El Consejo cardenalicio reflexiona sobre el papel de la mujer en la Iglesia

Consejo cardenales Francisco con el Consejo de cardenales (Foto de archivo)
|

La Santa Sede ha compartido un resumen de los temas tratados esta semana en la 41ª sesión del Consejo cardenalicio que dio comienzo el pasado lunes 25 de abril.

En presencia del Santo Padre, comenzó comenzó el encuentro de los purpurados, el primero después de la publicación de Predicate Evangelium. En la reunión estuvieron presentes sus Eminencias, los Cardenales Giuseppe Bertello, Oscar A. Rodríguez Maradiaga, el controvertido y polémico cardenal alemán Reinhard Marx, Sean Patrick O’Malley, Osvald Gracias, Fridolin Ambongo Besungu, junto con el Secretario de la Consejo, SE Mons. Marco Mellino. El cardenal Pietro Parolin no ha participado debido a que durante esta semana se encuentra en México.

Después de la oración, el Cardenal Oscar Maradiaga, Coordinador del Consejo, saludó al Santo Padre ya los miembros. Posteriormente, se inició la reflexión sobre la guerra de Ucrania y la consiguiente situación sociopolítica, eclesial y ecuménica. El Santo Padre informó sobre las diversas iniciativas emprendidas por él, el Secretario de Estado y la Secretaría de Estado para buscar la paz. Siguió un momento de reflexión entre los miembros que apoyaron y alentaron al Santo Padre en su incansable trabajo por la solución del conflicto en curso.

PActo seguido, cada Cardenal presentó la situación sociopolítica y eclesial de su Continente de origen, profundizando en temas como: la paz, la salud, la pobreza, la frágil situación política y los problemas pastorales de las Iglesias locales.

En la sesión de la mañana del martes 26, en la que no participó Francisco ya que canceló su agenda de ese día por las molestias que padece en la rodilla, el Consejo abordó el tema del cambio climático y la COP27 a realizarse en Egipto en noviembre de 2022.

En cuanto a la pregunta «¿Podemos nosotros, como Iglesia, junto con otras Confesiones y Religiones, dar voz a estas preocupaciones?», argumentó el cardenal Fridolin Ambongo Besungu al analizar la situación mundial, las necesidades y expectativas con respecto a la COP26 Glasgow, con una mirada especial a las preocupaciones de los países pobres de Asia, América Latina, África y Oceanía.

En la sesión de la tarde del 26 el Consejo continuó el estudio, iniciado en la sesión de febrero pasado, sobre el tema de la mujer en la Iglesia, con un informe, desde una perspectiva pastoral, a cargo de sor Laura Vicuña, mujer indígena de la Amazonía (Brasil ) y perteneciente a una Congregación de la Familia Franciscana. Siguió un debate entre los miembros del Consejo y el ponente.

En la sesión del miércoles 27 continuó la reflexión sobre el tema del Servicio Diplomático de la Santa Sede, el papel y las actividades de los Nuncios Apostólicos, introducido por un informe del cardenal Osvaldo Gracias, seguido de un debate entre los participantes.

El último tema abordado fueron las indicaciones para la implementación de la Constitución Apostólica Predicate Evangelium en la Curia Romana, sugiriendo un posible proceso de acciones que acompañe la implementación de la nueva legislación y que prevea también la evaluación de los pasos dados y los desafíos a ser tomado. El encuentro terminó ayer con la oración del Regina Coeli ; la próxima cita está fijada para el mes de junio de este año.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
25 comentarios en “El Consejo cardenalicio reflexiona sobre el papel de la mujer en la Iglesia
  1. En la Iglesia la criatura más importante es una mujer: la Santísima Virgen, y nadie puede tacharnos de discriminar a la mujer.
    En cuanto al feminismo bergogliano, es un error. No hay que imitar al mundo reivindicando para la mujer funciones que no le corresponden.

    1. Independiente de mi expresión, yo es que no veo polémica alguna el aumentar la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad dentro del Gobierno de la Iglesia ¿Usted ve problema alguno? Yo no, puesto que está claro dónde no puede acceder la mujer, como es al sacerdocio. Fuera de ahí, yo no veo ningún problema.
      ¿Usted ve una limitación psicosomática de la mujer para que pueda dirigir la embajada del Vaticano en EE.UU? Por ejemplo.

    1. Esas reflexiones de Francisco y sus cardenales de confianza, sobre el papel de la mujer, son expresión de un feminismo mal entendido, que se inspira en el mundo y no en la Escritura ni en la Tradición.

      1. Lo único que no puede ser la mujer es sacerdotisa y por ende: obispa o papisa. Fuera de ahí, puede ejercer en completa igualdad cargos políticos dentro del Vaticano, como – pienso yo – dirigiendo dicasterios o dirigiendo la embajada del Vaticano en cualquier papel.
        En resumen: puede, sin ningún problema, ejercer todo tipo de función en la estructura político-institucional de la Iglesia universal o local – siendo ecónomas en las respectivas diócesis – por ejemplo.
        Insisto: lo único que no puede la mujer es ser sacerdotisa, pero lo demás…sin problema…y así será en el futuro. La igualdad entre el hombre y la mujer debe de llevare a cabo. En este sentido, no hay discusión. Así será.

        1. Otra cosa son las «salidas del tiesto» de cardenales fuera de la ortodoxia claramente como Marx , al reclamar el sacerdocio para la mujer, cosa que nunca será por los siglos de los siglos Amén. Fuera de ésto, cualquier cargo sin problema.

        2. mdgeq,, supongo que diste un golpe en la mesa con el martillo de juez al decir: Así será.
          Sí, cómo no. Seguro ya tienes planes para un puesto relevante. 😄
          Ya veremos qué planes tiene Dios,, que ‘algo’ tiene que ver en la Iglesia.

  2. Que el Consejo cardenalicio abandone su herejía omisiva que consiste en no pedir a Bergoglio que conteste a las Dubia del 2016 y abandone su herejía sobre la elevación a magisterio auténtico de la herejía de la comunión y absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia y el rescripto de 5 de junio del 2017 publicado en AAS de 5 de octubre de 2016… Todo lo demás, sobra… Pues el cisma del camino sinodal alemán está avanzando por culpa de esto…

  3. ¿No tienen otra cosa más importante en qué reflexionar?
    Por favor, proclamen el Evangelio, que es lo que les encomendó nuestro Señor Jesucristo, que no es «hacer proselitismo», como alguien dice.
    La salvación de las almas está íntimamente vinculada a la evangelización.

    1. La salvación de las almas está vinculada al juicio que serán sometidas todas las almas – católicas o no – en donde responderán del amor. A las almas que conocieron la fe católica, ciertamente, se les pedirá más, porque se les dio más, aunque Dios es un Dios de Amor.

      1. Si, seremos juzgados en el Amor.
        Y Dios dijo:
        El que crea y sea bautizado, será salvo;
        -el que no crea, será condenado.
        Palabras de Nuestro Señor.
        Éso significa que el juicio del Amor es para bautizados. Y sólo Dios sabrá lo que decida por los no bautizados.
        Y qué necesidad hay de que mezclen mujeres con hombres, si ya hasta Santa Teresa decía:
        Entre santo y santa, pared de cal y canto. O hay otro:
        El hombre es yesca y la mujer estopa, llega el diablo y sopla..
        Son dichos vulgares pero dicen bien como no hay que andar buscando LIO.

        1. Los no bautizados sólo podrán salvarse en caso de ignorancia invencible (esto es, que sin culpa de parte de los tales, no hayan oído de Cristo ni de su Iglesia) y en tanto y en cuanto hayan seguido la ley natural que Dios ha impreso en sus corazones (de hecho, Dios ha impreso la ley natural en el corazón de todos los hombres). Si a los que conocen la doctrina cristiana les cuesta ser salvos, ¿cuanto más les costará a quienes no la conocen? Si fuera mejor permanecer en la ignorancia para salvarse, entonces Cristo no hubiera mandado a sus apostoles a anunciar el Evangelio a todas las naciones y a que enseñen a los pueblos a que guarden lo que Él mandó.

      2. Y las almas que no practican la fe católica, se condenan; magisterio infalible (dogma de fe) establecido por el IV Concilio de Letrán y ratificado y ampliado por el Concilio de Florencia. Fuera de la Iglesia Católica no hay salvación, mal que les caiga a los h e r e j e s, c i s m á t i c o s, p a g a n o s y j u d í o s.

        1. Al final, Rubén, la cagaste como el pobre diablo de «católico» iba bien en su primer mensaje y al final…la misma mierda.

          Yo lo veo del revés:
          Si Dios te ha dado mayor oportunidad de conocer la verdad, precisamente por eso, será más exigente el juicio al que seas sometido, porque tuviste más oportunidades de conocerla, de ser Santo.
          No seas como el cismatico «católico», deja que se estrelle el solo, y pregunta a gente católica normal, a trastornados no ..por favor, y verá usted como no se resuelve con una simple cita.
          Ha habido sobre la frase «fuera de la iglesia…» un muy interesante trabajo teológico ya desde el CVII. Pregunte …incluso pregunte a su obispo o a una persona experta y por lo menos, escuché su punto de vista. A lo mejor le enriquece.

          1. Un hereje llamando «cismáticos» a los católicos, ¡qué risa! Con esa neurosis obsesiva que usted tiene, ¿cómo tiene el cuajo de hablar de «trastornados»? ¿Ha leído de qué va la noticia? ¿Va a emplear todas y cada una de las noticias y artículos de esta página para desviar el tema y contarnos su herejía de que «todos se salvan» aunque estén fuera de la Iglesia? Pues no se preocupe, que cada vez que lo suelte, le transcribiré el dogma de fe definido «ex cathedra» por el Concilio Ecuménico de Florencia (dogmático), y que usted niega (lo que le convierte en no católico (trastorno aparte).

          2. «Yo lo veo del revés…» ¿Pero quién te haces a ti mismo? Lo que tú opines, no tiene ningún valor magisterial. De hecho, ni lo que escribo yo o Catholicuvs vale si hablaramos por nosotros mismos; lo que hacemos es ser eco del magisterio infalible de la Iglesia; ESO ES LO QUE CUENTA.
            Tú, lamentable y tristemente para tu alma, eres alguien que sin estar en la ignorancia, levantas escándalos sosteniendo y esparciendo herejías. Primero fue el IV Concilio de Letrán y luego el Concilio de Florencia los que definieron y establecieron sin dejar ningún género de dudas que FUERA DE LA IGLRSIA NO HAY SALVACION. Como no la habrá para ti tampoco (no porque lo diga yo, sino la Iglesia) hasta tanto no aceptes ese dogma de fe y OBRES en consecuencia.

            Te repite, lo que tu opines y escribas (u opinemos o escribamos) de tu propia (nuestra) cuenta, no vale nada. O en todo caso sí, nos puede hacer reos de condenación (tu actual situación).

          3. Deja de aconsejar a los demás, porque todo el mundo sabe que fuera de la Iglesia católica, no existe salvación posible.
            Te han lavado bien el cerebro.

      3. «La salvación de las almas está vinculada…»

        Otra vez el troll de la «salvación para todos» aprovechando cualquier noticia, aunque no tenga nada que ver, para difundir su herejía favorita. habrá que volver a transcribirle el dogma que él niega:

        1. Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra: “La Iglesia Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica».

          1. “Asimismo definimos (…) las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con sólo el original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas desiguales».

  4. Que usted es un cismático es algo sospechoso, y un tipo que no usa buenas artes en toda argumentación es algo evidente: confunde, tergiversa, manipula citas, cae en falacias que crítica ..un pequeño anónimo impresentable cuasi-cismatico.
    En relación a su trastorno obsesivo cimpulsivo del tal papa eugenio y sus lindezas, solo tengo que, una vez más, reiterarle que yo sostengo todo lo que dice el Catecismo de la Iglesia católica de JPII, con lo que en puridad, no puedo ser hereje, sopena lo sea JPII el Grande. Quejas…a Roma.jeje

    Si usted fuese honrado diría que JPII es un hereje hecho Santo, como dicen sus compañeros sedevacantistas , pero lo suyo es un querer «nadar y guardar la ropa», un sí pero no, un entro pero salgo: despreciable para mí esa actitud. Yo así lo veo al menos.

    1. «Que usted es un cismático es algo sospechoso»

      Yo no soy cismático, ni usted puede demostrar tal disparate. Que usted es un hereje lo confirma usted mismo cada vez que repite la misma herejía. Así que, si cree que ofende, olvídese; además de que ya es insuperable tras su «¡Animal hijo de p…!» ¿O ya no lo recuerda? Porque yo sí, y los demás lectores de los comentarios también.

      «y un tipo que no usa buenas artes en toda argumentación es algo evidente: confunde, tergiversa, manipula citas, cae en falacias que crítica ..un pequeño anónimo impresentable cuasi-cismatico»

      ¿Y a qué viene esta confesión suya, que a nadie interesa? Hace usted unas cosas más raras…

      1. «En relación a su trastorno obsesivo cimpulsivo del tal papa eugenio y sus lindezas»

        Ya sé que no domina el lenguaje, pero soy paciente y se lo vuelvo a explicar: la neurosis obsesiva es la auya, que en cada noticia, sin venir a cuento, repite la herejía de que «todos se salvan» incluso fuera de la Iglesia. El dogma de fe (que usted niega) con el que refuto su herejía, es fruto de su neurosis obsesiva: cada vez que suelte la herejía, se lo transcribo. Lo tiene tan fácil como dejar de dar la tabarra con su obsesión.

        «el Catecismo de la Iglesia católica de JPII, con lo que en puridad, no puedo ser hereje, sopena lo sea JPII el Grande. Quejas…a Roma.jeje»

        El catecismo del que habla no sostiene la herejía que usted sí sostiene (ni JPII ‘el Gigantisísimo’). Además, los catecismos no fijan doctrina ni dogmas: sólo los recogen (si no lo hacen, carecen de valor). Quejas a Roma: dígales que no acepta un dogma de fe, a ver si le dan una bula especial.

    2. ¿Qué es eso de un tal Eugenio?
      No eres ni chicha ni limonada.
      ¿Cómo dices que tú estás con el Catecismo del grande y de un concilio dudoso? ¿Antes de dicho concilio no pasó nada? Si no te conviertes no podrás salvarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles