Francisco: «Al calor de la presencia del Señor, nuestra vida cambia»

Papa Francisco ángelus (Vatican Media)
|

El papa Francisco se dirigió como cada domingo a los fieles congregados en san Pedro para rezar el Ángelus.

Antes de la oración mariana, recordó que «en Italia y en otros países hoy se celebra la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo». Sobre la Eucaristía, el papa señaló que fue «instituida en la Última Cena, como el punto de llegada de un recorrido, a lo largo del cual Jesús la había prefigurado a través de algunos signos, sobre todo la multiplicación de los panes».

El Pontífice aseguró que «Jesús cuida de la gran multitud que lo ha seguido para escuchar su palabra y ser liberada de varios males. Bendice cinco panes y dos peces, los parte, los discípulos distribuyen, y «comieron todos hasta saciarse» (Lc 9,17), dice el Evangelio. En la Eucaristía cada uno puede experimentar esta amorosa y concreta atención del Señor. Quien recibe con fe el Cuerpo y la Sangre de Cristo no solo come, sino que queda saciadoComer y quedar saciados: se trata de dos necesidades fundamentales, que se satisfacen en la Eucaristía».

Sobre el evangelio leído el domingo, el Santo Padre afirmó que «el milagro de los panes y de los peces no sucede de forma espectacular, sino casi de forma reservada, como en las bodas de Caná: el pan aumenta pasando de mano en mano. Y mientras come, la multitud se da cuenta de que Jesús se encarga de todo. Este es el Señor presente en la Eucaristía: nos llama a ser ciudadanos del Cielo, pero mientras tanto tiene en cuenta el camino que debemos afrontar aquí en la tierra. Si tengo poco pan en la bolsa, Él lo sabe y se preocupa».

«A veces se corre el riesgo de confinar la Eucaristía a una dimensión vaga, lejana, quizá luminosa y perfumada de incienso, pero lejos de las situaciones difíciles de la vida cotidiana», alertó Francisco.

En realidad, dijo el papa, «el Señor se toma en serio todas nuestras necesidades, empezando por las más elementales. Y quiere dar ejemplo a los discípulos diciendo: «Dadles vosotros de comer» (v. 13), a esa gente que le había escuchado durante la jornada».

El Sucesor de Pedro insistió en que «nuestra adoración eucarística encuentra su verificación cuando cuidamos del prójimo, como hace Jesús: en torno a nosotros hay hambre de comida, pero también de compañía, hay hambre de consuelo, de amistad, de buen humor, hay hambre de atención, hay hambre de ser evangelizados. Esto encontramos en el Pan eucarístico: la atención de Cristo a nuestras necesidades, y la invitación a hacer lo mismo hacia quien está a nuestro lado».

Además, el Obispo de Roma dijo a los fieles que «necesitamos alimentarnos, pero también quedar saciados, saber que el alimento nos es dado por amor. En el Cuerpo y en la Sangre de Cristo encontramos su presencia, su vida donada por cada uno de nosotros. No nos da solo la ayuda para ir adelante, sino que se da a sí mismo: se hace nuestro compañero de viaje, entra en nuestras historias, visita nuestras soledades, dando de nuevo sentido y entusiasmo».

«Esto nos sacia, cuando el Señor da sentido a nuestra vida, a nuestras oscuridades, a nuestras dudas, pero Él ve el sentido y este sentido que nos da el Señor nos sacia, esto nos da ese “algo más” que todos buscamos: ¡es decir la presencia del Señor! Porque al calor de su presencia nuestra vida cambia: sin Él sería realmente gris. Adorando el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pidámosle con el corazón: “¡Señor, dame el pan cotidiano para ir adelante, Señor sáciame con tu presencia!”, concluyó Francisco.

Beatificación de los mártires en Sevilla

Tras el comentario del evangelio del día y el rezo del ángelus, Francisco hizo mención a la beatificación de los mártires dominicos celebrada el sábado en Sevilla. «Todos asesinados por odio a la fe en la persecución religiosa que ocurrió en España en el contexto de la guerra civil del siglo pasado. Su testimonio de adhesión a Cristo y el perdón para sus asesinos nos muestran el camino de la santidad y nos animan a hacer de la vida una ofrenda de amor a Dios y a los hermanos. Un aplauso a los nuevos beatos», dijo el Pontífice.

Conflicto en Birmania

«Llega todavía de Myanmar el grito del dolor de tantas personas a las que le falta la asistencia humanitaria básica y que se ven obligadas a dejar sus casas porque han sido quemadas o para huir de la violencia», lamentó Francisco quien dijo unirse «al llamamiento de los Obispos de esa amada tierra, para que la Comunidad internacional no se olvide de la población birmana, para que la dignidad humana y el derecho a la vida sean respetados, como también los lugares de culto, los hospitales y las escuelas. Y bendigo la comunidad birmana en Italia, hoy aquí representada».

Jornada Mundial de las Familias

Francisco recordó que el próximo miércoles, 22 de junio, iniciará el X Encuentro Mundial de las Familias, que tendrá lugar en Roma y al mismo tiempo se extenderá por todo el mundo. «Doy las gracias a los obispos, a los párrocos y a los agentes de la pastoral familiar que han convocado a las familias a momentos de reflexión, de celebración y de fiesta. Doy las gracias sobre todo a los esposos y a las familias que darán testimonio del amor familiar como vocación y camino de santidad», afirmó el Papa.

Ucrania

Por último, el papa Francisco pidió que «no olvidemos al martirizado pueblo ucraniano en este momento, pueblo que está sufriendo». El Santo Padre preguntó a los presentes: «¿qué estoy haciendo hoy por el pueblo ucraniano? ¿Rezo? ¿Estoy haciendo algo? ¿Intento entender? ¿Qué hago yo hoy por el pueblo ucraniano? Cada uno responda en su propio corazón».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “Francisco: «Al calor de la presencia del Señor, nuestra vida cambia»
  1. Este discurso del Papa es de una apabullante pobreza en contenido. Está en sintonía con su lamentable decisión de suspender la procesión del Corpus en Roma.

    1. Si hombre, tú seguramente lo harías mejor porque eres un pozo de sabiduría y perfección. Aburre tu perorata cargada de soberbia dándotelas de censor del mismísimo sucesor de Pedro.

      1. Sin duda lo haría mejor, aunque no tan bien como usted, que es el verdero ‘pozo de sabiduría y perfección’. Lástima que no sea usted católico. Y deje de fingir que «defiende» a Francisco, que no se lo cree nadie, pues ya ha demostrado que cuando le interesa, bien que le lleva la contraria o que le deja por mentiroso (lo mismo que hace con el CVII). Es usted un troll pésimo y un auténtico ignorante (ni trollear saber) con una mala baba bastante mayor que su soberbia. Si se aburre váyase, que nadie va a impedirle su derecho a largarse. Y si no, a aguantar quina, farsante.

  2. La suspensión, por parte de Francisco, de la procesión del Corpus con la excusa de su rodilla (cuando sobran cardenales que podrían sustituirle), sus discursos insulsos sobre la Eucaristía, sus artimañas para que puedan comulgar abortistas, adúlteros y lgtbis, sus ataques a la liturgia de siempre, etc., ponen de manifiesto un concepto equivocado de Francisco sobre el augusto sacramento, que podría responder a oscuras influencias preternaturales.

    1. Y tu falta de comunión con el santo padre, y tu cobardía de no identificarte, y escribir bajo la comodidad del anonimato como rata de alcantarilla, solo hace de ti un cismático digno de lástima.

      1. Como es usted un sectario y un ignorante, al que sólo le mueve el odio hacia los sacerdotes que escriben en esta página y en general hacia los católicos, a pesar de que usted haya repetido la misma idiotez muchas veces, le vuelvo a poner en qué consiste la «comunión con el santo padre», para que se informe y deje usted de mentir (que es pecado):

        «Nos basta poder afirmar que la conmemoración del Romano Pontífice en Misa y las preces derramadas por él en el Sacrificio, se consideran y son un signo declarativo por el cual el mismo Pontífice es reconocido Cabeza de la Iglesia, Vicario de Cristo, y Sucesor del Bienaventurado Pedro, y se hace profesión firme de unir los ánimos y voluntad a la unidad católica» («De Sacrosanto Missæ Sacrificio», de S. S. Benedicto XIV).

        1. Este reconocimiento del pontífice refleja la comunión con él y con la Iglesia, lo que no implica tener que compartir sus ideas personales o aceptar cualquier disparate que pueda decir o hacer, como creen los papólatras (o los trolls farsantes que fingen un «amor» papal del que carecen, o que dicen «defender» a Francisco; con amigos como usted, ¿quién necesita enemigos? A mí no me «defienda». nunca, por favor).

          «…tu cobardía de no identificarte, y escribir bajo la comodidad del anonimato como rata de alcantarilla»

          Me alegro de que confiese usted ser una «rata de alcantarilla», porque usted no ha dado su nombre completo y su DNI, ¿o sí lo ha dado? «Consejos vendo, que para mí no tengo». ¡Menudo hipócrita!

          Váyase a trollear a «Herejía Digital» o cómprese una vida si se aburre tanto, pelmazo.

  3. Cristo Nuestro Señor dijo:
    Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.
    Si no fuera así, ya nos hubiéramos comido unos a otros.
    Bendito sea Dios.
    Ya parece que el mundo da estertores de muerte. el demonio lo domina, (como dice la oración del Espíritu Santo)
    Y si ya pronto acaba el mundo , que nos permita asirnos fuertemente de la mano de su Madre, refugio de pecadores.

        1. Chato – Licus ¿que quiere decir «verdedero»? Como eres un «exquisito» de la lengua nos podrías iluminar con el significado de tu fonema? Esa cultureta de universidad española del montón que tienes y ese modo tan amable de dar ejemplo católico a fuerza de groserías e ignorancia es encantador para los paganos. Claro que no respetas el CIC ni atraes hacia el catolicismo ni confirmas en la fe. En la Argentina te dirian que eres «un pianta voto». Vuelve a la sana doctrina.

          1. Ignoro lo que quiere decir «verdedero», Chato-cardo: usted es el único comentarista que lo ha escrito, así que usted sabrá.

            «Esa cultureta de universidad…»

            ¿A qué chica universitaria se reifere usted?

            «a fuerza de groserías e ignorancia»

            Corregir al que yerra no es grosería, sino una obra de misericordia. Ignorancia es la suya, por eso le corrijo. Y deje de decir bobadas: quien debería volver a la sana doctrina, o más bien a la Iglesia (si alguna vez fue bautizado, pues es obvio que ahora no es católico) es usted.

  4. Lee tu comentario CHato -Licus despues del de EDU y no te hagas el distraído. Si no sabes lo que significa para que usas ese termino. Me parece que todo lo que explicas esta en la misma línea. Por lo demás, si crees que tu haces una obra de misericordia con latigazos de ignorancia, la corrección amarga, la critica sistemática al Santo Padre entonces tu confusión ya es algo serio. No no llevas al Amor tu espantas de él con tu celo amargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles