las citaciones están firmadas por la Secretaria Canciller del Obispado de Orán, en algunos casos, mientras que en otros por Francesco de Angelis, socio de Belda Iniesta. En los documentos, que convocan en nombre del canonista “Delegado de la investigatio praevia ex can. 1717 CIC”, se especifica que el objetivo de la citación es para “recabar información”. La convocatoria es a partir de las 10 y hasta las 18 de hoy en la Casa Parroquial San Antonio. Desde Orán afirmaron que hasta el momento nadie se presentó aún a declarar.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “El abogado canonista de Zanchetta se convierte en investigador de los abusos
  1. Ese procedimiento es típico de la mafia! La masoneria ha llenado los seminarios de homosexuales que han llegado a los mas alto del vaticano!

    1. Este Belda es otro enjuague de la secta «Iglesia de Francisco», adoradores de Pachamama. El mismo Mendoza que lo encumbró, ofreciéndolo a Osoro y a Francisco, ha acabado echándolo de la UCAM por arrogarse falsos títulos. Eso sí, no sin antes haberlo puesto de profesor en el Instituto Teológico Juan Pablo II, que entre Mendoza, Paglia y Bergoglio han hundido para siempre.

  2. Recemos por esos valientes catòlicos que atestiguaron en el juicio, sabiendo el fuerte respaldo que amparaba al abusador… Dios los proteja y los bendiga…

  3. Pues sí que está curioso el asunto. Se contrata a todos los medios de comunicación ~ (de tan probada veracidad) ~para que platique los cientos de millones de abusos que han cometido los 500 millones de sacerdotes que tiene la Iglesia.
    (Porque sólo teniendo ésa cantidad de sacerdotes, se entiende la cantidad de abusos)
    Y ahora que hubo uno,,,, sólo uno con pruebas fotográficas, con víctimas casi de la edad del tiempo en que sufrieron éso, con un juicio ya emitido,,,, resulta que sale un Superabogado, a revisar ésa «injusticia».
    Si ya no puede más el encarcelado con la vida que le dan los ‘compañeros» , ¿porqué aquellos jóvenes seminaristas no tuvieron ése Superabogado de su lado para que los defendiera de un depredador.
    Injusticias que corroen el alma de quien las padece.
    Qué sensación de desolación tendrán los familiares que sufren ésa triste situación.

  4. En el texto se nombra a Zanchetta como «el ex obispo condenado». No tengo constancia de que nadie le haya «des-obispizado». De hecho, parece que el «decreto de la Santa Sede» que se cita va en la dirección opuesta, pues tiene la finalidad de «reabrir la causa»; más que para secularizar a Zanchetta o para revertir la condena (para lo que Francisco carece de potestad, por haberla impuesto la Justicia de Argentina), al menos para castigar a los que facilitaron la misma.

  5. En el texto se nombra a Zanchetta como «el ex obispo condenado». No tengo constancia de que nadie le haya «des-obispizado». De hecho, parece que el «decreto de la Santa Sede» que se cita va en la dirección opuesta, pues tiene la finalidad de «reabrir la causa»; más que para reducir al estado laical a Zanchetta o para revertir la condena (para lo que Francisco carece de potestad, por haberla impuesto la Justicia de Argentina), al menos para castigar a los que facilitaron la misma.

  6. Belda es un impostor y engreído al que se le han subido los humos.
    Mendoza lo contrató en la UCAM sin ni tan siquiera mirar las titulaciones.
    Una muestra incompetencia que delata cómo funciona la entidad que preside.
    Belda no es ni licenciado en Derecho ni abogado. Como mucho, parece
    haber cursado algunos estudios en Derecho canónico. Y no con demasiado
    provecho, por lo que se ve. De petardos anda el mundo sobrado.

  7. Mendoza lanzó a este tipo oscuro al estrellato. Teníais que ver los vídeos de los actos solemnes de la UCAM con Belda protagonista y luciendo un birrete multicolor (un color por cada doctorado mentido). Todo ante la presencia impertérrita de tres prelados tres en la tribuna de honor y con un retrato elefantiásico de Bergoglio detrás. Lo que se consiente y alienta en la Iglesia es digno de una distopía de Aldous Huxley o Fritz Lang.

  8. En el día en recordamos a un Abogado de su propia que era la de la Santa Iglesia: Santo Tomás Moro, apelemos a que los Belda y Zanchetta pasen pro el Tribunal Divino como lo que son; cómplices del mismo delito en diferente modalidad, y los que los amparan sea en Argentina ó en Roma, reos de una causa a más.
    De Dios nadie se burla, a unos les quedará meses o años, a otros talvez semanas, tomemos a San Juan Fischer y Santo Tomás Moro como parte de nuestra abogacía en bien de la santidad y de la integridad moral, de la decencia y de la Santa Iglesia a la cual de una u otra manera no faltan mequetrefes que de dentro de Ella la intentan mancillar y deshonrar.

  9. La solución es sencilla , como en el caso del monasterio que quisieron prohibir por haber sido ordenado un sacerdote por medio de un obispo incógnito.
    No hacer caso.

    Acá tampoco, que a nadie se le ocurra ir a declarar.

    Asi, la secta se derrumba a sí misma, impotente para hacer más daño.

  10. Cuanto tiempo sin leerles escribir sobre Mendoza y su masonería. Des- obispar, algunos estudios de derecho canonico .. petardos..

    Petardos será lo que les
    Explote a ustedes en el
    Oído después de leer toda esta sarta de repeticiones sin sentido .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles