Los líderes de la Iglesia sinodal española

Iglesia sinodal España
|

La comunidad de Lanceros de España, cuyos ancestros contribuyeron a la Toma de Granada, final de la Reconquista, hace 530 años, se ha reunido en Cónclave menor para decidir quiénes han sido los líderes de la sinodalidad en la Iglesia española durante el pasado año.

He aquí la lista final, después de un reñido y debatido conciliábulo.

1.- Ocupa el primer puesto con mención especial. Era un joven obispo, el más joven decían, una promesa, pero envejeció muy pronto. Se marchitó. Doctrinalmente de lo poco que se salvaba en su tierra, había sido un fiel servidor de quien le promocionó, con una brillante carrera romana a la sombra de un importante jesuita, que los jesuitas siempre son o importantes o muy importantes. Pero un día comenzó a sacar la patita. Se nos había convertido al independentismo y practicaba rituales democráticos en lugares sagrados para la corrupción política. Que cómo terminó la historia. Dicen que se ha casado por lo civil, pero vaya usted a saber lo que la verdad esconde. Un obispo, Dios mío, y de la Iglesia Católica… Se hizo tan sinodal, se puso tan en camino, de la manita, con una autora de novelas conocidas en su editorial que… Sí, premio doble, Xavier Novell.

2.- Es la monja de la moda prêt à porter. Para más colmo de los colmos, monja de clausura, o eso dice. Perejil de todas las salsas. Lideresa del feminismo guay, que no gay, bronco, con acento catalán, independentista y con un discurso del pobrerismo que espanta hasta los más necesitados. De la misma tierra del Papa Francisco, da la impresión de que ahora ha descubierto lo que es el papa en la Iglesia. Mientras le siga la corriente, claro. Le encantan las televisiones, las entrevistas, los aplausos. Ha conseguido, dice que con la bendición del papa, independizarse de la federación de las dominicas para convertir su clausura en un  servicio a los más pobres. Viven juntitos, compartiendo vaya usted a saber qué, la vida, se entiende, hombres y mujeres, y perros, gatos, ratoncitos y demás familia. Fruto de la nueva sinodalidad, lo llaman. Su nombres es… sor Lucía Caram!!

3.- Llegó como un obispo sencillo, todo corazón. Su mentor, el emperador del paralelo, cardenal Omella, le encomendó la siempre delicada misión de sacar del armario los muertos del obispo que era su obispo y que dejó de ser obispo. Los que trabajan con él alaban su temple, su paciencia, la tranquilidad con la que suma y resta los dineros de la caja diocesana. Para esta sagrada misión, que no le deja dormir, que le ocupa el día y la noche, se ha rodeado de lo mejorcito del palacio. Pero se olvida de aquello que decía el clásico… Roma traditoribus non praemiat. Está claro, el obispo con cara también de pepino, que se caracteriza por su sinodalidad, que rima con solidaridad, un tal Gómez Cantero.

4.- Dicen que es la teóloga de cabecera del ínclito Omella. Así nos va. Se conocieron en Zaragoza, aunque la teóloga de cabecera estudió teología en algo así como una facultad protestante de Madrid, SEUT, que vaya usted a saber qué chiringuito es ése, como si en Madrid no hubiera facultades de teología católicas. Fue invitada en un importante acto, de un importante encuentro, de un más importante evento que presidía el papa para inaugurar el camino sinodal ése. Confiesa que no quiere ser sacerdote porque quizá lo que quiera es ser cardenala, que le va mucho con los modelitos que gasta y con lo que se gasta en peluquería. Su teología es feminista y algo más. Si alguien, por aquí o por Roma, descubre en qué cosiste ese algo más, por favor, que lo cuente. Se llama, por si ustedes no la conocen, María Cristina Inogés Sanz.

5.- No podía faltar en nuestra lista. Durante no poco tiempo se dijo que era el “hombre del Papa en España”. Llegó a la principal diócesis de nuestra bendita patria con ínfulas en los balcones y con una sola idea, original dónde las haya: acabar con todo lo que había hecho su predecesor. Primera definición de sinodalidad, arrasa con el pasado. Y poco a poco, contrato a contrato, fichaje a fichaje, se rodeó de un grupo de pretorianos que, al final, se han convertido en su peor pesadilla. Segunda definición de sinodalidad, tú, con los tuyos. A los demás, que les den. Para los fieles de su diócesis es difícil saber qué piensa, si es que piensa algo. Si hay que atenerse a lo que dice o a lo que hace, que no suele ser lo que dice ni hace. Tercera definición de sinodalidad, yo ordeno y mando. Con pérdida del equilibrio, nervios, broncas. Así todo está más claro. Han acertado ya, seguro. El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

La comunidad de Diego Lanzas

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

13 comentarios en “Los líderes de la Iglesia sinodal española
  1. Obviamente, no puedo hacer ninguna predicción, aunque espero que el desarrollo cada vez más rápido de los acontecimientos y la evidencia del golpe de Estado en curso dejen claro que es deber de todos oponerse con valor y determinación a la instauración del Nuevo Orden Mundial (que utiliza títeres como los que refleja artículo, aunque falta el principal: Bergo) Pero repito: que nadie se haga la ilusión de que la cuestión se limita a una lucha por la libertad. Si debemos combatir, nuestra batalla debe ser por el regreso de Cristo Rey y de María Reina, en obediencia a la Ley de Dios.

    Ya hemos abusado demasiado de la libertad, convirtiéndola en un fetiche que legitimaba las peores aberraciones: ahora es el momento de elegir entre ser “no ya siervos, sino amigos” de Nuestro Señor o esclavos de Satanás.

    1. Lo de luchar por la libertad, de los oprimidos que somos, es un concepto protestante liberal a la moda. Lo mismo que se dice que los cristeron luchaban por su libertad, para adaptarlo a los tiempos modernos y suene bien
      Pero cuando se entrevista a algún descendiente de cristero testigo ocular todavía, no dice que ellos decían que luchaban por su libertad religiosa, los cristeros decían que luchaban por Cristo, punto. Luchar por Cristo verdaderamente es luchar por Cristo Rey, la Verdad, y como consecuencia trae la verdadera libertad. Pero en estos tiempos modernos te la cuelan, o suena bien, ciertamente estamos oprimidos, pero no luchamos por un medio, la libertad, sino que luchamld por nuestro fin: Cristo. Y que El nos de la fuerza y el valor que no te GL pero hay que tener

    2. Lo triste es que no sabemos en qué sacerdote, obispo o cardenal se puede confiar que tenga agallas.
      Espero que los dos testigos profetizados en el capítulo 11 del Apocalipsis aparezcan pronto para restablecer las cosas que hemos perdido.

  2. La idea de una Alianza Antiglobalista, que uniría y daría un programa de acción a todos los que no están dispuestos a someterse a la dictadura sanitaria o ecológica, podría representar una oportunidad: se podrían indicar principios generales válidos para todas las realidades locales, que luego cada movimiento compartiría, adaptándolos a las situaciones específicas. Espero que haya dirigentes políticos, intelectuales, representantes de las instituciones, de la magistratura, de las fuerzas armadas, médicos, periodistas, profesores y personas comunes que quieran hacer suyo mi Llamamiento y convertirse en sus promotores. También porque, como ya he declarado, desde el momento que el ataque es global la oposición debe ser también global.

    1. Pero si dejamos que esto ocurra, si nos encerramos en nuestras pequeñas realidades, fingiendo que no vemos la amenaza que se cierne sobre todos nosotros, si seguimos pecando y ofendiendo al Señor, nos haremos cómplices de los conspiradores y los traidores, y ciertamente no mereceremos la misericordia de Dios, ni saldremos de este infierno en la tierra. Piénsenlo bien: ésta puede ser la última oportunidad. CM Viganó.

  3. De esa lista salvaría a Monseñor Novell, de sólida fe católica a pesar de sus errores. Los demás son esencialmente gentuza, aunque hay que entender al sr. Osoro Sierra, no es fácil ejercer de obispo combatiendo la presión ambiental que se ejerce desde Roma

  4. Esta sarta de tarados es la que nos gobierna. Toda la fuerza se nos va por la boca, bla, bla, bla, pero en realidad no hacemos nada para rehabilitar y sanear a la iglesia. Somos tibios, tan culpables como ellos en el juicio final..Y nos escupirá de su boca…..

  5. Diego Lanzas, es un nombre tan verdadero como el que yo pongo en este comentario.

    Ignoro qué tiene en contra del obispo de Almería, pero da la impresión de ser un odio eterno, como el de Aníbal a los romanos y eso en la iglesia no es bueno.

    Ignoro de donde ha sacado lo de líder de la sinodalidad, porque no tengo noticias que se haya destacado al respecto, cumpliendo simplemente lo ordenado.

    En cuanto al equipo del que se ha rodeado, es lo mejor que hay y conozco a alguno de los curas, cosa que, al parecer, usted no conoce y habla por hablar.

    No sé de donde le viene ese odio, pero sin duda, lo que usted escribe, además de falso no hace bien a nadie, tal vez por ser falso. Y le recuerdo que D. Adolfo es agua pasada y seguramente si lee esto que escribe, sentirá pena por usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles