Desmitificando los cónclaves

Cónclave
|

El reciente anuncio del papa Francisco de que creará veintiún nuevos cardenales el 27 de agosto, dieciséis de los cuales votarían en un cónclave celebrado después de esa fecha, desencadenó la habitual oleada de especulaciones sobre la forma de la próxima elección papal. La mayor parte de esas especulaciones no fueron muy útiles, ya que se basaban en numerosos mitos sobre los cónclaves. Espero que la desmitificación de esos mitos sirva de estabilizador, ya que las aguas que rodean la Barca de Pedro probablemente se volverán más turbulentas antes de que el próximo cónclave se reúna en la Capilla Sixtina bajo la severa mirada de Cristo Juez.

Mito n. 1: un papa que nombra a un porcentaje significativo de los cardenales que eligen a su sucesor determina así la sucesión. No es cierto.

En 1878, los cardenales electores fueron todos nominados por Gregorio XVI o Pío IX; eligieron a Vincenzo Gioacchino Pecci quien, como León XIII, llevó a la Iglesia en una dirección muy diferente a la de sus dos predecesores inmediatos. En 1903, 61 de los 62 cardenales electores que eligieron al sucesor del papa León habían sido nombrados por el hombre que, a lo largo de veinticinco años, lanzó la Revolución leonina y el compromiso del catolicismo con la cultura y la política modernas, cardenales de los que cabía esperar que eligieran a un hombre a la imagen de León XIII. En cambio, tras el veto de ese paladín de los integristas católicos contemporáneos, el emperador de los Habsburgo, eligieron a Giuseppe Melchiorre Sarto el cual, como Pío X, frenó con firmeza las iniciativas más audaces de León. 

En 1958, los cardenales electores habían sido todos nombrados por Pío XI y Pío XII, y se asumió ampliamente que el próximo papa estaría en esa línea (Pío XII, como Eugenio Pacelli, había sido secretario de Estado de Pío XI). En su lugar, los cardenales electores eligieron a un anciano suplente, Angelo Giuseppe Roncalli. Como Juan XXIII, llevó a la Iglesia a un concilio ecuménico que tanto Pío XI como Pío XII habían considerado convocar antes de rechazar la idea; el resto forma parte de la historia de nuestro momento católico actual.

En 2013, la inmensa mayoría de los electores habían sido creados cardenales por Juan Pablo II y Benedicto XVI. El hombre que eligieron, que tomó el inédito nombre papal de Francisco, ha desmantelado silenciosa pero decididamente el legado de Juan Pablo II y Benedicto XVI en numerosos aspectos.

Mito n. 2: el que entra en el cónclave como papa sale del mismo como cardenal. No es cierto.

En 1878, León XIII fue elegido rápidamente, lo que sugiere que debió ser muy papable antes del cónclave. Giacomo Della Chiesa, el cardenal-arzobispo de Bolonia y veterano diplomático papal, era ciertamente papable al entrar en el cónclave de 1914, aunque hubo una dura lucha para que fuera elegido. Casi todos los que sabían algo esperaban que Eugenio Pacelli sucediera a Pío XI (incluido Pío XI), y de hecho fue elegido rápidamente. Giovanni Battista Montini era ciertamente muy papable en 1963, en parte porque muchos cardenales electores lo habían considerado como el sucesor lógico de Pío XII en 1958; pero por alguna razón aún no explicada, Montini, aunque era arzobispo de Milán, no era cardenal cuando murió Pío XII. 

Para los que están libres de prejuicios y son debidamente escépticos con las fantasías de los medios de comunicación italianos, Joseph Ratzinger entró en el cónclave de 2005 muy papable, y salió del cónclave como papa después de una breve votación. Del mismo modo, en 2013, quienes tienen fuentes reales (entre las que no suelen figurar los periódicos italianos) sabían que Jorge Mario Bergoglio, S.J., era uno de los principales aspirantes, y su elección tras un breve cónclave no les sorprendió.

Mito n. 3: un cónclave largo y polémico conduce a un pontificado sin poder. No es cierto. 

Giacomo Della Chiesa, Achille Ratti y Karol Wojtyla fueron elegidos tras cónclaves bastante prolongados; además, los cónclaves de 1914 y 1922 estuvieron plagados de disputas, ya que los cardenales continuaron luchando por el legado de la Revolución leonina. Sin embargo, Benedicto XV, Pío XI y Juan Pablo II fueron grandes papas que hicieron importantes contribuciones a la Iglesia. ¿La lección? Un cónclave largo puede llevar a un resultado calculado y ponderado.

Mito n. 4: los únicos cardenales que cuentan son los que realmente votan. No es cierto. 

Desde que Pablo VI reformó los procedimientos del cónclave, solo pueden votar los cardenales que no hayan cumplido los 80 años cuando se abre el cónclave. Sin embargo, todos los cardenales participan en las Congregaciones generales de cardenales entre la muerte o abdicación de un papa y el momento en que se encierran en el cónclave. Y pueden tener un efecto real, como demostró el británico Cormac Murphy-O’Connor con su defensa de la candidatura de Bergoglio en 2013. Con la participación de más de 80 cardenales de gran autoridad moral como Francis Arinze, Wilfrid Fox Napier, George Pell, Camillo Ruini y Joseph Zen, los debates en las próximas Congregaciones generales pueden tener una influencia similar.

Publicado por George Weigel en First Things

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “Desmitificando los cónclaves
  1. Para mí estás cosas son cosas de hombres… ojalá pudiéramos tener la seguridad de una votación honesta y exenta de influencias políticas e ideológicas… Tal y como está la situación entre los eclesiásticos de alto rango, no parece ser el caso.
    Oración y penitencia.

  2. Hay un libro, publicado todavía en vida de Pío XII, en el que se cuenta que este Papa fue a dar un abrazo al Arzobispo Montini, pero se encontró abrazado al Cardenal Roncalli.

    1. Al parecer Pío XII mo quiso hacer cardenal a Montini por considerarlo reponsable «in vigilando» de una infiltración comunista en la Curia romana que hacía que eclesiásticos enviados clandestinamente al otro lado del Telón de Acero fuesen descubiertos y «desaparecidos».
      Cuando se descubrió la infiltración de los servicios secretos comunistas en la Curia, Pío XII despidió de la Secretaría de Estado a Montini enviándolo a Milán pero con la decisión de nunca hacerlo cardenal. En alguna otra fuente que no recuerdo ahora también he leído que Roncalli se había comprometido antes del Cónclave en no hacer cardenal a Montini para satisfacer así peticiones de cardenales de muy alto rango. Despues de ser elegido Papa, una de las primeras consas que hizo fue precisamente nombrarlo cardenal.

  3. Yo añadiría un cuarto mito, que es el más grande que afecta a la creencia sobre la elección pontificia:
    Decir que el Papa nombrado en un cónclave es el elegido por el Espíritu Santo. No es cierto.
    El Espíritu Santo inspira en el cónclave, pero hace falta que los cardenales le escuchen, pues si no, el más votado no tendrá por qué ser el elegido del Espíritu Santo.

  4. Dice el Señor: «Por sus frutos los conoceréis» (Mt 7,15)
    Y es evidente que los frutos de Francisco son mayoritariamente nefastos, por lo que es plausible pensar que en el cónclave en que lo eligieron, sus electores hicieron caso omiso al Espíritu Santo.

    1. Además, esta posibilidad de que no fuera el candidato del Espíritu Santo, se refuerza si consideramos el fraude de la mafia de San Gallo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles