Pietro Ditano: «La Misa es el único motivo por el que sigo vivo»

Pietro Ditano Pietro Ditano (Foto: Mater Mundi)
|

Hoy se estrena en España la película/documental «El Beso de Dios», dirigida por el español Pietro Ditano

La sinopsis de la película es la siguiente: La Misa como nunca te la habían contado. Un deslumbrante recorrido a través del sentido bíblico del sacrificio -desde la Creación hasta nosotros- acompañados por anfitriones de lujo: Eduardo Verástegui, el autor súper ventas Scott Hahn, el bicampeón de Fórmula 1 Emerson Fittipaldi, el Barrabás de La Pasión de Cristo Pietro Sarubbi, Raniero Cantalamessa… y por jóvenes ‘besados’ por Dios. Con increíbles imágenes de la naturaleza de Brasil e Islandia; rodado en la Playa de las Catedrales (Lugo) y en Matera (Italia).

El Beso de Dios

Infovaticana, ha tenido la oportunidad de charlar y entrevistar al director de la película, Pietro Ditano. El mismo afirma haber sido «tocado» por Dios y se muestra muy agradecido por su proceso de conversión.

Entrevista a Pietro Ditano, director de la película «El Beso de Dios»:

P-¿Cómo podrías resumir  tu proceso de conversión?

R-Es continuo día a día. Continúo en el sentido de que dura día a día y si no me convierto cada día el patinazo está asegurado. En concreto me sucedió que un hombre me paró por la calle. Fue en el metro de Tetuán, en el año 2010, venía yo de trabajar de modelo. Empecé a estudiar actuación en una escuela muy buena de Madrid y ahí estaba con otra persona por la calle, que bueno, digamos que tenía dones especiales, pero no los utilizaba siempre para bien, a veces sí y otras no, pues de esta gente que hay poca, pero que cuando están pueden marcar una diferencia positiva o negativa. Y cuando estaba criticando a una tercera persona que no estaba delante, apareció otro, salió de la nada y me fijó la mirada y tenía unas gafas también, así como un cigarrillo, unas botas de cuero, chupa de cuero y empezó a decir que tenía los ojos azules, con mucha dulzura, pero con mucha autoridad… ¡pero cómo puedes estar tan ciego! me dijo.

P-¿Sin conocerte de nada?

R-Sin conocerme de nada, sí, pero ¿cómo puedes estar tan ciego? Cierra los ojos, mira con el corazón y lo entenderás todo. Me dice: No te dejes engañar por las apariencias. Y la persona que está hablando, que estaba en aquel momento criticando lamentablemente a otra persona, yo en mi corazón deseaba que se callase, pero no se lo iba a decir, estaba más cómodo y cuándo ocurrió eso le mandó callar. Le dijo ¡Cállate! Hay un salmo que dice “al que recrimina secretamente a su prójimo a ese le haré callar”. En ese momento estaba recriminando secretamente a esa persona que se callase y llegó esta persona poseída por el Espíritu Santo, mandó callar y luego me hizo una lectura de mi alma muy profunda que me dijo: “Tienes un problema de autoestima, pero tienes una voluntad de hierro. Que conste que nada de lo que te estoy diciendo es cosa mía, sino que esto estaba aquí, en el aire del relato, entregado en la carta. ¿Y a qué te dedicas? Me preguntó. Y le respondí que estoy estudiando cine y si yo hago algo parecido, no sé que más me dijo, pero soy sacerdote en la vida real. Cuando quieras tomamos un café. Y me dejó la tarjeta. A partir de ahí eso me llevó mucho a ir al Evangelio y necesitar leer cómo era Jesús.

PAntes de ese momento, ¿Cómo dirías que era tu formación espiritual?

R-Sencilla y humilde, es decir, mis padres, y con la mejor de las intenciones y de forma efectiva, me habían transmitido una imagen muy positiva de Jesús y rezaba por las noches antes de acostarme. Siempre íbamos a misa los domingos, pero en cuestiones así un poco más prácticas de sexualidad y otras cuestiones, tenía formación cero. Y entonces fue un campo experimental donde yo vivía como con la propuesta contemporánea y bueno, también el prueba y error e ir leyendo el Evangelio. Y luego me fui dando cuenta de que los caminos de Jesús eran los caminos de la vida y de mi bien, y luego no lo cambias por absolutamente nada.

P-Cuando empezaste tu proceso de conversión, ¿Qué es con lo que más enganchas para mantener ese trato con Dios?

R-Para mi hay dos partes que son absolutamente inseparables. Una es la gracia, o sea acudir a los sacramentos. Empecé a aumentar en otro momento de dificultad la Eucaristía. Frecuencia diaria. Trato incluso a día de hoy de estar ahí, porque sé que es el lugar donde estoy a salvo y cuando estoy ahí estoy en el Señor. Pero luego también la que es más arriesgada y que se dice menos, que es la caridad. Si yo me pierdo del amor al prójimo o de hacer cosas desinteresadamente, aún estando en la gracia y en los sacramentos, siento que me voy. Entonces creo que es un equilibrio necesario e imprescindible de tener esas “dos piernas”. Si falta el servicio, creo que es una silla coja, peligrosa. En mi caso, por lo menos yo sé que me voy al garete en cuanto suelto el servicio.

P-A día de hoy, ¿Cuál es tu motor en tu vida? 

R-Trato de que sea Jesús siempre. La lectura de la Palabra para mí creo que es la fuente de todo. Volví a los sacramentos, en parte por el Evangelio. El Evangelio fue lo que me llevó a esto y algún sacerdote también me ayudó. Pero creo que a día de hoy, pues también hago discernimiento en dirección espiritual, me ayuda en las decisiones importantes. Creo que Dios se da mucho ahí. El Señor le decía a Santa Faustina que le daba un don especial tanto al director como al confesor, y que incluso que él le daba a conocer a esta mujer que era una mística, su voluntad, más que las inspiraciones que ella tenía, decía Yo te doy a conocer mi voluntad a través del director espiritual y del confesor. Llevo con dirección espiritual diez años, y creo que nunca he sentido que nada de lo que me hayan dicho haya sido malo para mí. Ni una sola cosa. Y para mí es una prueba muy fuerte de que es el Señor el que va dirigiendo.

P-Si tuvieras ahora algún joven en el que vieras proyectada tu vida pasada, ¿Qué le dirías? ¿Qué le hubieras dicho a al Pietro de hace diez años?

R-Pues yo creo que la realidad del bautismo es una realidad. Es decir, nosotros estamos habitados por Dios y como está vivo y está en la Escritura, la unción nos enseña algo del bautismo que como es Dios, vive en nosotros. Hay emociones que están ahí sugiriendo cosas…, yo sin tener ninguna idea sobre el tema de la sexualidad, mi intuición ya me decía que eso era importante, preservarlo en el amor. Luego de la desesperación me fui a otros lugares, pero ya había una intuición buena que a lo mejor no era plena, pero ya había algo ahí que me gustaba. Entonces yo creo que hay que confiar en las intuiciones, sobre todo cuando hay esas emociones internas positivas de hacer algo bueno o de repente ponerse a leer la escritura o de ir más a misa. Confiar en que Dios no es como una imposición externa de una ley que me impone. No, sino como algo vivo dentro de ti que te está moviendo como cuando la sed te lleva a beber agua. Pues que también sigamos y confiemos en las emociones. La Biblia ayuda mucho para discernir qué es lo bueno y qué es lo malo, pero seguir mucho como confiar en esa presencia que ya es que si estuviese muerta la religión sería la mayor imposición del hombre. Pero como está vivo es como algo que nos impulsa a hacer cosas, igual que seguimos impulsos del cuerpo para cosas malas. Seguir los impulsos del espíritu y de la bondad de Dios que está en nosotros y que nos está llevando a hacer cosas que son positivas para los demás y para nosotros mismos.

P-¿Has tenido que romper con cadenas que te ataban a apartarte de Dios? 

R-En mi caso ha sido muy orgánico, porque ocurre que cuando tú empiezas a entrar en los caminos del Señor, a leer un poco el Evangelio y seguir los caminos de Jesús, yo creo que es como si cambiase la polarización del imán, es decir, como yo estoy habitado por otra cosa distinta, de forma orgánica y progresiva, y aunque a veces hay conversaciones con amigos o algún momento así de que puede haber más desencuentros, pero como yo ya no sigo atrayendo en el sentido que ya no tengo las mismas inquietudes. Entonces, de forma natural, si tú y yo quedábamos porque fumábamos y yo dejo de fumar, pues es natural que ya no quedemos, porque si solo quedamos para fumar, pues aquí ya no hay tabaco que compartir.

Pues sí, yo creo que es orgánico, pero sobre todo de un cambio dentro que se traduce naturalmente en cambios fuera, pero sobre todo muy orgánico. Sencillamente creo que se trata más de participar de la vida de Dios y que ahí todo se transforma que decir yo con violencia voy a renunciar a esto y aquello. No, no es como voy a empaparme mucho. Y el hecho de estar muy empapado es lo que hace que el entorno se transforme como una flor. Bueno, también hay que cortar alguna hierba mala, pero sobre todo lo importante es lo que la flor lleva, no lo que lleva al suelo.

P-¿Cuál es vuestra intención con esta nueva película el Beso de Dios?

R-No lo sé. Es un proyecto llovido del cielo. Ni busqué hacerlo. Se hunde también contra mi voluntad. Se levanta con el deseo más profundo de mi corazón. Que el Señor pueda tocar a cada uno con una cosita. No aspiro a que arrase el mundo, pero sí que aspiro como es un proyecto hecho en oración y lleno de Dios, yo creo porque está hecho en humildad. Creo que sí, que hay semillas o tesoros para cada uno. No sé de qué dimensión, pero que cada uno que vea esa película. Se puede llevar una semilla del Señor que a su debido tiempo dará su fruto. Yo con que ocurra eso y con que las personas sean tocadas, para mi sería dar frutos de vida eterna. 

P-¿Cómo ha sido trabajar con Pietro Sarubbi, Eduardo Verástegui o el cardenal Cantalamessa? 

R-Sencillo y duro a la vez. Yo por los idiomas tengo la bendición. Mi padre es italiano, yo soy de Santiago y gallego. Tuve alguna novia de Brasil y hablo portugués. Con los idiomas para mí fue algo muy natural que ya me venía un poco de serie y el proceso es que al ser entre hermanos es distinto, porque como estamos entre creyentes y remando todos en el mismo barco, no es como si vas tú a hacer negocios. Hay una parte que hay que llegar a acuerdos, evidentemente, pero al ir todos por el mismo fin, pues al final notas como esa Iglesia que somos todos de piedras vivas, de piedras vivientes que vamos cada uno poniendo su parte y que se va haciendo, aunque luego eso no quita que haya dificultades y sacrificios, pero por lo menos podemos estar entre creyentes y gente que lo hace por el Señor, pues cuando estamos centrados en Él, todo va mejor. En Italia el rodaje fue una maravilla en Matera, donde habían grabado La Pasión, pero sobre todo por el ambiente, porque estamos en fraternidad. 

P-¿Qué significa para ti la Misa?

R-Voy a dar una respuesta dura que no sé si salió en algún sitio. Yo en aquel momento caí en una crisis fuertísima. Llegué hasta decirme el único motivo por el que sigo vivo, porque pasé por un momento de mucha dificultad. Espiritualmente me sentía muerto emocionalmente, psicológicamente, por el trabajo actoral y la misa para mí fue el único motivo de verdad. Ni amistades que estuvieron cerca de mi familia, ni una psicóloga con la que hablaba por teléfono. El único motivo que me devolvió la vida interior, espiritual, psicológica, emocional, fue la misa. Entonces, para mí eso es la misa, el único motivo por el que sigo vivo. Me cuesta decirlo, pero es así.

P-¿Cómo dar testimonio en un mundo en el que la gente ve la misa como algo monótono y aburrido? 

R-Si que viene mucho de la dificultad, es decir, el momento, la ocasión buena que tenemos para cualquier cosa, para valorar a un amigo, para valorar a tu familia, es cuando tienes necesidad. Si tu estás cubierto y estás emocionalmente nutrido, psicológicamente estable, tienes dinero, no tienes problemas, es difícil que le abras espacio a Dios, pero cuando estás como roto, ese es el momento en el que desde la necesidad es muy, muy fértil para que Dios pueda entrar, porque como sabes que estás un poco en la cuneta. Abrirse al Señor yo creo que es más algo que haga Él que nosotros, o sea, no es algo que uno pueda buscar, creo que es algo que Dios en un momento dado, cuando uno más lo necesita, va a poner una emoción interior o una intuición. Creo que es más como seguir ese impulso y no renunciar, sobre todo cuando esté eso, como no desterrarlo, porque eso sí que sería un error digno de lamentar.

P-¿Ha dado ya frutos tu conversión en tu ámbito de amigos más cercanos y en tu familia?

R-Yo creo que es algo que funciona con independencia de mí y quizá también por mi pobreza y mi pobre testimonio en el hogar, que es el lugar más difícil para mí de vivir de verdad del amor y de la fe. Pero bueno, mis hermanos al poquito, pero creo que fue por ellos sin que yo apenas les contase nada. Tuvieron conversiones más allá de lo que yo haya podido hacer. Sí que detecto que, a veces, Dios entra en una casa y sigue su trabajo. Pero no lo atribuyo a algo que yo hiciese, porque honestamente te digo que fue ridículo y hasta vergonzoso mi poco testimonio ahí. Mi hermano al cabo de poco tiempo de su conversión, cambió su forma de vivir la sexualidad, empezó también a ir a misa diaria y yo hablé muy poquito con él, pero fue Dios que le puso en un problema gordo. Y a partir de ahí pues porque lo difícil es aconsejarle a alguien cuando no quiere un consejo, cuando no lo necesita, pero cuando viene alguien roto y te pide un consejo, es el momento en el que lo recibes. Y el Señor puso a mi hermano. En ese caso le puso una dificultad grande y a lo mejor media palabra le sirvió para entrar. Y si uno va pretendiendo decir que yo también peco de cobardía, pues a lo mejor no lo consigo. Pero el Señor fue que.

P-Has hablado varias veces del tema de la sexualidad. La Iglesia con este tema es muy clara con el tema de las relaciones sexuales, de vivir en castidad hasta el matrimonio. ¿Crees en ello?

R-Sí, sí, sí, eso lo creo profundamente. Yo he probado a vivirlo fatal, a vivirlo no tan mal y luego a vivirlo. Cuando leí en el evangelio de Marcos lo que dice “lo que sale del corazón del hombre es lo que contamina al hombre”, y lo primero que dice es fornicaciones y fornicaciones son relaciones fuera del matrimonio. Ante Dios sólo existe el matrimonio entre un hombre y una mujer. La fornicación contamina al hombre que ya no es una cuestión de legalismo, es cuestión de que es algo que contamina. Cuando estamos viviendo la fornicación, la sexualidad fuera del matrimonio, nos estamos contaminando y eso te contamina la mirada, te cambia los ojos, te cambia su visión sobre las personas sobre las que te sientes atraído. Es algo que realmente te está ensuciando los ojos, la mente, el corazón, etc. Cuando lo vives así, detectas la sabiduría de Jesús. Pues yo he vivido relaciones con sexualidad fatal, vivida aún sin saber que estaba mal y luego he vivido relaciones donde guardaba la pureza y la diferencia es abismal. He disfrutado mucho más, he compartido más, he podido tener momentos de intimidad, he conocido mucho más a la persona.

Cuando tú rompes una relación donde ha habido sexualidad, te destrozas, destrozas al otro y hace falta un tiempo de reconstrucción tremendo. Sin embargo, cuando son relaciones que también se han dejado, donde se ha vivido con pureza, es otra cosa. Porque no ha habido como ese pegamento que se te pega y tienes que arrancarlo y te arranca la piel.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
38 comentarios en “Pietro Ditano: «La Misa es el único motivo por el que sigo vivo»
  1. Quieres un trocito de cielo, en el cielo te espero , hazte de los joseicos, tu puedes ser catolico o de cualquier religion y ser al mismo tiempo de los joseicos.

    1. Que manía con el proselitismo!!! ¿Te
      parecería bien que se obligase a todo el mundo a usar zapatos del 38?, usa los zapatos de tu talla y deja que cada uno calce los que le corresponden.

      1. Jose,

        1Cor 12, 14-22

        «14.Así también el cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. 15.Si dijera el pie: «Puesto que no soy mano, yo no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? 16.Y si el oído dijera: «Puesto que no soy ojo, no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? 17.Si todo el cuerpo fuera ojo ¿dónde quedaría el oído? Y si fuera todo oído ¿donde el olfato? 18.Ahora bien, Dios puso cada uno de los miembros en el cuerpo según su voluntad. 19.Si todo fuera un solo miembro ¿dónde quedaría el cuerpo? 20.Ahora bien, muchos son los miembros, mas uno el cuerpo. 21.Y no puede el ojo decir a la mano: «¡No te necesito!» Ni la cabeza a los pies: «¡No os necesito!» 22.Más bien los miembros del cuerpo que tenemos por más débiles, son indispensables.»

        Todos distintos , todos cuerpo de Cristo

        1. Otra parrafada bíblica sin venir a cuento… Pero como siempre la acompaña de su propia «exégesis» heterodoxa, aprovecho para recordarle que los ateos, apóstatas, paganos, judíos, herejes y cismáticos no son ningún «Cuerpo de Cristo», por más que usted se empeñe.

          1. A quien le dice eso, a mí?
            A mí q siempre he dicho q el cuerpo de Cristo sólo lo formamos los bautizados?

            Y lo acompaño de mi propia exégesis? si sólo he puesto la cita y una frase. Que exégesis ni q ocho cuartos?

            Ande ande, qué ganas tiene de machacarme! Relájese hombre, duerma un poco…

          2. «el cuerpo de Cristo sólo lo formamos los bautizados»

            No señora: los apóstatas están bautizados, los herejes están bautizados, los cismáticos están bautizados… y ninguno forma parte de la Comunión de los Santos, que es a lo que el pasaje que cita y usted misma se refiere con «Cuerpo de Cristo». ¿Ve como cada vez que escribe algo es para soltar una herejía? No se excuse diciendo que sólo cita: lo primero, porque siempre cita mal y sin venir a cuento; y lo segundo, porque siempre acompaña las citas con frases de su cosecha (en este caso: «Todos distintos , todos cuerpo de Cristo»), y es en esas frasecitas «sin importancia» donde usted cuela todas las herejías que puede. Porque mire que tiene mala suerte: ni por casualidad acierta nunca a poner algo ortodoxo, qué cosas.

          3. Catolicvs,

            Aiiiii que pesadoooooooo, que manera de tergiversar las cosas!

            Bueno, ahora no tengo paciencia, estoy dejando la coca cola.Ya con eso es suficiente…

            Que Dios le bendiga

          4. La pesadez consiste en tener que estar corrigiendo sus errores continuamente porque usted es muy pesada poniéndolos una y otra vez.

      2. «¿Te parecería bien que se obligase a todo el mundo a usar zapatos del 38?»

        ¿Y qué tiene que ver lo que usted dice con hacer ‘proselitismo’, que es lo que ha dicho Sacerdote Católico? Si usted desconoce (o finge desconocer) el significado de tal palabra, pese a las muchas veces que se ha puesto aquí la definición del Diccionario de la Real Academia Española, es problema suyo. Y ahora vamos «a hablar de su libro» (que es para lo que usted está aquí): usted puede seguir practicando la sodomía si quiere, pero los católicos no le vamos a decir que está bien, y menos un sacerdote. A usted no le molesta que no le dejen «calzarse2 lo que quiera, sino que pretende que le digan que es bueno. Pero va a ser que no. Usted podrá seguir haciendo lo que quiera y los demás también (usted haciéndolo y los otros diciéndole que está mal).

        1. Obviamente en una sociedad no católica como la actual puedo hacer lo que quiera, pero en la sociedad que usted y sacerdote católico impodrían si tuvieran poder para hacerlo, terminaría en la carcel o en el manicomio o probablemente muerto. No pretendo que aplaudan lo que haga o deje de hacer, ni puedo exigirlo, ni tiene importancia para mi la opinión de gente que no sabe nada sobre el tema, pretendo que la sociedad no acepte su dogma de que son ustedes los que tienen que dictar las normas de lo que está bien o está mal. Son un grupo de personas con una ideología, ni más ni menos, no los garantes ni de la verdad ni de la moralidad, y eso lo tendrán que asumir les guste o no. Por cierto no sabía que había escrito un libro , ¿piensa usted que tods los que firman José son el mismo?, porque yo como mínimo ya leído cuatro.

          1. «Obviamente en una sociedad no católica como la actual puedo hacer lo que quiera, pero en la sociedad que usted y sacerdote católico impodrían si tuvieran poder para hacerlo, terminaría en la carcel o en el manicomio o probablemente muerto»

            ¿Ha oído el dicho «entre todos la mataron y ella sola se murió»? Pues eso: ustedes se matan solos (entre enfermedades venéreas y drogas; y no finja que no sabe de qué le hablo), y en el manicomio o suicidados acaban igualmente (de hecho, hoy día más que antes), por su forma de vida y el autoengaño (no siempre se es joven, ya se lo he recordado otras veces). Pero en la actualidad quienes persiguen a la mayoría de la sociedad es su minoritario lobby, ya hasta el punto de encarcelarles por rezar. Así que, menos hacerse la víctima siendo victimario. Y déjes se cuentos con los nicks: ya ha visto lo fácilmente que le he calado… y es que el sistema no permite dos nicks iguales (fíjese bien).

        2. vamos, que la jugada es clara, proselitismo para aumentar el número de creyentes y la influencia social, y a partir de ahí usar el número para imponer la idelología, o sea que los gays seremos gays pero no somos tontos, sabemos que hay detrás del llamamiento al proselitismo; volver hacia estados teocráticos donde la religión impone al estado los valores, como cuando se consiedaba la homosexualidad una enfermedad porque la biblia la condenaba y no por argumentos científicos. No se trata de querer que aplaudan lo que yo pienso, si no de que ustedes impongan a todo el mundo sus fantasías. El fin último del proselitismo es ganar influencia para poder imponer.

          1. ¿Quién ha dicho que el lobby gay sea tonto? Bien listos que son, que siendo cuatro monos han impuesto sus desvaríos a toda la sociedad, que acabará reaccionando ante su abuso (la «tolerancia» que pedían era mentira: una vez con dinerito y poder son más tiranos que los peores tiranos). El problema que tienen es que no luchan contra la Iglesia, sino contra la propia naturaleza. Y se van a dar contra un muro una y otra vez, porque no la pueden cambiar. Le guste o no, la sociedad occidental sigue siendo mayoritariamente cristiana, pese a la imposición ideológica de los cuatro iluminados que mueven el cotarro. Pero como abusan, se les acabará volviendo en contra y adiós chiringuito. Disfrute mientras pueda, que no va a ser siempre. Al tiempo. Ah: y de Dios nadie se burla, recuérdelo.

  2. Proselitismo. Que palabra comunista y a la vez opusina es esa palabra. Claro que el Opus ya la abandonó. Proselitismo. Parece de Europa del Este en 1950.

    1. Es palabra bíblica, de Hch 6, 5, referido a Nicolás de Antioquía, tanto en latín como en su traducción directa. Y no estamos autorizados a modificar el lenguaje bíblico con interpretaciones más «suaves», correctas o actualizadas. Sobre esto ya nos advirtió Benedicto XVI con el «pro multis». Si requiere explicación, se explica. Pero no debemos renunciar al lenguaje: es una batalla que hay que dar.

    2. Deja de hablar insensateces, hazme el grandísimo favor.
      Cuando los judíos retornaron del cautiverio en babilonia, comenzaron a hacer prosélitos entre los paganos.
      Entre los siete diáconos elegidos por los apóstoles, creo que uno de ellos, pero no recuerdo su nombre, era prosélito.
      ¿Sabes lo que significa Bargiora? Hijo del prosélito, que fue uno de los fanáticos que participó en el sitio de Jerusalén, en tiempos de Vespasiano y Tito.
      Los discípulos y apóstoles, tuvieron que hacer proselitismo para la conversión de paganos.

    3. ¿Por qué no lees la Biblia y te enteras de una vez por todas que se podía invitar a cualquier extranjero a formar parte del pueblo de Dios? Eso figura en uno de los libros del Pentateuco.
      ¿Te suenan Doeg el idumeo, Rut, Urías y Betsabé, y tantos otros personajes bíblicos?

    4. No se esfuercen: el troll multinicks («Ricardo» esta vez), ha decidido que el proselitismo es muy malo (pese a mandarlo el mismo Cristo) y una palabra muy fea, opusina y comunista. ¡Nada menos! El nivel de los trolls de esta página es lamentable.

      1. Catolicvs,

        Yo no desvio nada. Lo q dice la cita es lo que ha dicho Pietro Ditano al principio del post. Si lo hubieran leído, o al menos comenzado a leer lo sabrían.Pero claro ni siquiera lo han leído ,sólo han entrado aquí a machacarme sin ni siquiera leer aquello sobre lo q opino.

        Ustedes mismos se retratan. Da igual si digo verdad o no, a ustedes eso no les importa, lo q les importa es ir a por mí.

        1. No sé qué tendrá que ver lo que dice con mi comentario, al que supuestamente réplica. Y no sea ególatra: usted no es el centro del universo y los demás no le tenemos a usted como objetivo de nada, ni para bien ni para mal.

  3. Ante la crítica «una persona poseïda por el Esp.Santo» le dijo:

    ¿cómo puedes estar tan ciego? Cierra los ojos, mira con el corazón y lo entenderás todo.

    1. los ojos sólo miran hacia afuera, hacia los demás. Si miramos con los ojos criticamos lo que ven; pero el corazón mira hacia dentro, hacia nosotros, mira nuestra miseria porque la luz de Cristo está en nuestro interior y le ilumina.

      «te buscaba fuera y estabas dentro..» S.Agustín de Hipona.

    2. Es admirable tu perseverancia. ¿Nunca vas a descansar? ¿qué tiene que ver este tema? ¿De dónde has sacado esa cita? ¿Qué es el Esp.Santo?

      1. Claudio,

        Eso tiene q ver con el tema? Lea la entrevista y lo sabrá.

        ¿de donde he sacado la cita? De las confesiones.

        «¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva,
        tarde te amé! y tú estabas dentro de mí y yo afuera,
        y así por de fuera te buscaba; y, deforme como era,
        me lanzaba sobre estas cosas que tú creaste.

        Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.
        Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que,
        si no estuviesen en ti, no existirían….»

        Me llamaste y clamaste, y quebraste mi sordera;
        brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera;
        exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo;
        gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti;
        me tocaste, y deseo con ansia la paz que procede de ti.

        Agustín de Hipona
        Las Confesiones

        1. Sus respuestas parecen sacadas de una «Antología del disparate». Claudio no le ha preguntado por la cita de San Agustín, cuyo nombre ha puesto usted misma junto a la misma: «‘te buscaba fuera y estabas dentro..’ S.Agustín de Hipona». ¿Cree que estamos ciegos? Le ha preguntado por esta otra: «una persona poseïda por el Esp.Santo». Por eso ha hecho alusión a esa ridiculez que usted escribe continuamente (y no diga que así se refería San Agustín a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, que no cuela).

          1. Por esa cita me pregunta? En serio????
            Y usted tampoco sabe la respuesta?

            seguro q usted sí la sabe ,verdad? Por qué no le responde usted mismo?

          2. Porque se lo ha preguntado a usted. Yo sólo recalco su cinismo (el de usted) al ampararse en que «es una cita de San Agustín», cuando sabía perfectamente que no se refería a eso.

          3. No se haga la lista, señora A.S (¿no sabe lo que significa A.S.?) y deje de desviar cada noticia en la que escribe (todas).

          4. Catolicvs,

            Yo no desvio nada. Lo q dice la cita es lo que ha dicho Pietro Ditano al principio del post. Si lo hubieran leído, o al menos comenzado a leer lo sabrían.Pero claro ni siquiera lo han leído ,sólo han entrado aquí a machacarme sin ni siquiera leer aquello sobre lo q opino.

            Ustedes mismos se retratan. Da igual si digo verdad o no, a ustedes eso no les importa, lo q les importa es ir a por mí.

          5. No disparate ni sea ególatra: usted no es el centro del universo y los demás no le tenemos a usted como objetivo de nada, ni para bien ni para mal. Su manía de poner Esp.Santo continuamente no tiene nada que ver con el artículo ni con lo que le han preguntado de su cita. No cuela, no.

  4. Todo me impressionó, en esta entrevista, pero el testemonio sobre el Poder de la Misa— la EUCARISTIA—me sensiblizó, porque tuve una experiencia igual.
    En efecto, la EUCARISTIA es el PAN de los FUERTES; es el REMEDIO que Cura TODOS nuestros males, si LO vivimos con AMOR y ENTREGA total.

  5. Lo de hacer proselitismo; pues según como se vea. Proselitismo es hacer prosélitos, la idea está bien; el problema viene en el «como» se hace eso; si se trata de convencer con ideas y doctrinas teóricas, (y casi a la fuerza), mal vamos, ahora bien, si se trata de anunciar y proponer el Evangelio (el Kerigma sobre todo) para que todo el mundo lo pueda aceptar y se abra a la fe, pues bien, ahí está la misión de la Iglesia.
    Pero la respuesta a este anuncio será libre y no forzada, la fe se propone, pero no se impone. O sea, que lo de hacer prosélitos responderá a la respuesta que cada uno desde su libertad de a la propuesta cristiana.

    1. «si se trata de convencer con ideas y doctrinas teóricas, (y casi a la fuerza), mal vamos»

      ‘Proselitismo’ no significa éso. Además, es absurdo, pues nadie puede obligar a creer lo que no se cree, aunque te torturen (como mucho conseguirán que finja). El proselitismo lo mandó el mismo Cristo:

      «Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará; mas el que no creyere, se condenará» (Mc 16,15-16)

      RAE:

      Proselitismo: Celo de ganar prosélitos.
      Celo: Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo.
      Prosélito: Persona incorporada a una religión.

      El proselitismo es, pues, el esmero o diligencia por conseguir que nuevas personas se incorporen a la Iglesia católica (lo que siempre se ha llamado «evangelizar», cuyo propósito no es entretener con un relato, sino convertirlas y que se unan a la Iglesia católica, fundada por Cristo y única verdadera, para que se salven).

    2. Alberto,

      Exactamente! a eso es a lo q se refiere el Papa cuando habla de no hacer proselitismo, al sentido negativo de la palabra, q es la forma en q se hacía cuando yo ,y muchos, dejamos la Iglesia.Esa fué la causa de la apostasía de hoy pq esa forma de predicar genera rechazo.

      Que Dios le bendiga

      1. Le acabo de demostrar a Alberto su error y usted dice: «exactamente». ¿Exactamente qué, si se acaba de refutar lo dicho por él? La palabra no tiene ningún «sentido negativo», salvo que se invente. Las palabras significan lo que significan, que la vida real no es «Alicia en el País de las Maravillas», donde las palabras significan cada vez una cosa diferente dependiendo de la voluntad de quien las dice. Y no mienta: cuando usted supuestamente dejó la Iglesia (¿cuándo se supone que retornó y volvió a irse?) no se coaccionaba a nadie a creer lo que no creía, porque tal cosa es imposible de hacer (si es usted capaz de hacer creer a alguien lo que no cree, patente el método, porque aún nadie lo ha logrado). La causa de la apostasía es precisamente la contraria a la que usted dice: el rechazo de la verdad y el laxismo, junto con ese «amor» impostado que ni es amor ni es nada (si acaso, amor por las «fábulas» de las que prevenía San Pablo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles