El Papa revela cual es el pasaje «más demoníaco» del Evangelio para él

Papa pasaje demoníaco Evangelio
|

El Papa Francisco ha continuado con el ciclo de catequesis dedicadas a san José durante la audiencia general celebrada esta mañana en el Aula Pablo VI, cuando estamos concluyendo el año consagrado a esta importantísima figura de la Iglesia.

«Hoy quisiera profundizar en su ser “justo” y “desposado con María”, y dar así un mensaje a todos los novios, también a los recién casados», dijo el Papa al comienzo de la catequesis. El Santo Padre señaló que muchas historias relacionadas con José llenan los pasajes de los evangelios apócrifos, escritos que «no están» en la Biblia, pero que «responden al deseo de colmar los vacíos narrativos de los Evangelios canónicos». Su Santidad aclaró que éstos evangelios «no son una cosa fea o mala; son bonitos, pero no son la Palabra de Dios».

Francisco destacó que el evangelista Mateo -éste ya canónico, por tanto Palabra de Dios- define a José como hombre “justo”. El Papa comentó el evangelio de Mateo, en el que cuenta cómo la virgen quedó embarazada y José decidió repudiarla en secreto. Explicó en qué consitía el matrimonio judío de la época, como había una fase en la que, aún no viviendo con el esposo, ya se consideraba que estaban casados, con lo cual, la situación de la Virgen le exponía a la acusación de adulterio. Esta culpa, según la Ley antigua, tenía que ser castigada con la lapidación, explicó el Santo Padre añadiendo que, sin embargo, «en la praxis judía sucesiva se había afianzado una interpretación más moderada que imponía solo el acto de repudio».

Dentro de José, «el amor por María y la confianza que tiene en ella le sugieren una forma que salva la observancia de la ley y el honor de la esposa: decide repudiarla en secreto, sin clamor, sin someterla a la humillación pública. Elige el camino de la discreción, sin juicio ni venganza. ¡Pero cuánta santidad en José! Nosotros, que apenas tenemos una noticia un poco folclorista o un poco fea sobre alguien, ¡vamos enseguida al chismorreo! José sin embargo está callado», dijo el Papa.

Francisco recordó el sueño en el que un ángel se aparece a José y le explica el origen del embarazo. «Muchas veces nos sentimos prisioneros de lo que nos ha sucedido: “¡Pero mira lo que me ha pasado!” y nosotros permanecemos prisioneros de esa cosa mala que nos ha pasado; pero precisamente ante algunas circunstancias de la vida, que nos parecen inicialmente dramáticas, se esconde una Providencia que con el tiempo toma forma e ilumina de significado también el dolor que nos ha golpeado», indicó Su Santidad.

Muy a menudo nuestra vida «no es como la habíamos imaginado», señaló el Papa, sobre todo, «en las relaciones de amor, de afecto, nos cuesta pasar de la lógica del enamoramiento a la del amor maduro». «Y se debe pasar del enamoramiento al amor maduro. Vosotros recién casados, pensad bien en esto», aconsejó el Sucesor de Pedro. Cuando el enamoramiento con sus expectativas «parece terminar», puede comenzar «el amor verdadero». «Amar de hecho no es pretender que el otro o la vida corresponda con nuestra imaginación; significa más bien elegir en plena libertad tomar la responsabilidad de la vida, así como se nos ofrece», afirmó Su Santidad.

Entonces, Francisco menciona el pasaje del evangelio más sucio para él. «Pensad, en el Evangelio de Juan, un reproche que hacen los doctores de la ley a Jesús es este: “Nosotros no somos hijos que provienen de allí”, en referencia a la prostitución. Pero porque estos sabían cómo se había quedado embarazada María y querían ensuciar a la madre de Jesús. Para mí es el pasaje más sucio, más demoniaco del Evangelio», dijo.

«Y el riesgo de José nos da esta lección: toma la vida como viene. ¿Dios ha intervenido ahí? La tomo. Y José hace como le había ordenado el Ángel del Señor», añadió. «Los novios cristianos están llamados a testimoniar un amor así, que tenga la valentía de pasar de las lógicas del enamoramiento a las del amor maduro. Y esta es una elección exigente, que, en lugar de aprisionar la vida, puede fortificar el amor para que sea duradero frente a las pruebas del tiempo», comentó el Pontífice.

El amor del noviazgo es un poco un poco «romántico». «Vosotros lo habéis vivido todo, pero después empieza el amor maduro, de todos los días, el trabajo, los niños que llegan. Y a veces el romanticismo desaparece un poco. ¿Pero no hay amor? Sí, pero amor maduro. “Pero sabe, padre, nosotros a veces nos peleamos…”. Esto sucede desde el tiempo de Adán y Eva hasta hoy: que los esposos peleen es el pan nuestro de cada día. “¿Pero no se debe pelear?” Sí, se puede. “Y, padre, pero a veces levantamos la voz” – “Sucede”. “Y también a veces vuelan los platos” – “Sucede”. ¿Pero qué hacer para que no se dañe la vida del matrimonio? Escuchad bien: no terminar nunca el día sin hacer las paces. Hemos peleado, yo te he dicho palabrotas, Dios mío, te he dicho cosas feas. Pero ahora termina la jornada: tengo que hacer las paces. ¿Sabéis por qué? Porque la guerra fría al día siguiente es muy peligrosa. No dejéis que el día siguiente empiece con una guerra», aconsejó Francisco a los matrimonios.

El Papa terminó la catequesis recomendando una oración a san José, la cual encontrarán al final de la catequesis íntegra que más abajo les ofrecemos. Después, ya fuera de la catequesis propiamente dicha, el Santo Padre recordó que hoy se celebra el Día Mundial contra el SIDA, «una ocasión importante para recordar a las muchas personas afectadas por este virus, para muchas de las cuales, en algunas zonas del mundo, no es posible el acceso a los cuidados esenciales. Hago votos por un renovado compromiso solidario para garantizar tratamientos sanitarios justos y eficaces».

Por último, quiso comentar a los presentes el viaje que emprenderá mañana a Chipre y Grecia, «países ricos de historia, de espiritualidad y de civilización». «Será un viaje a las fuentes de la fe apostólica y de la fraternidad entre cristianos de varias confesiones. Tendré también la oportunidad de acercarme a una humanidad herida en la carne de tantos migrantes que buscan esperanza: iré a Lesbos. Os pido, por favor, que me acompañéis con la oración», concluyó.

Francisco corrige a Bauman: «Más que líquida, esta sociedad es gaseosa»

Les ofrecemos las palabras del Papa durante la catequesis de hoy, publicadas en español por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

Catequesis sobre san José 3. José, hombre justo y esposo de María

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Seguimos nuestro camino de reflexión sobre la figura de San José. Hoy quisiera profundizar en su ser “justo” y “desposado con María”, y dar así un mensaje a todos los novios, también a los recién casados. Muchas historias relacionadas con José llenan los pasajes de los evangelios apócrifos, es decir, no canónicos, que han influido también en el arte y diferentes lugares de culto. Estos escritos que no están en la Biblia —son historias que la piedad cristiana hacía en esa época— responden al deseo de colmar los vacíos narrativos de los Evangelios canónicos, los que están en la Biblia, los cuales nos dan todo lo que es esencial para la fe y la vida cristiana.

El evangelista Mateo. Esto es importante: ¿qué dice el Evangelio sobre José? No qué dicen esos evangelios apócrifos, que no son una cosa fea o mala; son bonitos, pero no son la Palabra de Dios. En cambio, los Evangelios, que están en la Biblia, son la Palabra de Dios. Entre estos el evangelista Mateo que define José como hombre “justo”. Escuchamos su pasaje: «La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto» (1,18-19). Porque los novios, cuando la novia no era fiel o se quedaba embarazada, ¡tenían que denunciarla! Y las mujeres en aquella época eran lapidadas. Pero José era justo. Dice: “No, esto no lo haré. Me quedaré callado”.

Para comprender el comportamiento de José en relación con María, es útil recordar las costumbres matrimoniales del antiguo Israel. El matrimonio comprendía dos fases muy definidas. La primera era como un noviazgo oficial, que conllevaba ya una situación nueva: en particular la mujer, incluso viviendo aún en la casa paterna todavía durante un año, era considerada de hecho “mujer” del prometido esposo. Todavía no vivían juntos, pero era como si fuera la esposa. El segundo hecho era el traslado de la esposa de la casa paterna a la casa del esposo. Esto sucedía con una procesión festiva, que completaba el matrimonio. Y las amigas de la esposa la acompañaban allí. En base a estas costumbres, el hecho de que «antes de estar juntos ellos, se encontró encinta», exponía a la Virgen a la acusación de adulterio. Y esta culpa, según la Ley antigua, tenía que ser castigada con la lapidación (cf. Dt 22,20-21). Sin embargo, en la praxis judía sucesiva se había afianzado una interpretación más moderada que imponía solo el acto de repudio, pero con consecuencias civiles y penales para la mujer, pero no la lapidación.

El Evangelio dice que José era “justo” precisamente por estar sujeto a la ley como todo hombre pío israelita. Pero dentro de él el amor por María y la confianza que tiene en ella le sugieren una forma que salva la observancia de la ley y el honor de la esposa: decide repudiarla en secreto, sin clamor, sin someterla a la humillación pública. Elige el camino de la discreción, sin juicio ni venganza. ¡Pero cuánta santidad en José! Nosotros, que apenas tenemos una noticia un poco folclorista o un poco fea sobre alguien, ¡vamos enseguida al chismorreo! José sin embargo está callado.

Pero añade enseguida el evangelista Mateo: «Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados”» (1,20-21). Interviene en el discernimiento de José la voz de Dios que, a través de un sueño, le desvela un significado más grande de su misma justicia. ¡Y qué importante es para cada uno de nosotros cultivar una vida justa y al mismo tiempo sentirnos siempre necesitados de la ayuda de Dios! Para poder ampliar nuestros horizontes y considerar las circunstancias de la vida desde un punto de vista diferente, más amplio. Muchas veces nos sentimos prisioneros de lo que nos ha sucedido: “¡Pero mira lo que me ha pasado!” y nosotros permanecemos prisioneros de esa cosa mala que nos ha pasado; pero precisamente ante algunas circunstancias de la vida, que nos parecen inicialmente dramáticas, se esconde una Providencia que con el tiempo toma forma e ilumina de significado también el dolor que nos ha golpeado.  La tentación es cerrarnos en ese dolor, en ese pensamiento de las cosas no bonitas que nos suceden a nosotros. Y esto no hace bien. Esto lleva a la tristeza y a la amargura. El corazón amargo es muy feo.

Quisiera que nos detuviéramos a reflexionar sobre un detalle de esta historia narrada por el Evangelio y que muy a menudo descuidamos. María y José son dos novios que probablemente han cultivado sueños y expectativas respecto a su vida y a su futuro. Dios parece entrar como un imprevisto en su historia y, aunque con un esfuerzo inicial, ambos abren de par en par el corazón a la realidad que se pone ante ellos.

Queridos hermanos y hermanas, muy a menudo nuestra vida no es como la habíamos imaginado. Sobre todo, en las relaciones de amor, de afecto, nos cuesta pasar de la lógica del enamoramiento a la del amor maduro. Y se debe pasar del enamoramiento al amor maduro. Vosotros recién casados, pensad bien en esto. La primera fase siempre está marcada por un cierto encanto, que nos hace vivir inmersos en un imaginario que a menudo no corresponde con la realidad de los hechos. Pero precisamente cuando el enamoramiento con sus expectativas parece terminar, ahí puede comenzar el amor verdadero. Amar de hecho no es pretender que el otro o la vida corresponda con nuestra imaginación; significa más bien elegir en plena libertad tomar la responsabilidad de la vida, así como se nos ofrece. Es por esto por lo que José nos da una lección importante, elige a María “con los ojos abiertos”. Y podemos decir con todos los riesgos. Pensad, en el Evangelio de Juan, un reproche que hacen los doctores de la ley a Jesús es este: “Nosotros no somos hijos que provienen de allí”, en referencia a la prostitución. Pero porque estos sabían cómo se había quedado embarazada María y querían ensuciar a la madre de Jesús. Para mí es el pasaje más sucio, más demoniaco del Evangelio. Y el riesgo de José nos da esta lección: toma la vida como viene. ¿Dios ha intervenido ahí? La tomo. Y José hace como le había ordenado el Ángel del Señor: de hecho, dice el Evangelio: «Despertándose José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.  Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús» (Mt 1,24-25). Los novios cristianos están llamados a testimoniar un amor así, que tenga la valentía de pasar de las lógicas del enamoramiento a las del amor maduro. Y esta es una elección exigente, que, en lugar de aprisionar la vida, puede fortificar el amor para que sea duradero frente a las pruebas del tiempo.  El amor de una pareja va adelante en la vida y madura cada día. El amor del noviazgo es un poco —permitidme la palabra— un poco romántico. Vosotros lo habéis vivido todo, pero después empieza el amor maduro, de todos los días, el trabajo, los niños que llegan. Y a veces el romanticismo desaparece un poco. ¿Pero no hay amor? Sí, pero amor maduro. “Pero sabe, padre, nosotros a veces nos peleamos…”. Esto sucede desde el tiempo de Adán y Eva hasta hoy: que los esposos peleen es el pan nuestro de cada día. “¿Pero no se debe pelear?” Sí, se puede. “Y, padre, pero a veces levantamos la voz” – “Sucede”. “Y también a veces vuelan los platos” – “Sucede”. ¿Pero qué hacer para que no se dañe la vida del matrimonio? Escuchad bien: no terminar nunca el día sin hacer las paces. Hemos peleado, yo te he dicho palabrotas, Dios mío, te he dicho cosas feas. Pero ahora termina la jornada: tengo que hacer las paces. ¿Sabéis por qué? Porque la guerra fría al día siguiente es muy peligrosa. No dejéis que el día siguiente empiece con una guerra.

Por eso hacer las paces antes de ir a la cama. Recordadlo siempre: nunca terminar el día sin hacer las paces. Y esto os ayudará en la vida matrimonial. Este recorrido del enamoramiento al amor maduro es una elección exigente, pero tenemos que ir sobre ese camino.

Y también esta vez concluimos con una oración a san José:

San José,

tú que has amado a María con libertad,

y has elegido renunciar a tu imaginario para hacer espacio a la realidad,

ayuda a cada uno de nosotros a dejarnos sorprender por Dios

y a acoger la vida no como un imprevisto del que defendernos,

sino como un misterio que esconde el secreto de la verdadera alegría.

Obtén para todos los novios cristianos la alegría y la radicalidad,

pero conservando siempre la conciencia

de que solo la misericordia y el perdón hacen posible el amor. Amén.

Saludos en español:

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Hoy quiero dirigirme de un modo especial a todos los novios cristianos. Ustedes están llamados a testimoniar un amor como el de María y José, un amor que pase del enamoramiento a la madurez, para que sea pleno y duradero. Pídanle a san José —que fue valiente en este paso— que los ayude a vivir el noviazgo con alegría y con radicalidad. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

Llamamiento:

Hoy se celebra la Día Mundial contra el SIDA. Es una ocasión importante para recordar a las muchas personas afectadas por este virus, para muchas de las cuales, en algunas zonas del mundo, no es posible el acceso a los cuidados esenciales. Hago votos por un renovado compromiso solidario para garantizar tratamientos sanitarios justos y eficaces.

Mañana viajaré a Chipre y después a Grecia para realizar una visita a las queridas poblaciones de esos países ricos de historia, de espiritualidad y de civilización. Será un viaje a las fuentes de la fe apostólica y de la fraternidad entre cristianos de varias confesiones. Tendré también la oportunidad de acercarme a una humanidad herida en la carne de tantos migrantes que buscan esperanza: iré a Lesbos. Os pido, por favor, que me acompañéis con la oración. Gracias.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
57 comentarios en “El Papa revela cual es el pasaje «más demoníaco» del Evangelio para él
  1. A ver, Señor Papa, cuando los fariseos le dicen a Jesús que no son hijos de prostitución no tiene nada que ver con María, por favor. Eso es algo absurdo que ha circulado en américa latina. Hay que leer el contexto, los judíos estan afirmando que son hijos de Abrahán, Jesús les dice que si fuesen hijos de Abrahán creerían el él. Es cuando los judíos le dicen que no son hijos de prostitución. Ser hijos de prostitución significa ser idólatras, porque la idolatría es comparada con la prostitución, en el cap 2 de Oseas se deja ver ese asunto, y en el cap 2 de Jeremías: prostituirse: ser infiel a Dios para irse detrás de ídolos, lo mismo que una mujer es infiel para irse con amantes.

    1. Cuando Los judíos dicen que no son hijos de prostitución están diciendo que no son idólatras, que son verdaderos hijos de Abrahán, es decir, que adoran al Dios verdadero, y eso se entiende por el contexto de la discusión. Pero, a algún teólogo que no sabe leer la Biblia se le ocurrió que se estaban refiriendo a la Santísima Madre de Jesús, y esa es la versión del señor Bergoglio. ¡Qué desgracia de pueblo cuando el cura es loco!

    2. Éso mismo pienso como usted, Ramón… Los judíos llamaban «hijos de la prostitución» a los idólatras, tal como usted lo explica… nada que ver con María, que en todo caso hubiera sido considerada preñada por San José, y muy dentro de las normas judías!

    3. Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con Bergoglio, que por ejemplo es también la que apunta un escritor nada sospechoso como Messori en «Hipótesis sobre María». Aunque la interpretación que haces podría ser correcta, no cuadra con otros pasajes, como cuando se hace atestiguar ante el Sanedrín que Jesús es hijo de José. Todo apunta a una calumnia existente que circulaba por Jerusalén. Es más, se recoge en el Talmud, con detalles mucho más asquerosos y burlescos como que era el hijo de un tal Panthera (mofa de Parthenos, «Virgen»).

    4. Pero ese señor es un retorcido.
      ¿Qué tiene que ver lo que está escrito en el Evangelio según San Juan? Es terrible cómo se está burlando con cinismo de las Sagradas Escrituras.
      A mí me repugna cuando pide que recemos por él, pero continúa por la mala senda.

  2. Esta catequesis está muy mal redactada, es pobre de contenido, errática (como bien señala el comentarista Don Ramón), y divagante sobre las ideas de Francisco. Que a él le parezca que el pasaje más d e m o n í a c o es el que señala, es algo irrelevante y carente de sentido.

    1. Además, el Papa dice: «María y José son dos novios que probablemente han cultivado sueños y expectativas respecto a su vida y a su futuro…» Sin embargo, San Agustín y la tradición siempre han creído que Sta. María había hecho un voto de virginidad, y si aceptó casarse fue confiando en que Dios proveería. Y que si Dios dispuso ese matrimonio era con el fin de que fuera el entorno en el que encarnarse virginalmente. De modo que no podemos tratarlos como sin fueran dos novios normales que aspiraban a formar una familia.

      1. Y Francisco también debería matizar lo que dice sobre que los novios «están llamados a testimoniar un amor como el de María y José.» Hay que dejar bien claro que Nuestra Señora y San José se amaron virginalmente, y que su matrimonio lo dispuso la divina providencia para formar la familia de Jesús, y por eso, tanto su noviazgo, como su matrimonio están en una perspectiva diferente a la del común noviazgo y matrimonio cristianos.

        1. Totalmente de acuerdo, entre la Virgen María y San José no hay tal tipo de amor como el de las demás parejas, es un amor sacrificial a DIOS, pues María deseaba consagrarse totalmente a Dios, pero con su FIAT renuncia a su voluntad y acepta que se realice en ella la Divina Voluntad.

      2. “Sin embargo, San Agustín y la tradición siempre han creído que Sta. María había hecho un voto de virginidad”. Profundo disparate, porque: 1. Ese voto no existía entre los judíos y de ningún personaje del Evangelio se dice que lo haga. 2. ¿Qué otra cosa iba a decir S Agustín, que desbarra a tope acerca del sexo. 3. ¿Por qué no lo dice el Evangelio? 4. ¿Qué tradición?

        1. Sota de Bastos: disparate es el suyo, que no sabe leer las escrituras. ¿Por que la Virgen le dice al Ángel , «no conozco varón», si estaba prometida con José?, la lógica y la Tradición siempre lo ha interpretado la Consagración virginal de María. Además María se anticipa, a la Virginidad de las personas consagradas proclamadas por Jesús, cuando dice que «algunos se hacen eunucos por amor al Reino de Dios».
          ¿Es usted tan protestante que si una cosa no sale explicita en los Evangelios ya no es verdadero? Esto si que es absurdo.

          1. “Por que la Virgen le dice al Ángel , «no conozco varón», si estaba prometida con José?” Porque, efectivamente, como estaba prometida pero no casada, no lo había conocido. (No dice: “No voy a conocer varón”) 2, ¿Qué lógica y qué tradición? 3. “¿Es usted tan protestante que si una cosa no sale explicita en los Evangelios ya no es verdadero?” No, pero el inventarse lo que lógicamente (ahora sí) debería haber dicho el Evangelio si fuese cierto, es desvirtuar el Evangelio, porque los silencios son más expresivos que la palabras. Si tan importante fuese el consagrarse virgen, ¿por qué no lo iba a decir el Evangelio? A eso se suma que lo de consagrar la virginidad venía desde 500 años antes de Grecia (Partenón) y las vírgenes vestales (Roma) y lo del rechazo al sexo, también era pagano: Platón, los estoicos y los gnósticos. Verde y con asa (o, como se dice ahora, blanco y en botella). No os esforcéis: el rechazo al sexo no es evangélico, sino pagano.

          2. Mire Sota: no nos castigue con sus pseudo-exégesis hereticas. Es dogma de fe la virginidad perpetua de la Santísima Virgen María, antes, durante, después del parto y durante el resto de su vida hasta su gloriosa Asunción en cuerpo y alma a los cielos, no sólo porque así lo dice la sagrada Tradición (con mayúsculas y, por tanto una de la fuentes de la Revelación), sino porque así fue definido ‘ex cathedra’ durante el II Concilio de Constantinopla (s.VI), que confirmó que La Santísima Virgen María es «Madre de Dios y SIEMPRE Virgen». Usted puede desvariar lo que quiera, pero este dogma no admite discusión. O lo cree, o no es católico (son lentejas).

        2. Sota de Bastos: Que la Virgen María no pensaba casarse, y que la divina providencia dispuso su desposorio con San José, que por cierto era de muy avanzada edad, lo dice San Agustín, San Jerónimo, el Beato Santiago de la Vorágine, varios evangelios apócrifos, y otros. Claro que todos estos han podido equivocarse, y ahora ha llegado Francisco a iluminarnos en la verdad que la tradición desconocía. (Lo digo irónicamente).

          1. Sólo por poner algún ejemplo, San Agustín habla del voto de virginidad de María que había hecho en su infancia y lo explica en «De Sancta Virginitate» 4 4 CSEL 41,237-238, y san Gregorio de Nisa lo cita igualmente en «Oratio in diem Natalem Christi» PG 46,1140-1141.

          2. Lo dicen San Agustín y San Jerónimo, Por favor, S Agustín: «el deseo sexual era la más impura y sucia de las maldades humanas, una manifestación clara de la desobediencia del Hombre a los designios de Dios.» Y sobre la mujer: «Es Eva, la tentadora, de quien debemos cuidarnos en toda mujer… No alcanzo a ver qué utilidad puede servir la mujer para el hombre, si se excluye la función de concebir niños.» o «Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas en forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones.»
            S Jerónimo: “Todo coito es inmundo. Amar con pasión a la esposa es adulterio.” “En vista de la pureza del cuerpo de Cristo, toda relación sexual es sucia.” Pues sí que se puede confiar en lo que dice estos santos. 2. Lo de los evangelios apócrifos no lo conozco, ¿Puede darme las citas concretas?

          3. Dé la notación de las citas que emplea, que ya va siendo usted muy cansino con el mismo corta-pega de siempre, que sólo se encuentra en sus comentarios y en Herejía Digital. Que ya nos sabemos cómo cita usted, que hasta se inventa las citas del Evangelio, y las que no se inventa las saca de contexto, las tergiversa, etc. Ya sabemos todos que la Iglesia es malísima, los Padres de la Iglesia peores aún, y que usted es muy bueno, nada obsesionado con el sexo ni con lograr la cuadratura del círculo buscando quien le apoye en cómo ser adúltero y católico, gay practicante y católico, ultraizquierdista y católico… y que jamás miente ni se inventa nada. Ya.

  3. También a mi me sorprenden las palabras del papa.
    Si Dios Nuestro Señor, protegió a su hija de toda murmuración, de toda sospecha, tengo entendido desde siempre, por lógica y por fe,, que salvo la misma Madre, María Santísima y su Castísimo esposo José,,sabían el cómo y el cuándo. Y que si fue ofendida Ella, claro, por odio al Hijo atacan a la Madre,,ofenden al Hijo de forma hiriente pero como deseo de molestarlo, no como certeza en sus palabras.
    Si para evitar maledicencia llegó el Ángel al sueño de José,, porque tal vez alguna persona pudiera ver el vientre de la Virgen María no comenzará el chisme,, José actuó con rapidez.
    Hermoso San José,, aumenta nuestra fe.

    1. Muy mai intencionado y retorcido Francisco como siempre juzgando las conciencias y las intenciones de los demás. Se cree Dios. Y haciendo vulgares a La santísima Virgen y San José. Santos que siempre están en la puerta de al lado, vecinos de bloque; aunque sean unos desalmados son santos porque lo quiere francis.

    1. NO es ignorante, porque sabe muy bien lo que dice y hace.
      Lamentablemente, tiene un gran resentimiento contra nuestra Iglesia, vaya a saberse por qué.
      Muchos dicen que adora a Lucifer, lo que a mí no me consta, pero sus dichos y hechos dejan mucho que pensar.

    1. Sota devastada,:
      Los de siempre, son los que desde siempre creen en el Evangelio,
      ¿ O es que ahora es un nuevo Evangelio? ¿ El de siempre ya no sirve?

          1. Pues sí, como todas las cosas que dice. Éste se apunta a un bombardeo: no hay herejia que circule por ahí a la que no se adhiera. Es hilarante cuando se pone estupendo ilustrándonos sobre cómo Constantino inventó el cristianismo, salpicado con su eterno mantra de lo mala que es la Iglesia que reprime los desordenados deseos y prácticas sexuales que él defiende de forma obsesiva. Igual piensa que va a convencer a alguien…

        1. Sota,, tus conocimientos parecen adquiridos en videos, y sabes la Biblia
          según San Interner,, andas todo norteado,, y ¿ Cuándo dijo San Jerónimo que amar a la esposa es adulterio?
          Tu no eres católico, creo que ni religión tienes, lo que si has de tener son ganas de -molestar- dicho cortesmente. Entra con los protestantes,, ahí date vuelo.
          Según tú, no había voto de virginidad porque no se acostumbraba,,,,¿entonces si no se acostumbra ya no se hace nada. Tú ya has de estar super vacunado,, porque ya se está acostumbrando la gente.

          1. Totalmente de acuerdo, el amor entre la Virgen María y San José es un amor puro, limpio de deseo carnal. Es el amor entre las Personas de la Santísima Trinidad, pero en la Tierra.

  4. No olvidemos que son catequesis dedicadas a San José, el esposo de María, una mujer que, según afirmó sin rectificación alguna posterior, NO NACIÓ SANTA, sino con mancha de pecado, por lo que niega el dogma de la Inmaculada Concepción, a la que no tiene ninguna devoción, porque no es inmaculada, sino una mujer más, una madre más.

    Si pretende realzar a San José rebajando a la Virgen María, la Inmaculada Concepción, cuya fiesta no se atreve a retirar del calendario litúrgico y que celebraremos por todo lo alto, como se merece, el próximo día 8, está equivocadísimo, como casi siempre.

    ¡VIVA LA INMACULADA CONCEPCIÓN! ¡VIVA SAN JOSÉ, EL ESPOSO DE LA INMACULADA! ¡BERGOGLIO, CHÍNCHATE!

  5. Para los judíos, Jesús era hijo natural de José, no sabían nada de la Concepción virginal de María. Por tanto, la interpretación de Francisco está fuera de lugar, y solo demuestra su ignorancia.

  6. ¡UN PASAJE BÍBLICO NUNCA ES DIABÓLICO! He aquí la saña diabólica con la que se refiere a la Palabra de Dios que recordaba Ozaeta según la profecía de Ezequiel sobre el modo de hablar del falso profeta.
    Es una frase muy pensada, del tipo «el fracaso de Dios» o «Maria no era una santita» donde gesticula la saña incluso. Ignoro si la menciona con su título de «Virgen».
    Es que dice que José aceptó la vida COMO VENÍA, es decir, ASUMIENDO RIESGOS, se decidió por María A OJOS ABIERTOS. Lo sintomático es que, no menciona al Ángel que se apareció a José, que es quien le disipa el temor como embajador de Dios (‘angelos’=mensajero de Dios), ni menciona el mal rato de la Virgen ante lo que San José pudiera pensar.. Ni menciona que PRONTO tuvo certeza de que se trataba del Hijo de Dios a quien portaba en su seno.

    1. Y a quien evita nombrar, aunque la catequesis esté centrada en José, pero es que José no se comprende sin el dogma de la Inmaculada Concepción. Tampoco menciona para refutar el «pasaje diabólico», que el seno de la Virgen era inmaculado, sin pecado, el primer Sagrario, ni aprovecha para recomendar que acojamos en nuestro seno o a «ojos abiertos» de la fe a Jesús eucarístico como en nuestro Belén interior o algo similar que de tanta aplicación tendría en Adviento.

  7. Pero, bueno, si están discutiendo acerca de una cuestión exegética que no está cerrada, y que ni siquiera es especialmente importante, ¿cómo se les ocurre emplear palabras tan gruesas y expresarse con tal grado de dogmatismo? Yo es que alucino con algunos… Y lo de que Francisco niega la Inmaculada concepción… ¿podría alguien decirme dónde? Lo mismo se puede decir acerca de que sus palabras cuestionan su deseo de mantenerse virgen. Aquí la objetividad brilla por su ausencia.

      1. Mejor le informo yo a usted: «Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! La fiesta litúrgica de hoy celebra una de las maravillas de la historia de la salvación: la Inmaculada Concepción de la Virgen María. También ella fue salvada por Cristo, pero de una forma extraordinaria, porque Dios quiso que desde el instante de la concepción la madre de su Hijo no fuera tocada por la miseria del pecado» (Ángelus, 8 de diciembre de 2020). Y, como este texto, puede encontrar usted más muy fácilmente. ¿Quiero gestos y no solo palabras? A `las 7 de la mañana, ese mismo día, el Papa fue a la Plaza de España de Roma para un acto de veneración privada (por la pandemia) a la Inmaculada concepción y encomendarle el cuidado de la ciudad de Roma y del mundo entero.

        1. Juan.

          Conoce usted la frase que B e r g o g l i o hizo en Colombia sobre la Sangre de Jesús?

          Ante esa frase, hay que decir estas en respuesta:

          «Por las venas de Jesús, El Señor corre sangre preciosa, de salvacion, de resureccion».

  8. Francisco planea un baño de sangre: Las comunidades de rito romano serán forzadas a entrar en el Novus Ordo
    Michael Charlier escribe en Summorum-Pontificum.de (30 de noviembre) que se anunciarán medidas antes de finales de 2021 para obligar a todas las comunidades de rito romano a entrar en el Novus Ordo.

    Charlier ha publicado informes y predicciones precisas en el pasado. Francisco quiere «devolver» a las comunidades de rito romano «al modo único de celebración» del Novus Ordo, antes de publicar el reglamento de la Traditionis Custodes.

  9. Francisco se inventa pasajes del evangelio:
    comovaradealmendro.es/2021/12/02/en-defensa-de-maria-frente-a-la-terrible-blasfemia-proferida-ayer-1-de-diciembre-por-jorge-mario-bergoglio/
    Non Nobis.

    1. Blanca:
      «Toda Escritura es inspirada por Dios» segunda carta de Timoteo.

      «Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza» Colosenses.

      Desde «En el principio creó Dios los cielos y la tierra» Génesis.
      hasta «La gracia del Señor Jesús… » Apocalipsis.

  10. Bergoglio no deja pasar una oportunidad para blasfemar sobre María. Buscar el articulo sobre esta noticia en la web «como vara de almendro»

  11. LUCIFER ET IN CATHEDRA PESTILENTIAE SEDET, SE SIENTA EN LA CATEDRA DE SAN PEDRO QUE SE HA VUELTO PESTILENTE. ESTOS COMETARIOS DE ESE SEÑOR ME HACEN LLORAR APARE DE IDIGNARME. NO ES EXTRAÑO QUE AYER EN NICOSIA UN POPE GRIEGO CON VOCES DESTEPLADAS LE LLAMESE ANTICRISTO Y HEREJE. LO DETUVIERON POR DECIR LA VEDAD PERO CLAMA NO CESES

  12. Lo que mas me indigna es que los consagrados callen como perros mudos ante tan abominable blasfemia contra la Madre de Dios. Bergoglio está vomitando por la cloaca que tiene por boca, que Maria pecó de adulterio.
    Bergoglio te queda poco… Apocalipsis 19,20:
    Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.
    Non Nobis.

  13. Pues bien, el Señor mismo os va a dar una señal. He aquí que una doncella casta está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel…Isaías 7,14.

  14. «Pero porque estos sabían cómo se había quedado embarazada María y querían ensuciar a la madre de Jesús. Para mí es el pasaje más sucio, más demoniaco del Evangelio»»

    ¿Cómo podían saber los judíos acerca de cómo había concebido la Virgen al Señor? Lo lógico es que pensasen que era hijo de José, el «hijo del carpintero», como dice el Evangelio. La calumnia contra la Virgen por ese motivo está, dicen, en el Talmud, cuya redacción es posterior al Nuevo Testamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles