Schneider pide al Papa Francisco que anule Traditionis Custodes

Schneider Papa Francisco Traditionis Custodes
|

(Diane Montagna/OnePeterFive)- El obispo Athanasius Schneider invita al Papa Francisco a «rescindir» las disposiciones canónicas contenidas en Traditionis Custodes y en la Responsa ad dubia publicada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos justo antes de Navidad.

El obispo auxiliar de Santa María en Astana, Kazajistán, también pide a sus hermanos obispos que expresen «públicamente y con franqueza» sus «profundas preocupaciones» sobre estos documentos, de acuerdo con la parresía y la «sensibilidad» propia de la sinodalidad.

En una reflexión titulada «El deber del Romano Pontífice de restablecer la paz litúrgica» (véase el texto completo más abajo), Mons. Schneider afirma que se ha infligido una «herida espiritual» al Cuerpo Místico de Cristo con la publicación de estos documentos, y que todo el «antiguo patrimonio litúrgico» de la Iglesia romana está «amenazado».

«La inmensa mayoría de los fieles laicos y del clero adscritos al rito romano tradicional se mantienen alejados de las polémicas eclesiales y litúrgicas, y respetan y rezan por el Papa y por sus obispos», observa. «Sólo piden el derecho a poder seguir viviendo plenamente… el patrimonio litúrgico en el que ellos, y generaciones de jóvenes católicos, han crecido», un derecho que la Sede Apostólica «garantizó» durante los dos pontificados anteriores.

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el arzobispo Arthur Roche, rechazó recientemente la idea de que se haya infligido algún perjuicio al clero y a los fieles, declarando al National Catholic Register poco después de la publicación de la Responsa: «Las posibilidades litúrgicas están en su sitio; el reto es seguir adelante sin lamerse las heridas cuando nadie ha sido herido.»

El arzobispo Roche, que ha intentado presentar Summorum Pontificum como un «experimento» fallido y ha hecho afirmaciones falsas sobre los motivos del Papa Benedicto XVI para promulgarlo, también rechazó las acusaciones de que las restricciones no se han llevado a cabo de forma sinodal, diciendo que sinodalidad significa «caminar juntos», que es «el propósito preciso del motu proprio que expresa la dirección en la que la Iglesia debe caminar en su oración». Cómo se determinó exactamente esa dirección sigue sin estar claro, considerando que los informes de la consulta a los obispos en la que se basó Traditionis Custodes apuntaban a continuar con una «aplicación prudente y cuidadosa» de Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI.

Monseñor Schneider también insta al Papa Francisco a imitar al primitivo Padre de la Iglesia San Ireneo de Lyon, a quien Francisco proclamará pronto Doctor de la Iglesia con el título especial de Doctor Unitatis, y a promover la «paz litúrgica» con los muchos católicos que han sido marginados por la promulgación de la Traditionis Custodes.

En el siglo II, San Ireneo intervino para sacar al Papa Víctor I del cisma con los obispos de Asia Menor sobre la fecha de la Pascua. En contra de los deseos de Víctor, los obispos y los fieles de la zona querían mantener su tradición pascual, lo que llevó a Víctor a declarar heterodoxas las iglesias y parroquias que mantenían esa postura y, por tanto, a excomulgarlas. En respuesta, los obispos reprendieron duramente al Papa Víctor, al igual que San Ireneo, quien, según Eusebio de Cesarea, «amonestó oportunamente» al Papa y le advirtió que no «desgajara iglesias enteras de Dios que observaban la tradición de una antigua costumbre» (Eusebio, Historia Eclesiástica, Libro V, Capítulo 24 sobre El desacuerdo en Asia).

«Así, Ireneo, que era reconocido verdaderamente, se convirtió en un pacificador en este asunto», escribió Eusebio, «exhortando y negociando de esta manera en favor de la paz de las iglesias». Algunos estudiosos creen que Víctor dio marcha atrás en las excomuniones debido a la intervención del santo, permitiendo a los obispos de Asia mantener su tradición sin obstáculos. La cuestión se resolvió posteriormente en el Concilio de Nicea (325).

En su reflexión, el obispo Schneider sostiene que, a la luz del testimonio de San Ireneo y del ejemplo dado por Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco debería escuchar la voz de los fieles laicos, los seminaristas y los sacerdotes apegados a los antiguos ritos de la Iglesia romana y «garantizar su derecho establecido al culto según todos los libros litúrgicos del rito romano que estaban en uso hasta la reciente reforma litúrgica.»

«Si el Papa Francisco actuara con esa caridad y humildad pastoral», concluye, «nada se perdería y todo se ganaría. Y el ‘Dios de la Paz’ estaría con él y con todos los fieles (cf. Fil. 4:8)».

A continuación, el texto completo de la reflexión pastoral de Mons. Athanasius Schneider.

***

El deber del Romano Pontífice de restablecer la paz litúrgica

Una reflexión pastoral

Mientras avanzamos por el Camino Sinodal que conduce al Sínodo de 2023, se ha abierto una herida en el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia. Nos referimos, por supuesto, al dolor espiritual y a la injusticia que se ha infligido a un número considerable de buenos católicos de todas las edades, tanto laicos como clérigos, mediante la publicación del motu propio Traditionis Custodes del Papa Francisco, el 16 de julio de 2021, y la Responsa ad Dubia de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el 4 de diciembre de 2021. La inmensa mayoría de los fieles laicos y del clero adscrito al rito romano tradicional se mantienen alejados de las polémicas eclesiales y litúrgicas, y respetan y rezan por el Papa y por sus obispos. Sólo piden el derecho a poder seguir viviendo plenamente, tanto en lo que se refiere a la celebración de la Santa Misa como a la celebración de todos los demás sacramentos y rituales, el patrimonio litúrgico en el que ellos, y generaciones de jóvenes católicos, han crecido. De hecho, la Sede Apostólica, con un generoso gesto pastoral, les había garantizado este derecho durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Esta herida espiritual y sus dolorosas consecuencias (tanto pastorales como personales) para muchos miles de católicos son públicamente conocidas. Y todo el precioso y antiguo patrimonio litúrgico de la Iglesia romana (que es un bien espiritual común de toda la Iglesia que no debe perderse) está amenazado. Los obispos tienen, por tanto, el deber de expresar pública y francamente sus profundas preocupaciones, de acuerdo con el modo que se está fomentando en el actual Camino Sinodal. En su discurso de apertura del Camino Sinodal, el 9 de octubre de 2021, el Papa Francisco dijo: «Si no nos convertimos en esta Iglesia de la cercanía con actitudes de compasión y amor tierno, no seremos la Iglesia del Señor».

Que el Papa Francisco se dé cuenta de que ha sido mal aconsejado, y que demuestre coraje pastoral, humildad y verdadero amor por estos hijos e hijas de la Iglesia marginados, anulando las disposiciones canónicas estipuladas en los dos documentos mencionados. Al hacerlo, ciertamente estará «vendando las heridas y curando los corazones rotos con el bálsamo de Dios» (Discurso para la apertura del Sínodo, 9 de octubre de 2021).

En este contexto, haremos bien en recordar a un gran santo que pasó a la historia de la Iglesia como un verdadero pacificador: San Ireneo de Lyon (+202). En un momento crítico de la historia de la Iglesia, cuando a finales del siglo II la Sede Apostólica quiso imponer a un grupo de clérigos y de fieles una expresión única de la lex orandi (relativa a la fecha de celebración de la Pascua), rechazando así otras tradiciones litúrgicas legítimas, san Ireneo intervino y protestó respetuosamente ante el Papa Víctor I (+197), recordándole la magnanimidad y moderación pastoral de sus predecesores, especialmente la del Papa Aniceto (+168), quien a pesar de tener una perspectiva litúrgica diferente a la de San Policarpo (discípulo del Apóstol Juan), permitió que otra tradición litúrgica continuara sin ser perturbada (cf. Eusebio de Cesarea, Historia eclesiástica V: 23). El Papa Víctor I parece haber escuchado el llamamiento fraternal de San Ireneo.

El Papa Francisco anunció recientemente la feliz noticia de que tiene previsto proclamar a San Ireneo Doctor de la Iglesia, con el significativo título de Doctor unitatis (Discurso al Grupo de Trabajo conjunto ortodoxo-católico de San Ireneo, 7 de octubre de 2021). Recordando el ejemplo de San Ireneo, el pacificador y futuro Doctor unitatis, así como el de sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco debería escuchar la voz de los numerosos niños, jóvenes, padres y madres, seminaristas y sacerdotes adscritos a los antiguos ritos de la Iglesia romana y garantizar su derecho establecido al culto según todos los libros litúrgicos del rito romano que estaban en uso hasta la reciente reforma litúrgica. De este modo, estos hijos e hijas de la Iglesia marginados se sentirán «parte de la vida de la comunidad sin ser obstaculizados, rechazados o juzgados» (Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa de Apertura del Camino Sinodal, 10 de octubre de 2021).

El Papa Francisco ha llamado a todos en la Iglesia a «dejarnos alcanzar por las preguntas de las hermanas y los hermanos, ayudarnos para que la diversidad de los carismas, vocaciones y ministerios nos enriquezca» (Homilía en la Santa Misa de Apertura del Camino Sinodal). Que Dios conceda al Papa Francisco la gracia de ser verdaderamente un Papa de la paz litúrgica, promoviendo «todo lo que es verdadero, todo lo que es honorable, todo lo que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es hermoso» (Fil. 4, 8). Si el Papa Francisco actuara con esa caridad y humildad pastoral, nada se perdería y todo se ganaría. Y el «Dios de la Paz» estaría con él y con todos los fieles (cf. Fil. 4, 8).

+ Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Santa María en Astana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

47 comentarios en “Schneider pide al Papa Francisco que anule Traditionis Custodes
  1. Monseñor Schneider acierta en su petición. Francisco, en vez de pacificar, está dividiendo e hiriendo a la Iglesia con su autoritarismo carente de base doctrinal. Es necesario arengar a los pastores y fieles a una respetuosa pero firme resistencia contra los abusos de TC.

    1. ¿Y el obispillo schneider quien se cree que es para ordenarle algo al Romano Pontífice? Que se dedique mejor a evangelizar con acciones, que salga a la calle y ayude a los pobres que son los que sufren.
      Que un obispo cuestione abiertamente un documento papal que se realizó en base a la opinión de todos los obispos del mundo es bastante dañino para la Iglesia, si continúa con su actitud cismática merecería ser, cuanto menos, sancionado.

      1. Actitud propia de los totalitarios. No va a poder dar abiertamente su opinión? Luego sigue hablando de sinodalidad. Aquí parece que los únicos que pueden hablar abiertamente son los del Sínodo alemán. Esos no te preocupa verdad? Y desde cuándo una decisión Pontificia es infalible? Es que algunos sois así… O sea que si pones en duda varios concilios no te pasará nada pero si críticas mínimamente un documento pontificio tienes que ser sancionado? Se os ve el plumero. Y eso de que lo pidieron los obispos del mundo, déjeme que lo dude. Los resultados ni han sido publicados ni las disposiciones del motu propio seguidas por los obispos al principio. Incluso hubo algunos como Wilton Gregory que dijeron que a ellos no se les había pasado nada. Déjate de tonterias

      2. Anda, así hablaba judas, recriminaba a la mujer que malgasto el precioso perfume con Cristo, en vez usarlo para dar de comer a los pobres. Usted parece comunista, que se acuerda de los pobres cuando no les ha robado lo suficiente y para sustraer a Cristo lo que le es debido

      3. «quien se cree que es para ordenarle algo al Romano Pontífice?»
        No invente: ¿dónde ve usted orden alguna?

        «Que se dedique mejor a evangelizar con acciones»
        Evangelizar consiste en predicar, que se hace por la palabra.

        «que salga a la calle y ayude a los pobres que son los que sufren»
        ¿Quién le ha dicho a usted que no lo hace? Salga usted y deje de dar la paliza.

        «Que un obispo cuestione abiertamente un documento papal que se realizó en base a la opinión de todos los obispos del mundo…»
        Esto es una mentira como una catedral, además de que las «opiniones» no pueden hacer que se prohíba la Misa de tradición apostólica, y menos con excusas falsas.

        «…es bastante dañino para la Iglesia, si continúa con su actitud cismática merecería ser, cuanto menos, sancionado»
        Usted sí que es dañino y cismático. O, mejor dicho, no es católico. Este obispo cumple con el deber de la caridad y hace caso al Papa, que pidió parresía.

      4. Se lo ha pedido, no se lo ha ordenado. Y con él estará la mayoría de los católicos que tienen dos dedos de frente… Los documentos papales se pueden cuestionar como es lógico, el papa no tiene la Ciencia Infusa y puede equivocarse.

      5. Poe:
        Nunca de han publicado los resultados de la consulta papal que se realizó para conocer la opinión de todos los obispos del mundo.
        Este obispo ha hablado al Papa con franqueza, libertad y parresia, tal como Francisco ha pedido y como es propio de un fiel honrado y cumplidor.

      6. Dañino eres tú, que lo único que haces es meter cizaña.
        Monseñor está en lo cierto, porque no ha faltado al respeto a nadie.

  2. Si no está a gusto en la Santa Iglesia Católica que se marche, seguro que en la FSSPX lo reciben con los brazos abiertos. Y cierre la puerta al salir… Que pesados estos tradis que son son cuatro y el gato a los que no conocen ni en su casa a la hora de comer.

      1. Que va, si son sinodales… Lo único es que solo escuchan a los de su palo. Al resto hay que perseguirlos. Bueno, salvo que seas un here je alemán… Ahí hay que utilizar la comprensión y la misericordia. En fin, todo muy coherente. Schneider da su opinión al Papa y pide que rectifique. No hay nada más fiel y católico que eso. En ningún momento pide desobedecer , a ver si te enteras

        1. Marcos, no te equivoques conmigo. Yo siempre obedeceré al Papa. Otra cosa es que crea que no se le puede ni medio corregir una decisión. Eso es más propio de una secta o un régimen totalitario que de la Iglesia. Y no estoy de acuerdo ni con el motu propio ni con la coprolalia que se vierte día sí y día también contra Francisco en estos comentarios. Saludos

        1. Soy católico, ante todo cristiano… ni acato ni critico lo que dice el Papa Francisco (no Bergoglio), simplemente lo respeto porque es el Sucesor de Pedro. Son otros los cismáticos.

          1. Blanca, yo soy papista también como todos los católicos. Y siempre obedeceré al Papa. Otra cosa es que sea tan ingenuo como Marcos y piense que cualquier decisión que toms el Papa es infalible y acertada y que, por eso, cualquier comentario crítico debe ser acallado y echado fuera de la Iglesia.

          2. ¡Pero qué va a ser papista! Lo que es, es un hereje anticatólico. Finge un «amor y obediencia» a Francisco (por ser Papa, según él), cuando en otra de las noticias de hoy este troll afirma que al 99% de los católicos no les importaría que hubiera mujeres ordenadas «sacerdotas». Lo primero que llama la atención es que haya preguntado a tantos católicos (a mi todavía no me ha llegado el turno; debo de ser del 1% al que aún no ha preguntado); y lo segundo, el poco «amor y obediencia papal» a la enseñanza DEFINITIVA de Juan Pablo II sobre el tema (de acuerdo con lo que siempre ha enseñado la Iglesia), que lo dejó zanjado para siempre, para que gentuza como ésta deje de dar la barrila. Juan Pablo II debía de ser menos Papa que Francisco, porque este troll se pasa su magisterio (y el de todos los Papas anteriores) por el arco de Trajano.

    1. «Si no está a gusto en la Santa Iglesia Católica que se marche»

      Eso es lo que ha hecho usted, ¿verdad? Este obispo está donde siempre ha estado y no va a marcharse a ningún sitio, mal que le pese a usted. No entiendo su obsesión por comentar en una página católica sin ser usted católico y siempre para gruñir y meterse con quienes sí profesan la fe católica de forma íntegra. Qué pesados son los trolls anticatólicos que ni siquiera son cuatro y el gato (sino menos), erigiéndose en representantes de otros, cuando en realidad no representan a nadie que no sean ellos mismos. Su odio a la Tradición y a cualquier cosa que huela a ortodoxia es enfermizo.

      1. Yo no echo a nadie, ellos solitos se colocan fuera de la Iglesia, como en su día hizo Lefevre, aunque este al menos demostró valentía dentro de su error, no como estos cobardes que parecen el perro del hortelano.

        1. ¿De qué error habla? A Mons. Lefebvre se le excomulgó por ordenar obispos sin mandato pontificio (como también había hecho unos años antes el propio Karol Wojtyla, futuro Juan Pablo II, cuando aún estaba en Polonia), no por ningún «error». A ver si se informa y deja de decir disparates, que además no interesan a nadie, viniendo de un troll anticatólico y tan ignorante como usted.

    2. Que hombre tsn pesado ese Marcos…necio e ignorante….seguro un ultramidernistaprotestante…que vergüenza de hombre…deberían censurar una persona así…

    3. No sabe Vd. de lo que habla. No hay nada más católico que la Santa Misa Tradicional, que ha venido celebrándose por siglos hasta hoy, no como la Misa actual, que es posterior al Concilio Vaticano II. Mañana se irá Francisco y vendrá otro, pero ni él ni cien como él, conseguirán destruir la Iglesia de Jesucristo.

  3. Y para que los fieles no quedaran absolutamente abandonados en su agonía en los tiempos de mayor apostasía y modernismo de la historia de la Iglesia de su jerarquía hasta la cúspide, suscitó Dios a dos verdaderos pastores que hablaron verdad para consuelo y fortaleza del remanente fiel martirizado espiritualmente, que fueron el arzobispo Vigano y el obispo auxiliar Schneider, y así los fieles lejos de flaquear en la batalla se unieron a la Pasión, al Golgota del Cuerpo Místico de Cristo, de la mano de la Madre de Dios. (Crónicas de los tiempos de apostasía. Año 2060)

    1. Esperemos que para el año 2060 el «pontificado» de Bergoglio haya sido ya declarado nulo de pleno derecho en algún documento canónico.

      1. Dios le oiga…. y se acabe con tantas herejías, con tanto sacerdote homosexual y masón, con el maldito y satánico culto a la Pachamama, con las teorías marxistas, con los obispos cismáticos y con la estigmatización de las personas que deciden gestionar su propia salud y no vacunarse.

  4. El presunto moderador de este sitio no cumple su función porque no es que haya que impedir el debate, no se trata de eso, sino porque deja pulular por aquí a unos o muchos locoides que no tienen otro «argumento» que el insulto

    1. Cierto, hay mucho tradicionalista fanático que no respeta la diversidad de opiniones, pero yo prefiero que se expresen libremente, no me gusta la censura…

      1. ¿Diversidad de opiniones? Usted pretende que en la Iglesia haya diversidad de creencias (no de opiniones) y que se acepten sus herejías, lo cual es imposible. Para ser católico debe aceptar la fe católica, no pretender que ésta se adapte a usted porque no la comparta. A usted no le gusta la censura porque no le hace falta: con faltar a la verdad y calumniar ya lo tiene todo solucionado (o eso se cree usted). Y que usted hable de ‘fanatismo’ es una auténtica broma.

  5. Traditionis custodes: con estas palabras principia el documento por el que Francisco deroga como un monarca absoluto el motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI. No pasa inadvertido el tono casi burlón de la pomposa cita de Lumen gentium: precisamente en el momento en que Bergoglio reconoce a los obispos como custodios de la Tradición, les pide que supriman la más elevada y sagrada expresión orante. Quien quiera buscar algún resquicio entre líneas, sepa que el borrador que se hizo llegar a la Congregación para la Doctrina de la Fe para revisión era muchísimo más riguroso que el texto final. Lo cual confirma, aunque no es necesario, que no han hecho falta presiones particulares por parte de los enemigos históricos de la liturgia tridentina

    1. –empezando por los eruditos de San Anselmo– para convencer a Su Santidad a fin de que intentara hacer lo que mejor se le da: demoler. Ubi solitudinem faciunt, pacem appellant [lo dejaron todo yermo, y lo llaman paz. –Tácito]

  6. Francisco ha desmentido una vez más la piadosa ilusión de la hermenéutica de la continuidad al afirmar que la coexistencia entre el Vetus y el Novus Ordo es imposible porque son expresiones respectivas de dos posturas doctrinales y eclesiológicas irreconciliables. Por un lado está la Misa de los Apóstoles, voz de la Iglesia de Cristo; por otro, la celebración eucarística montiniana, expresión de la Iglesia conciliar. Y eso que digo no es una acusación, por legítima que sea, de alguien que tiene reservas hacia el rito reformado y hacia el Concilio; es un reconocimiento, es más, una afirmación jactanciosa de una postura ideológica de parte del propio Francisco, cabecilla de la facción más extremista del progresismo.

  7. Su doble papel de papa y de liquidador de la Iglesia Católica le permite por una parte derruirla a golpe de decretos y actos de gobierno, y por otra servirse del prestigio que le confiere el cargo para instaurar y difundir la nueva religión sobre las ruinas de la vieja. Poco importa que la manera en que actúa contra Dios, contra la Iglesia y contra la grey del Señor choquen de modo estridente con sus llamadas a la parresía, al diálogo, a tender puentes en vez de levantar muros; la Iglesia de la misericordia y el hospital de campaña resultan ser huecos artificios retóricos cuando quienes tendrían que beneficiarse serían los católicos, y no los herejes y fornicarios. En realidad, todos sabemos bien que la indulgencia de Amoris laetitia para con los concubinarios y adúlteros notorios sería poco menos que inimaginable para con los rígidos, contra los que arremete Begoglio cada vez que se le presenta la oportunidad.

  8. Después de años de pontificado, todos habíamos comprendido que las razones aducidas por Bergoglio para declinar el encuentro con un prelado, un político o un intelectual conservador no son válidas para el cardenal abusador de menores, el obispo hereje, el político abortista o el intelectual mundialista. Hay, en resumen, una diferencia como de la noche al día, a partir de la cual se puede captar la parcialidad y sectarismo de Francisco en beneficio de cualquier ideología, pensamiento, proyecto o expresión científica, artística o literaria que no sea católica. Todo lo que sea vagamente católico suscita al parecer en el inquilino de Santa Marta una aversión como poco desconcertante aunque sólo sea por el Solio en que se sienta.

    1. Purga a los neocones incómodos, pero contra estos hombres de Dios Francisco no se atreve
      Incluso diría más, contra las órdenes tradicionales Eclesia Dei, intenta destruirlas a toda costa, Traditionis, pero titubea, ya veremos. En cambio contra quienes han mantenido en la existencia las Ecclesia Dei y a la Misa tridentina, la FSSPX, lejos de intentar aniquilarlos les ha dado más que ninguno de los anteriores papás postconciliares modernistas

  9. Que ayude a los pobres, dicen por aquí, será una broma. Un hijo de deportados y obispo auxiliar de Astaná no creo que haya conocido un rico en toda su vida. Ni creo que ninguno de nosotros hayamos sido tan pobres como él en toda nuestra vida. En cuestión de pobreza las minorías étnicas que deportó Stalin se saben el Catecismo de la Pobreza al dedillo. O no conocéis su historia? Era misionero en Brasil y la Santa Sede le mando detrás de los Urales porque había nacido allí

  10. 😂😂😂😂😂😂 que ridículo obispo auxiliar, mejor que se dedique a convertir gente en su país, donde casi no hay católicos

    1. Le pese o no, Esteban, el número de católicos está al alza en Kazajistán. Y Monseñor Schneider está ayudando a convertir a personas al catolicismo en Kazajistán y en todo el mundo con su Magisterio. Todo lo contrario que el sr. Bergoglio que con sus improperios y ocurrencias está ahuyentando a la gente de la Santa Iglesia.

  11. Mayor es la pérdida de católicos en La Argentina que en Kazajistán donde nunca los hubo. Los únicos católicos que hay allí son los deportados polacos, ucranianos o alemanes y no sabemos si aumentan o disminuyen.

  12. El 14 de Mayo de 1999, ss Juan Pablo II besaba y abrazaba el Corán. El 21 de Noviembre de ese mismo año, ss Juan Pablo II levanta la excomunión a Lutero. El 31 de Octubre de 2016, el papa participa en una «oración ecuménica» con una pléyade de responsables luteranos, con «obispa» incluida. En fin, el cúmulo de desatinos del papado conciliar es enorme y los citados son sólo una muestra bastante nimia. Ahora bien, donde no ha habido tolerancia alguna ni compadreo ha sido con la Misa católica de siempre. A esos, sólo palos ¿Y Lefebvre?, ese al Infierno, por cismático. La tímida apertura de Summorum fue flor de un día. El ridículo es de tal calibre, que un conocido exorcista, muy «influencer», llegó a afirmar en sus escritos que se podían encontrar personas de otras religiones capaces de llevar a cabo un exorcismo eficaz, excepto si eran lefebvrianos. Parece ser que el crimen de estos últimos es lo más detesteble.

  13. Gracias Monseñor Schneider por presentarle al papa Francisco con amor pastoral nuestras heridas espirituales. Dios primero vuestra petición pastoral sea acogida prontamente para bien de nuestras alma sedientas.

  14. No tendrá ninguna consecuencia práctica. Esta interpelación de Mons. Schneider quedará para la Historia… Bergoglio ni siquiera se habrá enterado. ¡Ilusos somos!!. Sólo nos queda seguir como si no existiera «Traidores»… Traditiones Custodes, y seguir adorando a Dios como Él quiere y nosotros intentar escucharle lo más y lo mejor posible, para ser lo más obedientes a Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles