El Papa acepta la renuncia del arzobispo de París

renuncia arzobispo París
|

El Papa Francisco ha aceptado hoy la renuncia de Michel Aupetit como arzobispo de París, nombrando como administrador apostólico sede vacante et ad nutum Sanctæ Sedis a Georges Pontier, a la espera de designar un nuevo arzobispo.

El pasado viernes estallaba la bomba: el arzobispod e París, Michel Aupetit, de 70 años, presentaba su renuncia al Santo Padre debido a unas revelaciones del semanario Le Point sobre una supuesta historia de amor con una mujer en 2012.

La diócesis de de la capital de Francia reconoció que el alto prelado tuvo un «comportamiento ambiguo» con una mujer en ese momento, pero Aupetit negó haber tenido una relación física en ningún caso.

El jueves 25 de noviembre, a raíz de la revelación publicada por el citado medio francés, llegaba una carta a Roma del arzobispo francés en la que ofrecía su renuncia al Papa.

«El Señor me lo dio y el Señor me lo quitó: ¡bendito sea el nombre del Señor!», con esta frase de Job ha encabezado Aupetit un comunicado publicado esta mañana en el que reacciona a la decisión del Pontífice.

«Los dolorosos acontecimientos de la semana pasada, de los que ya he hablado, me llevaron a poner mi misión en manos del Papa Francisco para preservar a la diócesis de la división que provocan siempre las sospechas y la pérdida de confianza», escribe el prelado.

«Estoy feliz de haber servido en esta diócesis con magníficos equipos, clérigos, laicos, consagrados, totalmente dedicados al servicio de Cristo, de la Iglesia y de sus hermanos. Hay demasiadas personas a las que agradecer para enumerarlas a todas», continúa Aupetit.

«Por supuesto, me generaron una fuerte perturbación los ataques de los que he sido objeto», reconoce el arzobispo, pero añade que hoy da gracias a Dios por tener «el corazón» en paz. «Doy las gracias a las muchas personas que me han manifestado su confianza y cariño durante los últimos ocho días», escribe.

«Rezo por aquellos que, tal vez, me desearon el mal, como Cristo nos enseñó a hacer, él que nos ayuda mucho más allá de nuestras pobres fuerzas. Pido perdón a quienes pude haber herido y les aseguro mi profunda amistad y mis oraciones, que siempre serán suyas».

La diócesis de París está habitada por un profundo dinamismo, continúa Aupetit, que asegura que está en camino «de una nueva forma de vivir la fraternidad a partir de nuestro bautismo común, en una sinodalidad sin pose entre los diferentes estados de vida». El ya arzobispo emérito de París termina diciendo el mensaje de su primera homilía como arzobispo: «¡No miréis al arzobispo, mirad a Cristo!».

Michel Aupetit, una vocación tardía

Michel Aupetit nació el 23 de marzo de 1951 en Versalles, en la diócesis del mismo nombre. Después de la escuela secundaria ingresó en la Facultad de Medicina de Créteil, donde se  licenció en 1978. Ejerció la profesión médica en Colombes, en los suburbios del norte de París, durante doce años. Se especializó en bioética médica y también enseñó esta materia en el Hospital Henri Mondor en Créteil. En 1990, ingresó al seminario para la formación sacerdotal, que concluyó con el bachillerato en Teología.

Fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1995 para la arquidiócesis de París, con 44 años.

Después de la ordenación, ocupó los siguientes cargos ministeriales: vicario de la parroquia Saint-Paul-Saint-Louis y capellán de las escuelas superiores del barrio del  Marais:  François Couperin, Charlemagne-et-Saint-Germain, Victor Hugo(1995-2001); párroco de Notre-Dame de l’Arche d’Alliance (2001-2006); Decano del decanato Pasteur-Vaugirard (2004-2006); Vicario general de París y miembro del consejo presbiteral (2006-2013).

Fue nombrado obispo titular de Massita y auxiliar de París el 2 de febrero de 2013, por Benedicto XVI, y fue consagrado el 19 de abril siguiente. El 4 de abril de 2014 fue transferido a la sede episcopal de Nanterre.

El 7 de diciembre de 2017, el Papa Francisco le nombró arzobispo de París, en sustitución del cardenal André Vingt-Trois.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

15 comentarios en “El Papa acepta la renuncia del arzobispo de París
  1. A ver cuando Francisco acepta la renuncia de Bergoglio, que se ha comido a Francisco, por no confirmar nunca en la Fe, como el 80% del episcopado mundial, aproximadamente.

  2. Con Bergoglio los obispos malos se vuelven pésimos y los buenos, en vez de mejores, para contrarrestar, malos, salvo gloriosas y escasas, muy escasas, excepciones.

    1. Eso es pura difamación si no se aportan datos concretos que permitan constatar lo que dice en comparación con pontificá dos anteriores. Y usted demuestra con ello un relativismo moral acongojante, tan estricto o rígido como se muestra a veces usted juzgando la conducta de los demás en general o de Francisco en particular, cuando la noticia da cuenta de una renuncia aceptada ahora por un hecho acaecido en 2012, cuando estaba Benedicto XVI al frente de la Iglesia.

      1. El problema no es que se le acepte la renuncia a éste, sino que a determinados obispos, por contra, no se les exija (no digo ya «aceptar»). No es necesario hacer un listado, porque día sí y día también usted, como el resto de los lectores, leemos las barbaridades que hacen y dicen muchos obispos y aquí no pasa nada si son de la misma cuerda de quien tiene el poder de destituirlos. ¿Ya se le ha «aceptado la renuncia» a Zancheta, por ejemplo? Ah, no, calle, que ni siquiera se la han pedido, pese a ser un prófugo de la justicia argentina, a la que la Santa Sede se niega incluso a enviar la documentación sobre él que le requiere la fiscalía, en un ejercicio más de «igualdad de trato» (ley del embudo, en román paladino).

      2. ¿De verdad necesitas datos? ¿No te asombra el clamoroso silencio de los corderos ante tanto despotismo demoledor del catolicismo? ¿Acaso no son culpables esos silencio, a estas alturas, cuando no son complacencia y hasta bailarle el agua?

  3. Lo que sostengo es que el brochazo grueso emponzoña su crítica, que podría ser a mi juicio perfectamente legítima si fuese mucho matizada e inspirada más claramente en la caridad fraterna.

  4. Oh,, pobrecito señor,, que ni siquiera fue una relación carnal,,que fue como de disgusto,, 🤷🏻‍♀️,, y se le vino el mundo encima.
    Pobrecito,,pagan justos por pecadores,,dice el dicho.
    Que Dios le ayude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles