¿Cuánto tiempo más va a seguir siendo el Vaticano una ‘fortaleza covid’?

mascarillas FPP2 Vaticano
|

Mucho ha llovido desde que Su Santidad calificó la vacunación contra el covid como “un acto de amor”, y no poco ha cambiado en lo que sabemos de vacunas y pandemias desde que se aplicó en el Vaticano el ‘superpase verde’ y se impuso uno de los regímenes más restrictivos del planeta.

Aunque ya el país que más lejos ha llegado en el ‘totalitarismo covidiano’, Austria, ha dejado caer discretamente su proyecto de vacunación obligatoria, los CDC de Estados Unidos entonan un ‘mea culpa’ en voz baja aprovechando la crisis bélica en Ucrania, se publican los papeles de Pfizer en los que se insinúan efectos secundarios de sus vacunas en absoluto despreciables y, en fin, un país tras otro va a levantando las draconianas violaciones de derechos con la excusa de la pandemia, la misma Santa Sede que predica la apertura y la escucha atenta sigue manteniendo su estricto régimen en el centro de la cristiandad. ¿Hasta cuándo?

Pero quizá la apuesta más ‘arriesgada’ de Roma haya sido la de la vacunación. El Papa no se ha limitado a recomendarla y, como soberano del pequeño Estado Vaticano, imponerla de hecho a sus empleados, sino que ha predicado la ‘obligación moral’ de someterse a esta terapia experimental, decretando que no es admisible la objeción de conciencia por el material procedente de fetos abortados utilizado en su elaboración. Vacunarse, dijo el Papa y repitieron los medios, es “un acto de amor”.

Pero el desarrollo de los acontecimientos posteriores han hecho de esta apuesta pastoral tan firme una postura cada vez más endeble. Casi inmediatamente, se demostró que la vacuna no impedía la transmisión del virus, algo que, como en seguida se apresuraron a aducir los fabricantes, ni siquiera se pretendía cuando se lanzaron al mercado. Lo que hacían, dijeron, era impedir el desarrollo de la enfermedad o, al menos, sus síntomas más graves.

Tampoco esto ha resultado cierto, hemos conocido las cifras de enfermos de covid con la doble pauta que no solo ingresaban en el hospital sino incluso en la UCI y, en fin, algunos que fallecían. De hecho, entre esos enfermos y fallecidos figuran algunos prelados católicos. A cada dato nuevo, el ‘acto de amor’ parecía más y más dudoso.

Pero si la eficacia del procedimiento distaba mucho de los que se pretendía en un primer momento, no es esta la única preocupación. Pfizer ha sido esta semana obligada a publicar el estudio que, inicialmente, no iba a hacerse público hasta 2096, y en él aparecen datos muy preocupantes sobre sus posibles efectos secundarios.

Nada de esto tiene necesariamente que hacer de la vacuna una mala opción personal, pero desde luego su beneficio potencial y no es ni mucho menos tan claro como se vendía inicialmente, por lo que la posición oficial del Vaticano parece, como poco, cuestionable. El fulminante cese del obispo de Arecibo, en una decisión en la que, por lo que se cuenta, ha pesado la defensa del prelado de la libertad de conciencia frente a la vacunación, pone más de relieve la posición maximalista de Roma a este respecto.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “¿Cuánto tiempo más va a seguir siendo el Vaticano una ‘fortaleza covid’?
  1. El Vaticano se ha convertido en el país mas cobarde de la tierra, cuando por su origen y misión debería de ser el mal valiente. Ya conté que en la epidemia de cólera de 1885 en mi ciudad, el prelado de entonces Don Bienvenido Monzón salia todas las noches a consolar y a impartir el santo viático a los moribundos, al final cayó enfermo y falleció de cólera, el siguiente prelado en el cargo Don José Moreno hizo lo mismo y sobrevivió. Miles de víctimas hubo y todo el mundo estuvo a la altura en especial los sacerdotes de la diócesis.
    Pero el Vaticano no es solo cobarde, es que ha cometido durante la pandemia una gravísima omisión del deber de socorro, cerrando las iglesias y suspendiendo la asistencia espiritual a los enfermos. No han podido caer mas bajo, han escupido a los hermanos en la cara e intentan justificarse con las vacunas del «amor» a ellos mismos para salvar el pellejo. Espero que algún día sean juzgados.

    1. Ahora deberían pedir perdón por todos los enfermos y fallecidos por su culpa a causa del pinchazo experimental. Se ha descubierto ya totalmente el engaño macabro a que nos han sometido con el timo del virus, pero siguen callados como carpas.

  2. Están abandonando los edificios de Pfizer, como ven que puede hundirse el barco, huyen como lo hacen las ratas. Es ya una bola de nieve que se hace más grande.
    Salen continuamente evidencias de los estragos que hace la vacuna.
    Tal parece que no tenían previsto que Putin reaccionara de ésa forma, ahora necesitan tiempo para reacomodarse.
    Al NOM le han destruido los laboratorios donde tenían todos ellos intereses, las sorpresas que nos tenían se van a aplazar.

    1. Tenga en cuenta también que se está formando un Jurado Internacional con más de mil abogados para juzgar a estos genocidas. Está en marcha.

      1. Sí Blanca,, ¿ Y Usted cree que podrán los abogados contra tanto asesino megamillonario que acaba con la vida de los que se les enfrentan?
        Creo que sólo Dios les pondrá un alto.

        1. Llevan año y medio preparándolo, y siguen haciéndolo cuidadosamente. Son miles de personas, y por ahora va bien. Es complicado, pero yo sí creo que pueden hacerlo. No se ciñen solo al tema del covid, parten desde al menos la segunda guerra mundial, ya que ahí los millonarios psicópatas empezaron a tomar más en serio el tema de la eugenesia y del NOM.

  3. Lo siento, pero este parrafo no lo considero correspondiente a la verdad:

    «sino que ha predicado la ‘obligación moral’ de someterse a esta terapia experimental, decretando que no es admisible la objeción de conciencia por el material procedente de fetos abortados utilizado en su elaboración. Vacunarse, dijo el Papa y repitieron los medios, es “un acto de amor”.

    La «Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la moralidad del uso de algunas vacunas contra la Covid-19, de 21.12.2020 »
    dice justo lo contrario:
    «5. Al mismo tiempo, es evidente para la razón práctica que la vacunación no es, por regla general, una obligación moral y que, por lo tanto, la vacunación debe ser voluntaria.»

    Puede ser que haya otra declaración que desconozco, pero la declaración dice lo que dice.

    Que al mismo tiempo en el Vaticano se haya impuesto como obligatoria, es un simple acto más de incoherencia en este pontificado. Nihil novum……

    1. Más que un acto de incoherencia, uno de hipocresía y arbitrariedad. Una de las excusas para destituir al obispo de Puerto Rico que se negó a firmar un documento que obligaba a los fieles a ponerse la mal llamada «vacuna» anti-covid procedente de líneas celulares de abortos provocados (que ni protege del contagio, ni impide contagiar), ha sido la falta de «comunión» (sic) con los obispos que sí firmaron tal decreto (contrario al documento de la CDF que usted cita).

  4. Me parece importante, aunque no sería una justificación suficiente, que el Vaticano lo que ha hecho es sumarse a las medidas que impusó el gobierno italiano, sé que argumentarán algunos que el Vaticano es un estado independiente, soberano; pero también quizá lo que se tuvo en cuenta es la inevitable convivencia e injerencia práctica que tienen constantemente ambos países, eso parece haber llevado a las autoridades vaticanas a ponerse en la misma línea del estado italiano, cerrando a la par de éste, aplicando los mismos protócolos. Todo parece indicar que el estado italiano aflojará la mano al final de este mes de marzo, comenzará a flexibilizar los criterios para el pase sanitario «greenPass».

    1. Paños calientes para la mayor impostura de la historia, la entrega de la iglesia a la masonería. Y no es que la iglesia obedezca al estado italiano, es que obedece obediente y lacayunamente al gobierno mundial, siendo en esto el alumno mas aventajado, por eso estarán los primeros en el averno. Perded toda esperanza que dijo Dante.
      Y cuando un moribundo le pide a la enfermera o sus familiares que llamen a un cura, este no está ni se le espera por orden expresa del ordinario del lugar y hay que buscar algún enchufe por si alguien conoce a algún sacerdote que a la postre tiene que hacer 200 kilómetros, lo malo es que cuando llega el enfermo ya partió, Qué mas da dirá Francisco todos al cielo por que yo lo valgo.

      1. No me consta la veracidad ni la extensión de lo que dice sobre la atención a los enfermos y la presunta prohibición por parte de las autoridades eclesiásticas. Lo que sí conozco porque lo he visto a varios capellanes de hospitales pasar muchas horas entre los enfermos. Por criticar al papa dejan de ver la grandeza de muchos sacerdotes que se entregaron con verdadero amor de pastores.

        1. Que haya héroes con sentido de su deber sagrado que hayan hecho lo que deben, pese a las órdenes despóticas, no justifican a quien las ha dado. A los primeros no les ha criticado nadie; al contrario.

  5. La inyección letal, que por lo visto provoca sida, no puede ser una obligación moral para proteger la «casa común» del supuesto exceso de población.

    1. … Sino que más bien el verdadero catecismo enseña que la pena de muerte sí que puede ser legítima para proteger a la sociedad del exceso de genocidas.

    2. Sida, ictus, infartos, fallos renales, cerebrales… Se pueden ver en las bases de dartos de las Agencias del Medicamento de los distintos países. Algo terrible. Y no ha hecho más que empezar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles