Cómo el Papa Francisco ha rehecho el Colegio de Cardenales

Nuevos cardenales cónclave
|

(The Pillar/Ed. Condon) El Papa Francisco anunció el pasado domingo la creación de 16 nuevos miembros del Colegio Cardenalicio en edad de votar en un consistorio que se celebrará el 27 de agosto. La lista de nombres ha provocado gran interés en el mundo católico; Francisco no celebraba un consistorio desde 2020.

La prensa anglosajona se ha centrado especialmente en la sorpresiva inclusión del obispo Robert McElroy, de San Diego, y su nombramiento ha sido ampliamente interpretado como una respuesta cortante, aunque en código, al actual debate en la Iglesia de Estados Unidos sobre la decisión del arzobispo Salvatore Codileone de prohibir a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la comunión en su diócesis natal; McElroy es un abierto opositor a la aplicación de la disciplina sacramental a los políticos católicos.

Pero el nombramiento de McElroy, así como el resto de la lista, ilustran cómo ha cambiado la composición, el propósito y la naturaleza del Colegio Cardenalicio bajo Francisco.

En resumen, a lo largo de su pontificado, Francisco ha puesto fin a la función del colegio como órgano consultivo regular, al detener la práctica de los consistorios regulares, prefiriendo en su lugar confiar en un número más reducido de asesores personales. Al mismo tiempo, ha roto el vínculo representativo entre las principales diócesis y los miembros del colegio, al tiempo que ha introducido una mayor diversidad de miembros en cualquier cónclave futuro.

Estos cambios pueden ser uno de los legados más duraderos del Papa, pero es probable que no influyan en la elección de su sucesor de la manera más comúnmente prevista.

¿Para qué sirve el colegio?

El momento elegido para hacer pública la lista y la fecha del consistorio es en sí mismo una considerable desviación de la costumbre, incluyendo la decisión de celebrar el consistorio en agosto, cuando Roma se ha vaciado habitualmente para las vacaciones de verano.

El Colegio Cardenalicio, como institución eclesiástica, tiene por objeto asistir al Papa en el gobierno de la Iglesia universal y especialmente aconsejarle en asuntos de grave importancia: esto ha tenido lugar históricamente en reuniones de grupo llamadas consistorios, que también incluyen la creación de nuevos cardenales como miembros del colegio.

Francisco no ha celebrado un consistorio, una sesión formal del colegio, en casi dos años. Incluso antes de este paréntesis más reciente, ya se había alejado de la práctica de dos reuniones al año, cambiando a una sola reunión de los cardenales por año desde su elección en 2013.

El Papa Francisco ha prescindido esencialmente del uso de los consistorios para debatir y buscar consejo; el Papa prefiere confiar en su gabinete de fieles, el Consejo de Cardenales Asesores (a veces llamado C9), con la aportación de asesores papales no oficiales en Roma y la ayuda de compañeros de la Compañía de Jesús (tres de los departamentos más grandes del Vaticano están ahora dirigidos por jesuitas).

En lo que respecta a la función más famosa del colegio, la elección del Papa en un cónclave, el alejamiento de las reuniones semestrales periódicas significa que cuando se reúnan en agosto, muchos de los 83 cardenales en edad de votar no se habrán reunido nunca antes y mucho menos habrán llegado a conocerse realmente.

La falta de reuniones periódicas, junto con los esfuerzos de Francisco por diversificar geográficamente los miembros del colegio (después de agosto habrá el doble de cardenales en edad de votar procedentes de África y Asia que en el cónclave de 2013 que eligió a Francisco), significa que el próximo cónclave será, en muchos aspectos, una reunión entre relativos desconocidos, en lugar de las deliberaciones de un grupo mayoritariamente familiar.

¿Quiénes son?

El Papa ha hablado de su deseo de que el colegio refleje mejor las «periferias» de la Iglesia y lo ha cumplido nombrando una proporción mucho mayor de cardenales de Asia y África que en el pasado.

Después de agosto, un total de 41 cardenales en edad de votar procederán de Asia, India, África y Oceanía, frente a los 22 del cónclave de 2013. En cambio, Francisco solo ha nombrado a un cardenal de Europa del Este en todo su pontificado: elevó al limosnero papal Konrad Krajewski en 2018.

Dada la cambiante demografía de la Iglesia mundial, las prácticas de nombramientos del Papa seguramente harán que el grupo de votantes sea más representativo en el próximo cónclave. Pero nadie está seguro de lo que ese grupo podría significar realmente para una futura elección papal: pocos de los nuevos nombramientos del Papa son personajes públicos conocidos en los medios de comunicación occidentales, lo que significa que el análisis de los medios de comunicación tiende a inclinarse hacia las opiniones y las perspectivas de Europa y las Américas, incluso si no es así como las cosas se desarrollan en un cónclave.

Y así como Francisco ha cambiado el equilibrio del colegio hacia la diversidad regional, también se ha apartado de muchas de las prácticas habituales en relación con el nombramiento de cardenales y ha anulado la noción habitual de que algunas sedes sean dirigidas necesariamente por cardenales.

El nombramiento de McElroy se ha yuxtapuesto en los medios de comunicación con el supuesto «paso por encima» de su arzobispo metropolitano, José Gómez, de Los Ángeles, que dirige la mayor diócesis de Estados Unidos, es el presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos y el primer hispano que ocupa cualquiera de estos cargos.

Por supuesto, ningún obispo tiene derecho a ser cardenal, pero Francisco parece haber prescindido en su mayor parte de la noción de «sedes cardenalicias», el título no oficial que se da a las mayores archidiócesis cuyos obispos son tradicionalmente nombrados cardenales, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Al mismo tiempo, al menos cuando nombra cardenales de Europa y América, el Papa parece preferir elegir a obispos que se consideran más afines a su propio estilo teológico y pastoral.

Esto es algo que se aleja de la práctica reciente.

Los papas anteriores, especialmente San Juan Pablo II y Benedicto XVI, tenían la visible costumbre de elegir cardenales entre sus oponentes ideológicos, asegurándose de que, incluso bajo papas supuestamente conservadores, progresistas declarados como Walter Kasper, Reinhart Marx o Joseph Bernadin dieran al colegio una amplitud de opinión católica para que el Papa la escuchara.

Esa práctica, por supuesto, fue muy criticada, al igual que la práctica de Francisco. Si hay continuidad, es en el hecho de que los papas no pueden complacer a todos.

Sin embargo, la mayoría de los cardenales en edad de votar han sido ya designados por Francisco, y cuando uno de ellos sea finalmente elegido Papa, es posible, quizás probable, que haga sus propios nombramientos a la manera de Francisco.

Si esto se convierte en la nueva normalidad para el colegio, podría remodelar los conceptos mismos de un consistorio y del propio colegio en un modo decididamente más político que sinodal, con las diferentes alas de la Iglesia buscando una eventual hegemonía en el cónclave, y muy poco sentido de discernimiento deliberativo, o diálogo fraternal, entre los interlocutores que están en desacuerdo.

Algunos podrían estar a favor de ese cambio, o verlo como la única manera de resolver las cuestiones fundamentales de eclesiología que se debaten en la Iglesia desde el Concilio Vaticano II. Por otra parte, un cónclave que debe lograr el consenso entre diversas perspectivas es una especie de protección contra el cisma, y la conformidad ideológica entre los cardenales podría acelerar exactamente el tipo de ruptura en la Iglesia que muchos temen ahora de grupos como la Conferencia Episcopal Alemana.

Nada de esto, por supuesto, sería un fenómeno nuevo en la historia de la Iglesia.

¿Un legado duradero?

El Colegio Cardenalicio no existe por institución divina, y los papas han utilizado históricamente el colegio según su propio criterio. El Papa Francisco no es el único en poner su propio sello en el colegio. Pero hay algunas implicaciones de los cambios de Francisco que quizás sean inesperadas.

Entre ellas se encuentra la creación, al menos en la percepción pública, de una especie de cardenalato de dos niveles: los que trabajan en la dirección de la curia o son vistos como personalmente «cercanos» a Francisco, y otros cardenales con derecho a voto en todo el mundo, que por lo demás no están involucrados en el asesoramiento del Papa en los asuntos globales de la Iglesia.

Si sus eventuales sucesores siguen este patrón, el resultado podría ser un mayor número de nombramientos en el colegio, aparentemente impulsados por la personalidad, y una acelerada «regionalización» de la Iglesia, con el liderazgo elegido localmente de las conferencias episcopales cada vez más visiblemente distinto de los elegidos para hablar en nombre de la Iglesia local en Roma.

Como legado inmediato, los efectos de las decisiones de Francisco no están claros y las predicciones sobre el tipo de Papa que podría elegir un futuro cónclave son, en el mejor de los casos, conjeturas. Aunque casi dos tercios de los cardenales habrán sido nombrados por Francisco, muchos de ellos siguen siendo, eclesiológicamente hablando, relativamente desconocidos, incluso entre ellos mismos.

A menudo se acusa a Francisco de «preparar la baraja» para un futuro cónclave. Pero el «Papa de las sorpresas» podría haber hecho lo contrario: asegurarse de que la elección para elegir a su eventual sucesor sea la más espontánea de la era moderna.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “Cómo el Papa Francisco ha rehecho el Colegio de Cardenales
  1. El hecho de que papas anteriores nombraran cardenales de línea opuesta, fue un error, pues ha propiciado que votaran a Francisco.
    Y como Francisco sólo escoge a los afines a su ideología, esto hace que humanamente la situación ya no tenga solución, y previsiblemente, a no ser que el Señor lo remedie, el próximo Papa será tan malo como Francisco o incluso peor, que ya es difícil.

    1. En serio ¿es usted sacerdote? Su respuesta es sobradamente mundana y cero espiritualidad. Denota su falta de fe, usted no cree en la acción del Espíritu Santo. Según usted todo se cuece a puras conspiraciones. Su comentario es tan absurdo que niega la eficacia de las oraciones del Pueblo de Dios en todo el mundo. Qué triste y lamentable comentario, si de verdad es sacerdote busque ayuda porque la necesita.

      1. Hombre… «La acción del Espíritu Santo» está muy bien en la teoría, pero otra cosa muy distinta es la práctica o, ¿no le suena la «Mafia de San Galo»?

          1. ¿Leyenda urbana la mafia de San Galo, confesada por los propios protagonistas? ¡Qué risa! Usted sí que es una leyenda urbana: la leyenda del bobo de Coria personificada.

      2. Este troll ya ni disimula: es la papolatría llevada al paroxismo, de tal forma que no sólo debe de creer que al Papa lo elige el Espíritu Santo (hecho absurdo y negado por los propios Papas, comenzando por S. S. Benedicto XVI), sino que ya equipara al Papa con el Espíritu Santo mismo, de tal suerte que los nombramientos cardenalicios ya no son decisión y obra del pontífice como siempre han sido, sino que son el nombramiento a dedo hecho por el propio Espíritu Santo. Así, a todos los cardenales abiertamente heterodoxos que combaten a Cristo y la doctrina y moral de la Iglesia los ha elegido Dios, que desde hace poco ha debido de decidir que se puede contradecir a Sí mismo, ya que durante dos milenios se había equivocado. ¡Lo que hay que leer! Usted sí que necesita ayuda: un técnico en televisores que le arregle el suyo para que siga viendo La Secta y deje de decir sandeces aquí.

        1. Es como si dijéramos que Sergio III o Alejandro VI fueron elegidos por el Espíritu Santo.
          Porque a Dios no me parece que le gusten las personas de dudosa moral.

      3. El que necesita ayuda eres tú. vete a ver a un oftalmólogo porque estás tan ciego que no ves lo que le sucede a la Iglesia, con personajes simiestros como el padre Jorge.

      4. Sí, es un sacerdote, y de los buenos. De los que defienden la recta doctrina del Señor, contra todos los poderes del mundo y las injurias y maquinaciones de los hombres.
        Eso es un sacerdote, porque sirve a Dios en beneficio del hombre para su salvación, que no servir al hombre en perjuicio de sí mismo para su condenación.
        A nosotros sabemos nos calumniarán, porque el siervo no es mayor que su Señor, si al Señor le calumniaron con mayor razón nos lo harán a nosotros, pero esas condenas e intimidaciones tuyas, Edu, son de fracaso para satanás, porque nos alimentan la paciencia y nos santifican, así Dios se sirve del mal para el bien. Creemos en el martirio, de la carne y la voluntad.
        Viva Cristo Rey, y su santa iglesia, que nos proteja de los pastores demoniacos y nos permita perseverar en la fe.

    2. El comentario de Sacerdote mariano es más propio de un sociólogo de la religión, que con criterios científicos de descarnada mundanidad analizase un fenómeno religioso. Por el contrario, nos queda siempre -o al menos, nos debería quedar- la confianza en que la Divina Providencia, por medio de los renglones a veces torcidos de la historia, conduzca a la Iglesia a desempeñar su misión en este mundo, con esperanza, Fe, caridad y alegría en Jesús Resucitado.

      1. ¿Y qué tiene que ver la divina Providencia con lo dicho por Sacerdote mariano y en qué la contradice? Dios permite el mal, lo cual también entra en la divina Providencia. Que Dios saque bien de males no significa que éstos dejen de serlo y que nosotros no debamos denunciarlos. Dios no conduce el mundo ni a su Iglesia con una varita mágica, sino que se vale de sus criaturas, de las que espera su voluntaria colaboración (entre otras cosas denunciando el mal y corrigiendo errores).

        1. Usted lo da a entender con su pregunta retórica: nada tienen que ver y el autor del comentario no anda desacertado desde una perspectiva antropológica o desde la sociología de la religión.
          Pero el cristiano por definición está confiado en el porvenir y en la dirección de la historia, que es animada e influida innegablemente por la Divina Providencia. De ahí resulta que la Iglesia, obra de Dios aunque materializada por los hombres en su quehacer cotidiano, permanezca pese a todas las vicisitudes de la Historia y los errores y pecados de quienes la sirven e integran. A ese mensaje de esperanza preferiré siempre aferrarme antes que dejarme llevar por la amargura y el desencanto de quien pareciese no espera ya nada bueno por venir, por muy atribulado que parezca el momento presente.

          1. Decir que humanamente esto no tiene remedio (lo dicho por Sacerdote mariano) no significa que no se espere la intervención divina o que no se confíe en sus designios, lo cual no nos vuelve ciegos: vemos el desastre igualmente y se denuncia el mal, denuncia que también está prevista por la divina Providencia, así como el efecto que ésta produce en otras personas.

      2. Enrico,

        No, es la realidad, pero te molesta la realidad, y sobre todo, que no se someta a tus aspiraciones demoledoras.
        A estas alturas, decir cualquier cosa que no haya sido aprobada por vosotros es falta de caridad y blablabla, pura intimidación.

  2. Para mí que la cosa empieza a estar bastante clara. La mafia de San Gallo no ha actuado para elegir a un pontífice determinado sino que, con otro nombre, con otros personajes, seguirá actuando para conseguir mediante, digamos un para de pontífices más, lo previsto que es la luteranización de la Iglesia Católica, y por tanto, su disolución en la nada. El Cuerpo de Cristo dado a musulmanes y herejes luteranos, – o, por impulso del mismo pontífice, a divorciados vueltos a casar- el seguimiento, declarado públicamente, de la agenda Davos, o sea, el globalismo 2030, la elección de cardenales que se niegan a aplicar las sanciones canónicas previstas contra los abortistas, la elección de los temas que preocupan a la Iglesia, meramente banales para sus fines, los palos dados a cualquier cosa que huela a tradicional, hace que esté empezando a ventear por donde van los tiros.
    Con los dos próximos ¡ y Dios mío, te pido que me equivoque! se consumará el caos que este ha empezado a sembrar.

    1. El golpe de estado del concilio, alta traición a Cristo Rey ha tenido la respuesta esperada, Dios los ha dejado de su mano, a su suerte, el Espíritu santo no debe de actuar por lo menos en la dirección de la iglesia dirigida por el maligno desde la mayor estafa de la historia de la iglesia. En efecto, yo no espero nada, saldo la destrucción total de esta iglesia inicua. Cuanto antes mejor, aunque me temo que la agonía va a durar bastante.

  3. Los cardenales, nombrados por Bergoglio, son los que comparten su ideología. Mucho me temo que los que deciden el cardenalato sean los masones del NOM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles