El arzobispo de Oviedo denuncia «la estrategia ideológica que pretende demonizar la figura paterna»

Sanz Montes indultos
|

El arzobispo de Oviedo, Monseñor Jesús Sanz Montes, ha puesto de relieve una realidad patente. «Vivimos en una sociedad donde el padre ha quedado en preocupante medida excluido».

Jesús Sanz afirma en su carta pastoral que «estamos ante un diseño de estrategia ideológica que pretende culturalmente demonizar la figura paterna hasta su exclusión más banalizadora. Son rastreables las matrices de este desplazamiento, las opciones teóricas y prácticas que se van introduciendo en el mundo legislativo, educativo y social, y se entrevé el horizonte que estas posturas quisieran alcanzar como meta revolucionaria».

El arzobispo de Oviedo pone su énfasis en presentar la figura de José de Nazaret, que «destaca como una opción precisa y preciosa en la que Dios nos señala su misión nada menos que como padre adoptivo del Hijo de Dios». Sanz Montes argumenta que «el ataque que la paternidad humana está sufriendo en este momento, no es simplemente un episodio fragmentario de una batalla coyuntural, sino que tiene mucha más envergadura y pretende desplazar el orden de las cosas que se inscribe en la ley natural y en la historia de la humanidad, de las que forma parte la revelación judeocristiana y la tradición cultural y religiosa a la que pertenecemos».

Esta situación tiene unos culpables. Para el arzobispo de Oviedo esto viene provocado por «quienes pretenden deconstruir esa historia imponiendo ideológicamente una alternativa desde un nuevo orden mundial, saben que han de tocar los grandes núcleos que representan la vida, la familia y la educación, y dentro de ellas tres la misión que se reserva al varón y a la mujer con su vocación y misión complementaria, no rivales en una dialéctica enfrentadora».

«Estamos ante una realidad en la que la crisis de paternidad implica también una crisis de maternidad, y genera lo que una jurista española, especializada en menores en riesgo, Blanca G. Bengoechea, ha acuñado con enorme precisión: «huérfanos de padres vivos», subraya Sanz Montes.

«Jóvenes que han sido inoculados con el escepticismo más cruel hacia el amor verdadero»

Así mismo, sostiene que en estos momentos «podemos verificar en tantos escenarios donde la paternidad (y la maternidad) está en manos de padres inmaduros que han renunciado de facto a nutrir, acompañar y educar en todos sus factores la vida que ha nacido por su medio. Huérfanos de padres vivos, es la deriva de tantos niños y jóvenes que han sido inoculados con el escepticismo más cruel hacia el amor verdadero, la paternidad responsable, la esperanza creativa de un mundo mejorable».

El arzobispo de Oviedo asegura que «la vida es un don, no una conquista, no un cálculo que se nos antoja para asegurarnos los planes y caprichos egoístas. José acepta ese acompañamiento de María y de Jesús, sabiendo que ninguno de los dos le pertenecía. Y actuará con responsabilidad para cuidarlos, a fin de que cada una de esas dos vidas logre en plenitud la misión para la que nacieron. Es la lección de la gratuidad, de saber estar sin apropiaciones, sin pretensiones, sino tan sólo al servicio del otro para que se cumpla en él lo que Dios desde siempre soñó y escribió para su felicidad».

Por último, concluye Sanz Montes, defendiendo el papel de la paternidad «en un mundo culturalmente parricida y eclipsador del padre, necesitamos figuras como la de San José que cuida con discreción las vidas de María y de Jesús que le fueron confiadas, ejerciendo la paternidad como educación esmerada, no tanto poniendo en ella su pretensión, sino dejar que emerja lo que Dios en ella había sembrado».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “El arzobispo de Oviedo denuncia «la estrategia ideológica que pretende demonizar la figura paterna»
  1. Será él, que vive en otro mundo. Para decir esas tonterías en lugar de predicar y, sobre todo, practicar el Evangelio, mejor que esta mediocridad episcopal se quede calladito. Vaya personaje del pasado.

    1. El comentarista Marcos nunca parece responder con argumentos a los artìculos que reprueba, sino atacando y desmereciendo a los autores de los mismos… Mala tàctica, serìa deseable que usara razonamientos y no insultos…

    2. Marcos, el que vive en otro mundo es usted, de espaldas a la realidad. Menudo personaje es usted de la dictadura presente, la de lo políticamente correcto.

    3. Es desagradable leer esas cosas insulsas escritas por nuestros obispos. ¡Y vaya que aburren!
      Y también es muy desagradable cuando hablan de San José como José de Nazaret, como si dijera Juan de Chipre, o Esteban de áfrica.
      ¿Y qué es eso de religión judeo-cristiana?
      Jamás en mi infancia, se hablaba de esa manera.

  2. Por algo le llama Robustiano Matamoros «Marcos Pisacharcos». Con tal de trollear, se mete en todos los charcos posibles soltando disparates y haciendo afirmaciones gratuitas que le retratan mejor a él que todos a los que tiene alergia (cualquiera que sospeche que es católico). En su línea de siempre.

    1. A mí me pareció muy bien lo que dice el Arzobispo. Es clara la acción del demonio , que se propuso como fin, atacar a la familia. De que hay buenos padres, si que los hay,, pero no tendrían que ser raros ni escasos, tendrían que ser la mayoría.
      Y qué bien que pone de ejemplo a San José, que seguro muy chiquito ‘su Hijo’ ya se preocuparía de darle educación, cultura religiosa y lo enseñaría en su propio taller a trabajar.
      Aquí hay varios niños que viven en el jardín, yo creo que ni conocen bien su casa, escuela no, por el covid, el pretexto, así que los padres los dejan muy a gusto, pues el sitio lo consideran seguro. Pero ellos se puede decir que no tienen padres.

    1. ¡Ay, Probe Migue! Otra vez delatándose: si ya sabemos que usted es de Valencia, se ponga el nick que se ponga. ¿Para qué insiste? Además, no sé si habrá notado que la mayoría de los lectores y comentaristas no son valencianos y, por tanto, carecen de su información privilegiada sobre unos hechos que no cita, por lo cual nadie sabe si le quitan la razón o no (a diferencia de usted, los demás no tenemos una bola de cristal).

  3. Un Obispo NO PROGRE, como deberían ser todos, pero al contrario, la mayoría callan ante las aberraciones que vivimos en esta sociedad globalista con políticos y (votantes) que parecen todos sacados de frenopáticos.

  4. Probe Migue, que no se entera de nada: nadie sabe de qué habla porque se le ha olvidado decirlo. ¿Cree que tenemos una bola de cristal como usted? Sólo sabemos que usted ha leído «algo» en la prensa. Pero qué cosa ha leído, ni idea. A ver si la próxima vez que escriba nos lo cuenta y así podemos opinar al respecto, «cacereño» de Valencia.

      1. Vigía,, yo busqué lo que dices:
        Un padre mató a su hijo de 11 años.
        ¿Y será posible que se te ocurra ponerlo de ejemplo para desmentir las palabras del Arzobispo?
        Ya de antemano, un padre SANO no mata su hijo. Debe ser un pobre hombre trastornado, por droga o por locura que ya trajera.
        Ésos desdichados no tienen conciencia.
        Ves ése crímen y arrasas con todos los que aman a sus hijos.

  5. Muy atinado D. Jesús.
    Y, por lo que leo después, hay que leer algo más la Biblia para entender más y mejor. Ni siquiera hace falta leer la Suma Teológica ni nada por el estilo, solo la Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles