PUBLICIDAD

Sánchez Sorondo: «El virus más poderoso que nos azota es el ateísmo de masa y la apostasía silenciosa»

Sánchez Sorondo apostasía ateísmo(UCV)
|

(UCV)- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, exhortó a una «renovación de la conciencia» para acabar con el hambre en el mundo, al tiempo que subrayó que «dar de comer al hambriento es un mandato del Evangelio que verdaderamente nos interpela». Así lo indicó en la sesión inaugural del III Congreso Pobreza y Hambre: Educación y Tecnología en el contexto de la pandemia, organizado por la Universidad Católica de Valencia (UCV): “Las cifras son escalofriantes. Ante esta situación hay que apelar, llamar una y otra vez a la responsabilidad de los hombres; no podemos cerrar nuestras entrañas a las necesidades de los demás, sobre todo de los más débiles».

Por ello, remarcó la invitación del papa Francisco a «no pasar de largo y vivir el Evangelio del amor”, porque es el Evangelio “quien nos lleva a servir a la persona humana y servirle, además, buscando el bien común, el bien de todos. Que la Iglesia sea el hogar donde todos sean acogidos y servidos en la misma mesa”.

Por su parte, el canciller de las pontificias academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, Marcelo Sánchez Sorondo, hizo un llamamiento “a los líderes del mundo” para que acepten su “sagrada responsabilidad” ante la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Deben reconocer que 75 años es tiempo suficiente para cumplir lo que el mundo prometió a la sombra del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial. Nuestra tarea más sagrada es evitar otro episodio de autodestrucción, ya sea por guerra o por devastación medioambiental”.

“Estamos llamados a realizar un nuevo inicio, de alguna manera un ‘reset’ para usar el vocablo del Foro de Davos, una reprogramación, pero alternativa a la visión intramundana, aquella que pone al hombre como medida de todas las cosas. Un ‘reset’, pero no a partir de la falsa creencia de los poderes fuertes mundanos según la cual sólo el hombre salva al hombre, sino bajo el mensaje de las bienaventuranzas de nuestro señor Jesucristo, que es ‘el camino, la verdad y la vida’. El virus más poderoso que nos azota es el ateísmo de masa y la apostasía silenciosa”, expuso.

El Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO, PMA y FIDA, Fernando Chica, que participó de manera online, centró su intervención en la lucha que desempeña la Santa Sede contra el hambre. Así, señaló que “la pandemia del coronavirus COVID-19, ha puesto de manifiesto una vez más que sus secuelas y catastróficas consecuencias económicas agravan las diferencias existentes en el mundo. Siempre son los indigentes los que cargan con la peor parte, tanto en los países ricos como en los de renta baja”.

“Más de 690 millones de personas en el mundo están pagando el precio de la pandemia al seguir pasando hambre. Después de haber disminuido constantemente durante una década, el hambre está aumentando al 8,9 % de la población mundial. Los recursos humanos, los conocimientos sobre tratamientos y suministros, así como los bienes no comerciales y espirituales debían y deben ser compartidos, sobre todo con los países más necesitados. Entre aquellos se encuentran en particular la vacunas”, dijo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

27 comentarios en “Sánchez Sorondo: «El virus más poderoso que nos azota es el ateísmo de masa y la apostasía silenciosa»
  1. Impresionante: en tanta perorata no se nombra a Dios ¡ni una sola vez! Menos mal que son prelados hablando en una universidad católica… Pero ni por esas. No se entiende muy bien la queja sobre una «apostasía silenciosa», si su dejación de funciones (siendo la de llevar las almas a Dios la primera y principal) es clamorosa.

    1. Efectivamente. La Iglesia y su jerarquía no habla de Dios. Sorondo es el obispo q raramente dice Misa y q no sabe contestar a las plegarias litúrgicas. Su compatriota Mgr Sanahuja, lo conocía bien y hablaba «maravillas»

  2. Dice Sorondo: «Estamos llamados a realizar un nuevo inicio», y aunque disimulen, lo que están fomentando estos jerarcas es el gran reinicio del foro de Davos. Precisamente el cardenal dice que la «pandemia» ha aumentado la pobreza, pero lo que la ha aumentado son las medidas exageradas que se han adoptado, perjudicando la economía de mercado.
    Las teorías ideológicas de Francisco y sus seguidores contra la economía capitalista (que es la que ha generado riqueza en estas décadas), provocan más pobreza.

    1. Si queremos evitar la pobreza, no debemos escuchar las ideas ecologistas de Francisco.
      Y ya que esos pastores opinan, permítaseme hacer lo mismo, y expresar que considero que, por poner algún ejemplo, en estos momentos, la energía nuclear se hace muy necesaria, para mantener el ritmo de crecimiento económico. Además, gravar el CO2 con un impuesto como proponen los defensores del progresismo medioambientalista, disminuye el poder adquisitivo de los ciudadanos para la creación de riqueza, de empleo, y de consumo.

      1. Los impuestos son un robo. Siglo tras siglo aumentan los impuestos. Quieren que paguemos por el aire. Los estatistas son los parásitos del pueblo, son holgazanes, burócratas, improductivos, que no hacen algo de bien, sino perjuicios, obstáculos, trampas y derroche de recursos no ganados por ellos, para ellos y sus amigos, parientes y palmeros.

        1. Lo que es un robo es la gorronería de los que se aprovechan de la economías externas que les produce toda la sociedad y luego no quieren pagar impuestos.

          1. O sea, de todos los dictadores y políticos de ultraizquierda que son y han sido. No hay nada como freír a impuestos injustos a los pobres (porque no todos los impuestos son justos ni necesarios) reduciendo lo poco que tienen, para vivir ellos como potentados y luego dar de limosna a esos mismos pobres lo que sobra (subvención y servicios sociales, lo llaman eufemísticamente), que previamente se lo han confiscado. Es una mentira como una catedral que los pobres no paguen impuestos y que se les quite a los ricos (lo cual tampoco es ni solidaridad ni caridad, pues si son impuestas no son ni lo uno ni lo otro, sino confiscación o robo). ¿Qué haría la la izquierda sin pobres? Nadie votaría su hipócrita discurso «pobrista». Así que, donde no hay pobres los crean. Siempre igualando… por abajo. ¿Que hay mucha diferencia entre pobres y ricos? Solución de los políticos izquierdistas: todos iguales, es decir, todos pobres (menos ellos).

          2. “No hay nada como freír a impuestos injustos a los pobres”. Es que los impuestos deben ser progresivos.

          3. Estáis atascados en la economía del Imperio Romano cuyo concepto de propiedad absoluta sigue siendo el paradigma de la derecha, sin comprender lo que ha cambiado en la economía desde entonces. Para empezar, los trabajadores eran esclavos, por lo que se superaba el primer obstáculo: los beneficios que hubiere, eran propiedad del dueño de la empresa, de forma que no se planteaba el problema de a quién pertenecían. Las economías externas apenas jugaban algún papel. Los empresarios, por ejemplo, propietarios de los fundos, debían su producto casi únicamente a su esfuerzo (y el de sus esclavos, tan propiedad suya como su ganado). Las obras públicas habían sido construidas por esclavos, los minerales extraídos por esclavos y así sucesivamente. Tan solo podríamos hablar de las economías externas producidas por el ejército y la marina y de la existencia de una administración rudimentaria (el Estado pequeño de los neocons).

          4. Los impuestos solo tenían sentido para financiar las obras públicas (con mano de obra esclava), esa pequeña Administración y la defensa. Pero estamos en una economía totalmente distinta: la mano de obra ya no son esclavos, sino ciudadanos con todos los derechos, que no son meramente derechos jurídicos (democracia formal), por lo que tienen derecho a tener un empleo, vivienda, sanidad y enseñanza. Pero, y este es otro oportuno olvido de la derecha, no se trata solo de derechos de unos molestos recién llegados a la fiesta, sino que sin obtener esos derechos, la economía moderna no podría funcionar y volveríamos a la economía romana. (Recordemos que no se suprimió la esclavitud después de XIX siglos de Cristianismo por escrúpulos morales y que la derecha agraria seguía insistiendo en que San Pablo la había bendecido, sino porque los esclavos no servían como obreros industriales).

          5. «Es que los impuestos deben ser progresivos»

            Ya, ya: los impuestos progresistas son tan progresivos que la confiscación progresa adecuadamente, empobreciendo a los más pobres.

            «Estáis atascados en la economía del Imperio Romano cuyo concepto de propiedad absoluta sigue siendo el paradigma de la derecha»

            Y usted se ha quedado atascado en la economía comunista, ese experimento asesino y ladrón que empezó en el s. XIX y que en tan sólo 70 años del siglo veinte demostró, además de ser un auténtico fracaso, ser criminal (con más de 100 millones de asesinados a sus espaldas), pues sólo se basa en la envidia, el odio y el robo. Naturalmente que los católicos defendemos la propiedad privada. Y seguimos el Decálogo, que es absoluto y dice: «No robarás» y «No codiciarás los bienes ajenos». El resto de sus matracas de ultraizquierda (y falsas) no le interesan a nadie aquí, no insista.

  3. Hombre, que este señor se lamente del ateísmo de masas y de la apostasía silenciosa, cuando un factor importante en la causa de las mismas es la jerarquía… Es como si un pirómano se lamentara de los incendios forestales.

    1. Los masones son así.
      Mezclan su mejunje ideológico con palabritas ad-hoc que le gusten a la audiencia delante de la que hablan.
      Que la logia les dice que hay que machacar con ecologismo delante de una audiencia de cat´`olicos?
      No hay problema: Se meten un par de estereotipos católicos en medio del discurso, aunque eso les chamusque la lengua, y todos contentos.

    2. SHERLOCK HOLMES dice: «Es como si un pirómano se lamentara de los incendios forestales.» Esta capacidad para decir mucho en tan poco espacio y encima con gracia me produce una santa envidia

  4. » El fedevacantismo, es el fenómeno del catolicismo sin fe. Es el catolicismo disuelto en las razones del mundo, es la sal la que se ha vuelto insípida, es la luz la que se ha debilitado. La crisis de fe no es algo muy evidente a los ojos de todos, la crisis de la liturgia es solo una consecuencia y una causa. El catolicismo que se propone hoy, con sus liturgias desacralizadas, la doctrina bondadosa y mundana, su actitud antitradicional, es ideal para la perdida de la fe. En el lugar de la fe heroica hoy tenemos el fedevacantismo, un catolicismo vaciado de lo sobrenatural, reducido a lo noticioso y a lo social, es el sueño de los modernistas y la pesadilla de San Pío X.» Aldo María Valli.

  5. No decía el mismoque algo hecho de aborto era diabólico, ahora dice dar eso a todos los países.
    A veces parece que le pega indirectamente al jefe, pero no deja mucho que desear, otro perdido.

  6. Están regordetes por comer y hablan de ayudar a los hambrientos. San Juan María Vianney comió patatas podridas porque la conciencia del hambre del otro lo perturbaba. También Carlo Acutis. Hipocresía.

  7. Como dijo el Patriarca de Alejandría, Máximo IV: “Muchos ateos no creen en un dios en el que yo tampoco creo”. Es muy práctico para tener a la gente sometida y aterrorizada el presentar a Dios como un ser furibundo que nos va a tostar a la plancha por toda la eternidad si no hacemos lo que dicen unos clérigos que apoyan a los que mandan, pero, ogni bel gioco dura poco, y, cuando ya no se puede quemar herejes, la gente se escapa de ese redil. En cambio, si se presenta a Dios como el Bien, entonces los únicos que no creerán en Él serán los psicópatas y los delincuentes. Pero, miren Vds. qué pena, así no se podrá esclavizar a nadie.

    1. ¿Pero es que no va a dejar de dar la brasa con lo mismo? ¿Cuántas veces hay que refutarle sus calumnias anticatólicas para que se convenza de que aquí tiene poco predicamento? A nadie le importa lo que dijera Máximo IV, ni éste decía lo que usted dice a continuación, ni mucho menos interesa a nadie su empanada mental (la de usted) sobre lo que creemos los católicos. Si a usted el mini libelo que nos ha soltado le sirve como autoengaño para tranquilizar su conciencia debido a una forma de vida contraria a la moral católica, allá usted. Ya se lo dije: léase el catecismo para hablar con conocimiento de causa y no repetir vez tras vez sus idioteces (por más que las repita siguen siendo idioteces, oiga).

      1. Qué vieja es esa apologética de decir que el que os contradice lo hace para “para tranquilizar su conciencia debido a una forma de vida contraria a la moral católica”. Claro, por ejemplo, el Cardenal Danielou, teólogo de Pablo VI y defensor del celibato impuesto y que murió de un ataque al corazón en casa de una prostituta casada, no lo hacía “para tranquilizar su conciencia debido a una forma de vida contraria a la moral católica”. Y lo mismo dígase de los clérigos homosexuales y pederastas. También es muy de acuerdo con la moral católica apoyar a Trump, que quería dejar a la gente pobre sin sanidad y así sucesivamente.

        1. «El que nos contradice» no: el que contradice a Cristo y a la Iglesia que fundó y a la cual Él ordenó preservar la Verdad y transmitirla fielmente, sin rebajas, para la salvación de las almas (también de la suya). Decir que quien contradice la fe y la moral de la Iglesia suele ser porque contradice una forma de vida que le acusa, es tan viejo como cierto: no cambia con el tiempo.

          Y el ejemplo que da es malísimo: además de que los católicos tenemos como referente a Cristo y no a un cardenal, ¿le excusa a usted para ser inmoral que otros lo sean? Además, no puede asegurar sin incurrir en juicio temerario, como insinúa, que el cardenal Danielou tuviera relaciones sexuales con una prostituta, por más que muriera en su casa: también Cristo trataba con prostitutas… para convertirlas, no para usarlas. En cuanto a clérigos homosexuales y pederastas, no lo son por clérigos -la Iglesia no manda tal cosa- (SIGUE)

          1. (CONTINUACIÓN DEL COMENTARIO ANTERIOR) y además hay más homosexuales y pederastas fuera de la Iglesia, por pura estadística, muchos de los cuales serán ateos. Y en cuanto a apoyar a Trump (o a cualquier otro candidato) frente al abortista y anticristiano Partido Demócrata, que no es el partido de los pobres precisamente, sino el de los riquísimos liberales (Bill Gates, Soros, los dueños de Facebook, Amazon y demás redes sociales, todo el artisteo de Hollywood, la multimillonaria multinacional del aborto Planned Parenthood, etc.) que quieren «acabar con la pobreza» acabando, literalmente, con los pobres, no es que sea menos inmoral: es que es una obligación moral para cualquier cristiano y persona de bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles