El presidente de los obispos europeos anima a vacunarse contra el coronavirus

obispos europeos vacunas
|

El cardenal Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo y presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), y Christian Krieger, presidente de la Conferencia de las Iglesias Europeas, que agrupa a diversas denominaciones cristianas fuera de la Iglesia católica, han emitido un comunicado conjunto sobre la vacunación contra el coronavirus.

«En este tiempo de Adviento, mostremos el amor de Cristo demostrando responsabilidad y cuidado por todos. A medida que la pandemia de COVID-19 continúa en un segundo año, las iglesias europeas alientan a todos a observar las medidas sanitarias necesarias y a vacunarse», escriben los dos mandatarios religiosos.

Según los informes, advierten, las infecciones por coronavirus «siguen aumentando en Europa», mientras los sanitarios «están exhaustos» y hay riesgo de un «colapso inminente» en los hospitales.

Para el cardenal católico y el pastor protestante, las distintas tasas de vacunación en Europa «ofrecen indicaciones claras de las razones de esta dramática situación». En varios Estados miembros de la Unión Europea, la aceptación de la vacunación completa, lamentan, «sigue estando muy por debajo del umbral necesario para detener la propagación del virus, aunque hay vacunas disponibles».

«Después de escuchar a los expertos en ciencia y medicina, creemos que la vacunación es actualmente la forma más eficaz de contrarrestar la pandemia y salvar vidas humanas», aseguran. «La vacunación ofrece protección no solo a nosotros mismos, sino también a nuestros hermanos y hermanas, en particular a los más frágiles entre nosotros», escriben los religiosos. «Es, pues, un acto de amor y cuidado y también de responsabilidad y justicia social», añaden en el comunicado.

Ambos reconocen que la decisión de vacunarse no siempre es fácil, y las razones para dudar «pueden ser múltiples». Es posible que algunos «no puedan recibir la vacuna debido a afecciones médicas graves»; otros, en cambio, «pueden tener miedo o dudar de sus efectos». «Los alentamos a aclarar sus inquietudes y tomar una decisión bien informada después de haber buscado asesoramiento profesional de autoridades y expertos competentes», señalan.

Los dos líderes cristianos lamentan la «difusión de información falsa» y las «afirmaciones infundadas» con respecto a la vacunación, que instrumentalizan la pandemia «al provocar miedo y polarización en un momento en que nuestras sociedades necesitan cohesión, unidad y solidaridad».

El cardenal católico y el pastor protestante hacen «un fuerte llamamiento» a todos los que tienen responsabilidad en la sociedad, incluidos los actores políticos y los medios de comunicación, así como a los miembros de nuestras iglesias, «para contrarrestar cualquier intento de desinformación». También animan a todos los actores de la sociedad «para que conciencien a todos» y les alientan «a tomar acciones responsables para protegerse a sí mismos y a los demás, en particular a aquellos que no pueden ser vacunados por salud u otras razones».

También exhortan a la UE y los Estados que la conforman a que «cumplan sus compromisos de compartir vacunas» y redoblen los esfuerzos mundiales «para garantizar un acceso equitativo a las vacunas COVID-19 para todos, incluso en las regiones con sistemas de salud más débiles».

Llamamiento conjunto de los presidentes de la COMECE y CEC instan a las personas a vacunarse contra el COVID-19

Exhortando a la responsabilidad y el cuidado en medio de la pandemia de COVID-19 en curso, y alentando la vacunación junto con las medidas sanitarias necesarias, S.E. Card. Jean-Claude Hollerich SJ, presidente de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), y el Rev. Christian Krieger, presidente de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC), han emitido el siguiente llamamiento conjunto.

En este tiempo de Adviento, mostremos el amor de Cristo demostrando responsabilidad y cuidado por todos. A medida que la pandemia de COVID-19 continúa en un segundo año, las iglesias europeas alientan a todos a observar las medidas sanitarias necesarias y a vacunarse.

Según los informes, las infecciones por COVID-19 siguen aumentando en Europa, mientras que los médicos y los paramédicos están exhaustos y los hospitales corren el riesgo de un colapso inminente.

Las distintas tasas de vacunación en toda Europa ofrecen indicaciones claras de las razones de esta dramática situación. En varios Estados miembros de la Unión Europea, la aceptación de la vacunación completa, lamentablemente, sigue estando muy por debajo del umbral necesario para detener la propagación del virus, aunque hay vacunas disponibles.

Después de escuchar a los expertos en ciencia y medicina, creemos que la vacunación es actualmente la forma más eficaz de contrarrestar la pandemia y salvar vidas humanas. La vacunación ofrece protección no solo a nosotros mismos, sino también a nuestros hermanos y hermanas, en particular a los más frágiles entre nosotros. Es, pues, un acto de amor y cuidado y también de responsabilidad y justicia social.

Reconocemos que la decisión de vacunarse puede no ser fácil y las razones para dudar pueden ser múltiples. Es posible que algunos no puedan recibir la vacuna debido a afecciones médicas graves. Otros pueden tener miedo o dudar de sus efectos. Los alentamos a aclarar sus inquietudes y tomar una decisión bien informada después de haber buscado asesoramiento profesional de expertos y autoridades competentes. 

Lamentablemente, también asistimos a la difusión de información falsa y afirmaciones infundadas en nuestras sociedades con respecto a la vacunación, instrumentalizando la pandemia al provocar miedo y polarización en un momento en que nuestras sociedades necesitan cohesión, unidad y solidaridad. 

Hacemos un fuerte llamamiento a todos los que tienen responsabilidad en la sociedad, incluidos los actores políticos y los medios de comunicación, así como a los miembros de nuestras iglesias, para contrarrestar cualquier intento de desinformación. 

Llamamos a todos los actores de la sociedad para que conciencien a todos y los alentamos a tomar acciones responsables para protegerse a sí mismos y a los demás, en particular a aquellos que no pueden ser vacunados por salud u otras razones.

También deseamos reiterar nuestra llamada a la Unión Europea y sus Estados miembros para que cumplan sus compromisos de compartir vacunas y redoblen los esfuerzos mundiales para garantizar un acceso equitativo a las vacunas COVID-19 para todos, incluso en las regiones con sistemas de salud más débiles.

Mientras nos preparamos para celebrar la Navidad, recordemos: “Una voz clama: Preparad en el desierto el camino del Señor, enderezad en el desierto una calzada para nuestro Dios (Isaías 40,3)”. Dios envió a su hijo a la tierra para expresar su amor y cuidado por nosotros. Esta buena noticia sigue siendo muy relevante en la actualidad. Demos testimonio vivo de ello, demostremos responsabilidad y cuidado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
31 comentarios en “El presidente de los obispos europeos anima a vacunarse contra el coronavirus
  1. ESTADÍSTICAS DEL FRACASO ESTREPITOSO DE LAS PSEUDOVACUNAS

    MUERTES POR COVID EN 2020 SIN VACUNAS: 1.800.000
    MUERTES POR COVID EN 2021 CON VACUNAS: 3.400.000

    HASTA EL MOMENTO LAS MUERTES SUMAN UN TOTAL DE 5.200.000: UNA MUERTE POR CADA 1.500 HABITANTES, CIFRA ALGO SUPERIOR A LAS MUERTES POR ACCIDENTES DE TRÁFICO EN 2020 Y 2021

    USA, PAÍS SUPERVACUNADO, ENCABEZA LA CLASIFICACIÓN CON 800.000 MUERTES

    LAS ESTADÍSTICAS NO RECOGEN LAS MUERTES CONSECUENCIA DE LAS PSEUDO VACUNAS, PERO HABRÍA QUE HACERLAS PARA TENER EL CUADRO COMPLETO DEL FRACASO ESTREPITOSO

    1. Ese presidente, si tuviera un mínimo de honradez, dimitiría de inmediato, habida cuenta de la estupidez que acaba de exhalar. Ya hay dos estudios que demuestran que la inmunidad natural es más efectiva que el experimento. Circulan en Telegram y no en los medios de la censura institucionalizada en beneficio de las multinacionales ¿farmacéuticas?

    2. Que haya más fallecimientos a pesar de las vacunas se explica porque sigue propagándose la enfermedad y hay una enorme masa de seres humanos aún sin vacunar.
      Que las vacunas están evitando contagios y aminorando en buena medida la gravedad de los que se producen lo prueba que en España, pese a incrementarse el número de casos, los fallecimientos siguen mucho más bajos que en la primera ola. Y en los nuevos ingresos están claramente sobrerepresentados los no vacunados, que no llegan al 10 % del total de la población y suponen al menos la mitad de aquellos.
      Le ruego que, si sostiene que las vacunas son un fracaso, argumente el motivo manejando magnitudes comparables.

      1. ¿Están evitando contagios? En Navarra, super vacunada, estos días alrededor de 800-900 diarios para una población de 650.000 habitantes. Como nunca había habido.

        1. Cuando hablo de manejar magnitudes que admitan comparación me refiero a que centrarse en cifras absolutas equivoca el análisis de los datos. A mi juicio si quiere sostener que las vacunas son un completo fracaso debería probar que la tasa de mortalidad en la población vacunada es por lo menos la misma que en la no vacunada, y eso es precisamente lo que contradicen las vacunas: los vacunados sobreviven en mayor número y los que desarrollan la enfermedad lo hacen por lo general en un estado clínico menos grave que sin la vacuna. Nuestros mayores, por lo general, están sobrellevando mejor las nuevas olas y hay menos fallecidos pese al alto número de contagios. Pero las vacunas no impiden estos; en realidad ninguna vacuna lo hace y ninguna vacuna, contra la enfermedad que sea, garantiza la total indemnidad frente a la enfermedad que trata de combatir.

          1. Qué equivocado está usted. Deje la televisión y lea o escuche a los científicos no contratados por el Sistema.

      2. En la primera ola falleció mucha más gente por mala praxis de los médicos, al colocar ventiladores cuando no debían y utilizar medicamentos inadecuados obligados por la OMS, que por el coronavirus.
        No es aquí el lugar de contar los males que está causando este experimento genético, que no vacuna; sería demasiado largo. Solo le pido que se informe, que anda usted muy despistado respecto a lo que está ocurriendo. Aquí la salud es lo que menos importa a los que han lanzado la plandemia y las «vacunas».

        1. Blanca, no merece la pena contestar a malas personas. Tanto dolor, muerte, sufrimiento, persecución, perdida de trabajo, perdida de la libertad, lo justifican. No contestes, no pierdas energía y tiempo, ten buen humor y oración. En unas semanas nos van a meter mano de manera ya definitiva los amigos del tal Enrique.

    3. Da demasiado al ojo que los mismos ¿benefactores? que quieren reducir la población mundial a 1000 millones de habitantes por todos los medios anticonceptivos, homosexualistas, abortistas, genderistas, eutanásicos y suicidas, pretendan salvarnos con sus experimentos anti covid, que están fracasando estrepitosamente. Lo malo es que pretenden que todos seamos conejillos de indias y, a quienes se resisten, se les descalifica como insolidarios, se les censura y se les niega el pan y la sal, el salario y la pensión, el ocio y la cultura y la educación. Una terrible dictadura.

  2. ¿ Qué hace un cardenal de la iglesia con un representante de la herética pravedad ?. Que hubiera sido de la reforma protestante sin la contra reforma española. Con estos tipos de hoy, la iglesia de Lutero se habría extendido por todo el mundo y el hereje seria hoy santo de la iglesia de Roma. Benditos sean los sacerdotes españoles que se enfrentaron a la herejía en el Concilio de Trento. España martillo de herejes, espada Roma, a que estamos esperando.

  3. El problema de las vacunas, ségun reconocídos Científicos, fieles al Juramento hipocrático, es que son las, que van a destruir el Sistema inmunologico natural, debilitando a quien las toman…

  4. Mintieron con el origen del virus, con la validez de los pcr. Ahora Israel piebsa en la cuarta dosis, Gibraltar cierra todo, aun con el 100 «vacunado, miebtras que Japon e India revirtieron la situaciòn con Ivermectina.
    Patético, lamentable ver como tantos miembros de la jerarquia de la Iglesia toman como una verdad de Fe, un experimento que está provocando exceso de mortalidad en Europa, como ya lo advirtieron medicos y cientificos.

    1. Lo de las PCRs es tremendo. Denunciadas por fraudulentas en varios países, suspendidas en EEUU, advertidos por su creador (que murió en agosto del 19) de que no distinguen un virus de otro y que no sirven para diagnosticar, y Sanidad sigue con ellas. Y la gente va en tropel a que se las hagan… Qué atrevida es la ignorancia.

      1. Dicen los malos teclados, que algún espñol que salía mucho en los medios, se ha llevado a cuenta de los PCR como 1000 millones del ala. Si eso es cierto, se ocmprende lainsitencia de usar los PCR para todo.

  5. E ir a aguas más profundas: eso es lo que quieren. Reducir la Problación Mundial a través de las vacunas. Hay un video donde Bill Gates lo dice, riendo…

  6. En la Europa atea y agnóstica, ¿los obispos se han convertido en expertos en medicina? ¿no les preocupa que millones de europeos se condenen porque han abandonado a Cristo?
    El Cardenal Newman escribió: «La Iglesia católica, y sólo la Iglesia católica, sostiene que sería mejor que el sol y la luna cayeran del cielo, que la tierra colapsara y que los millones de hombres que viven en ella murieran de hambre en extrema agonía, y que arreciaran las aflicciones temporales, a que una sola alma, no voy a decir que se perdiera, sino que cometiera un solo pecado venial, o que dijera una mentira deliberada…», pero los obispos actuales les interesa más la vacunación, el cambio climático, la inmigración, etc. ¿Qué fe profesan?

    1. La Iglesia está demostrando una ignorancia total en este tema, y me sorprende. Porque la iglesia tiene los mejores doctores en todas las materias…

  7. No sé realmente quién tiene razón. Tengo mis ideas y mis razones, pero no vienen al caso.

    La cuestión es que si las vakunas son un fracaso y se demostrara que producen muertes e invalideces, la gente diría que lso médicos son unos tales y unos cuales, peros eguirían yendo, porque cuando uno está malo busca el consuelo aunque sea de un tonto.

    Pero ya se ocuparán los de siempre de reocrdar cómo los curas obligaron a que se vakunara la gente y al final los clérigos no van a poder salir a la calle.

    Así que recemos para que las vakunas no hagan daño, visto que no sirven para prevenir nada. O nos quedamos sin sacramentos.

  8. Sobre este tema, lo único que tengo por seguro es que resulta escandaloso que en tiempos de indiferencia, cuando no de rechazo, de los hombres a Dios, muchos pastores europeos se preocupen tanto de la vacunacion ante el Covid y tan poco de la salud y la salvación de las almas, deseo expreso de Dios en boca de nuestro Señor Jesucristo: «que todos los hombres se salven»

  9. Nadie se hace responsable de los daños que están provocando las inyecciones. Todo fue una EPIDEMIA, pero le cambiaron el nombre a pandemia para que impusieran los gobiernos sus órdenes. Ya hay videos como si fuera una película de gente que se ha muerto o enfermado después de la inyección.
    Y porqué siempre calcinaron a los muertos sin permitir autopsias,
    Son muchas preguntas que no se responden, si no tuvieran nada que ocultar saldrían en programas para enterar a la población.
    Presionar para que se inyecten es un crimen, y Recomendar a los feligreses que lo hagan.
    ¿Es que no saben que se fabricaron ésas inyecciones con seres humanos cruelmente asesinados?
    Si lo saben. Eso es lo terrible.

    1. Tienes sentido común al afirmar que a la epidemia se le llame pandemia. Pues si fuera una pandemia, habría cadáveres hacinados por todas partes.

  10. Hay cooperación con el mal, por más que Doctrina de la fe haya dicho que no, no tiene capacidad de borrar la realidad, mintió.
    Si se encuentra algo útil en un crimen, es terrible, legitimiza el crimen. Agradece el aborto. Es insondablemente espeluznante.
    Eso hace bergoglio.

  11. En lugar de «animarnos» a una vacunación, debieran exhortar a predicar el Evangelio, a rezar el santo Rosario, a amar a Dios sobre todas las cosas, a pedir a la Santísima Virgen que nos soccorra, a que vuelvan las procesiones, a leer la Biblia y a los Padres de la Iglesia, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles