El cardenal Zen se sienta en el banquillo por atentar contra la seguridad en Hong Kong

cardenal Zen Summorum Pontificum
|

Un cardenal de la Iglesia Católica se sienta en el banquillo, acusado por una feroz tiranía anticristiana. Nada nuevo o excepcional en esto, desde Diocleciano a los totalitarismo del pasado siglo. Lo anómalo, en este caso, es que Roma calle, es que Roma se haya asociado con ese mismo totalitarismo que persigue a los católicos con un pacto secreto solo hemos visto ventajas para una parte y que parece imponer el silencio al mismísimo Papa.

El nonagenario cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, compareció hoy ante un tribunal de la ciudad acusado de no haber registrado un fondo de defensa de las protestas prodemocráticas en el antiguo territorio británico, tras haber sido arrestado por haber vulnerado la ley de seguridad nacional.

Zen fue detenido a principios de mes junto a otros cuatro destacados defensores de la democracia, incluida la activista y cantante Denise Ho y la veterana abogada de derechos humanos Margaret Ng. El grupo actuó como fideicomisario de un fondo ahora desaparecido que ayudó a pagar los costos legales y médicos de los arrestados durante las enormes y, a veces, violentas protestas por la democracia hace tres años.

Han sido arrestados por «conspiración con potencias extranjeras», pero aún no han sido acusados de ese delito, que puede conllevar cadena perpetua según la ley de seguridad impuesta por Beijing en 2020. En cambio, los cinco exfideicomisarios del fondo y su secretario fueron acusados el martes de no registrar el fondo como una «sociedad» ante la policía, un delito de seguridad no nacional que puede suponer una multa de hasta 10.000 dólares de Hong Kong (1.274 dólares estadounidenses). por una primera condena.

El Papa, que ayer pidió a los fieles que rezaran por la Iglesia en China, no citó, sin embargo, el nombre de su hermano en el episcopado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “El cardenal Zen se sienta en el banquillo por atentar contra la seguridad en Hong Kong
  1. El Papa Francisco denuncia lo que él considera un ataque al clima, pero luego calla ante la persecución de los cristianos en China. Y no sólo guarda silencio, sino que además mantiene un pacto con la dictadura de ese país, que permite el control del gobierno para el nombramiento de los obispos, la supervisión estatal de las homilías de los sacerdotes, y otras iniquidades que la Iglesia no debe admitir.

    1. Lo que se olvida el Papa Francisco que tendrá que rendir cuentas ante el Juez Supremo INSOBORNABLE nuestro Señor Jesucristo.
      Oremos por su conversión, para que reaccione antes que sea demasiado tarde. De Dios nadie se burla.

  2. Ése Cardenal va que vuela para Santo. Ya había hecho a su edad un vuelo a Roma pidiendo ser oído y no fue recibido.
    Le duelen sus ovejas de verdad. Ha tratado de protegerlas.
    Pero ha sido una voz que clama en el desierto.
    Ya lo juzgarán en un país donde ni el aire puede circular libremente.
    Que Dios Nuestro Señor ayude a su guerrero.

  3. Recemos por él, porque el odio que le tienen los comunistas surge del odio del maligno.
    Encomendemosle a él y a los otros católicos aprehendidos injustamente.

      1. La voz de cristianos perseguidos no es oída en el Vaticano. Sólo oyen la voz de la «madre tierra».

        Como dijo la Virgen: Roma perderá la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles