El arzobispo Schneider revela qué espera de la consagración de Rusia

Athanasius Schneider
|

Desde que el Santo Padre anunciara su decisión de consagrar Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María, tal como había pedido la Virgen en las apariciones de Fátima, han arreciado los comentarios preguntándose el alcance de este acto. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná y conocido crítico de la ‘renovación’ eclesial, confiesa sus esperanzas sobre esta ceremonia en una entrevista concedida a Diane Montagna en OnePeterFive.

Vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados”, anunció Nuestra Señora a los pastorcitos en las apariciones de Fátima el 13 de julio de 1917, según declaró una de las videntes, Lucia. “Si atienden mis pedidos, Rusia se convertirá y tendrán paz. Si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz”.

Se acumulan las preguntas: ¿Por qué se ha tardado tanto en cumplir las instrucciones de la Virgen a partir de unas revelaciones aprobadas cuando está en la mano de cualquier Papa y sus consecuencias se predicen tan deseables? ¿Fue válida la consagración realizada por San Juan Pablo II? Si es así, ¿qué sentido tiene repetirla? Y: ¿será válida en esta ocasión?

En entrevista con Diane Montagna, monseñor Schneider explica que la propia vidente, Lucia, que había urgido sin éxito a pontífices sucesivos para que cumplieran el deseo de la Virgen expresado en las apariciones, parecía contradecirse en cuanto a la validez de la consagración llevada a cabo por San Juan Pablo II en 1984, diciendo en una ocasión que “no han participado todos los obispos ni se ha mencionado explícitamente Rusia” y, más tarde, “sí, fue aceptada por el Cielo”.

La razón de que no se realizara la consagración de Rusia todo este tiempo y de que no se mencionase explícitamente en 1984, recuerda Schneider, tiene que ver con razones diplomáticas, pero en cuanto a su validez, el obispo kazajo prefiere hablar de ‘grados de perfección’ en el cumplimiento. Es decir, el hecho de la consagración es benéfico aunque sea incompleto, y puede perfeccionarse en una ceremonia posterior.

En cuanto a las palabras de Lucia, Schneider cree que “es legítimo conjeturar que, al reevaluar el acto de Juan Pablo II en 1984, Sor Lucía se dejó influir por la atmósfera de optimismo que se extendió por el mundo tras la caída del Imperio Soviético. Cabe señalar que Sor Lucía no disfrutó del carisma de la infalibilidad en la interpretación del elevado mensaje que recibió. Corresponde, pues, a los historiadores, teólogos y pastores de la Iglesia analizar la coherencia de estas declaraciones, recogidas por el cardenal Bertone, con las anteriores declaraciones de la misma sor Lucía. Sin embargo, una cosa está clara: los frutos de la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, anunciados por Nuestra Señora, están lejos de haberse materializado. No hay paz en el mundo”.

En esta ocasión, Schneider desdeña la idea de que la inclusión de Ucrania en la consagración contradiga la intención de la Virgen. “Dada la actual y dolorosa guerra en Ucrania, es completamente comprensible que el Papa Francisco también mencione a Ucrania”, dice Schneider. “También hay que tener en cuenta que en julio de 1917, cuando Nuestra Señora habló por primera vez de la consagración de Rusia, una gran parte del territorio de la actual Ucrania pertenecía al Imperio Ruso, que denominó a ciertas regiones de este territorio «Pequeña Rusia» y “Rusia del Sur”. Si el Papa mencionara hoy sólo a Rusia, una gran parte del territorio (es decir, la mayor parte de la actual Ucrania), que Nuestra Señora tuvo ante sus ojos en julio de 1917, estaría excluida de la consagración”.

Por otra parte, el obispo desaconseja esperar resultados inmediatos y espectaculares del acto. Aunque se haga de manera exacta, cumpliendo al detalle las instrucciones de la Virgen, recuerda Schneider, no se trata de un sacramento, “cuyo efecto se produce como consecuencia de celebración válida (ex opere operato ). Un acto de consagración, teológicamente hablando, es un sacramental, cuyo efecto depende principalmente de la oración de impetración de la Iglesia (ex opere operantis ecclesiae)”.

La teología católica especifica que los sacramentales no producen la gracia, sino que preparan para ella. Un acto de consagración no tiene un efecto automático, inmediato, espectacular o sensacional. Dios, en su providencia soberana, sabia y misteriosa, se reserva el derecho de determinar el tiempo y la manera de realizar los efectos de una consagración. Hacemos bien en tener presentes las palabras de Nuestro Señor: “No os toca a vosotros saber los tiempos ni los momentos, que el Padre ha puesto en su sola potestad” (Hechos 1:7). La forma en que la Divina Providencia guía la historia de la salvación y la historia de su Iglesia suele caracterizarse por un crecimiento orgánico y gradual. Nuestra tarea es hacer lo que ha dicho la Madre de Dios; el resto corresponde a la Providencia determinar según tiempos y formas que aún no conocemos. Como dijo San Agustín, hasta que Cristo regrese”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
9 comentarios en “El arzobispo Schneider revela qué espera de la consagración de Rusia
  1. Pues a rezar entonces, a tener confianza en la providencia Divina, y paciencia y docilidad ante los tiempos de Dios. Con oración, fe y esperanza. . Confiados como ovejas a los pies de nuestro Buen pastor.

    Jesús ya ha vencido. Todo está cumplido

  2. El obispo Schneider es siempre preclaro y brillante en sus intervenciones , y ciertamente, el Inmaculado Corazón triunfará, pero no sabemos cuando. Mientras tanto urge que todos trabajemos para nuestra conversión, que oremos, hagamos penitencia y demos limosna.
    En cuanto al panorama internacional, no sólo Rusia y Ucrania se han de convertir, sino, y sobre todo, EEUU y la UE que ofenden gravemente a Dios con su ideología del NOM.

    1. Schneider sabe que Bergoglio es heresiarca excomulgado latae sententiae non declarata con sede impedida, aprobó la comunión y absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia y el rescripto de 5 de junio del 2017, publicado en el AAS (7 octubre 2016), que lo eleva a falso magisterio auténtico.

      Igual el actual obispo de Fátima, José Ornelas Carvalho, por no derogar la implementación de la anterior herejía aprobada por su antecesor António Augusto dos Santos Marto en la Nota Pastoral sobre os fiéis divorciados a viver em nova união «O Senhor está perto de quem tem o coração ferido» (Sl 34, 19) Orientações pastorais em ordem a maior integração eclesial dos fiéis divorciados a viver em nova união (2018)

      Muchos obispos son heresiarcas por implementar Amoris laetitia, o por cisma como en el camino sinodal de Alemania. Consagración imperfecta en grado máximo.

  3. Me parece muy bien la nueva consagración, pero creo que la de 1984 fue eficaz. Recuerdo que el Papa tiene potestad de atar y desatar en la tierra y ello queda atado o desatado en el cielo.
    25 de marzo 1984: Consagración.
    13 mayo 1984: Explosión de Murmansk de todo el arsenal soviético preparado para la invasión de Europa. Aniversario de Fátima.
    Sucesivamente, Chernobil, Transiberiano, terremoto de Armenia, derrota en Afganistán, muerte de todos los líderes soviéticos.
    9 noviembre 1989: Caída Muro de Berlín (fiesta Virgen Almudena, encontrada en muro que se derrumbó).
    22 agosto 1991: fin de la URSS, con el triunfo de Yeltsin (María Reina, en el calendario antiguo el Corazón Inmaculado de María. Ella lo dijo: por fin, mi Corazón Inmaculado triunfará).

  4. » Nuestra tarea es hacer lo que ha dicho la Madre de Dios»

    Asi es, y coincido con el obispo Schneider en lo demás.
    Debemos permanecer en nuestro sitio, que no es otro que esperar en oración y confianza en la Santísima Virgen Maria y en la infinita bondad de Dios.

  5. Que sor Lucía se dejara influír.. Más bien pienso que, como ella dijera acaso: la consagración de 84 fué lo que la Virgen pidió (en pasado) PERO YA ES TARDE, parece que dijo. Además ésa consagración ya produjo sus frutos .- Dios, que no se deja vencer en generosidad- y , en relación a ésto, Lucía dijo algo así como «Miren hacia el Oriente. ¿No ven nada? «. Evidentemente ya no estaba la URSS, que quizá para alguien no sea tanta prueba de generosidad.. Yo imagino que Alguna respuesta de Dios se dará a esta nueva consagraci´´on, pero me imagino que no será la desaparición del comunismo, neocomunismo, etc..

    1. Después de 1984, sor Lucía dijo que la consagración no había sido hecha tal como la pidió la Virgen, hasta que en 1989 le llegó la orden de Roma de decir que sí lo había sido, y así lo hizo desde entonces. Informarse sobre el tema en los sitios dedicados a la Virgen de Fátima.

  6. En virtud de la objetividad y seriedad de la noticia, Infovaticana debe arreglar el titular. El Obispo es auxiliar, no arzobispo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles