Europa, ¿dónde estás? ¿Quién eres? ¿Estás ahí?

Por Marcello Pera Europa futuro
|

(Observatorio Internacional Cardenal Van Thuân)- Publicamos el discurso pronunciado en la Academia de Ciencias, Letras y Artes de Lucca el 18 de noviembre de 2021 por el presidente emérito del Senado de la República, el profesor Marcello Pera, a quien damos las gracias. Esperamos que esta lúcida intervención del senador Pera pueda abrir un debate serio sobre Europa y la Iglesia en Europa [Osservatorio Cardenal Van Thuân].

  1. Aunque casi nadie lo sabe, estos días se están reuniendo en toda Europa cuatro comités de 200 miembros cada uno, ciudadanos europeos elegidos al azar, para debatir sobre el «Futuro de Europa» [Conferencia sobre el Futuro de Europa]. La iniciativa, adoptada por la presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, a propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, comenzó en 2019, continuó en 2020 y terminará el próximo año. Hay cuatro temas en discusión: economía, democracia, clima y migración. Serán objeto de documentos separados que se presentarán a las instituciones europeas.

Si se discute el futuro de Europa, significa que la actual construcción europea sigue siendo una obra abierta, o al menos que hay lagunas. Les pongo un ejemplo. De momento, solo la policía polaca se ocupa de los emigrantes que, desde Bielorrusia, presionan en las fronteras polacas, aunque está claro que quienes los envían allí, Lukashenko hoy, como Erdogan ayer y Gadafi antes, lo hacen para chantajear a toda Europa, no solo a Polonia. Entonces, ¿por qué no está ahí Europa?

Sencillo: porque Europa no tiene fronteras definidas ni fuerzas para defenderlas. Esta es una gran laguna. No hay ejército europeo, ni policía europea, ni guardacostas europeos. En esta situación, ¿cómo se puede hablar de un Estado (o superestado) europeo? La primera tarea del Estado es defender su territorio. ¿Cómo se puede hablar de una Unión Europea? La tarea de una unión de Estados es ayudar a los necesitados. En cambio, hoy resulta válido lo que el embajador Sergio Romano dijo hace tiempo: que en la expresión «Unión Europea», «el término Unión es una mentira«.

No es de extrañar, por tanto, que el sentimiento de pertenencia a una misma comunidad europea ampliada disminuya y que muchos ciudadanos europeos empiecen a reclamar la nacionalidad y se desarrolle cada vez más un patriotismo nacional. Este fenómeno se conoce como «soberanismo». Creo que en lugar de despreciarlo y antes de criticarlo, hay que entenderlo. En cambio, es deprimente observar que la gente prefiere convertirlo en objeto de una mezquina propaganda política, como si no tuviera motivos serios.

¿Por qué crece la desconfianza hacia Europa y la necesidad de buscar refugio en nuestros Estados-nación? En mi opinión, no hay ningún misterio o propósito, ninguna conspiración de fuerzas antidemocráticas, ni una regurgitación del pasado. Solo hay reacciones políticas a hechos concretos que hay que analizar y problemas objetivos que hay que resolver. Consideremos la situación y que cada uno mire sus propias condiciones.

  1. Si debido a los fenómenos migratorios necesitas seguridad en tus fronteras o dentro de tu país y ves que la Unión Europea no tiene una agenda adecuada para satisfacerla; si vives en una zona periférica y la Unión te deja solo ante las oleadas de inmigrantes ilegales; si ante este fenómeno permites que algunos Estados internos y protegidos cierren sus fronteras, convirtiendo a los Estados fronterizos en embudos ciegos; si se teme el terrorismo islámico y se ve que las élites políticas europeas evitan incluso llamarlo por su nombre; si las jerarquías de la Iglesia se comportan de la misma manera, tal vez plantando árboles de la paz mientras los terroristas te hacen la guerra; entonces es comprensible que un patriotismo europeo haga esfuerzos por nacer. De hecho, se empieza a pensar que Europa es un problema, no la solución. Que te resulta extraña y lejana, en lugar de cercana.

Hacemos observaciones similares, especialmente con referencia a nuestra propia casa. Si tus condiciones de vida se deterioran y la clase media de tu país se empobrece considerablemente; si pagas impuestos elevados; si hay escasez de trabajo digno y remunerado; si los jóvenes tienen un futuro incierto; si la competencia en el mundo globalizado rebaja tu nivel económico; si el estado de bienestar es cada vez más caro y te ves obligado a pagarlo dos veces, primero con tu contribución a los servicios nacionales y luego con tus cuotas por los servicios privados; entonces crece el patriotismo nacional, porque ante estos problemas el Estado-nación se convierte en el único lugar para la satisfacción de tus necesidades, es decir, se convierte en tu verdadera patria. La verdadera patria, de hecho, es donde te cuidan.

Por consiguiente, no sirve para nada, salvo para mostrar sentimientos buenos y fáciles, condenar los patriotismos nacionales que renacen. Es necesario un poco de honestidad intelectual para entender las razones por las que renacen.

De nuevo, tomo como ejemplo a Polonia. Recientemente fue condenada por el Parlamento y la Comisión Europea y ahora está amenazada con sanciones que pueden llegar a la expulsión de la Unión por violación del Estado de derecho. Pero, ¿alguien nos ha explicado en qué consisten exactamente estas violaciones? ¿Alguien, incluida la prensa, ha dado a conocer el razonamiento del Tribunal Constitucional polaco sobre la relación entre el derecho nacional y el de la UE? ¿Acaso alguien ha recordado que la intervención del Tribunal Constitucional polaco tiene la misma fuente de legitimidad que la del Tribunal Constitucional alemán, que también decide si las transferencias de soberanía a Europa son compatibles con el orden constitucional alemán? Y sobre todo: ¿qué es el llamado «Estado de derecho europeo»? ¿Hasta dónde llega y qué límites tiene? ¿Incluye también la legislación en materia de ética? Si los polacos quieren mantener la suya en armonía y continuidad con la tradición católica que tanto se siente en ese país, ¿por qué deberíamos condenarlos?

Es también en ámbitos como este donde la Unión Europea fracasa. Da la impresión de hacer distinciones entre Estados, de promover a unos y censurar a otros, de favorecer ciertas políticas de determinados partidos o coaliciones de partidos frente a otros, de imponer decisiones desafiando a las mayorías y gobiernos elegidos. Es como si desde los palacios de Bruselas se lanzara una advertencia a los votantes de los Estados nacionales: u os dejáis gobernar por mayorías y personas que aprobamos, o estáis fuera de nuestra comunidad de «principios y valores». Nada suena más ofensivo e irritante para un votante que le digan que no es libre de elegir o que solo es libre dentro de unos límites.

Los polacos, que tienen recuerdos sangrantes de las invasiones nazi y soviética, temen que la Unión Europea se comporte con ellos como un imperio central. ¿Podemos o no discutir si los pueblos de Europa solo tienen el deber de ceder su soberanía y no también el derecho a mantener sus tradiciones, al menos en lo que se refiere a ciertos asuntos especialmente sensibles?

Aclaro la pregunta. Supongamos que la constitución de un país europeo establece que la familia es una «comunidad natural fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer». Este es el caso de la Constitución italiana en su artículo 29, aunque la expresión «entre un hombre y una mujer» no aparezca allí, sino que está claramente implícita en la expresión «comunidad natural», que no significa «comunidad jurídica» o «comunidad cultural». Pues bien, ¿debe esta Constitución dar paso a la ley comunitaria que prevé el matrimonio homosexual? ¿Y por qué? Los pueblos de Europa nunca han participado en los debates sobre esta nueva ley. Por el contrario, cuando se redactó una constitución europea que da cabida a la familia homosexual, los franceses la rechazaron en referéndum.

La realidad es que todavía no ha nacido un verdadero espíritu europeo, en parte porque, a los ojos de los ciudadanos, las instituciones europeas no han hecho mucho por hacerlo nacer al ser opacas y pletóricas. Tenemos una abundancia de organismos políticos, administrativos y judiciales que son difíciles de desentrañar y que además nos envían toneladas de normas, decisiones, directivas y sentencias cada año. ¿Alguien sabe exactamente qué competencias tiene el Parlamento Europeo, que es elegido por todos nosotros? ¿Alguien conoce las competencias y las diferencias entre la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Consejo de la Unión Europea? ¿Alguien sabe qué es y qué hace el Consejo de Europa, aunque, a pesar de su nombre, no es una de las instituciones de la Unión Europea? La democracia debe ser transparente. Implica que los gobernantes son controlados por los gobernados a través de elecciones y, por tanto, que los gobernantes son bien conocidos. En cambio, para ser sinceros, los órganos de gobierno europeos y los hombres son a menudo personajes oscuros y ocultos. Por eso la Unión Europea no es hoy ni una federación ni una confederación, sino una agregación que no siempre tiene éxito. Puede que no sea una mentira descarada, pero es una verdad a medias.

¿Sueno euroescéptico por lo que estoy diciendo? Esta es otra forma de decir que no hay que razonar. O que hay que exorcizar las dificultades bautizándolas con términos de connotación negativa. Es una polémica banal y deprimente.

Si se observa la escala geopolítica mundial, Europa se ha convertido en una necesidad y es irreversible. No podemos ignorarlo y no podemos dar marcha atrás. Incluso un nacionalista, si no es miope, no puede dejar de reconocerlo. Al fin y al cabo, si hay unos Estados Unidos, si hay una China, si hay una Rusia y si hay otros actores poderosos en un régimen de creciente pluralismo competitivo, también debería haber una Europa para determinar el equilibrio mundial y defender nuestros intereses. Y más tiene que estar ahí hoy, dado que Estados Unidos ya no es nuestro protector, como era antes. El tiempo del escudo estadounidense se está acabando. El Tío Sam es cada vez más reacio a pagar las facturas de nuestra defensa. No se trata de Trump, sino de los intereses de Estados Unidos. Pero si Europa es necesaria, entonces hay que criticar a la Europa de hoy y plantearla de nuevo, y diseñar la Europa futura. Se trata de un sano realismo; el escepticismo no tiene nada que ver.

  1. Supongamos ahora que queremos en serio una Europa y que todos estamos convencidos de que es necesaria e irreversible. Sin embargo, para construirla de verdad hay que abordar un problema muy grave y es el de la identidad. América es el continente progresista-demócrata cristiano. China es el continente comunista y confuciano. Rusia es el continente autocrático y ortodoxo. ¿Y qué es Europa?

Sabemos quiénes éramos. Europa era el continente cristiano. ¿Sigue siéndolo? La actual conferencia sobre el futuro de Europa, que también aborda este tema bajo el epígrafe de «valores y derechos», no es la primera que aborda este tema. De hecho, los grandes padres de Europa lo tuvieron claro inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial y pensaron en una Europa cristiana, porque consideraban que el cristianismo era el bautismo de la identidad y la civilización.

Schuman dijo: «Todos los países de Europa están impregnados de la civilización cristiana. Esta es el alma de Europa que es necesario devolverle».

De Gasperi dijo: «¿Cómo podemos concebir una Europa sin tener en cuenta el cristianismo, ignorando sus enseñanzas fraternas, sociales y humanitarias?».

Adenauer dijo: «Consideramos la unificación de Europa como el objetivo de nuestra política exterior, porque era la única manera de afirmar y salvaguardar nuestra civilización occidental y cristiana contra las furias totalitarias».

El proyecto de estos padres, la Comunidad Europea de Defensa (CED), acabó mal, como es sabido, a manos de los franceses, pero el tema volvió en los años 90, cuando el proceso de integración económica se endureció y el de unión política, tras la caída del muro de Berlín, empezó a llamar a la puerta.

En 1992, Jacques Delors, entonces presidente de la Comisión Europea, pronunció un discurso en la catedral de Estrasburgo en el que planteó el problema, y que recuerda mucho a los italianos el famoso discurso de D’Azeglio. Dijo: «Hay que dar un alma a Europa… Si en los próximos diez años no conseguimos darle un alma, una espiritualidad, un sentido, habremos perdido la partida de Europa».

Unos años más tarde, en 1999, Romano Prodi, también presidente de la Comisión Europea y también en una iglesia, se expresó en los mismos términos: «Europa no puede concebirse olvidando su memoria, porque en esta memoria está la huella permanente del cristianismo. En las diferentes culturas de las naciones europeas, en las artes, en la literatura, en la hermenéutica del pensamiento, está la cuna del cristianismo que alimenta a creyentes y no creyentes»

Muchos otros han apoyado la misma posición. Ni que decir tiene que Juan Pablo II y Benedicto XVI pronunciaron discursos muy cultos y sentidos sobre este tema.

Pero el debate también terminó mal esta vez. Nunca más se habló del alma cristiana de Europa. Y cuando se ha hablado, esta alma se ha ido ocultando, marginando, censurando e incluso reprimiendo. ¡Cuántas discusiones inútiles sobre la necesidad de recordar en el preámbulo de la Constitución las «raíces judeocristianas de Europa»! ¡Cuánta retórica! ¡Cuánta hipocresía por parte de los que pretendían apreciar esas raíces, mientras que en realidad no creían en nada!

Miremos la realidad a la cara. Hoy en Europa estamos en la era de la apostasía del cristianismo, de la ocultación y la cancelación de nuestra historia, de la demolición de nuestros símbolos. Se dice que es una cuestión de inclusión, de igualdad de dignidad, de acogida de los demás. Tal vez. Sin embargo, el hecho es que es una negación muy grave de nuestra identidad. Y me temo algo peor: que también es una cuestión de miedo.

Dado que nuestra memoria es a menudo débil, vale la pena mencionar algunos hechos recientes que no deben olvidarse a toda prisa, porque son advertencias muy serias.

Europa ha evitado mencionar sus raíces judeocristianas en su Constitución, que luego murió, luego resucitó y luego terminó en la morgue jurídica de algún tratado.

Europa ha condenado a un político italiano, Rocco Buttiglione, por afirmar que el matrimonio homosexual es contrario a sus creencias cristianas.

Europa promueve una legislación que viola los principios cristianos en las principales cuestiones éticas. Apoya el aborto, la eugenesia, la eutanasia, la manipulación de embriones, el matrimonio homosexual, la identidad de género y ya tolera la poligamia.

Europa no ha defendido a un papa, Benedicto XVI, que fue atacado porque en una de sus conferencias había afirmado que el cristianismo es una religión del logos y no de la espada y había pedido al islam que hiciera una afirmación similar.

Europa impidió que este mismo papa hablara en una universidad, la Sapienza de Roma, después de haberlo invitado.

Europa esconde sus símbolos cristianos, ya no enseña a decir «Feliz Navidad» o «Feliz Pascua» en sus escuelas primarias, porque dice que no quiere ofender a los hijos de los no creyentes o de los otros creyentes.

Europa concede la máxima libertad religiosa y de culto a los musulmanes en sus propios Estados, pero tolera que esta misma libertad sea conculcada hasta el martirio de los cristianos en sus estados en África, Asia, Turquía, India, en todas partes.

Europa protege las obras de arte blasfemas contra el cristianismo bajo el escudo de la libertad de expresión, pero suspende esta misma libertad cuando se trata de irreverencias satíricas contra el islam.

Europa reacciona débilmente ante el fundamentalismo y el terrorismo islámicos porque se considera culpable de exportar la civilización cristiana.

Y así sucesivamente, renunciando cada vez a nuestra tradición religiosa. No es de extrañar que los estudiosos serios hablen ahora de una «Europa sin Dios» y que los datos demuestren que Europa se encuentra entre las zonas más secularizadas de Occidente.

Me hago una serie de preguntas. ¿Puede nacer un patriotismo europeo en una tierra tan desolada? ¿Podemos tener una identidad europea si se obstaculiza una fuente esencial de la identidad europea, la religiosa? Si alguien nos aterroriza y nos acusa de ser «judíos y cristianos», ¿podemos seguir respondiendo: sí, lo somos y queremos seguir siéndolo? Si tenemos que dialogar con los demás, ¿podemos hacerlo si los demás declinan su identidad y nosotros nos avergonzamos de la nuestra?

Hasta hace poco, pensaba que estas preguntas debían dirigirse al mundo político, a los partidos, a las instituciones. Desde hace algún tiempo me veo obligado a dirigirlas al mundo católico, y en primer lugar a su magisterio, desde los obispos hasta el papa. Nuestras iglesias se están despoblando, algunas están cerrando, otras se están cayendo, otras se están convirtiendo en nuevos edificios. Nuestra educación tradicional se está perdiendo. Nuestro sentido de pertenencia se desvanece. Los obispos marchan con la bandera del arco iris. En sus labios, la expresión «salvación» está siendo sustituida poco a poco por la expresión «justicia» y la expresión «justicia» se entiende cada vez más en el sentido de «justicia social», como si la justicia del Dios cristiano tuviera que ver con el sueldo, mientras que los términos «proselitismo» o «evangelización» se juzgan incorrectos y se prohíben. De esta forma, el cristianismo se seculariza, convirtiéndose en humanismo, ecologismo, pacifismo, democracia, derechos humanos. Con un cambio semántico que no es fácil de entender, el pontífice llama «clericalismo» a lo que debería ser firmeza de doctrina y coherencia de comportamiento. En tal confusión, podemos incluso ver que se rinde homenaje al paganismo, como se vio en el Sínodo Pan-Amazónico de Obispos o con la entrada de la Madre Tierra en San Pedro.

Me detengo aquí. Para hacer un resumen rápido, voy a responder a las preguntas que me he ido planteando. Europa, ¿dónde estás? Hoy eres una tierra indefinida. Europa, ¿quién eres? Hoy eres un sujeto perdido. Europa, ¿estás ahí? Hoy en día, se te echa mucho de menos.

Por Marcello Pera

Publicado en el Observatorio Internacional Cardenal Van Thuân

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
7 comentarios en “Europa, ¿dónde estás? ¿Quién eres? ¿Estás ahí?
  1. Desde hace algún tiempo me veo obligado a dirigir las preguntas al mundo católico, y en primer lugar a su magisterio, desde los obispos hasta el papa. Nuestras iglesias se están despoblando, algunas están cerrando, otras se están cayendo, otras se están convirtiendo en nuevos edificios. Nuestra educación tradicional se está perdiendo. Nuestro sentido de pertenencia se desvanece. Los obispos marchan con la bandera del arco iris. En sus labios, la expresión «salvación» está siendo sustituida poco a poco por la expresión «justicia» y la expresión «justicia» se entiende cada vez más en el sentido de «justicia social», como si la justicia del Dios cristiano tuviera que ver con el sueldo, mientras que los términos «proselitismo» o «evangelización» se juzgan incorrectos y se prohíben.

  2. No es «la izquierda», es la masonería.
    ¿Quien piensas que está detrás de la «ideología de lo políticamente correcto» que sostienen la ONU, el Foro de Davos o la UE ( la Comisión, especialmente, el gobierno, el no electo), «la izquierda» o la masonería?

    1. ¡Como si la izquierda no tuviera nada que ver con la masonería! Según el profesor D. Javier Paredes, Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá, durante la II república española, de los 470 diputados de la Cámara Constituyente de 1931 casi un tercio eran masones: 151 diputados (135 miembros del Gran Oriente Español y 16 de la Gran Logia Española). La mayoría de ellos de izquierdas: De Esquerra 11, del Partido Radical 43 y del PSOE y el Partido Radical Socialista 65. Y esto ha sido una constante no sólo en España y en aquél entonces, sino siempre y en todas partes. No significa que no haya masones de derechas, naturalmente, pero la estrecha y mayoritaria vinculación de la izquierda con la masonería se ha dado siempre y la mayoría de sus políticas están inspiradas en la cosmovisión masónica, que no comparten por casualidad.

  3. QUE NOTRE DAME NO SE CONVIERTA EN UNA DISNEYLANDIA SINCRETISTA, reflejo de la Europa apóstata y neopagana.

    El riesgo de convertirse en un Parque temático es real. me remito al artículo de Luca Volante en la Nuova Bussola Quotidiana. Una pena que no se permitan los enlaces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles